Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
LOPDGDD & RGPDVideovigilancia

Videovigilancia y LOPD: Protección de datos personales en cámaras de videovigilancia

La aplicación de la normativa de protección de datos personales en sistemas de videovigilancia (LOPD y RGPD) todavía genera dudas entre quienes instalan cámaras de seguridad, tanto empresas y negocios como particulares; por ello, hemos elaborado esta guía de videovigilancia LOPD, en el que repasamos las obligaciones y aspectos principales sobre videovigilancia y LOPD.

¿Cómo aplicar Ley de Protección de datos en las cámaras de seguridad?

A la hora de aplicar la protección de datos en videovigilancia, debemos diferenciar entre empresas y negocios y particulares, puesto que las obligaciones en materia de protección de datos que afectan a los sistemas de videovigilancia son ligeramente diferentes para unos y para otros.

Así mismo, en lo que a protección de datos y cámaras de seguridad se refiere, también debemos tener en cuenta la finalidad de las grabaciones (esto especialmente en el ámbito laboral) y la ubicación de las mismas (con especial atención a las cámaras instaladas por particulares), ya que son aspectos que van a determinar la necesidad o no de cumplir con determinados requisitos.

Cabe señalar que aunque aquí nos centraremos en las directrices de la LOPD sobre cámaras de videovigilancia, muchas de ellas derivan de cómo afecta a los sistemas de videovigilancia el RGPD.

tarifas proteccion datos

Cámaras de seguridad y LOPD para particulares

La LOPD respecto a cámaras de vigilancia particulares es fuente habitual de dudas para mucha gente; por ejemplo, ¿puedo poner cámaras dentro de mi casa?, o ¿se puede poner una cámara en el exterior de mi casa?

Para aclarar estas cuestiones y otras relativas sobre la videovigilancia y protección de datos cuando quien instala las cámaras es un particular, a continuación repasamos los aspectos clave a tener en cuenta en los supuestos más habituales.

  • Cámaras de vigilancia en casas

Cuando las cámaras se instalan en el interior de la casa, se considera un uso personal o doméstico, por lo que no es de aplicación la LOPD en cámaras de vigilancia colocadas en el interior de viviendas particulares.

Tampoco se aplica la normativa si las cámaras no graban y almacenan imágenes, incluso si estas captan parte de zonas comunes.

Sí habrá que cumplir, en los términos que veremos en el siguiente punto, con las obligaciones de información, registro de actividades de tratamiento, medidas de seguridad y acceso a las imágenes y plazo de conservación en caso de que las cámaras capten y graben zonas comunes o por las que pueda transitar otras personas (sería el caso, por ejemplo, de una servidumbre de paso).

Las cámaras instaladas en la fachada de las casas, jardines u otra localización externa no podrán apuntar a la vía pública (salvo la franja mínima indispensable en el caso de los accesos) ni a otras viviendas o propiedades colindantes, ni siquiera en el caso de que no estén operativas, ya que se considera que su presencia podría invadir el derecho a la intimidad de las personas, al no poder saber estas si las cámaras graban o no, afectando su privacidad.

  • Cámaras de seguridad en comunidades de propietarios

La protección de datos en comunidades de vecinos también incluye a las cámaras de videovigilancia que se vayan a instalar en ellas.

La normativa establece que para la instalación de cámaras de seguridad en la comunidad de vecinos, es necesario el acuerdo de la Junta de Propietarios, que habrá de quedar registrado en las correspondientes actas de la Junta. Es recomendable que en el acuerdo se reflejen las características del sistema de videovigilancia (número de cámaras, ubicación de las mismas, etc.).

En este caso, el responsable del tratamiento será la comunidad de propietarios. Si contrata los servicios de una empresa de seguridad para la supervisión de las cámaras, esta será el encargado del tratamiento, con el que deberá firmar el correspondiente contrato de encargo.

Así mismo, la comunidad de propietarios deberá cumplir con las obligaciones de:

    • Informar a los interesados mediante los carteles de zona videovigilada correspondiente.
    • Elaborar el registro de actividades de tratamiento.
    • Aplicar las medidas de seguridad necesarias y limitar el acceso a las imágenes de las cámaras de seguridad al personal autorizado. En caso de que sea la propia comunidad la que supervise las imágenes, solo deberían tener acceso a ellas el presidente y, en su caso, la gestoría que se encargue de la administración de la comunidad.
    • Suprimir las imágenes pasado un mes desde su captación.
    • Colocar las cámaras solo en las zonas comunes de la propiedad. Si se usan cámaras orientables o con zoom, deberá aplicarse una máscara de privacidad para evitar la captación de la vía pública, terrenos y viviendas de terceros.
    • No difundir o publicar las imágenes captadas con las cámaras, ni entre los vecinos de la comunidad ni de forma pública.
  • Cámaras de vigilancia en plazas de garaje

Si las cámaras de vigilancia se instalan por la comunidad de vecinos en el garaje comunitario, se deberán cumplir con las obligaciones citadas en el punto anterior.

En cuanto a los particulares, si bien puedo poner una cámara en mi plaza de garaje, si se trata del garaje comunitario, hay que cumplir con las siguientes obligaciones:

    • Contar con la autorización de la Junta de Propietarios, que deberá constar en las actas correspondientes.
    • Elaborar el registro de actividades de tratamiento.
    • Informar de la presencia de la cámara con el correspondiente cartel informativo.
    • No captar imágenes de otras plazas de garaje o vehículos ajenos.
    • Captar el espacio mínimo posible fuera de la plaza de garaje. En caso de que no se pueda evitar captar una zona por la que pase gente habitualmente, aplicar máscaras de privacidad en la cámara.
    • Limitar el acceso a las imágenes mediante usuario y contraseña.
    • No difundir ni publicar las imágenes.

Videovigilancia y LOPDGDD para empresas y negocios

Aplicar lopd a la videovigilancia

Cómo aplicar la LOPD a la videovigilancia

Empresas y negocios pueden instalar cámaras de videovigilancia, siempre y cuando respeten la normativa sobre cámaras de vigilancia en empresas, normativa que engloba el RGPD, la LOPD (o LOPDGDD), la Ley de Seguridad Privada y el Estatuto de los Trabajadores, este último respecto al uso de cámaras en el trabajo para el control de las obligaciones laborales de los empleados.

En concreto, los aspectos y obligaciones que cualquier responsable del tratamiento (sea una persona física o jurídica) debe tener y en cuenta y aplicar en materia de videovigilancia y protección de datos son los siguientes:

  • Registro de actividades de tratamiento

Las imágenes de las cámaras de seguridad deberán incluirse en el registro de actividades de tratamiento del responsable o encargado del tratamiento (en caso de que el responsable contrate los servicios a una empresa de seguridad, encargada de la supervisión de las imágenes captadas por las cámaras o estas estén conectadas a un centro de recepción de alarmas).

La elaboración del registro de actividades de tratamiento debe hacerse con carácter previo a la instalación y puesta en funcionamiento de las cámaras. Como ya hemos explicado en otros artículos, se trata de un documento interno, que debe incluir la siguiente información:

Responsable del tratamiento Nombre y datos de contacto
Actividad de tratamiento Videovigilancia
Legitimación del tratamiento Varias opciones en función de la finalidad:

  • Art. 6.1.e) del RGPD: Cumplimiento de una misión de interés público
  • Art. 6.1.f) del RGPD: Interés legítimo del responsable
Fines del tratamiento Varias opciones (que pueden concurrir):

  • Proteger la seguridad de las personas, bienes e instalaciones
  • Control del cumplimiento de las obligaciones laborales de los empleados
Delegado de Protección de Datos (si procede) Nombre y datos de contacto
Categorías de datos personales Imagen
Categorías de afectados Clientes, empleados, proveedores, ciudadanos, etc.
Medidas de seguridad Descripción de las medidas técnicas y organizativas de seguridad adoptadas
Categorías de destinatarios de comunicaciones de datos Empresa de seguridad (si procede), FF. y CC. de Seguridad, Juzgados y Tribunales
Transferencias internacionales No existen (como regla general)
Plazo previsto para la supresión de imágenes Transcurrido un mes, salvo comunicación a FF. y CC. de Seguridad y/o Juzgados y Tribunales

 

  • Informar a los interesados

Como cualquier otro tratamiento de datos, la normativa LOPD para cámaras de videovigilancia establece la obligación de informar a los interesados tanto de la presencia de las cámaras como de la finalidad para la que son instaladas. Esta información debe facilitarse colocando el correspondiente cartel de zona videovigilada en cada punto de acceso y, como mínimo, el cartel contendrá la siguiente información:

    • Identidad del responsable del tratamiento y datos de contacto
    • La posibilidad de ejercer los derechos ARSULIPO (acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y oposición)
    • Finalidad del tratamiento
    • Dónde obtener más información sobre el tratamiento de datos personales (recepción, página web, etc.).
  • Ubicaciones de las cámaras

Las cámaras de seguridad solo podrán colocarse en los lugares previstos por la ley, en concreto, en zonas que no supongan una vulneración de los derechos y libertades de los interesados y donde no capten la vía pública u otros espacios colindantes de propiedades privadas de terceros.

En la práctica, esto se traduce en que en el centro de trabajo no podrán colocarse cámaras en zonas en las que se presuma intimidad, es decir, en zonas comunes para los empleados (como comedores o zonas de esparcimiento o descanso), vestuarios o baños. Y si las cámaras están colocadas en puntos de acceso, solo deberán grabar la franja mínima indispensable de la vía pública. En el caso de que por el ángulo y colocación capten una parte mayor de la calle, se deberán aplicar máscaras de privacidad en las cámaras.

Así mismo, de la LOPD para cámaras de videovigilancia y de la normativa para sistemas de videovigilancia se desprende la prohibición de instalar cámaras ocultas (salvo que existan sospechas muy fundadas de que se está cometiendo un delito y esa sea la única forma de recabar pruebas) y la captación de sonido, es decir, que no se pueden grabar las conversaciones de empleados o clientes, ya que se considera una invasión de su privacidad y derecho a la intimidad.

  • Medidas de seguridad

El responsable o encargado del tratamiento deberá adoptar las medidas técnicas y organizativas de seguridad necesarias para garantizar la confidencialidad, integridad y disponibilidad de las imágenes captadas y guardadas por las cámaras de seguridad, para lo que, con carácter previo, deberá haber realizado un análisis de riesgos y (si procede) una evaluación de impacto.

  • Acceso a las imágenes

El acceso a las imágenes de las cámaras de seguridad se limitará al responsable o encargado del tratamiento y el personal autorizado por estos. Así mismo, en el caso de sistemas de CCTV en tiempo real, los equipos de monitoreo estarán ubicados en áreas de acceso restringido para cualquier persona ajena al personal de seguridad.

El acceso a las imágenes almacenadas estará protegido mediante usuario y contraseña.

Podrán solicitar grabaciones de cámaras de seguridad:

    • Las FF. y CC. de Seguridad del Estado, Tribunales y Juzgados cuando el tratamiento tenga como fin la prevención, la investigación, la detección, el enjuiciamiento de infracciones penales o amenazas a la seguridad pública.
    • La persona afectada que haya podido sufrir un incidente, delito o violación de derechos, siempre y cuando aparezca en las imágenes y haya presentado la correspondiente denuncia.
  • Plazo de conservación

El plazo de conservación de las imágenes de las cámaras de videovigilancia es de un mes. Solo podrán conservarse (aplicando las correspondientes medidas de seguridad y bloqueo) en el caso de que sean pruebas de un incidente o delito, en cuyo caso, deberán ponerse en manos de la policía o el juzgado.

Así mismo, también deberán conservarse si una persona las solicita como prueba de un incidente o acto delictivo que haya podido sufrir.

  • Control de los empleados

Si la grabación de cámaras de seguridad en una empresa o local comercial se va a usar no solo por motivos de seguridad, sino también para el control del cumplimiento de las obligaciones de los trabajadores, estos deben ser informados de dicha finalidad (de no hacerlo, las imágenes captadas podrían no ser usadas en procesos disciplinarios internos).

En este caso no será necesario el consentimiento de los empleados para instalar las cámaras de videovigilancia. Y, como ya indicamos más arriba, las cámaras no podrán grabar audio.

  • Tener siempre en cuenta el principio de proporcionalidad

Finalmente, antes de instalar un sistema de videovigilancia, especialmente en el caso del control de los empleados, se debe valorar que esta medida es acorde al principio de proporcionalidad, es decir, que no existen otras medidas menos intrusivas para cumplir con el fin propuesto

tarifas proteccion datos

Límites y permiso para instalar cámaras de seguridad

Ya los hemos adelantado en los puntos anteriores; la Ley de Seguridad Privada y la LOPD establecen límites al uso de las cámaras de videovigilancia privadas, como es la ubicación de las cámaras, que debe siempre evitar captar imágenes de la vía pública y/o terrenos y viviendas o propiedades de terceros.

Así mismo, como ya dijimos, las cámaras no pueden colocarse en zonas en las que se presuma privacidad e intimidad. Y tampoco pueden grabar audio.

Además, la instalación de cámaras ocultas está completamente prohibida, salvo que, como ya dijimos, se tengan muy fundadas sospechas de que se está cometiendo algún ilícito y esta sea la única forma de recabar pruebas.

En cuando al permiso para instalar cámaras de seguridad, este será necesario cuando un vecino quiera instalar una cámara que pueda captar imágenes de las zonas comunes de la comunidad. Para ello deberá contar con la aprobación de la mayoría de la Junta de Propietarios.

Empresas y negocios, siempre que las cámaras cumplan con los requisitos legales explicados en puntos anteriores y respeten los límites establecidos por la ley, no necesitan solicitar ningún permiso para instalar sistemas de videovigilancia en su interior.

Incumplimiento de la LOPD con las cámaras de videovigilancia

Debemos tener en cuenta que se pueden denunciar cámaras ilegales y que dichas denuncias pueden acabar en una sanción económica por vulnerar la normativa de protección de datos e incluso una indemnización para los afectados, si se prueba que la presencia de la cámara les ha causado algún daño o perjuicio material o moral.

Así mismo, la multa por poner cámara de vigilancia en lugares indebidos o sin cumplir adecuadamente con las obligaciones en materia de protección de datos, pueden alcanzar hasta los 20 millones de euros; la cuantía dependerá de la gravedad de la infracción cometida, del número de personas afectadas, la duración en el tiempo y de qué tipo de responsable del tratamiento hablemos (si empresa o particular), las horquillas son las siguientes:

  • Para infracciones leves (art. 74): Multas hasta 40.000 euros.
  • Para infracciones graves (art. 73): Multas de 40.001 a 300.000 euros.
  • Para infracciones muy graves (art. 72): Multas de 300.001 a 20 millones de euros (o el 4% de la facturación anual, la cantidad que resulte mayor).

Además, también se podrán aplicar otras medidas como la retirada de las cámaras o su ubicación en otro lugar.

Esperamos que esta guía de videovigilancia y LOPD os haya aclarado cualquier duda respecto al uso e instalación de cámaras de seguridad y cómo debe procederse para aplicar y cumplir con la normativa.

Pero si aún tienes dudas o necesitas adaptar tu empresa o negocio al RGPD y la LOPD, no dudes en ponerte en contacto con Grupo Atico34, te ayudaremos a resolver cualquier duda sobre videovigilancia y cualquier otro tratamiento de datos personales que realices en tu empresa o negocio, para que cumplas completamente con la ley.

¿Necesitas un presupuesto? Escríbenos o llámanos al 914 896 419

He leído y acepto la política de privacidad.