Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
CiberseguridadRedes Sociales

Suplantación de identidad en redes sociales

La suplantación de identidad en redes sociales es un problema que afecta cada vez a más usuarios, y no solo le ocurre a personas, sino también a empresas; la usurpación de identidad en redes sociales tiene diferentes objetivos, pero las consecuencias siempre son negativas para sus víctimas. En este artículo explicamos en qué consiste, cómo se produce y qué hacer en caso de que hayan suplantado nuestra identidad en redes sociales.

¿Qué es la suplantación de identidad en redes sociales?

La suplantación de identidad en redes sociales es la acción de apropiarse de la identidad de otra persona o empresa con motivos maliciosos, ya sea para robar datos personales u otra información confidencial, llevar a cabo fraudes o estafas, dañar la reputación o la imagen de una persona o marca, entre otros.

La suplantación de identidad es hacerse pasar por una persona o empresa en una o varias redes sociales, haciendo creer al resto de usuarios con los que se interactúa que se trata del perfil real.

La suplantación de identidad en redes sociales es, por tanto, una de las ciberamenazas que enfrentan usuarios particulares y empresas, y a la que cualquier internauta está expuesto (independientemente de su grado de notoriedad en redes).

¿Cómo se produce la suplantación identidad en redes sociales?

Existen dos formas de llevar a cabo una suplantación de identidad en redes sociales:

  • Creando un perfil falso usando fotos y el nombre y apellidos de la víctima o el nombre de la empresa (copiando su logo y resto de información). El perfil falso puede hacerse muy parecido al real, de manera que para el resto de usuarios sea difícil distinguir entre uno y otro.
  • Accediendo a la cuenta de usuario cuya identidad se va a suplantar. En este caso hablamos o bien de conseguir la contraseña de la cuenta mediante técnicas de ingeniería social, como el phishing, o hackear la cuenta. También podría producirse este acceso por parte de una persona conocida con la que hemos compartido nuestra contraseña o se ha hecho con ella sin nuestro conocimiento.

El objetivo final, se emplee el método que se emplee para llevar a cabo la suplantación de identidad, es engañar a otros usuarios y hacerles creer que están interactuando con el usuario real con diferentes fines, por ejemplo, robar más datos personales de la víctima, causar daños a la reputación de la víctima, hacerse con información de otros usuarios, llevar a cabo otras estafas y fraudes que quedarán, en principio, a nombre la víctima de la suplantación de identidad, etc.

Ejemplos de suplantación de identidad en redes sociales

Con cada vez más casos de suplantación de identidad en redes sociales, es relativamente fácil encontrar ejemplos de esta práctica, siendo habituales los que suponen la creación de un perfil falso con los datos y foto de la víctima para aprovechar una cuenta con miles de seguidores y llevar a cabo alguna clase de estafa o para dañar la reputación de la víctima, publicando contenido inadecuado o de dudosa ética, atacando a otros usuarios o contactos, difundiendo bulos, etc.

Algunos ejemplos de suplantación de identidad en redes sociales se remontan al comienzo de estas plataformas, como este en que dos chicas se hicieron pasar por una tercera, abriendo un perfil a su nombre en Tuenti, en el que colgaban fotos y comentarios vejatorios contra la propia víctima y otras compañeras de su instituto.

También son notorios los casos de suplantación de identidad de personajes famosos en redes sociales, donde actores maliciosos crean perfiles falsos con imágenes de actores, escritores, cantantes, políticos, etc., con la finalidad de engañar o estafar a otros usuarios. Podemos encontrar estos ejemplos de suplantación de identidad en Facebook, Instagram, X o TikTok y aunque en ocasiones es fácil reconocerlos, otras veces están lo suficientemente bien conseguidos como para engañar al resto de usuarios.

¿La suplantación de identidad en redes sociales es delito?

La suplantación de identidad en redes sociales es delito si quien la lleva a cabo actúa como nosotros, apropiándose de nuestra identidad para realizar actos fingiendo ser nosotros. En este supuesto podría entenderse una usurpación del estado civil, tal y como se contempla en el artículo 401 del Código Penal, conducta castigada con entre seis meses y tres años de prisión.

Ahora bien, crear un perfil falso con la imagen y datos personales de otra persona no siempre es delito, pero sí que puede conducir a cometer otros delitos, como las ya citadas estafas, así como delitos de injurias y calumnias o de descubrimiento y revelación de secretos, entre otros.

Así mismo, también se trataría de una infracción de la ley de protección de datos, al publicar datos personales sin consentimiento de la víctima.

Por lo tanto, dependiendo de cómo se haya producido la suplantación de identidad y de lo que se haya hecho desde el perfil usurpado, se pueden enfrentar diferentes penas de prisión y multas por suplantación de identidad, incluso si se trata de una simple broma.

Por ejemplo, si por gastar una broma a un amigo, llevamos a cabo una suplantación de identidad en Instagram usando sus fotos y sus datos personales (nombre, apellidos y otra información de carácter personal) para crear un perfil falso desde el que hacer diferentes publicaciones en su nombre, este podría denunciarnos ante la AEPD por un tratamiento ilícito de sus datos personales, castigado con multas que podrían alcanzar los 40.000 euros.

tarifas proteccion datos

¿Qué hacer si me han suplantado la identidad en una red social?

Hay unos pasos que debes seguir si te han suplantado la identidad en una red social:

  • Recaba todas las pruebas que puedas de los perfiles falsos; capturas de pantalla de las publicaciones, de sus interacciones, etc. Si no puedes hacerlo, pide ayuda a un contacto para que lo haga por ti.
  • Cuando tengas las pruebas procede a denunciar la suplantación de identidad en la propia red social, todas ellas cuentan con una vía para denunciar perfiles falsos o cuentas hackeadas. Es posible que te pidan documentación que acredite tu identidad y la propia usurpación del perfil, para proceder a cerrarlo.
  • Informa a tus contactos de la suplantación de identidad y pídeles que denuncien también el perfil falso en la red social.
  • Procede también a denunciar la suplantación de identidad en redes sociales ante la policía, de manera que si se llevan a cabo fraudes, estafas u otro tipo de delitos desde el perfil usurpado, puedas evitar consecuencias jurídicas y legales al demostrar que esa cuenta no es tuya y que se ha suplantado tu identidad.

(En nuestro artículo sobre qué hacer si me robaron mis datos personales os damos más consejos para actuar en estos casos).

¿Cómo evitar la suplantación de identidad en redes sociales?

Evitar la suplantación de identidad en redes sociales pasa por saber cómo prevenir la suplantación de identidad en estas y otros servicios de internet, para lo que debemos aplicar las siguientes medidas de seguridad:

  • Usa contraseñas seguras y únicas para cada cuenta de usuario y cámbialas cada cierto tiempo o cuando recibas notificaciones de seguridad, por ejemplo, si recibes códigos de verificación para recuperar o cambiar la contraseña de tu cuenta en una red social concreta (esto suele ser un indicador de que alguien está intentando acceder a tu cuenta y robarla).
  • Activa la autenticación de dos factores, esto dificultará que roben tu cuenta aun conociendo la contraseña.
  • No aceptes todas las solicitudes de contacto que recibas, criba y acepta solo aquellas que resulten confiables.
  • Limita la información personal que compartes en redes sociales, cuanto menos sepan de ti, menos fácil será hacerse pasar por ti.
  • Si no tienes necesidad de tener un perfil público, configura la cuenta para que solo tus contactos puedan ver tu perfil.
  • Cuidado con supuestos emails de redes sociales que te piden introducir tu usuario y contraseña siguiendo un enlace por un supuesto problema de seguridad con tu cuenta o porque tu cuenta va a ser cerrada o fórmulas similares, estás ante un intento de phishing. Recuerda, la red social nunca te va a pedir que sigas un enlace para introducir tus credenciales, sino que te indicarán que lo hagas desde tu perfil.
  • En el caso de empresas, no usar el correo corporativo para crear el perfil en redes sociales, sino usar un destinado a este fin exclusivo.

En definitiva, evitar la suplantación de identidad en redes sociales y sus peores consecuencias pasa, como en otros temas de ciberseguridad, por ser precavidos y aplicar medidas de seguridad básicas para proteger nuestras cuentas.