¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
EmpresaIgualdad

Informe de impacto de género: claves para elaborarlo

15 Mins read

Las políticas, así como otras intervenciones y la forma en que son diseñadas e implementadas por las organizaciones y a través de proyectos no son neutrales al género, sino que son una parte crucial del género de nuestras sociedades. El problema de la desigualdad de género es un problema de relaciones de poder, que evoluciona principalmente en torno a la organización del trabajo, la intimidad y la participación. Los mecanismos materiales y discursivos a menudo obstaculizan la igualdad y la autonomía de las personas marginadas, como las mujeres, las niñas y otros grupos marginados. Vamos a analizar aquí el informe de impacto de género, su contenido y objetivos.

¿Qué es el impacto de género?

El impacto de género es un concepto que surge con el objetivo de identificar y valorar los diferentes resultados que las disposiciones normativas o las políticas públicas pudieran producir sobre mujeres y hombres, de forma separada.

Se ha verificado que un tratamiento igualitario, que no contenga discriminaciones directas, no produce el mismo impacto sobre la vida de mujeres y hombres.

Las diferentes posiciones de partida y realidades de mujeres y hombres dificultan que se produzca un igual aprovechamiento de los beneficios derivados de la actuación de las políticas públicas y las normas.

La definición de impacto de género hace referencia al análisis sobre los resultados y efectos de las normas o las políticas públicas en la vida de mujeres y hombres, de forma separada, con el objetivo de identificar, prevenir y evitar la producción o el incremento de las desigualdades de género.

El impacto de género se valora a partir del concepto de igualdad, que no significa semejanza, sino homologación (en derechos y oportunidades) entre hombres y mujeres.

Para valorar el impacto de género, es necesario identificar, claramente, esas diferencias sociales y las causas que las producen. Además, es necesario indagar sobre las consecuencias que estas diferencias tienen sobre la posición social de mujeres y hombres y las oportunidades que unas y otros tienen de obtener beneficios y disfrutar de derechos.

Con ese análisis se pretende comprobar si hombres y mujeres obtienen, de la aplicación de las políticas, las normas y el desarrollo de la actividad pública, en general, un beneficio equivalente, o si, por el contrario, se producen situaciones de desigualdad y discriminación laboral.

No es necesario que los beneficios sean idénticos para ambos sexos, pero sí que las oportunidades de aprovechamiento para las mujeres y los hombres sean equivalentes, considerando su situación de partida y su diferente realidad social.

¿Cómo elaborar un informe de impacto de género?

Para poner en práctica la estrategia de la incorporación sistemática de la perspectiva de género se han ido desarrollando diversas herramientas, una de las cuales es la evaluación de impacto en función del género.

La evaluación del impacto de género pretende hacer visible que las normas a través de las cuales se articulan las políticas públicas, no son neutras al género y que pueden tener un impacto diferente en mujeres y hombres, aun cuando esta consecuencia no estuviera prevista. Con carácter general, se considera que las normas son neutras respecto al género, porque se han diseñado pensando en el beneficio de la población en su conjunto y, por tanto, de forma igual para todas las personas, sin hacer distinciones entre mujeres y hombres.

Sin embargo, tratar igual a quien parte de una situación de desigualdad equivale, en la práctica, a la perpetuación de tales desigualdades, que es lo que ocurre si no se tienen en cuenta las desigualdades de género existentes en la posición económica, política y social de mujeres y hombres. Por eso, precisamente, las políticas pensadas hacia la población en general no suelen ser neutras, sino ciegas con respecto al género.

Para la consecución de la igualdad es necesario un compromiso político reflejado de forma explicita en la normativa visibilizando y nombrando el objetivo de la igualdad y desarrollando medidas complementarias destinadas a su consecución.

Veamos cómo elaborar un informe de impacto de género.

Contenidos y estructura

El modelo de evaluación de impacto de género presentado a continuación se basa en las metodologías y modelos de funcionamiento existentes de evaluación de impacto de género. Existe un marco general para el desarrollo de evaluaciones específicas del impacto de género adaptadas a las necesidades específicas en función de las competencias y estructuras institucionales.

Los pasos para elaborar el informe de impacto de género son los siguientes:

1. Definir el propósito de la política

El primer paso es definir el propósito de la política, ley o programa planificado y mostrar cómo se conecta con la igualdad de género.

De manera crucial, esto debería incluir un enfoque de género.

Las siguientes preguntas son algunos ejemplos que podrían ayudar durante el análisis:

  • ¿Qué problema social está abordando esta política / intervención legislativa?
  • ¿Por qué se está considerando esta intervención para esta situación particular?
  • ¿La intervención pretende contribuir a la igualdad de género?
  • ¿Cómo se pretende que la intervención contribuya a la igualdad de género?
  • ¿Cuáles son los objetivos de igualdad de género existentes en este campo?

2. Comprobar la relevancia de género

Una vez que la ley, política o programa se ha contextualizado, es necesario determinar su relevancia de género. Esto implica analizar si es probable que afecte o no a la igualdad de género. Para ello, se deben tener en cuenta los siguientes elementos:

  • Grupo objetivo: El último grupo objetivo son las personas, considerando tanto a personas físicas como jurídicas.
  • Impacto en el grupo objetivo. La iniciativa propuesta afecta a mujeres y hombres con respecto a su acceso y / o control de los recursos. En consecuencia, tiene un impacto en la situación social o la posición de mujeres y hombres, ya sea al mejorarlo o dañarlo.

Ese impacto puede ser directo o indirecto.

Impacto directo: Al regular o afectar el acceso de las personas a los recursos (subvenciones, empleos, composición de comités, etc.). Como resultado, tiene un efecto directo e inmediato sobre el estado y la posición de mujeres y hombres.

  • *Ejemplo: el lanzamiento de una iniciativa que tiene como objetivo promover el empleo de ciertos grupos de personas (jóvenes, personas mayores de cierta edad, etc.).

Impacto indirecto: Cuando las medidas de regulación o planificación afectan los medios de provisión de ciertos recursos o servicios (procedimiento para calificar empresas, regulación de la gestión de calidad ambiental de ciertas actividades e instalaciones, incentivos para ciertos proyectos, etc.), detrás de los cuales hay personas (gerentes, trabajadores , usuarios, etc.) como beneficiarios finales. Aunque la política no está dirigida directamente a ellos, pueden verse afectados por ella.

  • *Ejemplo: una regla, política o programa que busca el desarrollo tecnológico dentro de las empresas. Aunque el grupo objetivo son las empresas, estas empresas están formadas por mujeres y hombres, como propietarios y como trabajadores, con diferentes posiciones y generalmente en situaciones desiguales, debido a la segregación horizontal y vertical de género. Por lo tanto, la iniciativa en cuestión puede ayudar a fortalecer, mantener o reducir estas desigualdades.

3. Análisis sensible al género

Todas las regulaciones, políticas y programas relevantes para el género afectan las condiciones de vida y el acceso a los recursos para mujeres y hombres. Este efecto se conoce como “impacto de género”. Una evaluación del impacto de género de cualquier iniciativa implica un proceso de análisis para determinar el impacto (resultados tangibles) que la intervención podría tener sobre la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

Por un lado, dicho análisis debería tratar de comprender la situación actual de los grupos interesados y comprender cómo podría evolucionar esta situación sin intervención pública. Por otro lado, el análisis debe medir, tanto como sea posible, cómo se espera que la intervención planificada cambie la situación existente.

Para guiar el análisis, se pueden tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Analizar la situación de mujeres y hombres.
    • Recopilar información y datos acerca de la situación existente para mujeres y hombres en las áreas afectadas por la política o medida legislativa planificada, buscando estadísticas desagregadas por sexo.
    • Complementar la información cuantitativa con ideas cualitativas.
  • Identificar las desigualdades de género existentes. Estas podrían ser algunas preguntas clave que se utilizarán:
    • ¿Cuáles son sus expectativas y necesidades?
    • ¿Son diferentes para mujeres y hombres?
    • ¿La intervención planificada aborda las necesidades de hombres y mujeres, teniendo en cuenta sus diferentes intereses, roles y posiciones?
    • ¿Cómo se puede fortalecer la contribución a las necesidades de mujeres y hombres?
  • Considerar las desigualdades entre mujeres y hombres en el acceso a los recursos (trabajo, dinero, poder, salud, bienestar, seguridad, educación del conocimiento, movilidad, tiempo, etc.) y en su ejercicio de los derechos fundamentales (civiles, sociales y políticos derechos) en función de su sexo o debido a roles atribuidos a hombres y mujeres (roles de género).
  • Considerar las normas y valores que regulan el proceso de acceso y control de los recursos. Se trata de las oportunidades de participar en igualdad de condiciones en todos los aspectos de la sociedad. Para hacer esto, es esencial tener en cuenta las siguientes estructuras que sostienen esas desigualdades:
    • La división del trabajo por género.
    • Organización de la vida privada.
    • Organización de la ciudadanía

4. Sopesar el impacto de género

En esta fase, es importante establecer cómo la política o medida legislativa contribuirá a la igualdad de género, así como evaluar el impacto previsto en las relaciones de género.

Una vez que se han identificado los efectos de la política propuesta, deben “medirse”, teniendo en cuenta las tendencias esperadas como se identificaron previamente. Para hacer esto, puede ser útil tener en cuenta los siguientes criterios para sopesar el impacto de género positivo, neutral o negativo de cualquier iniciativa:

  • Participación de mujeres y hombres: El impacto se considerará positivo cuando se prevea un aumento significativo en la representación del sexo subrepresentado en el área. En este sentido, el resultado esperado debería ser una representación equilibrada de mujeres y hombres (no menos del 40% para cada sexo) o, temporalmente, al menos en proporción a su presencia general en el área.
  • Acceso y control de recursos. El objetivo es analizar el acceso de mujeres y hombres a recursos esenciales como educación, empleo, carreras, salud, tiempo, dinero, poder, información, nuevas tecnologías, etc. El impacto se considerará positivo cuando se prevea la eliminación de las brechas de género existentes, o al menos una reducción significativa de ellas. Esta reducción siempre debe estar dirigida a aumentar el empoderamiento físico, emocional y económico de las mujeres. En el caso de los hombres, el enfoque debe ser aumentar su participación en las tareas domésticas y el trabajo de cuidado.
  • Normas y valores sociales basados en el género. El objetivo es evaluar cómo el proyecto impactará las normas sociales y los roles de género basados en el género y cómo contribuirá a promover el valor social igualitario de mujeres y hombres, feminidad y masculinidad. El impacto se considerará positivo cuando:
    • Se modifican los mecanismos o estructuras que ayudan a reproducir las desigualdades de género. Esto significa actuar sobre la división sexual del trabajo, sobre la organización de la vida privada o sobre la organización de la ciudadanía.
    • En primera instancia, se avanza en la eliminación de los estereotipos de género.

5. Hallazgos y recomendaciones

Las conclusiones deben formularse en términos de los impactos sobre mujeres y hombres dentro del grupo o grupos objetivo. Además, se deben presentar propuestas que promuevan la igualdad de género en respuesta a la situación existente.

Para hacer esto, uno debe identificar cómo se podría fortalecer la igualdad de género en las diferentes partes del proyecto de iniciativa, teniendo en cuenta las conclusiones alcanzadas:

  • La igualdad de género debe mencionarse en el preámbulo de la ley o en la definición del contexto de la política o programa, así como en el marco legal que se refiere a ella.
  • La igualdad de género también debe observarse en los objetivos a fin de establecer un punto de partida y alentar el compromiso de todas las partes interesadas involucradas en el desarrollo de la iniciativa.
  • Las acciones para reducir los desequilibrios y las desigualdades y las medidas para promover la igualdad de género deben incluirse entre los diferentes aspectos de la ley, la política o el programa. Estas medidas podrían estar relacionadas con:
    • promover el acceso de las mujeres en sectores donde están subrepresentadas;
    • impulsar el acceso de las mujeres a la toma de decisiones;
    • promover el uso de estadísticas y estudios de género;
    • prevención de la violencia de género;
    • impulsar acciones proactivas para erradicar la violencia de género;
    • eliminar los estereotipos y roles de género
  • El lenguaje debe revisarse para garantizar que se utilice un lenguaje neutral en cuanto al género y para garantizar que haya una visualización justa de mujeres y hombres en todo el documento.

Otro componente importante en este último paso es la identificación de indicadores para permitir la monitorización y evaluación de los resultados reales.

Para hacer esto, se deben tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Es importante evaluar qué indicadores están disponibles actualmente y qué tan útiles son para seguir el progreso en la igualdad de género.
  • Cuando la falta de información restringe un análisis adecuado y, por lo tanto, produce resultados no concluyentes, es importante que esto se mencione explícitamente en el informe de evaluación de impacto de género. Dar a conocer las brechas de datos e información permite que los responsables tomen medidas para remediar este problema.

Cada informe de evaluación de impacto de género debe contener una tabla de contenido, como el ejemplo que se muestra a continuación, que puede ampliarse o hacerse más conciso.

  • Definición del propósito de la política
  • Relevancia de género de la propuesta
  • Análisis en profundidad de género de la propuesta.
  • Conclusiones desde una perspectiva de género.
  • Propuestas para mejorar el proyecto en términos de igualdad de género.

En Andalucía, la elaboración del Informe de Evaluación del Impacto de Género está regulada en el decreto 17/2012.

Otras claves

Al realizar la evaluación de impacto de género, es importante tener en cuenta un sistema interno para garantizar la calidad de la evaluación y la relevancia de las medidas propuestas dentro de ella. Para hacer esto, los organismos centrales para la igualdad de género pueden tener un papel fundamental, ya que aquí es donde se concentra el conocimiento y la experiencia en igualdad de género.

En esta etapa, la evaluación del impacto de género requiere conocimiento e información, no solo en el área de la intervención política, sino también en el campo de la igualdad de género. Esto significa que desde una perspectiva de género, la calidad de la información y los resultados recopilados durante los pasos anteriores es crucial. Es por eso que la intervención de expertos en género, trabajando junto con expertos en el área específica, es primordial durante todo el proceso.

La experiencia en género puede provenir del organismo interno de igualdad o de expertos externos. Dependerá de los recursos específicos de la administración responsable de la evaluación de impacto de género. La evaluación de impacto de género es una herramienta útil para desarrollar la capacidad de género de los servidores públicos. Ya sea que sea desarrollado por expertos internos o externos en género, es un mecanismo que debe desarrollarse para garantizar la mejora de las competencias de igualdad de género.

Impacto de género y políticas públicas

Las políticas de igualdad de oportunidades tienen como objetivo desarrollar diferentes mecanismos para la erradicación de la discriminación social por razón de sexo, y se concretan en:

  • Desarrollo del principio de igualdad legal: Consiste en la eliminación del ordenamiento jurídico de las discriminaciones por razón de sexo. Inicialmente, esta estrategia se dirigía sólo a las discriminaciones directas o cuando una persona pudiera ser tratada de manera menos favorable que otra persona, en situación comparable, por razón de sexo. Posteriormente, se incorpora la discriminación indirecta, cuando una disposición, criterio o práctica, “aparentemente” neutros, sitúan a personas de un sexo determinado en desventaja particular respecto a las personas de otro sexo.
  • Acciones positivas: Son medidas específicas de intervención que actúan sobre las barreras sociales que dificultan la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Tienen por objetivo equilibrar y compensar las diferencias sociales que producen la discriminación social que puedan sufrir uno u otro sexo, generalmente las mujeres.
  • Mainstreaming (transversalidad) de género significa la aplicación de las políticas de igualdad en las políticas generales. Se concreta a través de la transversalidad, introduciendo la igualdad en todas las fases de la intervención pública, porque se entiende que los diferentes programas deben incorporar medidas a favor de la
    igualdad, al objeto de evitar sesgos o discriminaciones en las políticas generales que deban ser corregidos posteriormente.

Es importante realizar un informe de impacto de género en las pruebas de acceso al empleo público.

Objetivos de los informes de impacto

Los informes de impacto de género, de acuerdo con la ley 30/2003 , tienen como objetivo detectar disparidades y grados de diferencia en las consecuencias inducidas por políticas, proyectos o programas. Buscan evitar consecuencias negativas para cualquiera de los géneros, especialmente para los desfavorecidos. También se esfuerzan por estimular y mejorar las consecuencias positivas.

El alcance de la evaluación de impacto de género puede ser muy amplio. Aunque este método se ha utilizado principalmente para documentos legales, su capacidad es mucho más amplia. Dado que es una evaluación ex ante, debe centrarse no solo en la legislación, sino también en los planes estratégicos de política y en los programas de acción.

El uso más amplio de la evaluación de impacto de género ayudaría a los encargados de formular políticas y a los servidores públicos a analizar y prever el impacto de género de cualquier decisión importante bajo consideración, a fin de mejorarla desde el principio, mientras se diseña y planifica. Los resultados de la evaluación de impacto de género deben estar disponibles de manera oportuna para que las regulaciones o políticas legales puedan cambiarse o incluso abandonarse, si es necesario.

¿Por qué hacer una evaluación de impacto de género?

Tradicionalmente, la política y la legislación se han visto como instrumentos neutrales al género y sin valores, bajo el supuesto de que la formulación y administración de políticas públicas benefician a todos los ciudadanos por igual.

Sin embargo, las desigualdades estructurales de género todavía están incrustadas en nuestra sociedad. Incluso si las leyes tratan a las mujeres y los hombres como iguales, las mujeres aún no tienen el mismo acceso y control sobre los recursos y activos materiales y no materiales. Es por eso que abordar a las personas que sufren desigualdades de la misma manera causa, en la práctica, la perpetuación de estas desigualdades.

Eso es realmente lo que sucede cuando no se tienen en cuenta las desigualdades de género existentes en la posición económica, política y social de hombres y mujeres. Es por eso que las políticas centradas en los grupos objetivo definidos en términos generales (sin distinción entre mujeres y hombres) generalmente no son neutrales, sino ciegos al género.

Aunque puede no ser intencional, estas políticas a menudo impactan a mujeres y hombres de manera diferente e incluso pueden fortalecer las desigualdades de género sociales, culturales o económicas. Si estos diferentes impactos de género no se tienen en cuenta en la etapa de diseño, la política en cuestión será en realidad ciega al género.

Para evitar esto, es necesario poner a las personas en el centro de la intervención, para satisfacer las diferentes necesidades e intereses de mujeres y hombres, identificar las desigualdades de género en términos de acceso y control de los recursos, considerar el impacto de los roles y estereotipos basados ​​en el género, para anticipar los posibles efectos diferenciales en mujeres y hombres y para garantizar que los resultados de las políticas respalden la igualdad de género.

En este contexto, la evaluación del impacto de género es el primer paso para evitar tales efectos no deseados, ya que permite a los encargados de formular políticas prever el impacto de una nueva regulación, política o programa en la vida de mujeres y hombres y el impacto en la igualdad de género.

Una evaluación de impacto de género puede proporcionar valor agregado de varias maneras diferentes:

Ayuda a la igualdad de género

Saber cómo funciona la desigualdad, cómo se ve afectada por las políticas públicas, cómo está presente en los diferentes sectores y esferas de la vida, es clave para la eliminación de la desigualdad de género. Una evaluación de impacto de género es quizás el mejor primer paso hacia políticas que ayuden a alcanzar este objetivo. En ella se establecerán las líneas directrices de una memoria de impacto social.

Mejor formulación de políticas

La evaluación de impacto de género contribuye a mejorar las políticas y la legislación. Una mejor política significa llegar al grupo objetivo, protegerse contra posibles dificultades y maximizar el alcance para obtener los objetivos previstos.

Mejor gobernanza

Una evaluación de impacto de género sistemática y publicada promueve la transparencia de la toma de decisiones y la rendición de cuentas. Realizar una evaluación de impacto de género asegura que la formulación de políticas y el trabajo legislativo sean de mayor calidad y tengan una mayor relevancia para la sociedad, ya que responde a las necesidades de todos los ciudadanos: mujeres y hombres, niñas y niños.

Una herramienta para aprender

La evaluación de impacto de género permite a los responsables políticos desarrollar su capacidad en materia de igualdad de género. El ejercicio de hacer preguntas, acumular datos y otra información relevante, contribuye a construir un almacén de información sobre el terreno sobre la desigualdad de género.

Una vez que se inicia esta capacidad, los formuladores de políticas están mejor capacitados y más seguros cuando se trata de equiparse para producir políticas con mejores resultados de igualdad de género.

Avatar

About author
Licenciada en derecho por la Universidad de Oviedo, Máster de Propiedad Industrial, Propiedad Intelectual, Competencia y Nuevas Tecnologías por la Fundación PONS y la Universidad Rey Juan Carlos. Experiencia en la gestión y tramitación de Patente, Modelos de Utilidad y Diseños industriales a nivel Internacional. Abogada especializada en materia de protección de datos, realizando adaptación, seguimiento y auditorías, así como desempeñando la función de Delegado de Protección de Datos. Experta en el registro de Marcas a nivel nacional y europeo.
Articles
Related posts
Igualdad

Cursos de igualdad de género y oportunidades para empresas

7 Mins read
¿Necesitas formación del Plan de Igualdad? Nuestros cursos sobre igualdad de género y oportunidades ayudarán a adaptar tu empresa a las exigencias…
EmpresaTeletrabajo

Cómo montar tu oficina en casa en 8 pasos

14 Mins read
La propagación global del COVID-19 ha llevado a un rápido cambio para las empresas que pasan a trabajar desde casa y dependen…
Igualdad

El distintivo Igualdad en la Empresa

5 Mins read
Desde 2010 y con carácter anual, las empresas y organizaciones sin ánimo de lucro pueden solicitar el distintivo de Igualdad en la…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.