Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
Videovigilancia

Cámaras de vigilancia en residencias de ancianos ¿cómo cumplir la legalidad?

Como centros privados, pero de acceso público, y dadas algunas circunstancias concretas de los residentes, las cámaras de vigilancia en residencias de ancianos son un elemento habitual, por motivos de seguridad tanto de las instalaciones como de los propios residentes. En este artículo explicamos cómo cumplir la legalidad al instalar cámaras de vigilancia en una residencia de mayores.

¿Cuál es la finalidad de las cámaras de vigilancia para personas mayores?

Instalar cámaras de vigilancia para personas mayores tiene una doble finalidad en las residencias. Por un lado, el sistema de videovigilancia en la residencia se emplea para controlar el interior del recinto y sus espacios exteriores y mantener la seguridad en las instalaciones y de los propios residentes, los visitantes y el personal ante incidencias o problemas de seguridad, como conflictos entre residentes o entre residentes y visitantes o en caso de incendio u otras emergencias.

Por otro lado, con las cámaras de seguridad también es posible controlar los accesos a la residencia, de manera que se pueden prevenir y evitar las «fugas» de residentes, especialmente en aquellos ancianos que sufren algún tipo de demencia o alzhéimer. Así mismo, a través del monitoreo de pasillos también, se puede acudir de forma rápida en ayuda de un residente si este sufre una caída u otro tipo de incidente.

Mantener la seguridad y actuar rápidamente en caso de emergencia en las residencias de mayores, es una de las razones que ponen de manifiesto la importancia de las cámaras de seguridad.

¿Se pueden instalar cámaras de vigilancia en residencias de ancianos?

Cuando la finalidad de las cámaras de vigilancia en residencias de ancianos es la seguridad de residentes, empleados e instalaciones, y siempre que se cumpla la ley de videovigilancia, la instalación de estas cámaras es completamente legal.

Es decir, siempre que se observen los límites y se cumplan las obligaciones de la ley de protección de datos y cámaras de seguridad (que detallaremos más adelante), se podrá instalar un sistema de videovigilancia en la residencia de mayores.

Cabe señalar, no obstante, que dado que no es legal poner cámaras en el trabajo con audio, en la residencia tampoco se pueden usar cámaras que graben sonido, ya que la captación de audio se considera una medida desproporcionada por lo invasiva que resulte sobre el derecho a la intimidad de las personas.

Así mismo, las grabaciones de las cámaras de vigilancia en residencias de ancianos no podrán, bajo ningún concepto, ser difundidas o hechas públicas por ningún medio; solo cabría la excepción de contar el consentimiento de los interesados y por tener las imágenes un carácter noticioso y de interés general, que quedará cubierto por el derecho a la información, si bien, los rostros de las personas que aparecieran en las imágenes deberán estar difuminados o pixelados, para que no resulten identificables.

¿Dónde se pueden colocar las cámaras de vigilancia en residencias de ancianos?

Que se puedan instalar sistemas de videovigilancia en las residencias de mayores, no significa que las cámaras puedan colocarse en cualquier lugar, puesto que hay zonas y ubicaciones donde no se pueden poner cámaras de vigilancia.

Así, se pueden instalar cámaras de vigilancia en las siguientes zonas de la residencia:

  • Puertas de acceso y salida del recinto.
  • Recepción.
  • Pasillos.
  • Zonas exteriores.

No se podrán instalar cámaras de vigilancia en habitaciones de residentes, baños, salas de rehabilitación, zonas comunes como comedores o salas comunes de los residentes, ni zonas de descanso y vestuarios para los empleados, puesto que son espacios en los que se presume intimidad y colocar cámaras de vigilancia en ellos sería una violación del derecho a la intimidad de las personas.

Cabe señalar que a petición de los familiares, es posible grabar a un residente en el desempeño de una actividad concreta, para que los familiares puedan ver el progreso y trato del residente. Pero estas grabaciones no se harán con las cámaras de seguridad y solo podrán facilitarse a los familiares del residente en cuestión. Y en el caso de que el residente tenga capacidad para ello, contar con el consentimiento explícito del mismo para hacer las grabaciones.

tarifas proteccion datos

Obligaciones en protección de datos para cámaras en residencias de mayores

Cómo adelantamos arriba, a la hora de instalar cámaras de vigilancia en residencias de mayores, es necesario cumplir con las correspondientes obligaciones en protección de datos, en concreto:

  • Instalar las cámaras solo en los lugares permitidos por la ley.
  • Informar a residentes, empleados y visitantes de la presencia de las cámaras y de su finalidad, para lo que se puede facilitar un impreso al respecto, así como habilitar una página web en la que se pueda encontrar esta información, en la que se debe incluir:
    • La identidad del responsable del tratamiento (que será la residencia).
    • La identidad y datos de contacto del Delegado de Protección de Datos.
    • La identidad del encargado del tratamiento, si las cámaras son controladas y supervisadas por una empresa de seguridad.
    • La vía para ejercer los derechos ARSULIPO (acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y oposición).
    • Plazo de conservación de las imágenes.
  • Colocar el cartel de zona videovigilada en los accesos al centro y en el interior. Este cartel funciona como una primera capa informativa y debe, como mínimo, incluir la identidad del responsable y del DPO, dónde se puede encontrar la información citada en el punto anterior y a dónde dirigir las reclamaciones derechos ARSULIPO.
  • Llevar un registro de actividades de tratamiento.
  • Adoptar medidas de seguridad técnicas y organizativas, que aseguren que solo podrán acceder a las grabaciones el personal autorizado y, en su caso, los interesados que tengan un motivo justificado para ello, y que dichas grabaciones no se difundirán o harán públicas.
  • Firmar el contrato de encargo del tratamiento con la empresa de seguridad que supervise las cámaras.
  • Suprimir las imágenes pasados 30 días de su grabación (solo podrán conservarse en caso de que hayan sido solicitadas por un interesado, la policía o un juez en el proceso de una investigación).

¿Quién puede tener acceso a las grabaciones de las cámaras de vigilancia en las residencias de ancianos?

Solo podrán tener acceso a las grabaciones de las cámaras de vigilancia en residencias de ancianos los siguientes sujetos:

  • El responsable o encargado del tratamiento, cuando las cámaras hayan captado un hecho delictivo, infracción o situación de emergencia.
  • Los propios interesados (residentes o familiares autorizados) cuando necesiten la grabación como prueba de algún suceso (recordemos que en determinadas circunstancias, una grabación sirve como prueba ante las autoridades), pudiendo ejercer su derecho de acceso, si bien deberán solicitar grabaciones dentro de una fecha y hora lo más aproximada posible a los hechos y el residente debe aparecer en las imágenes, además, también es recomendable, si se trata de un hecho delictivo, que se denuncia antes ante las autoridades.
  • La policía o las autoridades judiciales en el proceso de una investigación.

En definitiva, siguiendo las directrices vistas a lo largo de este artículo, se podrán instalar cámaras de vigilancia en residencias de ancianos cumpliendo con la legalidad. Y si tienes dudas o necesitas ayuda para cumplir con la normativa de videovigilancia y protección de datos, ponte en contacto con nuestros abogados y te ayudarán a resolverlas.

¿Necesitas un presupuesto? Escríbenos o llámanos al 914 896 419

He leído y acepto la política de privacidad.