Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
Consejos

¿Cómo gestionar la publicidad no deseada?

Si estás cansado de recibir publicidad en la que no tienes ningún tipo de interés y que no tienes muy claro por qué sigues recibiendo, en este artículo te explicamos cómo eliminar la publicidad no deseada haciendo uso de diferentes recursos y ejercicio de nuestros derechos.

¿Cómo podemos dejar de recibir publicidad no deseada?

Aunque existen leyes, como la Ley de Protección de Datos o la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, que te protegen del envío de publicidad no deseada, es muy probable que sigas recibiendo este tipo de comunicaciones comerciales.

Puede deberse a ciertos hábitos, como es no pararnos a leer la política de privacidad de una web o una aplicación cuando nos suscribimos o creamos un perfil de usuario. Porque marcamos casillas de consentimiento sin leerlas realmente o comprobar para qué estamos dando exactamente nuestro consentimiento. O porque no configuramos algunos de los ajustes de privacidad en nuestras cuentas de usuario (ya sea en plataformas de streaming, comercios electrónicos o redes sociales).

Si quieres dejar de recibir esas llamadas de publicidad no deseada o llamadas spam, o comunicados de ofertas de productos en los que no tienes ningún interés vía email o SMS, a continuación veremos diferentes recursos para tratar de evitar la publicidad no deseada.

Evitar publicidad NO deseada

Cómo evitar la publicidad NO deseada

Recursos para evitar la publicidad no deseada

Si quieres bloquear la publicidad no deseada, puedes echar mano a alguno de estos recursos, todos son gratuitos, y algunos de ellos solo consisten en aplicar cierto grado precaución y pensar antes de ceder nuestros datos personales:

  • No des tus datos personales sin leer antes la política de privacidad y la finalidad del tratamiento, es decir, comprueba a qué hacen referencia las casillas de consentimiento. Muchas veces por querer acceder a una determinada oferta o usar una app de moda, no leemos detenidamente la política de protección de datos o para qué puede usar el responsable nuestros datos. Eso sí, ten en cuenta que el consentimiento RGPD no se aplica en todos estos tratamientos con fines comerciales, puesto que si existe una relación contractual, es posible que recibas publicidad sobre productos similares (el responsable se basará en su interés legítimo).
  • Si creaste una cuenta de usuario y ya no la usas, recuerda eliminarla, de no hacerlo, el perfil seguirá activo y con ello, todos los consentimientos que dieras para el envío de comunicaciones comerciales.
  • Si diste tu consentimiento, también puedes revocarlo, la normativa obliga a las empresas a facilitar una vía gratuita y fácil de usar para revocar el consentimiento, tanto para el tratamiento de datos como para el envío de publicidad. Lo más habitual es que te faciliten un enlace o una dirección de email para hacerlo.
  • Inscríbete en la Lista Robinson, una lista de exclusión publicitaria, en la que puedes solicitar que no te envíen publicidad a tu email, tu dirección postal, móvil, o recibir llamadas comerciales en tu teléfono. Las empresas deben consultar esta lista antes de enviar sus campañas publicitarias, para evitar remitirlas a usuarios que estén inscritos en ella. La inscripción surte efecto a los dos meses desde que nos apuntamos a la lista. Ahora bien, podrá seguir llegándote publicidad de compañías de las que ya seas cliente y a la que les dieras tu consentimiento para recibir publicidad en algún momento.
  • También puedes pedir a tu proveedor de telefonía que tu número de teléfono no aparezca en las guías telefónicas.
  • Puedes contactar con el delegado de protección de datos de la empresa que te sigue enviando publicidad (incluso si has ejercido alguno de tus derechos, que veremos más adelante) para tratar de resolver el problema. No todas las empresas están obligadas a designar o contratar un delegado de protección de datos, pero muchas lo tienen de forma voluntaria; puedes consultar si una empresa cuenta con él en la sede electrónica de la AEPD.
  • Adicionalmente, para evitar la publicidad no deseada en la web (ventanas emergentes o anuncios), puedes recurrir a extensiones o complementos del navegador que bloquean anuncios (ad blockers).

Derechos para gestionar la publicidad no deseada

Aparte de esos recursos, también puedes hacer uso de tus derechos para gestionar la publicidad no deseada, en concreto nos referimos al:

  • Derecho de oposición: Puedes solicitar al responsable del tratamiento que te excluya de cualquier campaña publicitaria que vaya a realizar, indicando que no quieres que tus datos personales sean usados con fines comerciales o publicitarios. Deberás dejar claro qué datos de contacto no quieres que se usen para esos fines (número de teléfono, correo electrónico, etc.).
  • Derecho de supresión: Si quieres que una entidad deje de tratar tus datos personales, podrás ejercer tu derecho supresión, de manera que cesarán también las comunicaciones comerciales, pero recuerda que ejercer este derecho es pedir a la entidad que elimine todos los tratamientos de tus datos personales, algo que no podrá hacer si existe una relación contractual en vigor. Si la entidad debe seguir tratando tus datos, es mejor optar por el derecho de oposición.

Reclamación ante la AEPD

Los recursos y derechos que hemos visto en el punto anterior suelen ser bastante eficaces para eliminar la publicidad no deseada en internet, nuestro móvil y fijo y en nuestro correo postal, pero no infalibles.

En el caso de que tras recurrir a los métodos antes mencionados, no hayamos recibido respuesta del responsable respecto a nuestra solicitud de derechos o la revocación del consentimiento o la respuesta sea insatisfactoria o sigamos recibiendo publicidad no deseada, podemos reclamar ante la AEPD.

Esta denuncia por vulneración de protección de datos puede hacerse de manera telemática a través de la sede electrónica de la Agencia, cumplimentando el formulario correspondiente y adjuntando la siguiente documentación:

  • Copia, captura o registro de la publicidad recibida e indicación de dónde la recibiste (teléfono, email, mensaje…).
  • Documentación que acredite la inscripción en la Lista Robinson (si estás suscrito a ella).
  • Documento o captura que acredite el haber intentado retirar tu consentimiento.
  • Si has llegado a comunicarte con el delegado de protección de datos, prueba de esto (especialmente nos referimos a emails).
  • Documentos o capturas que acreditan que has ejercido tus derechos de oposición o supresión y la respuesta del responsable (si se produjo).
  • Copia de tu DNI.

Si la AEPD te da la razón, la empresa deberá dejar de enviarte publicidad no deseada o cualquier otra forma de comunicación comercial, y podría imponerle una sanción administrativa.

Recurre a la mediación

Finalmente, de manera independiente y adicional, y antes de que decidas poner la denuncia ante la AEPD, puedes recurrir a la mediación voluntaria, si la empresa con la que tienes el «problema» de la publicidad no deseada está adherida a AUTOCONTROL, que es quien se ocupa de gestionar este sistema de mediación gratuito.

La mayoría de operadoras telefónicas están adscritas a AUTOCONTROL, por lo que si las llamadas de publicidad no deseada provienen de ellas, podrás recurrir a la mediación.

Para reclamar en AUTOCONTROL debes rellenar un formulario online, adjuntar copia del DNI y toda la documentación que apoye la reclamación (cómo hemos descrito para la denuncia en la AEPD).

La entidad valorará la reclamación y mediará para que se alcance un acuerdo con la compañía en un plazo de 30 días. Alcanzada una solución que satisfaga a ambos, se redactará un acuerdo de mediación, que las partes se comprometen a cumplir.

En definitiva, la mejor forma para evitar la publicidad no deseada es leer la política de privacidad para saber a qué usos se destinarán los datos personales que estás facilitando y comprobar el texto que acompaña a las casillas de aceptación al crear cuentas de usuario, perfiles o hacernos suscriptores de una web o servicio online u offline.