¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
Compliance

¿Cómo elaborar un Plan de Responsabilidad Social Corporativa?

7 Mins read

En Grupo Atico34 ya os hemos hablado sobre la Responsabilidad Social Corporativa y su importancia para cualquier tipo de empresa que quiera mostrar su compromiso real con la sociedad y el medioambiente, pero hasta ahora no os habíamos explicado cómo llevar a cabo una estrategia RSC. Por ello vamos a dedicar este artículo a explicar en qué consiste un Plan de Responsabilidad Social Corporativa y qué pasos seguir para llevarlo a cabo.

¿Qué es un Plan de Responsabilidad Social Corporativa (RSC)?

Un Plan de Responsabilidad Social Corporativa es el documento que recoge el marco y las acciones a llevar a cabo por una empresa dentro del ámbito de la responsabilidad social corporativa.

Es decir, el Plan RSC define tanto la gestión como las acciones, compromisos y objetivos que una compañía se marca para demostrar su involucración en cuestiones y causas sociales y medioambientales, para ayudar a mejorar situaciones concretas dentro de esos ámbitos y reinvertir en la sociedad parte de los beneficios obtenidos.

Además, el Plan de Responsabilidad Social Corporativa también cuenta con las herramientas de evaluación necesarias, para medir el impacto y los resultados de las acciones y medidas llevadas cabo.

Es a través de este Plan que se integra en la empresa, en sus operaciones y relaciones, las preocupaciones sociales y medioambientales de sus stakeholders o grupos de interés y el compromiso adquirido con ellos.

Beneficios de contar con un plan RSC

Aparte de establecer unas líneas maestras que seguir para lograr que una empresa cumpla con su compromiso con la sociedad y el medioambiente, contar con Plan RSC lleva aparejados una serie de beneficios que merece la pena mencionar:

  • Empleados motivados que se sienten identificados con los valores de la empresa, lo que suele derivar en una mayor implicación de los mismos en la compañía, una mejora del ambiente laboral y en un aumento de la productividad.
  • En línea con lo anterior, una empresa socialmente responsable tiene más fácil atraer y retener el talento, por lo que se produce una menor rotación de empleados.
  • Ayuda con el compliance legal, es decir, con el cumplimiento normativo en diferentes ámbitos, como las leyes medioambientales, las de igualdad de trato y oportunidades o las de prevención de riesgos laborales.
  • Mejora la imagen corporativa de la empresa, lo que atrae clientes y ayuda a fidelizarlos.
  • Reduce el impacto de la empresa y sus acciones sobre el medioambiente, lo que a largo plazo contribuye a reducir ciertos gastos.

Pasos para elaborar un plan de responsabilidad social corporativa

Para elaborar un plan de responsabilidad corporativa es necesario seguir una serie de pasos clave, en los que se tendrán en cuenta los valores y cultura de la empresa, su estructura y organización y la implicación de todos los departamentos de la misma, desde la dirección hasta los empleados.

Uno de los requisitos para que un Plan de Responsabilidad Corporativa tenga éxito es precisamente la involucración de todos los miembros de la empresa, todas sus áreas y departamentos, mandos medios, directivos y empleados.

plan de responsabilidad social corporativa

Análisis de la situación inicial

Como en la elaboración de todo plan estratégico, el primer paso es llevar a cabo un análisis previo de la situación de partida, puesto que si sabemos de dónde partimos, será más fácil determinar hacia dónde queremos ir y, sobre todo, qué necesitamos para llegar.

En este análisis deberemos evaluar, entre otras, las acciones RSC que se han realizado en el pasado (si es que se han hecho), qué tipo de problemas e inquietudes están más presentes en la sociedad, si nuestra empresa tiene alguna clase de impacto social o medioambiental y en qué medida lo tiene, o qué hacen otras empresas de nuestro sector, especialmente aquellas más representativas o que son un referente.

Redacción del Código de Conducta

Una vez tenemos la radiografía de la situación de la que parte la empresa, el siguiente paso es la redacción de un código de conducta en el que se definirán la filosofía y valores sociales y medioambientales de la empresa y cómo piensa contribuir a su mejora a corto, medio y largo plazo.

Puesto que el código de conducta se aplicará a toda la empresa, es necesario que en su elaboración se tengan en cuenta todos los puntos de vista de las partes interesadas, es decir, tanto de los miembros de la empresa como del resto de sus stakeholders.

Identifica y define los objetivos de tu plan RSC

El siguiente paso es identificar, definir y fijar los objetivos de un plan de responsabilidad social corporativa; estos objetivos deben abarcar el corto, medio y largo plazo y tener en cuenta a todos los grupos de interés relacionados con la empresa, desde sus empleados, directivos y accionistas, hasta sus clientes y proveedores, incluidas también las administraciones locales y nacionales.

Habla con tus stakeholders

Nos detenemos brevemente en los stakeholders, porque es importante entender que un Plan RSC no es algo que pueda hacerse sin tenerlos en cuenta, puesto que sus preocupaciones e inquietudes son, en definitiva, las preocupaciones e inquietudes de la sociedad en la que se desempeña la empresa y por tanto, van a marcar (o deberían marcar) la estrategia a seguir, los objetivos a alcanzar y las medidas a implantar.

Por ello, es necesario dialogar con estos grupos de interés, entender su relación con la empresa y cómo le afectan, así como entender cómo les afectan a ellos la empresa y sus acciones. Se trata de integrar en el Plan RSC las inquietudes, problemas y expectativas de los grupos de interés y alinearlas con los compromisos y valores adquiridos por la empresa.

Implantación del Plan

El siguiente paso en la elaboración de nuestro Plan de Responsabilidad Social Corporativa es implantarlo y para ello, tendremos que fijar una serie de medidas y acciones, que vendrán determinadas, por un lado, por los objetivos que nos hayamos marcado en el paso anterior, y por otro, por los grupos de interés en quienes nos vayamos a enfocar.

Así, si nuestro foco está en el medioambiente, las acciones que incluiremos en nuestro Plan de RSC estarán centradas en aspectos relacionados con la reducción de emisiones, el reciclaje, la reducción de la huella de carbono de la empresa, el control del consumo de energía, etc.

Cada acción y medida integrada en el plan debe tener definido un plazo de realización, un responsable y la forma en que se va a llevar a cabo.

Define los KPIs para medir el impacto

De nada nos sirve elaborar un Plan de RSC y llevar a cabo diferentes acciones y medidas, si después no nos preocupamos de evaluar el impacto y resultado de dichas acciones y medidas. Es decir, para saber si hemos alcanzado los objetivos marcados, necesitamos medir los resultados obtenidos y esto solo podemos hacerlo escogiendo los KPIs (indicadores clave) adecuados.

Implica a toda la plantilla

Ya lo hemos mencionado antes, pero para que un Plan de Responsabilidad Social Corporativa tenga éxito, es necesario involucrar a toda la plantilla. Para ello debemos recurrir a una buena comunicación interna que explique a nuestros empleados los objetivos que se desean alcanzar, la importancia del compromiso con la sociedad y la necesidad de que todos los departamentos y áreas se involucren en su consecución.

Al final, la responsabilidad social de una empresa depende de la suma del comportamiento y valores de cada uno de sus miembros. Por ejemplo, nuestra empresa puede tener un compromiso público con el medioambiente, pero si uno de nuestros empleados se dedica a tirar residuos en un río, sus acciones afectarán también a la reputación e imagen de la empresa.

No te olvides la memoria

Finalmente, es importante que cada año las empresas elaboren su Memoria RSC, en la que se recogerán todas las acciones y medidas llevadas a cabo, los objetivos logrados y el impacto conseguido en la sociedad. Esta memoria no solo nos ayudará a tener un registro de lo que hemos hecho, sino que también es una herramienta de comunicación externa que nos ayudará a dar a conocer y publicitar nuestro compromiso con la responsabilidad social a nuestros clientes, proveedores y resto de la sociedad.

De hecho, a poco que busquéis en Internet «memoria RSC», encontraréis unos cuantos de estos documentos en PDF relacionados con el plan de responsabilidad social corporativa de diferentes compañías.

Ejemplos de planes de responsabilidad social corporativa

Son muchas las empresas y grandes compañías que han visto las ventajas y beneficios que puede aportarles seguir una estrategia de responsabilidad social y que por tanto llevan a cabo diferentes tipos de acciones en beneficio de la sociedad, como vamos a ver a continuación en algunos ejemplos de Plan de RSC.

Como muchas grandes compañías, Inditex cuenta con su Plan de Responsabilidad Social Corporativa y entre sus medidas más conocidas tenemos las donaciones que realiza de forma habitual a ONGs como Caritas o Médicos sin Fronteras, o la donación de equipos de oncológicos a diferentes centros sanitarios públicos españoles.

Otra medida como ejemplo dentro del plan estratégico RSC que podemos citar es la iniciativa Ponle Freno de Atresmedia, con la que la compañía fomenta la seguridad vial, la mejora de la señalización y tramos de carretera o la concienciación de conductores, entre otras acciones.

Sin alejarnos mucho de Atresmedia, la iniciativa de Constantes y Vitales de la Sexta es otro ejemplo de acción propuesta dentro de su Plan RSC.

El Plan RSC de Iberdrola nos aporta otro ejemplo más con su iniciativa Universo y Mujer, mediante la que promueven e impulsan el deporte femenino en España.

Como último ejemplo tenemos el Plan de Responsabilidad Social Corporativa de Mercadona, que entre sus medidas incluye las donaciones periódicas a bancos de alimentos y diferentes ONGs.

En definitiva, el Plan de Responsabilidad Social Corporativa es la herramienta con la que las empresas pueden llevar a cabo su compromiso con la sociedad y el medioambiente y, a través de ello, mantener o mejorar su reputación e imagen corporativa, retener el talento y los clientes y ser más competitiva.

Helena Ramírez

About author
Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Redactora de contenidos informativos, jurídicos y empresariales, Internet, nuevas tecnologías, entorno digital, ciberseguridad y protección de datos.
Articles
Related posts
Compliance

¿Qué es el Behavioral Compliance y cómo puede ayudar a tu empresa?

7 Mins read
El concepto de «Behavioral Compliance» ha ido tomando relevancia en los últimos tiempos, pero ¿en qué consiste?, ¿qué relación tiene con el…
Compliance

Los delitos contra el mercado y los consumidores

7 Mins read
En este artículo vamos a explicar cuáles son los delitos contra el mercado y los consumidores, qué normativas se aplican para su…
Compliance

Counseling laboral. Qué es y qué beneficios aporta

5 Mins read
El concepto de counseling está ganando cada vez más importancia en el mundo empresarial, como un método para lograr que los empleados…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.