¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
CiberseguridadRedes Sociales

Peligros de las redes sociales para niños y adolescentes

14 Mins read

Cuando se usan de forma adecuada y con conocimiento de los peligros y riesgos que pueden entrañar, usar redes sociales no tiene por qué ser una actividad negativa. Sin embargo, no todos los niños y adolescentes son conscientes de estas amenazas, a veces por su juventud, a veces por haber crecido en un entorno donde las redes sociales siempre han estado presentes y creen saber todo lo que necesitan sobre ellas. En este artículo veremos los peligros de las redes sociales para niños y adolescentes y una serie de consejos para que puedan seguir usándolas con mayor seguridad.

Los 10 mayores peligros en las redes sociales para los jóvenes

Todas las redes sociales que no son para menores tienen una edad mínima de acceso (en la mayoría es de 14 años), sin embargo, la edad media en la que un niño recibe un móvil está entre los 10 y 12 años. En muchos casos se trata de un smartphone, lo que les permite el acceso a Internet en cualquier momento si los padres no configuran el control parental o instalan alguna app de control parental que pueda bloquear ciertos accesos en el móvil.

Hacerse una cuenta en una red social es muy sencillo y cuando te preguntan la edad o el año de nacimiento, no hay ningún sistema que verifique si se está mintiendo o no, por lo que niños y adolescentes pueden crearse un perfil en Facebook o Twitter incluso cuando no alcanzan la edad mínima para ello. Y muchos adolescentes saben cómo saltarse el control parental.

Así que, aunque los padres pongan las medidas necesarias para controlar a qué acceden y qué apps utilizan sus hijos, siempre es recomendable conocer qué peligros en las redes sociales pueden encontrar los menores e informar sobre ellos a nuestros hijos, para que nunca dejen de ser precavidos al usarlas.

A continuación vamos a ver los 10 peligros de las redes sociales para los jóvenes más habituales.

10 peligros de las redes sociales

Problemas con la privacidad

La privacidad en Internet es algo con lo que lidiamos incluso hasta lo adultos, sin llegar a ser consciente del todo de la cantidad de información que podemos llegar a compartir en la Red y, especialmente cuando usamos redes sociales.

Los niños y adolescentes son todavía más vulnerables a los riesgos y peligros de las redes sociales respecto a la privacidad, puesto que en muchas ocasiones no son conscientes de lo lejos que puede llegar una publicación, una foto o un vídeo subido a ellas, especialmente cuando no se han preocupado de configurar su perfil para que solo puedan ver lo que publica sus amigos. Una vez que algo se publica en Internet, aunque su autor lo borre, difícilmente desaparecerá de la Red.

Si bien es cierto que muchos adolescentes son algo más conscientes del tipo de información que no deben compartir en redes (como el hecho de estar de vacaciones, la dirección de su casa, etc.), en muchas ocasiones comparten datos personales sobre ellos sin darse cuenta, por ejemplo, cuando publican una foto de un lugar que suelen frecuentar y no desactivan la geolocalización.

Pero este problema, como decíamos no solo es cosa de niños, hay padres que comparten gran cantidad de contenidos sobre sus hijos; nos referimos al sharenting, una práctica que puede exponer a nuestros hijos a diferentes peligros, aparte de violar su privacidad cuando no son ellos los que deciden subir o no una foto suya a una red social.

Y ojo, porque la ley de protección de datos en redes sociales también se puede aplicar a esos padres que han compartido fotos de sus hijos sin el consentimiento de estos. Es cierto que la Ley dice que la edad mínima para que un menor preste consentimiento para publicar sus fotos es de 14 años, pero eso no debería confundirse para compartir cada aspecto de la vida de nuestros hijos en redes sociales. Además, recuerda que publicar fotos sin permiso en España es delito (y sí, tu hijo mayor de 14 años podría denunciarte por haber subido fotos suyas a las redes sociales sin su consentimiento).

Suplantación de identidad

La suplantación de identidad es el segundo de nuestra lista de 10 peligros de las redes sociales. Es algo que podemos sufrir los adultos, pero también los adolescentes.

Puede producirse cuando otra persona roba nuestra cuenta en una red social y se hace pasar por nosotros; es el caso más extremo y problemático, porque además de perjudicar nuestra imagen o la imagen del menor, tiene acceso a toda la información y datos personales de su cuenta.

También puede ocurrir cuando una persona roba una foto nuestra y la usa para crear un perfil falso con nuestro nombre, de nuevo, para hacerse pasar por nosotros o el menor y publicar en su nombre. En este segundo caso, las peores consecuencias se las llevará nuestra reputación online o la del menor, pudiendo ocasionar problemas con otros amigos de este.

La adicción a las Redes Sociales es un problema real para muchos adolescentes

La adicción es otro de los peligros de las redes sociales para los jóvenes. Desde caer en el eterno scroll hacia abajo, hasta llegar al oversharing o compartir cada detalle de sus vidas y día a día, todo ello con la posibilidad de provocar alteraciones del sueño (que se queden hasta altas horas de la madrugada mirando sus redes sociales) o paradójicamente, aislamiento, puesto que la mayoría de sus interacciones sociales se producen a través de las redes sociales.

La red social que más use consume su tiempo, quitándolo de otras actividades y tiene la necesidad de estar conectado en todo momento todos los días para «no perderse nada».

Ciberbullying

El ciberbullying es el bullying (acoso) llevado a las redes sociales, donde adquiere toda una nueva dimensión.

Pese a las bondades de Internet y las buenas intenciones con las que se crearon en un principio las redes sociales, las peores conductas y comportamientos de las personas también se han trasladado allí, amparadas muchas veces por el anonimato que brindan estos sitios.

Así, el acoso por Internet es uno de los peligros en las redes sociales que muchos adolescentes y también niños sufren, continuando en muchas ocasiones el acoso sufrido en las clases al entorno virtual y con consecuencias que a veces pueden ser muy trágicas.

Contacto con desconocidos potencialmente peligrosos

Otro de los peligros de las redes sociales para los niños y adolescentes es la posibilidad de que acaben entablando contacto con desconocidos potencialmente peligrosos. Ese contacto puede empezar en un juego en línea, por ejemplo, y traspasarse a la red social. En ocasiones ese desconocido puede ser un adulto haciéndose pasar por otro niño, para ganarse la confianza del menor y poder manipularle para conseguir lo que quiere de él; desde fotos o vídeos del menor, hasta concertar encuentros en el mundo real, con todo el peligro que esto entraña.

Esto nos lleva a nuestro siguiente punto.

Grooming

El grooming es uno de los peligros de las redes sociales para niños y adolescentes que todo padre y madre debe conocer.

Se trata de un tipo de acoso sexual a través de Internet, en este caso de una red sexual, donde un adulto engaña y manipula al menor con una finalidad sexual. Como dijimos en el punto anterior, se basa en conseguir la confianza del menor y con el tiempo, establecer vínculos emocionales con él para poder conseguir lo que desea de ellos; fotos o vídeos de contenido sexual protagonizados por el menor o, en el caso de tratarse de un pederasta, conseguir un encuentro físico con el menor.

Cuando el depredador sexual consigue la primera foto o vídeo, lo habitual es que pasen al chantaje o la extorsión, amenazando con compartirlo con los conocidos del menor, para conseguir más imágenes o ese encuentro físico.

Sexting

El sexting es una práctica que consiste en llevar conversaciones de contenido sexual entre dos personas, muchas veces compartiendo imágenes de contenido sexual, empleando normalmente apps de mensajería instantánea como WhatsApp o Telegram.

El riesgo aquí radica en que alguno de los participantes acabe compartiendo esas imágenes con otras personas sin el consentimiento de la otra persona, algo que entre adolescentes tiene bastantes probabilidades de acabar ocurriendo. Evidentemente, como ya dijimos, compartir imágenes personales sin permiso es un delito, pero por mucho que se denuncie, el daño ya estará hecho.

Además, no ese no es el único peligro, porque esas imágenes y textos de las sesiones de sexting también pueden convertirse en material para el chantaje, como vamos a ver en el siguiente punto.

Sextorsión

Cuando un adolescente comparte fotos o vídeos de contenido sexual con otro adolescente o con un adulto haciéndose pasar por adolescente, puede acabar siendo víctima de sextorsión, es decir, se emplea la amenaza de publicar en las mismas redes sociales que usa, las imágenes que ha compartido con esa otra persona.

Esta amenaza se hace para conseguir dinero, pero, como ya vimos, también para conseguir más fotos y vídeos del mismo estilo o incluso un encuentro físico, tanto en el caso de tratarse de un pederasta como de otro menor de edad.

Fake News que pueden llegar a distorsionar su realidad

Si los adultos nos creemos en alguna ocasión una fake new, podéis estar seguros que un adolescente también se la creerá.

Las fake news son un problema con el que las redes sociales todavía están lidiando y que no tiene una solución cercana. El riesgo para los adolescentes está en que estas noticias falsas, estos bulos, pueden distorsionar la realidad para ellos, haciéndoles creer cosas y hechos que no son verdad sobre determinados temas, colectivos o minorías. Además, se convierten en «cómplices» de las mismas, cuando las comparten y contribuyen a su viralización.

Challenge o retos muy peligrosos, en ocasiones delictivos

Otro riesgo importante en redes sociales que no debemos perder de vista, son los llamados «challenges» o retos, puesto que algunos de ellos pueden ser muy peligrosos, hasta el punto de poner en riesgo la vida del menor, y otros incluso llevarles a incurrir en algún delito.

Muchos de estos retos han aparecido en las noticias y es posible que hayáis oído hablar de ellos, como el de la «Ballena azul», cuyo último desafío era suicidarse. Pero hay otros que pueden parecer más inocentes y entrañar el mismo peligro para la vida o la integridad física, por ejemplo, durante un tiempo estuvo circulando el reto de comerse una cucharada de canela, lo que podía provocar asfixia, o el de morder una cápsula de detergente (este en EE.UU.), lo que podía provocar quemadura en boca y esófago.

Otros peligros que pueden encontrar los jóvenes en las redes sociales

Aparte de los que ya hemos visto, hay otros peligros en las redes sociales para los adolescentes a los que los padres también deben estar atentos.

Posible distorsión de la realidad en los jóvenes

YouTube, Twitch, TikTok, Instagram y otras plataformas son los lugares actuales dónde los adolescentes consumen contenidos multimedia y dónde encuentran a quién seguir y «escuchar». Nos referimos a youtubers e influencers, con millones de seguidores en sus canales y en las redes sociales.

Aunque en muchas ocasiones no supone ningún peligro que los adolescentes vean sus contenidos, hay algunas cosas que se deben tener en cuenta. Para empezar, se pueden convertir en modelos a imitar (igual que un niño dice que quiere ser futbolista, te puede decir que quiere ser youtuber), especialmente porque aparentan que haciendo lo que uno quiere y le divierte y grabándose haciéndolo, se puede ganar mucho dinero y fama, cuando la realidad es que en muchos casos hay gran cantidad de trabajo y horas de dedicación, por no mencionar cierto grado de pérdida de privacidad, y que conseguir poder vivir de ello es complicado.

Otras veces, estos youtubers o influencers pueden promover mensajes o aptitudes tóxicas, bulos o tener una clara tendencia ideológica, que en públicos muy jóvenes puede calar bastante, especialmente cuando se carece de pensamiento crítico o las herramientas y la madurez para discernir entre exageraciones, contenidos irónicos o sarcásticos.

Pérdida de tiempo de estudio, trabajo o con la familia

Relacionado con la adicción a redes sociales que mencionamos más arriba, estar continuamente pendientes de sus cuentas en ellas, puede llevar a los niños y adolescentes a perder tiempo que dedicar al estudio o al tiempo que se pasa en familia. Este es un problema que también sufren los adultos, cambiando el estudio por el trabajo; seguro que en alguna ocasión os ha pasado que habéis dicho «entro cinco minutos a mirar una cosa en Twitter» y cuando os queréis dar cuenta ha pasado casi una hora.

Que eso te pase en tu tiempo libre, más allá de que no lo dediques a otra actividad, no es un problema, pero si te pasa mientras están en horas de trabajo o, en el caso de los niños o adolescentes, cuando deberían estar haciendo deberes o estudiando, sí que puede convertirse en uno.

Y todos recordamos esa campaña publicitaria en la que durante una cena toda la familia está pendiente de la pantalla de su móvil.

Acceso a discursos de odio

Cuando un niño o un adolescente, que todavía está formando su pensamiento crítico y su visión del mundo, acaba accediendo a discursos de odio, los cuales abundan en redes sociales (sobre todo tipo de temáticas) y favorecidos por el anonimato en muchas ocasiones, es fácil que acabe repitiendo esos mantras, que esas ideas calen en él y ayude a propagarlas, incluso actué siguiéndolas y acabe causando daños a otros menores.

Consejos para que los padres o tutores minimicen los riesgos de niños y adolescentes en la Redes Sociales

Ahora que ya conoces los principales peligros de las redes sociales que pueden encontrar tus hijos en ellas, es el momento de darte varios consejos para evitar y prevenir la práctica mayoría de ellos. Eso sí, el primer consejo que te damos es que hables con tus hijos de estos peligros, les expliques sus consecuencias y por qué deben tener cuidado cuando utilizan una red social.

Concejos para minimizar riesgos en Redes Sociales

Conocer las Redes Sociales que manejan niños y adolescentes

Es importante que los padres conozcan que redes sociales utilizan sus hijos y que se familiaricen con ellas, desde lo que se puede hacer en ellas, hasta como se puede configurar cada opción de privacidad.

Además, si los padres saben cómo debe utilizarse una red social adecuadamente, podrán explicárselo a sus hijos y enseñarles qué límites hay para lo que pueden publicar y no en ellas o quién no deben comunicarse.

Es importante no limitarse solo a las redes más conocidas, también familiarizarse con aquellas que usan los jóvenes o que se van poniendo de moda entre ellos.

Utilizarlas con sentido común

Ya lo hemos dicho, si los padres saben utilizar bien las redes sociales, podrán enseñarle a sus hijos a usarlas con sentido común, a no compartir información sensible y personal con cualquiera, a configurar las opciones de privacidad, a no aceptar la solicitud de amistad de cualquier desconocido, a no publicar fotos o vídeos de los que más tarde pueden arrepentirse, ni siquiera en conversaciones privadas, etc.

No compartir información privada

Hay que enseñarles que hay información privada y personal que no querrán compartir con todo el mundo que le siga en las redes sociales, que deben mantener privada cierta esfera de su vida personal, especialmente porque no todas las personas que les puedan seguir serán amigos.

No agregar a personas desconocidas

Ya hemos visto que contactar con desconocidos en redes sociales es uno de sus riesgos, por lo que para evitar situaciones peligrosas o de posibles abusos o extorsiones, los padres deben explicarles a sus hijos los riesgos que entraña para ellos agregar a personas que no conozcan a su red de contactos, decirles que es, en parte, como abrir la puerta de casa a un completo desconocido, puesto que podrá ver todo lo que el menor publica en sus redes.

Mientras que no se conozca a una persona en el mundo real, es importante insistirles en que deben ser precavidos, que hay gente que crea perfiles falsos para aprovecharse de otras personas y hacer daño.

Este en un consejo que los adultos también debemos aplicarnos, a la vista de este artículo sobre los engañosos amorosos por Internet en 2020; las apps de citas incrementaron su número de usuario durante lo más duro del confinamiento y con ello las estafas relacionadas con estas apps.

Nunca enviar fotos íntimas

Como ya dijimos, una foto que subes o compartes por una red social o Internet, será muy difícil de eliminar completamente de la Red. A eso hay que sumar el riesgo de ser víctimas extorsiones y chantajes cuando comparten una foto íntima y hacerles entender que da igual que sea con un amigo o completo desconocido, cualquier pueda usar esa foto con fines maliciosos.

Limitar el uso que tienen los menores de las Redes Sociales

Establecer límites al uso que hacen de las redes sociales los menores podrá ayudar a evitar muchos de los peligros que hemos visto aquí. No se trata de prohibírselas, pero si controlar tanto tiempo de uso como el uso en sí que hacen de ellas. Para ello se puede recurrir a diferentes apss de control parental con las que se pueden establecer períodos de tiempo de uso del móvil o una aplicación o estar presentes cuando acceden y usan las redes (aunque esto puede resultar más complicado).

Consejos sobre seguridad en redes sociales. Minimiza riesgos de jóvenes y adultos

Cerramos este artículo con otra remesa de consejos que sirven tanto para que jóvenes como para que adultos usen con mayor seguridad las redes sociales y minimicen los riesgos a la hora de publicar y compartir contenidos a través de ellas.

Revisar que toda la información va encriptada

Cuando uses una red social, asegúrate que esa usa el protocolo «https», es decir, que este aparece en la URL delante de la dirección «www…». Esa «s» nos asegura que la navegación por el sitio web es segura y que la información que compartimos viaja encriptada, lo que hace que elementos como nombres de usuario o contraseñas estén más seguros.

Utilizar contraseñas fuertes y seguras

Usar una contraseña segura y fuerte es garantía de que virtualmente nadie podrá acceder a nuestro perfil en la red social. Por ello, hay que crear contraseñas complejas y con caracteres al azar; cuánto más aleatoria sea una contraseña, menos probabilidades habrá de que romperla.

Además, procura no compartirla con nadie más o dejarla escrita en algún sitio accesible. Emplea una contraseña diferente para cada perfil o cuenta en red social y evita usar fechas significativas, números del DNI o cualquier otro dato relacionado contigo.

Evitar las redes WiFi públicas

Aprovechar una red WiFi pública puede sonar bien, sobre todo para ahorrar datos y es un recurso atractivo para esos adolescentes con datos limitados, pero tanto ellos como los adultos debemos entender que usar una WiFi pública puede dejar vulnerable tanto la información y datos que compartes como el acceso a tu terminal.

Revisa la Privacidad y el buen uso de cada red social y configurarla correctamente

Es algo que muy poca gente tiende a hacer, pero todos deberíamos leernos los términos y condiciones de uso de las redes sociales en las que nos creamos una cuenta, para saber qué puede y no puede hacerse en ellas. Además de esto, debemos revisar su política de privacidad, para saber qué datos personales recopilan de nosotros y con qué fines y dónde podemos ejercer nuestros derechos de usuarios respecto a ellos.

Y, por supuesto, debemos saber cómo configurar las opciones de privacidad de la que dispone la red social, para limitar el acceso a nuestro perfil y nuestras publicaciones a desconocidos o público en general o quién puede enviarnos un mensaje o conversación privada.

Conclusión

Como conclusión, los riesgos y peligros de las redes sociales para niños y adolescentes (y también para los adultos) van a estar siempre ahí, evitarlos y prevenirlos es cuestión de sentido común y buen juicio, en evitar ponerse en situaciones de riesgo innecesarias por publicar un contenido o compartir el minuto a minuto de sus vidas, en olvidarse de que se existe un mundo fuera de las redes.

Los padres deben molestarse y dedicar tiempo a aprender sobre cómo funcionan las redes sociales que usan o que pueden usar sus hijos, conocer los riesgos y estar prevenidos para poder evitarlos antes de que se produzcan y enseñarles a no ser víctimas de ellos. Y también, y no menos importante, para que enseñen a sus hijos a usar las redes sociales (e Internet) con responsabilidad y también con respeto hacia los demás.

Helena Ramírez

About author
Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Redactora de contenidos informativos, jurídicos y empresariales, Internet, nuevas tecnologías, entorno digital, ciberseguridad y protección de datos.
Articles
Related posts
Ciberseguridad

¿Cómo funciona el sistema de seguridad Endpoint?

6 Mins read
Con cada vez más dispositivos conectados a la red de la empresa, algunos de los cuales conectándose en remoto, hablar de seguridad…
CiberseguridadEmpresa

Hacking ético: Concepto y marco legal

5 Mins read
Normalmente cuando se habla de hackers o piratas informáticos uno piensa de manera casi automática en cibercriminales cuyo objetivo es penetrar en…
Ciberseguridad

Cryptojacking ¿Cómo proteger nuestro PC de la minería de criptomonedas?

6 Mins read
El cryptojacking es una ciberamenaza en auge y un tipo de ataque del que la mayoría de los usuarios no son conscientes…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.