Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
Ciberseguridad

Seguridad en Internet ¿Qué es y por qué es tan importante?

La seguridad en internet se ha vuelto un imperativo para cualquier tipo de organización, así como para los usuarios particulares. Cada día empresas, organizaciones de todo tipo y personas se conectan para navegar por internet en busca de información, entretenimiento, interacciones sociales, para trabajar o realizar trámites en línea. Y cada día las amenazas que ponen en riesgo nuestra seguridad en línea aumentan y se reinventan para explotar nuevas vulnerabilidades. En este artículo explicamos qué es y cuál es la importancia de la seguridad en internet y cómo prevenir los riesgos del internet aplicando medidas de seguridad online.

¿Qué es la seguridad en internet? Definición y significado

La seguridad en internet es la rama de la seguridad informática y la ciberseguridad que se ocupa de identificar y prevenir los riesgos y amenazas que afectan a la Red en su conjunto. Por lo tanto, abarca la seguridad de los navegadores, la seguridad de la red y de las conexiones y el comportamiento online.

La seguridad en internet sirve para establecer normas y medidas destinadas a prevenir, minimizar o eliminar los problemas de seguridad online. La seguridad en internet depende tanto de empresas, organizaciones y administraciones como de los usuarios particulares, puesto que, de una u otra forma, pasamos gran parte del tiempo conectados, compartiendo información y datos personales y realizando actividades y trámites online que pueden estar amenazados por agentes externos.

¿Por qué es importante la seguridad en internet?

La seguridad en internet es importante porque el riesgo cero no existe y hay todo un conjunto de actores maliciosos dispuestos a aprovechar y explotar cualquier vulnerabilidad en sistemas de red e informáticos. Debemos tener en cuenta que no existe ninguna red que sea inmune a los ataques y como empresas, tener un sistema de seguridad de red estable y eficiente es esencial para proteger los datos de nuestros clientes y de la propia empresa.

Incluir en el protocolo de seguridad de la información o de ciberseguridad normas de seguridad en internet, ayudará a empresas y administraciones a prevenir cualquier tipo de ciberataque, desde los que pueden suponer pérdidas, robos o sabotaje de datos, pasando por robos o perjuicios a la propiedad intelectual de la compañía, hasta los que amenazan la estabilidad de la red y de la propia infraestructura, así como su disponibilidad.

Como usuarios particulares, poner en práctica medidas de seguridad en internet, nos ayudará a reforzar nuestra privacidad y la seguridad de nuestros datos, evitando el robo de estos, así como el robo o suplantación de identidad y la pérdida de acceso y control sobre nuestras cuentas de usuario en webs y aplicaciones.

La importancia de tomar medidas de seguridad al navegar por internet concierne, pues, tanto a organizaciones privadas y públicas como a los propios ciudadanos, si bien es cierto que las primeras juegan un papel fundamental para evitar la pérdida o robo de los datos personales o información confidencial confiados a ellas por los sus clientes, empleados y resto de usuarios que mantengan una relación laboral, comercial o de cualquier otro tipo con ellas.

Además, no podemos olvidar que existen normas y leyes que requieren que las empresas, organizaciones y administraciones implementen medidas de seguridad en internet, como son el RGPD y la LOPDGDD, la Ley de Ciberseguridad Cibernética, la LSSI o el Esquema Nacional de Seguridad, entre otros.

En definitiva, conseguir minimizar la inseguridad en internet depende todos aquellos que usamos en mayor o menor medida la Red, y mayor o menor papel en ello, todos tenemos que ser conscientes de los riesgos y amenazas de la Red y no ponérselo más fácil a los actores maliciosos siendo descuidados a la hora de proteger nuestros sistemas e información.

tarifas proteccion datos

¿Cuáles son las amenazas de seguridad en internet más habituales? 5 ejemplos

Para poder hablar de las amenazas de la seguridad en internet, antes debemos saber que existen diferentes tipos de seguridad en internet que pueden verse afectadas por ellas:

  • Seguridad de red: Para asegurar que nuestra información y datos viajan seguros, es necesario asegurar la propia conexión a la red. Todos los dispositivos conectados a un router están conectados a una misma red (interna) y a través del router y el ISP (proveedor de servicios de internet) se conecta a Internet. Para evitar que personas no autorizadas puedan conectarse a nuestra red interna, el acceso debe estar protegido por una contraseña fuerte.
  • Seguridad de navegación: Cuando navegamos por internet también estamos expuestos a riesgos de seguridad, puesto que existen páginas fraudulentas desde las que se puede descargar malware a nuestro ordenador o robarnos nuestras cuentas y credenciales.
  • Seguridad en la nube: Cada vez son más las organizaciones y usuarios que usan los servicios en la nube, por lo que aplicar medidas de seguridad para proteger los datos que se alojan y gestionan en la nube es también esencial para evitar accesos no autorizados, pérdidas o robos de información.
  • Seguridad de la identidad: Se trata de la protección de la identidad digital de empleados y clientes en empresas, e incluye el control de acceso y la autenticación de usuarios, para asegurar que terceros no autorizados no accedan a la red y activos de información de la empresa.
  • Seguridad en la reputación: Relacionado con nuestra privacidad en internet, la seguridad en las redes sociales es también un aspecto importante. Una vez que hemos publicado algo en internet, es muy difícil hacerlo desaparecer por completo, por lo que declaraciones, fotos o vídeos que podían parecer divertidos e inocuos en su momento, pueden afectar a nuestra reputación en el futuro. Por no mencionar cuando terceros publican imágenes o información privada nuestra para perjudicarnos de alguna manera.

Sobre cada uno de estos tipos de seguridad penden diferentes tipos de amenazas; los actores maliciosos, como los ciberdelincuentes, pueden eliminar sitios web completos, robar información confidencial o corromper bases de datos enteras, así como hacerse con credenciales completas (usuario y contraseña) no solo para acceder a las redes internas de las empresas, sino también para robar las cuentas de usuarios particulares.

Así, cinco ejemplos de las amenazas en internet más habituales son:

  • Robo de información: El robo de información confidencial suele venir acompañado de una petición de rescate a cambio de no publicarla. Los ataques de phishing, llevados a cabo a través de técnicas de ingeniería social, utilizan el engaño y la manipulación para conseguir, a través del correo electrónico nuestros datos, ya sean los de inicio de sesión u otra información personal que necesiten para llevar a cabo otras acciones, como estafas o fraudes.
  • Suplantación de identidad: Llevado a cabo también mediante phishing y otras técnicas de ingeniería social, además de la cantidad de información personal que compartimos en redes sociales, es una de las amenazas más extendidas y de las que cualquiera puede ser víctima. El delito de suplantación de identidad, más allá de robar cuentas en redes sociales, puede implicar la comisión de diferentes fraudes, causándonos daños económicos, pero también reputacionales, ya que los cibercriminales se ocultan bajo nuestro nombre.
  • Ataques de malware: A través de la descarga e instalación de diferentes tipos de malware, los cibercriminales pueden acceder a cualquier tipo de red y los equipos conectados a ella para llevar a cabo otras acciones maliciosas; desde convertir nuestro equipo en parte de una botnet y usarlo en ataques de DDoS, lo que puede afectar a la fiabilidad de nuestra IP, hasta ser víctimas de ataques de ransomware, que, para una empresa, puede suponer una importante pérdida de información y confianza.
  • Acoso en las redes: Los medios digitales, especialmente las redes sociales, son también usados para llevar a cabo todo tipo de ciberacoso, incluido el acoso laboral, así como acabar siendo víctimas de stalking; los stalkers se dedican a seguir y acosar a sus víctimas en todas las redes y plataformas donde estas tengan presencia y a enviarles cientos de mensajes directos demandando su atención o amenazándolas, llegando incluso a acabar actuando en el mundo físico.
  • Wi-Fi público: Conectarnos a una red Wi-Fi pública puede resultar de utilidad cuando estamos fuera de casa, son gratuitas y están disponibles en muchos lugares. Sin embargo, estas redes no son seguras y esconden algunas de las amenazas más habituales para la seguridad en internet, especialmente usadas para robar datos e información de todo tipo, empleando analizadores de paquetes, o redes Wi-Fi maliciosas que funcionan como cebo, o para interceptar y modificar los datos en tránsito recurriendo a ataques del tipo man-in-the-middle.

Estos son solo algunos ejemplos de las amenazas que ponen en riesgo la seguridad en internet, hay más y siguen evolucionando y apareciendo nuevas formas de vulnerar la seguridad en la Red, por lo que es fundamental que como usuarios estemos familiarizados con ellos y que las organizaciones revisen y actualicen sus protocolos o guías sobre seguridad y riesgos en internet, así como las herramientas para prevenirlos y minimizarlos de manera periódica.

seguridad en internet

Conclusión: ¿Cómo navegar de forma segura en internet?

Como conclusión y reflexión final sobre la seguridad en internet, aunque no podamos decir que se pueda alcanzar el riego cero, sí que se pueden aplicar medidas y consejos de seguridad en internet que ayudarán a organizaciones y usuarios particulares a minimizar los riesgos y amenazas tanto para su seguridad al navegar como para su privacidad.

Entre esos consejos, podemos adoptar las siguientes medidas de seguridad para mejorar y reforzar la seguridad en internet:

  • Limitar el acceso a la información implementando un sistema de roles basado en las tareas y responsabilidades de los empleados.
  • Cifrar la información confidencial.
  • Crear una política de contraseñas seguras y establecer un periodo de tiempo para su cambio.
  • Establecer un protocolo para el uso de dispositivos personales en el trabajo.
  • Crear filtros antispam y listas negras y blancas en el correo electrónico.
  • Realizar copias de seguridad.
  • Actualizar software y hardware.
  • Utilizar soluciones de seguridad.
  • Acceder solo a páginas web seguras.
  • Monitorear la red y llevar un registro de accesos a la misma y sus recursos.
  • Formar y concienciar a los empleados en materia de ciberseguridad.
  • Cerrar sesión en cuentas y dispositivos una vez hayamos terminado de usarlos.
  • En empresas, impedir la descarga de archivos adjuntos en correos electrónicos.
  • Utilizar VPN, especialmente en empresas con trabajadores en remoto.