¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
ComplianceDenuncias & SancionesLaboral

Directiva 2019/1937 sobre whistleblowing. ¿Qué debo saber?

La Directiva 2019/1937 supone un importante cambio y un paso adelante para la prevención del fraude y de otros comportamientos ilícitos o negligentes dentro de las empresas. Pero, ¿por qué esta normativa va a implicar una evolución a nivel interno en las organizaciones? En este artículo te lo contamos.

¿Qué es la Directiva (UE) 2019/1937?

La Directiva (UE) 2019/1937 es una nueva normativa destinada a la protección de las personas que informen sobre infracciones en el seno interno de las empresas pertenecientes a la Unión Europea.

Esta nueva directiva establece, entre otras cuestiones, nuevas exigencias para las empresas en la creación de un canal de denuncias interno, y en la protección de los denunciantes para que no se puedan tomar represalias por sus denuncias.

Es una normativa destinada claramente a favorecer la tarea de los alertadores o whistleblowers, pero que también puede proporcionar grandes beneficios a las empresas, al promover una cultura interna basada en la legalidad y la detección de comportamientos poco lícitos en fases tempranas.

¿Cuándo deben adaptarse las empresas a esta directiva?

La Directiva whistleblower fue aprobada por el Consejo Europeo el 23 de octubre de 2019 y entró en vigor el 16 de diciembre de ese mismo año.

El plazo para la transposición de la Directiva 2019/1937 es de dos años desde su entrada en vigor, estableciendo como fecha máxima el 21 de diciembre de 2021 para todas las organizaciones pertenecientes a la Unión Europea.

¿Quiénes deben cumplir la Directiva 2019/1937?

La Directiva 2019/1937 en España (y en el resto de la UE) deben cumplirla todas aquellas empresas que cuenten con más de 50 empleados. Estas organizaciones estarán obligadas a crear canales de denuncia internos.

Las empresas que tengan más de 250 trabajadores tendrán dos años para cumplirla después de su entrada en vigor, mientras que las que cuenta con entre 50 y 250 empleados dispondrán de dos años más.

¿Qué obligaciones establece para las empresas?

La Directiva sobre whistleblowing establece una serie de obligaciones para las empresas. Como ya hemos señalado, todas las empresas con más de 50 trabajadores han de cumplir con estas nuevas exigencias.

Establecer canales de denuncia

Una de las principales obligaciones que establece la directiva europea sobre protección de denunciantes es la creación de canales de denuncia internos. Estos pueden ser mediante sistemas en línea, vía telefónica, por correo postal o por cualquier otro medio de comunicación equivalente. Asimismo, se ha de garantizar la confidencialidad respecto a la identidad del denunciante, independientemente del canal de denuncias que haya empleado.

Protección de datos

Los datos personales de denunciantes y denunciados han de ser tratados de acuerdo a la normativa de protección de datos europea (RGPD) o de las leyes de protección de datos particulares de cada Estado Miembro (en el caso de España, la LOPDGDD).

Nombrar a un encargado de gestionar las denuncias

Las organizaciones han de elegir a una persona encargada de gestionar y realizar el seguimiento de las denuncias internas. Este cometido podría recaer en la persona responsable del departamento de compliance, el encargado del área de recursos humanos, un asesor legal o jurídico, algún miembro de la dirección o el consejo de administración de la compañía, o en el director financiero. Del mismo modo, la Directiva 2019/1937 también contempla que las empresas pueda externalizar este servicio, por ejemplo, a empresas de mediación.

Plazos para procesar las denuncias

El plazo para que la empresa comunique la denuncia al denunciante es de 7 días. A partir de ese momento, la empresa tiene tres meses para informar al denunciante acerca de cualquiera de las medidas adoptadas, en base a los resultados extraídos de la investigación interna.

Deber de informar

Todas las organizaciones con más de 50 trabajadores están obligadas a informar acerca de las denuncias internas, tanto a los propios interesados, como a las autoridades competentes en la materia. Además, esta información debe ser fácilmente comprensible y estar accesible no solo a los trabajadores, sino también a proveedores o partners.

Almacenamiento de datos

La Directiva 2019/1937 también obliga a que las empresas almacenen los informes en un lugar seguro para poder ser consultados cuando sea necesario. La empresa ha de poner en marcha las medidas técnicas y organizativas necesarias para garantizar la integridad y seguridad de dichos informes.

Canales compartidos

La nueva normativa también establece que aquellas empresas que cuenten entre 50 y 250 trabajadores podrán utilizar canales de denuncia internos compartidos, siempre y cuando cumplan con las obligaciones anteriormente citadas.

¿Cómo protege a los denunciantes?

Uno de los principales objetivos de la Directiva europea 2019/1937 es la protección de los alertadores, esto es, las personas que denuncian los comportamientos ilegales o ilícitos dentro de una organización. En este sentido, la nueva normativa establece una serie de principios:

  • La protección no queda limitada a las personas que denuncian los comportamientos negligentes, sino que también abarca a otros agentes como solicitantes de empleo, ex-empleados, periodistas o mediadores.
  • La normativa protege a los denunciantes ante posibles represalias por parte de la empresa. Por ejemplo, la empresa no podrá despedir, discriminar o cambiar las condiciones contractuales del denunciante.
  • En principio, la protección está limitada a las infracciones recogidas en la legislación de la Unión Europea, aunque es posible que con el tiempo esta protección se amplíe también a la legislación particular de cada uno de los Estados miembros.
  • El denunciante puede efectuar la denuncia comunicándolo a nivel interno en la empresa, o acudiendo a las autoridades de supervisión pertinentes. Si en ninguno de los casos obtiene respuesta, podría poner la denuncia en conocimiento de la opinión pública, por ejemplo a través de los medios de comunicación. La protección de la Directiva 2019/1937 le asiste en cualquiera de estos casos.

Cabe recordar que todas las empresas han de cumplir con esta directiva desde diciembre de 2021, ya que de lo contrario podrían enfrentarse a duras sanciones.

Lo más recomendable es no dejar la adaptación a la directiva para el último momento para evitar prisas de última hora. En Grupo Atico34 podemos ayudarte en todo lo relativo a la Directiva whistleblowing. Nuestros expertos en compliance y cumplimiento directivo te guiarán en todo lo necesario para crear un canal de denuncias interno efectivo.