¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
Compliance

Stakeholders ¿Cómo impactan a una empresa y cómo gestionarlos?

6 Mins read

Si hay un concepto que aparece una y otra vez dentro del mundo empresarial o el del marketing, es el de stakeholders; pero ¿qué es stakeholders? ¿Y qué importancia tienen para las empresas? En esta entrada vamos a responder a estas preguntas, además de ilustrarlo con varios ejemplos.

¿Qué son los stakeholders?

Empecemos por aclarar el significado de stakeholders; esta palabra inglesa puede traducirse aproximadamente (porque no hay un traducción directa en español) por «grupos de interés» o «partes interesadas».

El término fue acuñado por primera vez en 1984 por el filósofo y matemático estadounidense Robert Edward Freeman, que en su libro Strategic Management: A Stakeholder Approach hablaba de la importancia que los grupos de interés tenían para la toma de decisiones de la empresa y su planificación estratégica, moviendo el foco más allá de los propietarios o accionistas de la compañía para incluir a todos aquellos que se ven o pueden verse afectados por el desarrollo de la actividad de la misma.

Por lo tanto, los stakeholders de una empresa son todas aquellas personas o entidades afectadas en mayor o menor medida por las decisiones y actividades que esta desarrolla y que permiten, a su vez, el completo funcionamiento de la misma.

Los stakeholders de una empresa

Entonces, ¿quiénes son exactamente los grupos de interés de una empresa? Como hemos dicho, son personas, grupos o entidades que permiten el funcionamiento total de la empresa.

Así, son stakeholders los propietarios y accionistas, pero también lo son los trabajadores, los proveedores, las empresas de la competencia, los clientes, las administraciones públicas, la comunidad… En resumen, cualquiera que se vea afectado directa o indirectamente por las decisiones y acciones de la empresa.

Evidentemente, y cómo veremos un poco más adelante, no todos los stakeholders tienen el mismo peso e importancia para la empresa, pero no se debe descuidar la atención y comunicación con cada uno de ellos, puesto que en muchas ocasiones, las opiniones de los stakeholders de un proyecto pueden significar su éxito o su fracaso.

¿Por qué las decisiones de la empresa deben tener en cuenta a los stakeholders?

Las decisiones de la empresa deben tener en cuenta a los stakeholders, porque la satisfacción de estos es clave para la supervivencia de la empresa. Parece claro que si los clientes no están satisfechos con nuestros productos o servicios o nuestro servicio post-venta, iremos perdiéndolos con el paso del tiempo, lo que a su vez impactará sobre otros grupos de interés, como los accionistas o nuestros proveedores, si empiezan a ver que la empresa pierde beneficios económicos al perder ventas.

Cada grupo de interés tiene unas ciertas expectativas que espera ver cumplidas por parte de la empresa y por esta razón es importante mantener la comunicación con ellos, ya sea a través del diálogo u otras herramientas que nos permitan conocer sus opiniones respecto a la actividad de la empresa. Dado que una compañía puede tener un número elevado de stakeholders a los que satisfacer, encontrar objetivos comunes entre todos ellos puede resultar un reto, pero es necesario dar con esas claves para asegurar el crecimiento y supervivencia de la empresa.

Escuchar las «voces» de los stakeholders que mayor impacto tienen sobre el devenir del negocio es crucial tanto en la toma de decisiones como en el desarrollo de las actividades de la empresa. Para determinar cuáles tienen mayor importancia para cada proyecto o acción que la compañía tenga pensado llevar a cabo, podemos recurrir al mapa de stakeholders. Este mapa es una matriz con la que podremos identificar el nivel de interés y poder de los grupos de interés sobre el proyecto, producto o servicio.

Mapa para determinar importancia de stakeholders de una empresa

Además, de la visión que tengan los stakeholders depende la reputación corporativa de la empresa, un valor en alza en tiempos actuales, que puede suponer una ventaja competitiva frente a otras compañías del sector. En este aspecto ayuda que la empresa tenga implementadas políticas de transparencia empresarial, pues que ayudan a generar confianza entre los stakeholders, especialmente cuando la empresa demuestra tener un alto compromiso con el cumplimiento normativo en diferentes áreas clave (como puede ser la igualdad, el medioambiente o el contar con medidas anticorrupción).

¿Qué tipos existen?

Los grupos de interés se pueden dividir en diferentes tipos en función de su relación con la empresa y su importancia para ella; parece evidente que los stakeholders consumidores tendrán mayor peso en la planificación estratégica y toma de decisiones de una empresa que la comunidad en la que desempeña su actividad.

Stakeholders internos y externos

La clasificación entre stakeholders internos y externos se basa en la relación que estos tienen con la empresa, es decir, si forman parte de ella o son terceras partes interesadas.

Por lo tanto, los stakeholders internos son los propietarios, los empleados, la junta directiva, los accionistas o la gerencia. Mientras que los stakeholders externos son aquellas personas o entidades que no pertenecen a la empresa, pero sí que se ven afectadas por su ella de una forma más o menos directa, como los clientes, los distribuidores o los proveedores.

¿Cómo gestionarlos?

La gestión de los stakeholders internos y externos depende en gran medida de entender los intereses que cada uno tiene respecto a la empresa, puesto que conociendo estos, la empresa podrá elaborar las estrategias destinadas a satisfacerlos, además de encontrar aquellos objetivos comunes entre los diferentes tipos de stakeholder.

Por lo tanto, será necesario tanto identificar los stakeholders de mayor importancia y establecer canales de comunicación ellos, para poder recopilar la información relevante respecto a lo que piensan y esperan de la empresa en su conjunto o de su proyecto en particular, para poder elaborar las estrategias adecuadas y poder tomar decisiones con un mayor respaldo.

Ejemplo

Por ejemplo, el interés de los accionistas de una empresa estará centrado en obtener beneficios derivados de su inversión, incrementando el valor inicial de esta. Mientras que el interés de los trabajadores girará en torno a mantener su puesto de trabajo y seguir ganando dinero. Los intereses de estos dos stakeholders se cruzan en la necesidad de que la empresa tenga éxito y genere beneficios, a través de los cuáles podrá satisfacer los intereses de ambos.

Stakeholders primarios y secundarios

Otra forma de clasificar a los stakeholders es entre primarios y secundarios, ya que se basa en la importancia que cada grupo de interés tiene para el funcionamiento normal de la compañía.

Por lo tanto, son stakeholders primarios aquellos que son indispensables para la empresa porque mantienen un vínculo económico directo con ella. Son ejemplos de stakeholders primarios:

  • Los propietarios de la empresa.
  • Los accionistas o inversores.
  • Los socios corporativos.
  • Los trabajadores.
  • Los proveedores.
  • Los subcontratistas.
  • Los clientes.

Mientras que los stakeholders secundarios son aquellas entidades o personas que, aunque no tienen un vínculo económico directo con la empresa, sí que se ven afectados por la actividad de la misma. Estamos ante una categoría bastante amplía, por lo que algunos ejemplos de stakeholders secundarios serían:

  • La competencia.
  • La comunidad o localidad donde se desarrolle la actividad de la empresa.
  • Los medios de comunicación.
  • Los sindicatos.
  • Las administraciones públicas.

¿Cómo gestionarlos?

Al igual que ocurría con la otra clasificación de los skateholders que hemos visto antes, para poder gestionar estos grupos de interés a favor de la empresa, es importante conocer y entender los intereses de cada uno respecto a la compañía. Para lo que se deben establecer canales de comunicación y suministrarles, a su vez, una información clara y transparente. Conociendo la opinión y las expectativas de los diferentes grupos de intereses, será más «sencillo» llevar a cabo el proceso de toma de decisiones dentro de la empresa y crear aquellas estrategias de comunicación, marketing y venta que tengan en su centro los intereses comunes de los distintos skateholders. Si bien, es clave no perder de vista los diferentes niveles de importancia que tienen para la empresa en función de su clasificación.

Ejemplo

Por ejemplo, en materia de transparencia, mantener informados de la situación real de la empresa, así como de su visión y objetivos, a los trabajadores es fundamental para que estos se sientan integrados y parte de la misma, haciéndoles sentir que sus voces se oyen y que su contribución es importante para la consecución de las metas de la empresa.

Mientras que la suministración de una información clara y veraz podrá ayudar a que los medios de comunicación den una visión más positiva de una compañía a la hora de informar sobre su actividad, puesto que la transparencia es uno de los intereses de estos stakeholders.

Stakeholders vs Shareholders ¿Cuáles son las diferencias?

Puesto que son términos que suenan parecido y se usan dentro del mismo ámbito, es fácil confundir stakeholders y shareholders y, aunque están relacionados, no son sinónimos.

Como ya hemos visto qué son los stakeholders a lo largo de la entrada, vamos a definir quiénes son los shareholders; estos son los accionistas de la empresa, es decir que un shareholder es alguien que posee una o varias acciones de la empresa y, por tanto, es un tipo de stakeholder.

Puesto que el vínculo y la implicación con la empresa de los shareholders es muy estrecho y directo, es un tipo de stakeholder interno y primario, que puede llegar a tener gran influencia en la toma de decisiones de la compañía. Además, su apoyo puede ser clave para supervivencia de la empresa.

Como podéis ver, los stakeholders son de suma importancia para las empresas, puesto que cada tipo influye en mayor o menor medida en el día a día de la compañía, en qué decisiones se toman, qué estrategias desarrolla y cómo se relaciona con ellos.

Avatar

About author
Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Redactora de contenidos informativos, jurídicos y empresariales, Internet, nuevas tecnologías, entorno digital, ciberseguridad y protección de datos.
Articles
Related posts
ComplianceEmpresa

Responsabilidad social corporativa (RSC): empresas comprometidas con el futuro

12 Mins read
La responsabilidad social corporativa o RSC no es un concepto nuevo, pero sí que ha cogido mucho más peso e importancia desde…
ComplianceSoftware

Los mejores software para Compliance en Despachos Profesionales

4 Mins read
Llevar al día el compliance de la empresa puede resultar una tarea compleja y que consume mucho tiempo, por ello existen herramientas…
Compliance

¿Qué es la reputación corporativa y cómo gestionarla?

7 Mins read
La reputación corporativa es un concepto complejo, pero sumamente importante para las empresas hoy en día, puesto que puede suponer una ventaja…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.