Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
DocumentosEmpresa

El acuerdo de confidencialidad (NDA) ¿Qué es y para qué sirve?

El acuerdo de confidencialidad (NDA), también llamado contrato de confidencialidad, es un documento habitual en el mundo empresarial, pero ¿qué es exactamente?, ¿para qué se utiliza?, ¿cuándo es necesario firmarlo? Respondemos a estas y otras cuestiones sobre el acuerdo de confidencialidad y no divulgación de información en este artículo.

¿Qué es un NDA o acuerdo de confidencialidad?

Un acuerdo de confidencialidad o NDA es un contrato en el que una o todas las partes que lo firman, se comprometen a mantener el secreto de la información compartida entre ellos. Es decir, a través de la firma del NDA las partes acuerdan respetar la confidencialidad de la información que una, ambas o varias de ellas van a compartir y no revelarla a otras personas o entidades.

El significado del NDA es non disclousure agreement, las siglas en inglés, por lo que NDA en español se puede traducir como acuerdo de no divulgación o, como más comúnmente se lo conoce, acuerdo de confidencialidad o contrato de confidencialidad.

Los acuerdos de confidencialidad se pueden firmar entre empresas, colaboradores o socios para un proyecto, entre empresas e inversores, entre empresas y socios industriales, entre empresas y trabajadores, etc. De aquí se desprende que los NDA pueden ser firmados por personas físicas y jurídicas.

¿Cómo funciona un NDA?

Un NDA o contrato de confidencialidad funciona como cualquier otro contrato firmado por dos o más partes, solo que en este caso, el compromiso y obligaciones que adquieren las partes o alguna de ellas está relacionado con no hacer públicas o comunicar a otros la información objeto del contrato (información que, cómo veremos más adelante, puede ser índole muy variada).

Es decir, a través del NDA una o varias de las partes del contrato se comprometen a no hacer pública la información intercambiada, especificando las consecuencias por hacerlo

La contrato de confidencialidad permite a una o varias de las partes compartir de forma segura información con las otra parte o partes firmantes. Sin embargo, lo que no hace un NDA, y es importante tenerlo muy presente, es proteger una invención (para ello es necesario recurrir primero al registro de una patente).

¿Por qué firmar un Acuerdo de Confidencialidad y no divulgación de información?

Ahora que ya sabemos qué es una NDA, ¿por qué se debe firmar un acuerdo de confidencialidad y no divulgación de información?

Existen diferentes razones por las que firmar un acuerdo de confidencialidad de la información, pero el motivo principal es siempre proteger información concreta que alguna de las partes quiere que se mantenga secreta mientras dure la relación entre ellas e incluso tras la finalización de la misma.

¿Cuándo se debe firmar un acuerdo de confidencialidad?

Se debe considerar firmar un acuerdo de confidencialidad cuando se comparte:

  • Información comercial, como el know how (cómo hacemos algo determinado, qué procesos usamos), secretos (como puede ser una receta o el código de un software), características o diseño de un producto que se lanzará en el futuro, una marca o logo que tenemos pensado registrar, información financiera o contable, etc.
  • Información industrial, científica, técnica o tecnológica, como la que encontramos en invenciones o modelos sin patentar aún, pero que queremos proteger (ojo, porque un NDA no ofrece la misma protección que una patente).
  • La confidencialidad de datos personales o información personal sensible.

Como veis, cualquier información es susceptible, en realidad, de ser catalogada de confidencial, lo único que se necesita es que una de las partes (la propietaria de dicha información) quiera proteger su secreto hasta que ella misma lo haga público o no.

Normalmente, se debe firmar un acuerdo de confidencialidad con:

  • Empresas o profesionales con los que se va a colaborar
  • Inversores
  • Trabajadores
  • Franquiciados o licenciatarios
  • Fabricantes
  • Proveedores
  • Agencias de marketing y publicidad
  • Periodistas
  • Testeadores y QA (control de calidad)

Puntos a tener en cuenta al redactar un Acuerdo de Confidencialidad

Hay algunos puntos que debemos tener en cuenta antes de redactar un acuerdo de confidencialidad entre empresas, entre particulares o entre empresas y particulares.

El primero es que los acuerdos de confidencialidad pueden ser de dos tipos:

  • Unidireccionales, cuando solo una de las partes comparte información sensible y confidencial con el resto de firmantes del NDA.
  • Bidireccionales, cuando en un acuerdo entre dos o más partes, todas comparten algún tipo de información confidencial y secreto. Este tipo es habitual cuando se trata de empresas que colaboran de manera puntual.

Segundo, y relacionado con lo anterior, el acuerdo de confidencialidad siempre se aplica a las personas que lo firman, aunque no siempre todas tienen la obligación de mantener el secreto, puesto que en un acuerdo unidireccional, solo una de las partes se compromete a guardar el secreto del otro.

Tercero, el alcance del acuerdo de confidencialidad implica que no se puede comunicar la información que protege de ninguna manera y por ningún medio. Romper un NDA puede tener consecuencias jurídicas, que normalmente vienen recogidas y especificadas en las cláusulas del propio acuerdo.

Cuarto, cuando el acuerdo de confidencialidad lo firma una empresa, el contenido y las obligaciones del mismo se aplican también a todo su personal. Las cláusulas del acuerdo pueden determinar quiénes dentro de la empresa pueden tener acceso a la información confidencial.

Quinto, el acuerdo de confidencialidad siempre se firma antes de compartir ningún tipo de información sensible o que se quiera proteger mediante este acuerdo. Y su duración queda especificada también en las propias cláusulas. Cabe señalar que hay información confidencial que siempre será confidencial, por ejemplo, la receta de la Coca Cola sigue siendo un secreto a día de hoy. En cualquier caso, esto quedará recogido en el propio acuerdo; lo habitual es que sea entre 2 o 4 años desde la finalización de la relación contractual, si antes no se ha hecho pública la información que se protege.

Sexto, es importante matizar que cuando hablamos de un acuerdo de confidencialidad y no competencia, nos estamos refiriendo a un acuerdo que va un paso más allá que el NDA, ya que incluye un pacto por el cual, una de las partes (o las dos en algunos casos) se compromete a no ser competidora de la otra durante un período de tiempo determinado, tras haber recibido información sensible o secretos comerciales, industriales o técnicos como consecuencia de su relación contractual.

Finalmente, hay que señalar que cuando se trata de asegurar la confidencialidad entre los trabajadores de una empresa y la propia empresa, lo que se usa para los empleados son las cláusulas de confidencialidad incluidas en el contrato de trabajo.

¿Qué debe contener un acuerdo de confidencialidad?

Como con cualquier otro tipo de contrato o acuerdo, para que un NDA sea válido debe atenerse a un formato y un contenido que debe incluir, como mínimo, lo siguiente:

Contenido del acuerdo de confidencialidad

Contenido del acuerdo de confidencialidad (NDA)

  • Identificación de las partes que firman el NDA y se comprometen a cumplirlo.
  • Determinar la información o secreto sobre el que se realiza el acuerdo, es decir, sobre qué materias se establece la obligación de mantener la confidencialidad.
  • Determinar los derechos y obligaciones de cada parte, pero en especial de aquel que recibirá la información confidencial objeto del acuerdo.
  • Establecer la duración del acuerdo.
  • Lugar y fecha de firma.
  • Consecuencias legales y económicas de no cumplir las cláusulas del acuerdo.
  • Medios que se emplearán para la resolución de posibles conflictos (mediación, arbitraje y/o tribunales competentes).

Finalmente, es necesario señalar que dada la complejidad y alcance de este tipo de acuerdos, se recomienda siempre contar con ayuda o asesoramiento especializado en la elaboración de acuerdos de confidencialidad, para no dejar ningún aspecto sin cubrir.

¿Qué validez tiene un contrato de confidencialidad?

El contrato de confidencialidad tiene plena validez legal, siempre y cuando sus cláusulas no sean abusivas y contenga un objeto claro (qué información no se puede divulgar) y una duración específica.

Cabe señalar que, desde un punto de vista jurídico, el NDA es un contrato atípico, esto quiere decir que su forma y contenido no está expresamente regulado, por lo que las partes pueden acordarlos libremente.

¿Qué pasa si se viola un acuerdo de confidencialidad?

Como ya adelantamos más arriba, violar el acuerdo de confidencialidad puede tener consecuencias jurídicas, que serán aquellas que hayan acordado las partes y que estén recogidas en las cláusulas correspondientes del acuerdo.

Por ejemplo, una de esas consecuencias podría ser la obligación de pagar una indemnización por daños y perjuicios causados a la parte cuya información haya sido divulgada.

Ejemplo de acuerdo de confidencialidad (NDA)

Cerramos este artículo con un ejemplo de acuerdo de confidencialidad; se trata del modelo hecho por un grupo de trabajo multidisciplinar de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), que podéis utilizar incluso como guía, adaptándolo a vuestras necesidades y, como hemos dicho un poco más arriba, con ayuda profesional especializada.