¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
InternetRedes Sociales

¿Qué es el sharenting y cómo afecta a tus hijos?

10 Mins read

Las nuevas tecnologías vienen con nuevos cambios en la forma en que nos comunicamos y pueden ser maravillosos ya que nos permiten estar en contacto con todos. No importa la distancia, siempre encontrarás la manera de acortarla. Sin embargo, debes tener cuidado: un fenómeno llamado sharenting puede poner en riesgo a tus seres queridos. Debes ser consciente de los límites que estableces al usar las redes sociales. ¿Qué parte de la vida de tus hijos compartes en línea? ¿Por que lo haces? ¿Con quién lo compartes? Saber cuándo es correcto publicar algo en las redes sociales es uno de tus deberes como padre. Conoce los riesgos de poner a tus hijos en las redes sociales. Aquí te explicamos qué es el sharenting, sus riesgos y cómo usar las redes sociales de forma responsable.

Concepto de sharenting

Casi todos los niños tienen una presencia en línea cuando llegan a su segundo cumpleaños. Desde fotos de recién nacidos publicadas por padres orgullosos en Twitter hasta videos divertidos de un niño pequeño que intenta comer pudín de chocolate mientras está vestido con una capa de Superman que se comparten en Facebook, los padres están muy dispuestos a presentar a sus hijos al mundo a través de las redes sociales. Esta tendencia a compartir lo que nuestros hijos dicen y hacen en línea se denomina “sharenting” y definitivamente conlleva una serie de riesgos.

Entonces, ¿qué significa sharenting?

Sharenting ha surgido como una nueva forma de comunicarse y compartir. A través de imágenes y publicaciones, ahora puedes expresar cómo te sientes y compartir tus actividades diarias con tus amigos.

En español, sharenting normalmente se usa para referirse a los padres que publican lo que les sucede a sus hijos en las redes sociales. Las plataformas más populares para hacer esto son Facebook e Instagram.

Es el uso habitual de las redes sociales para compartir noticias, imágenes, etc. de los hijos.

Se está volviendo cada vez más común. De hecho, no ha habido una generación con una infancia tan llena de publicaciones e imágenes como la generación actual. Pero el hecho de que sea común y generalizado no significa que no sea controvertido, porque algunas de las consecuencias de la sobreexposición de menores en Internet son sumamente preocupantes.

Hay tres tipos de padres cuando se trata de compartir:

  • Los padres protectores se preocupan por la privacidad. Por supuesto, no significa que no se sientan orgullosos de sus hijos, pero tienen cuidado al publicar algo sobre ellos en línea.
  • Los padres orgullosos que les gusta que sus amigos vean lo maravillosos que son sus hijos, publican fotos y describen todo lo que hacen en las redes sociales.
  • Los padres irritables que odian cuando las personas publican sobre sus hijos en línea.

Sharenting y oversharing, lo mismo pero distinto

Oversharing hace referencia a compartir sin control todo lo que tiene que ver con nuestra vida en Internet y Redes Sociales. Existe una sobreexposición de todo tipo de información personal en Internet, algo que tiene especial peligro en menores de edad y que es cada vez más frecuente.

Los llamados “nativos digitales” empiezan a utilizar los dispositivos digitales desde muy pequeños, y muchas veces ese uso no va acompañado de la adecuada educación digital y supervisión por parte de las personas adultas.

El Oversharing implica muchos riesgos, para empezar la exposición o compartir datos personales que no deberían salir del ámbito privado, como son contraseñas, cuentas de todo tipo (de páginas web, bancarias, etc), DNI, etc.

Y se hace con personas que, en muchos casos, apenas se conocen. Y este es otro riesgo, la confianza en personas que apenas conocemos de Internet. Personas que permitimos que entren en nuestra vida sin tener en cuenta las posibles consecuencias.

Por su parte, el término Sharenting viene de combinar la palabra sharing (compartir) y parenting (crianza). Consiste en publicar cualquier tipo de información de los hijos e hijas en Redes Sociales: fotografías, vídeos, información personal, etc.

En este caso son los propios padres y madres quienes empiezan a crear la huella digital de sus hijos/as desde muy corta edad, incluso antes de nacer, sin considerar los riesgos presentes y futuros a los que exponen a sus hijos e hijas.

Son riesgos presentes porque las imágenes de niños/as en Internet pueden recopilarse por depredadores sexuales virtuales y terminar en bancos de imágenes que estos comparten en sus comunidades online.

¿Cuándo se considera que los padres sobreexponen a sus hijos en redes sociales?

Un padre puede publicar más de 1,500 fotos de su hijo antes de que cumpla 5 años. Y entendemos completamente por qué. Después de todo, los niños son irresistiblemente lindos, especialmente cuando son tuyos, ¿verdad?

La era digital nos permite mantener informados a familiares y amigos lejanos de los hitos de nuestros pequeños: la hora del baño, el primer día en la playa, y evita tener que imprimir y enviar fotos por correo a los abuelos. Entonces, ¿cuál es el daño de publicar algunas fotos en Instagram o Facebook de tu niño de vez en cuando?

La triste realidad es que Internet se ha convertido en un escaparate para un montón de momentos familiares que antes eran privados. Las redes sociales significan que los usuarios están obteniendo audiencias más grandes de lo que necesariamente pretendían, lo que hace que los momentos más personales de nuestros hijos sean extremadamente vulnerables a posibles delincuentes.

Existe una exposición de los niños en las redes sociales en el momento en que publicamos una foto del menor en el que pueda identificarse, ya que ahí comienzan los riesgos.

¿Qué riesgos supone para tus hijos?

Aunque no podemos culpar a un padre por querer documentar el crecimiento de un niño, existen riesgos y consecuencias derivados de compartir esa información que deben conocerse y tenerse en cuenta. Los riesgos del sharenting incluyen:

Una huella digital

Puede haber consecuencias para tus hijos cuando crezcan. Una vez que una imagen, un video o información se publica en línea, existe el riesgo de que, incluso si la información se elimina posteriormente, quede una huella digital.

La información puede haber sido compartida por otros al crear una nueva publicación, o ya se guardó o fue capturada por un tercero en su propio dispositivo, o la información simplemente se almacena en caché en el dispositivo de un usuario. Los datos en caché son información almacenada en el dispositivo de un usuario. Como la información se almacena en la máquina, incluso si se elimina de Internet, es posible que una persona que haya visto la información en línea y que esté almacenada en sus dispositivos pueda acceder a ella.

Otros riesgos incluyen el ciberbullying por parte de terceros y los riesgos futuros si las universidades o empleadores potenciales pueden encontrar información que compartiste sobre tu hijo del pasado que podría afectarlos. Por ejemplo, muchos empleadores realizarán una búsqueda superficial de posibles empleados antes de ofrecer oportunidades de empleo. Un video vergonzoso, que puede haber sido divertido en ese momento, podría obstaculizar las perspectivas de empleo.

El derecho del niño a la privacidad

La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (CDN) establece en el artículo 16 que “ningún niño será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su privacidad, familia, hogar o correspondencia, ni de ataques ilegales a su o su honor y reputación ”.

Cuando los padres comparten fotos y datos de su hijo en línea, el derecho del niño a la privacidad debe equilibrarse con el derecho de los padres a la libertad de expresión. Sin embargo, la mayoría de las veces, cuando los padres comparten información sobre sus hijos en línea, lo hacen sin el consentimiento de sus hijos.

Problemas de privacidad y robo de identidad

Cada publicación compartida en Internet contiene metadatos, que son datos sobre datos. Los metadatos vinculados con lo que se publica pueden revelar información como la hora, la fecha y el lugar en que se tomó una imagen y pueden proporcionar información personal que no deseabas que se divulgara al público.

También es importante considerar cuidadosamente qué información se comparte en línea cuando publicas. Existe el riesgo de compartir inadvertidamente información privada, como la fecha de nacimiento, los números de pasaporte o incluso lo que puede parecer información trivial, como la escuela a la que asisten y otra información personal que puede ser pirateada por terceros y utilizada por individuos en robo de identidad.

Incluso cuando se ha tomado la máxima precaución, existe el riesgo de que las imágenes y la información también puedan ser manipuladas digitalmente y utilizadas de forma inapropiada por terceros.

Información confidencial

Existe un riesgo adicional cuando los padres están involucrados en procedimientos de divorcio enconados y los arreglos y problemas de los hijos están en debate. Los padres no deben compartir información sobre las órdenes judiciales sobre la custodia de los niños y los procedimientos.

Además, compartir puede afectar las emociones de tus hijos. Cuando publicas algo sobre ellos, en realidad no les estás preguntando si les gusta o no. Entonces, además de violar un principio ético, esto podría dañarlos en el futuro.

Una vez que crezcan y se vuelvan más conscientes, es posible que no les guste o incluso se sientan tristes por lo que has publicado sobre ellos. Aunque su reacción no siempre sea negativa, existe una alta probabilidad de que no les guste.

10 motivos para un sharenting responsable

Hay motivos para llamar la atención de las familias sobre una práctica no siempre resulta tan inocua como parece. Son los siguientes:

  1. Obligación de cuidar la imagen e intimidad del menor, no el derecho de hacer uso arbitrario de ellas. Los menores de edad tienen derechos que deben ser protegidos de forma especial.
  2. Tu hijo no obtiene ningún beneficio con la publicación de las imágenes. Aunque puede que tampoco le afecte negativamente, el saldo rara vez será positivo.
  3. Los progenitores pueden tener diferentes criterios sobre qué y cómo se comparten las imágenes de los menores.
  4. Debes ser consciente de cómo se están difundiendo esas imágenes. A veces es difícil entender y gestionar la lógica y los cambios de gestión de privacidad de las redes sociales.
  5. Existen otras formas más seguras para compartir imágenes. Debes limitar con quién compartir la información y escoger la plataforma adecuada.
  6. Normalmente compartimos más información que la que se ve a simple vista. Una imagen inocente puede contener detalles de contexto importantes e incluso datos de geolocalización.
  7. Al compartir las imágenes con otras personas, estas pueden asumir que eso significa que las pueden publicar y que las imágenes no son tan privadas. Sin mala intención, de forma directa o indirecta, pueden expandir el alcance e incluso hacerlas públicas.
  8. Lo que publicas escapa de tu control para siempre. Cuando algo aparece en una pantalla, es susceptible de ser capturado y reutilizado.
  9. Compartir imágenes de otras personas sin su consentimiento puede ser una infracción de la normativa de protección de datos.
  10. En ocasiones extremas puede comprometerse la seguridad de miembros de la familia. En casos de victimización de menores de edad se dan amenazas sobre terceros que pueden llegar a cumplirse.

Pros y contras del sharenting

A veces, la situación puede salirse de control. Si sientes que no puedes administrar la cantidad de publicaciones que estás haciendo y se está convirtiendo en un problema en tu vida, o si quieres ser más asertivo y mejorar, siempre puedes hablar con un profesional.

Por otro lado, el hecho de que el mal uso de las plataformas sociales sea muy común no lo hace menos dañino. Algunos estudios sugieren que el 92% de los niños menores de dos años están presentes en las redes sociales, y un tercio de ellos tiene su primera foto publicada antes de su primer cumpleaños.

Los padres condicionan la identidad o autoimagen de sus hijos con lo que publican sobre ellos. Compartir información sobre tus hijos puede frustrarlos, especialmente cuando están en los primeros años de la adolescencia. Por eso se recomienda que los padres pregunten a sus hijos antes de publicar cualquier cosa que tenga que ver con ellos.

Pero, por supuesto, no todo es malo en publicar en las redes sociales. Cargar una pequeña parte de su vida puede hacer que se sienta más cerca de sus seres queridos. Lo importante es que seas consciente de lo que estás haciendo público.

Pregúntate: ¿Dónde puedo publicar esto? ¿Cuáles son las políticas de privacidad de esa plataforma? ¿Quién puede ver mi contenido? ¿Estoy tomando en cuenta los derechos de mis hijos?

Si tienes cuidado, encontrarás un equilibrio y no serás víctima del peligroso fenómeno que comparte en exceso la vida de tus hijos en las redes sociales. Recuerda que todo está en tus manos.

Consejos a la hora de publicar fotos de hijos menores de edad

Dado que los peligros del sharenting pueden ser muy graves, veamos qué puedes hacer para administrar la exposición de tus hijos en las redes sociales.

  • Presta atención a las políticas de privacidad: cada red social tiene una política de privacidad, y es importante que la leas detenidamente para saber cómo proteger la privacidad de tus hijos.
  • Conoce a qué edad tus hijos pueden comenzar a usar las redes sociales: cada plataforma pide a los usuarios que tengan una cierta edad para poder usarlas, y si tus hijos son muy pequeños, es posible que debas supervisar su uso. Es importante que prestes atención al contenido que ven y publican.
  • Pregunta a tus hijos la opinión: siempre que sea posible, es mejor si tus hijos tienen la posibilidad de expresar su opinión sobre el contenido que estás publicando sobre ellos. Puede ser una imagen inocente, pero siempre escucha lo que tienen que decir al respecto.
  • No compartas fotos de ellos desnudos: esto fomenta el ciberbullying, el sexting y el grooming.
  • Pregúntate “¿cómo se sentirán mis hijos cuando vean esto en el futuro?”. Esto podría ayudarte a tomar mejores decisiones cuando se trata de publicar algo.
  • Utiliza las alertas de Google: Google ofrece enviarte notificaciones cuando el nombre de tu hijo aparezca en los motores de búsqueda. Si puedes obtener esta función, es posible que te enteres a tiempo si ocurre algo malo o comprometedor.
  • Ten cuidado cuando compartas datos específicos: esto es especialmente cierto con una ubicación. Esto podría facilitar que los acosadores te encuentren.

Ejemplo de sharenting

Algunas de estos ejemplos involucran claramente a un público, como publicar fotos de tu hijo en Facebook o escribir en blogs sobre tus hijos.

Otros parecen suceder en privado, pero a menudo terminan convirtiendo a tu hijo en un conjunto de puntos de datos, a través de aplicaciones de fertilidad o listas de deseos de Amazon, el uso de una cámara Nest o fotos almacenadas en un servidor en la nube. Aunque estas plataformas y dispositivos no son explotadores, involucran decisiones adultas que aceleran la entrada de un niño en la “vida digital”. Se estima que para el 2030 casi dos tercios de los casos de fraude de identidad que afectan a los niños de hoy serán el resultado del sharenting.

Related posts
CiberseguridadRedes Sociales

Privacidad en WhatsApp ¿Cómo configurarla?

9 Mins read
Ya os hemos hablado en diferentes ocasiones de WhatsApp en esta página, pero siempre estamos pendientes para ayudaros a mejorar vuestra privacidad…
CiberseguridadConsejosInternet

¿Cómo borrar la memoria caché en Android?

4 Mins read
Aunque los smartphones han ido aumentando su capacidad de almacenamiento y memoria con el tiempo, pudiendo incluso recurrir a tarjetas externas para…
GoogleInternet

¿Cómo solucionar el error de privacidad en Chrome?

6 Mins read
Es muy probable que navegando por Internet, en más de una ocasión os hayáis encontrado con el mensaje de «error de privacidad»…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.