Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
Inteligencia artificial

Inteligencia artificial en el ámbito laboral

La inteligencia artificial ha llegado para quedarse y seguir desarrollándose, mejorando sus capacidades y adquiriendo nuevas funciones. Su impacto en la sociedad comienza a dejarse notar, especialmente en el ámbito laboral, en el que desde hace ya un tiempo se vienen usando herramientas basadas en IA, pero eso no es más que el principio de una historia que está por contarse. En este artículo analizamos el impacto de la inteligencia artificial en el ámbito laboral.

¿Qué influencia tiene la inteligencia artificial en el ámbito laboral?

Aunque actualmente se hable mucho de inteligencia artificial y su impacto en el ámbito laboral, la aplicación de la IA en el mismo se viene produciendo ya desde hace unos años, aunque es cierto que ese uso ha crecido notablemente en los últimos dos años, gracias, sobre todo a los avances producidos en el campo del machine learning y en la irrupción de las IAs generativas.

Pero como decíamos, la influencia de la inteligencia artificial ya se notaba en el uso de herramientas y sistemas que han permitido la automatización de diferentes procesos, y no solo nos referimos a procesos industriales, sino también con aquellos relativos a la gestión de recursos humanos, procesos administrativos, al análisis de información y a la toma de decisiones.

Gracias a la aplicación de la IA, ciertas tareas han podido automatizarse, aumentando así la productividad y reduciendo el error humano (pensemos, por ejemplo, en sistemas ERP o CRM utilizados por las organizaciones para la gestión de las actividades empresariales diarias y la gestión de la relación con clientes, respectivamente, que han contribuido a automatizar varios procesos en estas áreas).

Así mismo, el uso de aplicaciones y herramientas basadas en IA en el ámbito laboral puede encontrarse en diferentes sectores, desde la industria, pasando por las finanzas, hasta la medicina, se emplea la IA para desarrollar diferentes tareas de manera más ágil y minimizando diferentes riesgos. En muchos de estos casos, la IA es una herramienta complementaria, que permite desempeñar ciertas tareas de forma más eficiente.

¿Cuáles son las aplicaciones de la inteligencia artificial en el ámbito laboral?

Las aplicaciones de la inteligencia artificial en el ámbito laboral, cómo decíamos, son diversas, prácticamente todos los sectores de producción pueden verse beneficiados por el uso y la aplicación de sistemas de IA.

Pero donde, por el momento, más destaca el uso de la IA es en la automatización de procesos y en el apoyo en los procesos de toma de decisiones.

La automatización de determinados procesos permite liberar tiempo de los trabajadores, ya que las tareas repetitivas quedan en «manos» de la IA y estos pueden dedicar ese tiempo a la realización de otras tareas más creativas. Así mismo, la automatización permite mejorar la productividad de los trabajadores y de la empresa en conjunto.

La IA también se usa para el análisis de datos e información, de manera que detectan patrones y tendencias de comportamiento, lo que permite tomar decisiones informadas en diversos frentes, como la asignación de recursos o la creación de estrategias de marketing.

Poco a poco las aplicaciones de la IA han ido introduciéndose en el ámbito laboral y hoy en día las podemos encontrar en el campo de los recursos humanos, dedicada al filtrado de currículums en los procesos de selección, en la atención al cliente mediante el uso chatbots (que pueden resolver de forma más o menos eficiente las dudas más habituales de los usuarios) o en el uso de los denominados «cobots», que es la colaboración entre máquinas y personas para desempeñar determinadas tareas (la supervisión humana sigue siendo necesaria en muchas áreas que emplean robots o sistemas automatizados).

La IA también ha irrumpido en la creación de contenidos gracias al desarrollo de las IAs generativas, como ChatGPT o Midjourney, Gemini o Dall-e; la generación de textos e imágenes a través de estas IA no ha llegado exenta de polémica, teniendo en cuenta que para el entrenamiento de estos modelos de IA, se han empleado miles de contenidos, muchos de ellos protegidos por derechos de autor.

Ejemplos de uso de inteligencia artificial en el ámbito laboral

Algunos ejemplos del uso de inteligencia artificial en el ámbito laboral serían:

  • Los ya citados ERP y CRM, que han permitido la automatización de diversos procesos en el día a día de las organizaciones (contabilidad, creación de bases de datos de clientes, acciones de marketing digital, elaboración de nóminas, facturación, control de stock, etc.).
  • Los chatbots en diferentes páginas web y plataformas.
  • Los algoritmos que se emplean para hacernos sugerencias en internet en base a nuestros intereses.
  • Aplicaciones basadas en IA para la gestión de los recursos humanos, tanto en la gestión de personal como para la búsqueda y selección de nuevo talento. Varias compañías de EE. UU. utilizan ya una tecnología basada en IA de la compañía HireVue que, a través de entrevistas filmadas, puede valorar y analizar señales verbales y no verbales de los candidatos a un puesto de trabajo.

inteligencia artificial en el ámbito laboral

¿Cómo afectará la inteligencia artificial al empleo?

Teniendo en cuenta que la inteligencia artificial seguirá desarrollándose y, teóricamente, perfeccionándose, su impacto en el empleo a medio y largo plazo también evolucionará.

En general, la mayoría de expertos dividen en dos el impacto que la IA tendrá en el futuro del empleo; por un lado, se destruirán determinados puestos de trabajo y, por otro lado, se generarán también nuevos empleos relacionados tanto con la IA como con su uso.

La IA y la destrucción de empleo

Parece evidente que si las máquinas pueden hacer mejor y más rápido determinadas tareas que los humanos, estas sustituirán a los segundos, destruyendo con ello diferentes puestos de trabajo, especialmente aquellos relacionados con tareas repetitivas y rutinarias, que no requieren de creatividad.

Es de esperar que la IA acabe con algunos trabajos menos cualificados, en los que una máquina pueda realizar la misma tarea que un humano y hacerlo, además, de forma más eficiente. Además, de este hecho ya tenemos antecedentes en la historia, como el uso de brazos robóticos en las cadenas de montaje de automóviles, si bien no toda automatización y robotización está basada en modelos de IA, ese camino ya se ha comenzado a andar (hay tenemos a los ya citados chatbots, que pueden responder preguntas de clientes con un lenguaje cada vez más natural, o los vehículos autónomos que podrían llegar al sector del transporte de pasajeros).

Cabe señalar que el 60% de los profesionales del sector financiero e industrial están preocupados por la pérdida de sus puestos de trabajo en la próxima década, sustituidos por el uso de IA, tal y como se recoge en el informe de la OCDE, Employment Outlook 2023. Artificial Intelligence and the labour market. Este mismo informe indica que el 28% de los trabajos en España son ocupaciones con alto riesgo de automatización; serían trabajos menos cualificados.

Sin embargo, la IA también tiene el potencial de generar nuevos puestos de trabajo.

Inteligencia artificial y nuevos trabajos

Cómo decíamos, los expertos no solo vaticinan la destrucción de empleos a causa de la inteligencia laboral, sino también la creación de nuevos puestos de trabajo y la conversión de otros.

El citado informe de la OCDE estima que en torno al desarrollo e implantación de la IA en el ámbito laboral, se demandarán más profesionales formados o con conocimientos en lenguaje de programación, Big Data y análisis y visualización de datos. Así mismo, el Fondo Económico Mundial (FEM) estima que aumentará la demanda de especialistas en aprendizaje automático, en sostenibilidad, de analistas de inteligencia empresarial y de ciberseguridad.

Es cierto que se trata de trabajos altamente cualificados y no engloban a todo el mercado laboral, pero también se espera que otros trabajadores reciban formación continua en la empresa (o se formen por su cuenta) para trabajar de manera conjunta con la IA, adquiriendo nuevas capacidades  y habilidades transversales (o soft skills) que seguirán siendo necesarias en un entorno laboral en el que predomine el uso de aplicaciones de inteligencia artificial (como pueden ser el pensamiento analítico, la gestión de proyectos, el trabajo en equipo o la negociación).

La IA puede llegar a realizar muy diversas tareas, pero hay habilidades y capacidades que, por el momento, no puede replicar y tareas en las que es necesaria todavía la intervención humana.

tarifas proteccion datos

Otros riesgos de la inteligencia artificial en el ámbito laboral

Más allá de la creación y destrucción de empleo, la IA también plantea otros riesgos dentro del ámbito laboral, relacionados con los sesgos, la privacidad y la discriminación, que pueden afectar directamente a los trabajadores, así como del uso ético de los modelos de IA generativa.

Los sistemas de IA han sido entrenados con datos y sus resultados y conclusiones dependen en gran medida de la variedad de datos con que se las haya alimentado. Esto ha generado ya en algunos casos que aparezcan sesgos en los resultados de las IAs, sesgos que pueden conducir a discriminaciones (fue el caso de uno de los algoritmos usados por Amazon para la selección de nuevo personal para un departamento técnico concreto; este algoritmo había sido entrenado con los datos históricos de la plantilla de Amazon en ese departamento, donde había una infrarrepresentación de mujeres, lo que condujo al algoritmo a «discriminar» la gran mayoría de currículums de mujeres que se presentaban al proceso de selección).

Hay aplicaciones de IA que pueden monitorear el desempeño de los empleados y elaborar informes sobre su rendimiento y productividad. Esto puede tener implicaciones sobre la privacidad de los empleados y chocar con la protección de datos.

En cuanto a las cuestiones éticas sobre el uso de IA generativa, esto es algo que ya es una realidad, especialmente entre ilustradores, que han visto cómo cada vez se usan más este tipo de IA para hacer trabajos de ilustración (portadas de libros, carteles, catálogos, etc.). Pero no es el único ámbito donde la IA generativa puede eliminar empleos; la traducción, el doblaje o la creación de contenidos escritos también se ven amenazados.

La problemática aquí surge del cómo se ha entrenado a las IAs generativas, que, cómo ya dijimos, se han aprovechado de contenidos protegidos por derechos de autor, por cuyo uso ni se ha pedido consentimiento ni se ha dado ningún tipo de contraprestación a sus titulares.

Además, y cómo ya se ha venido viendo, la IA generativa también plantea problemas de confidencialidad.

Todo esto implica la necesidad de establecer políticas de uso de la IA en las empresas, basadas en la ética y el uso responsable.

Así como desarrollar un marco jurídico que regule el uso de la IA en el ámbito laboral o que incluya al ámbito laboral. En ese sentido, la Ley de IA de la UE es pionera y entra a regular varios de los elementos analizados en este artículo.