¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
Igualdad

Ley de Igualdad de Género ¿Qué regula?

7 Mins read

En marzo de 2007 se aprobaba la Ley de Igualdad de Género, una normativa que buscaba y aún busca alcanzar la igualdad efectiva de mujeres y hombres. Trece años después de su entrada en vigor, repasamos la Ley de Igualdad en España, qué regula, cuáles son sus objetivos y en qué situación nos encontramos actualmente en materia de igualdad.

¿Qué regula la Ley de igualdad de género?

La Ley de Igualdad de 2007, llamada oficialmente Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, regula todas aquellas materias relacionadas con la igualdad entre mujeres y hombres, es decir, en su articulado encontraremos elementos como la paridad en la administración pública y privada, así como en los puestos de responsabilidad, la no discriminación por sexo, la igualdad de oportunidades en el ámbito laboral, la lucha contra la violencia de género y la conciliación de la vida personal, familiar y laboral.

Por lo tanto, la esta ley de igualdad entre hombres y mujeres es una ley transversal, que regula diferentes áreas de la sociedad (económica, cultural, artística, etc.), regulando «derechos y deberes de las personas físicas y jurídicas, tanto públicas como privadas, y prevé medidas destinadas a eliminar y corregir en los sectores público y privado, toda forma de discriminación por razón de sexo».

El principio de igualdad de trato entre mujeres y hombres

El artículo 3 de la Ley de Igualdad de Género recoge el principio de igualdad de trato entre mujeres y hombres, que nos dice que «supone la ausencia de toda discriminación, directa o indirecta, por razón de sexo, y, especialmente, las derivadas de la maternidad, la asunción de obligaciones familiares y el estado civil».

Además, el artículo 4 denomina a este como un principio informador del ordenamiento jurídico, por lo que debe integrarse y observarse en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas.

La Ley Orgánica 3/2007, para la igualdad efectiva entre hombres y mujeres

La Ley sobre Igualdad de Género está estructurada en un Título preliminar, ocho Títulos y una disposición adicional, once disposiciones transitorias, una disposición derogatoria y ocho disposiciones finales y, como hemos señalado, abarca diferentes materias en torno la igualdad de género.

Fue aprobada el 22 de marzo y publicada en el BOE el día siguiente. Esta ley, que contó con una gran aprobación entre la población española. Surgía de la necesidad de atender el problema de la desigualdad entre hombres y mujeres en la sociedad, articulando para ello una normativa con la que dar un marco jurídico a las acciones, medidas y herramientas que era necesario crear y emplear para poner fin a la discriminación que venían sufriendo las mujeres en diferentes ámbitos, como el laboral, incluso cuando la igualdad en la ley ya estaba reconocida dentro de la Constitución Española.

Antecedentes a la Ley de Igualdad de Género de 2007

La base sobre la que se apoyó la Ley de Igualdad de Género la encontramos en el artículo 14 de la Constitución Española, que recoge el derecho fundamental a la igualdad y a la no discriminación por razón de sexo, y el artículo 9, que obliga al Estado a promover aquellas acciones necesarias para impulsar y defender una igualdad real.

Pero también encontramos otros antecedentes en los convenios internacionales suscritos por España, como la Convención de Naciones Unidas de 1979 para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. El Tratado de Ámsterdam de 1999, en el que se promulgaba la igualdad entre hombres y mujeres como un derecho fundamental.

Por lo tanto, la Ley de Igualdad de Género no salía de la nada, sino que venía a regular una serie de medidas necesarias para cumplir tanto con nuestro principal ordenamiento jurídico, como con los diferentes convenios internacionales.

Objetivos

La Ley de Igualdad de Género tenía y sigue teniendo varios objetivos transversales, entre ellos el principal es acabar con cualquier tipo de manifestación de discriminación a la mujer y garantizar la igualdad real entre mujeres y hombres, para lo que la ley establece una serie de medidas concretas y busca derribar estereotipos sociales a través de las políticas públicas.

Pero donde puso uno de los mayores acentos fue en el ámbito de las relaciones laborales y el acceso al empleo de la mujer. A continuación vamos a ver algunas de las medidas más importantes contempladas en esta ley.

El derecho a la conciliación laboral y familiar

A través de la creación de protocolos y permisos especiales para el cuidado de los hijos, la ley introdujo el permiso de paternidad, que, si bien empezó siendo de 13 días, con los años se ha ido aumentando hasta las actuales 12 semanas de permiso en 2020 y las futuras 16 semanas de permiso para 2021, momento en que estará equiparado al permiso de maternidad.

Con esto la ley busca acabar con la discriminación laboral de la mujer como principal responsable de los cuidados familiares e introduce la corresponsabilidad entre mujeres y hombres en la asunción de las obligaciones familiares.

Planes de Igualdad en empresas

También se establecía la obligación, para empresas de más de 200 trabajadores, de implantar un plan de igualdad en la empresa. Estos planes debían analizar la situación de partida, crear  una comisión de igualdad, proponer medidas correctoras y hacer un seguimiento para constatar el cumplimiento de dichas medidas.

Con los años, este aspecto de la ley se ha ido reformando e incluyendo esta obligación para empresas de menor tamaño; en 2020 las empresas de entre 150 y 250 trabajadores ya deben contar con este plan, mientras que las de entre 100 y 150 trabajadores y las de 50 y 100 trabajadores tienen hasta marzo de 2021 y marzo de 2022 respectivamente.

Paridad en la Administración pública

Así mismo, las Administraciones Públicas deben atender al principio de presencia equilibrada de mujeres y hombres a la hora de realizar nombramiento y designaciones de los cargos de responsabilidad que les correspondan.

También se contempla la implantación de una igualdad efectiva en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y en las Fuerzas Armadas.

Paridad en la dirección de las empresas

Al igual que ocurre con la Administración pública, la Ley también persigue lograr una paridad real en la dirección de las empresas, es decir, incentivar una mayor presencia de mujeres en cargos de responsabilidad y dirección de la empresa privada.

Además, también se creó el distintivo de igualdad en la empresa, para reconocer a aquellas empresas su compromiso real con la igualdad de trato y oportunidades entre hombres y mujeres.

Imagen conceptual de desigualdad laboral para ley de igualdad de género

¿Se cumple la Ley de Igualdad de Género en la actualidad?

Aunque en muchos aspectos, la Ley de Igualdad de Género ha logrado conseguir cambios positivos en la sociedad y el ámbito laboral para reducir la discriminación por razón de sexo, lo cierto es que aún queda camino por recorrer, como demuestran las diferentes reformas que se han hecho sobre la propia ley, destinadas a conseguir cumplir con los objetivos presentados en su exposición de motivos.

Si bien hemos conseguido dar pasos en la dirección correcta, como demuestra la ampliación del permiso de paternidad o la implantación de planes de igualdad o el compromiso de las empresas con la igualdad real, como demuestran los diversos cursos de igualdad de género que se ofertan para ellas, aún queda mucho por andar para desterrar completamente la desigualdad y acabar con lacras como la violencia de género.

El Real Decreto-Ley de Medidas urgentes para la garantía de la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación de 2019

En 2019 fue necesaria la aprobación del Real Decreto-Ley de medidas urgentes para la garantía de la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación. No se trataba de una nueva ley de igualdad de género, sino un desarrollo de la ley centrado en el ámbito laboral, que establecía varias medidas para la modificación del Estatuto de los Trabajadores, el Estatuto del Empleado Público, el Estatuto del Trabajo Autónomo y la Ley General de Seguridad Social.

Entre las novedades que introducía este Real Decreto estaba la ampliación del permiso de paternidad, al que renombraba además como «suspensión del progenitor distinto de la madre biológica». Se establecía el nuevo marco jurídico para la implantación de los planes de igualdad en las empresas, incluida la obligación de inscribir este plan en el Registro de Planes de Igualdad de las Empresas, como parte de los Registros de convenios y acuerdos colectivos.

También se regulaba el derecho a negociar la jornada laboral por necesidades familiares, incluyendo así la jornada a la carta y el teletrabajo.

Pero la de 2019 no ha sido el único desarrollo normativo hecho sobre la Ley de Igualdad de Género, ya que en 2020 se aprobaban otros dos Reales Decretos en material de igualdad dentro del ámbito laboral.

El Real Decreto de Igualdad retributiva entre hombres y mujeres de 2020

Por un lado, el Real Decreto de Igualdad retributiva entre hombres y mujeres, de 13 de octubre de 2020, introduce la obligación para todas las empresas, cualquiera que sea tu tamaño, de contar con un registro de salarios, en el que se deben incluir los datos promedios y desglosados de los sueldos reales de sus trabajadores, incluidos altos cargos, y divididos entre hombres y mujeres.

Además, las empresas con más de 50 empleados deberán incluir en sus planes de igualdad una auditoría retributiva, que debe incluir también las medias y medianas salariales de agrupaciones de trabajo de igual valor, teniendo que justificar si existe un diferencia superior al 25% en los valores promedios entre hombres y mujeres.

El Real Decreto para regular los planes de igualdad y su registro de 2020

Por otro lado, y también aprobado el 13 de octubre de 2020, se aprobó el un Real Decreto para desarrollar cómo deben ser los nuevos planes de igualdad; que deben incluir un diagnóstico de la situación, los objetivos que se deben alcanzar para subsanar las desigualdades detectadas, las medidas, los plazos y un sistema de evaluación de la eficacia del plan de igualdad. Así mismo, se especifica que los planes de igualdad no deben superar más de cuatro años.

Finalmente, ambas normas también recogen que tanto el Ministerio de Trabajo y Economía Social como el de Igualdad y el Instituto de la Mujer llevarán a cabo guías y protocolos, acciones de formación y evaluación de los puestos sin estereotipos y los planes de igualdad.

Helena Ramírez

About author
Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Redactora de contenidos informativos, jurídicos y empresariales, Internet, nuevas tecnologías, entorno digital, ciberseguridad y protección de datos.
Articles
Related posts
IgualdadLaboral

Auditoría de igualdad retributiva. Guía práctica 2021

9 Mins read
El Gobierno ha actualizado la normativa relativa a los Planes de Igualdad, con el objetivo de establecer medidas que garanticen la igualdad…
Igualdad

Cursos de igualdad de género y oportunidades para empresas

7 Mins read
¿Necesitas formación del Plan de Igualdad? Nuestros cursos sobre igualdad de género y oportunidades ayudarán a adaptar tu empresa a las exigencias…
Igualdad

El distintivo Igualdad en la Empresa

6 Mins read
Desde 2010 y con carácter anual, las empresas y organizaciones sin ánimo de lucro pueden solicitar el distintivo de Igualdad en la…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.