Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
GlosarioNuevas tecnologias

El derecho digital y su relevancia para la protección de datos

Cada vez oímos más hablar del derecho digital o de abogados expertos en derecho digital, pero ¿qué es exactamente el derecho digital? ¿Se trata de una nueva rama del Derecho? ¿Y qué relevancia tiene para la protección de datos? En este artículo daremos respuesta a estas y otras preguntas relacionadas con el derecho digital en España.

¿Qué es el derecho digital?

Podríamos definir el derecho digital, también denominado derecho tecnológico o derecho informático, como la rama del Derecho encargada de conocer la legislación y las regulaciones jurídicas que se han ido desarrollando en torno al uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

La expansión del uso de Internet, las redes sociales, la privacidad digital, la Inteligencia Artificial (IA), el uso de algoritmos, el marketing digital, el Big Data, la digitalización de las organizaciones, el teletrabajo, etc., han dado lugar a nuevos usos y comportamientos, que el legislador ha necesitado y sigue necesitando regular, para evitar la comisión de abusos, infracciones y delitos y que el mundo digital no se convierta en ese «salvaje oeste» sin ley que muchos temen.

Aunque, estrictamente hablando, no se trata tanto de nuevos delitos o infracciones, sino que en la mayoría de los casos son los mismos que ya se venían produciendo en el mundo físico, pero trasladados al mundo digital que, en esencia, no deja de ser una extensión del primero. Por ejemplo, donde tenemos acoso, en Internet y en las redes sociales tenemos ciberbullying o stalkers. Donde tenemos estafas, en Internet tenemos phishing y suplantación de identidad. O donde tenemos robo de documentos confidenciales, en Internet tenemos exfiltración de información.

Si bien es cierto que no podemos olvidar que las nuevas tecnologías han propiciado también la aparición de nuevos delitos, como los delitos informáticos incluidos ya en nuestro Código Penal, así como nuevos abusos, por ejemplo, los relacionados con la protección de datos, que han hecho necesaria la creación de nuevas leyes, normas y reglamentos para poder perseguirlos y castigarlos, pero, sobre todo, prevenirlos, como es el caso de la Ley de Protección de Datos.

Especialidades o tipos de derecho digital

Cabe señalar que, aunque el derecho digital no es una rama «oficial» del Derecho (no es una especialidad que se estudie en la carrera, como puede serlo el Derecho Civil o el Derecho Penal), sí que se ha ido configurando como una especialización, muchas veces multidisciplinar, del Derecho, puesto que abarca diferentes ámbitos o campos de estudio, relacionados con diferentes usos de las nuevas tecnologías, así como de las propias ramas del Derecho.

Por lo tanto, podemos hablar de las siguientes especialidades o tipos de derecho digital:

  • Protección de datos de carácter personal y privacidad
  • Derecho laboral en relación con el teletrabajo, la desconexión digital, el control empresarial, etc.
  • Ciberseguridad
  • Delitos informáticos
  • Protección de la propiedad intelectual de contenidos digitales
  • Blockchain (smart contracts, criptoactivos)
  • Gestión y protección de dominios web y aplicaciones
  • Transformación digital de organizaciones
  • E-commerce
  • Reputación corporativa online
  • Ciberespionaje
  • Compliance tecnológico

Y, aunque no son tanto una especialidad del derecho digital, la informática forense y el peritaje informático también forman parte de este ámbito y en muchos casos son abogados especializados en nuevas tecnologías o informático con formación en Derecho, quienes llevan a cabo este tipo de tareas para esclarecer el origen de un ciberataque o reunir pruebas válidas para un caso de ciberacoso.

 

¿Por qué es necesario el derecho digital?

Como decíamos más arriba, las nuevas tecnologías han creado usos y comportamientos que han sido y siguen siendo necesario legislar y regular, para evitar que infracciones y delitos que ya existen en el ordenamiento jurídico actual (tanto nacional como supranacional) se cometan en el mundo digital por la existencia de un vacío legal en las leyes, así como delitos e infracciones completamente nuevos que antes del desarrollo de la informática no existían, como los derivados de los ciberataques.

El derecho digital es necesario para conocer, entender y aplicar estas nuevas leyes o modificaciones de las existentes; los conocimientos en nuevas tecnologías de los abogados, así como del Derecho tradicional, les permiten asesorar, ayudar y asistir a sus clientes, sean personas jurídicas o personas físicas, en la defensa de sus intereses y derechos dentro del ámbito digital.

Por ejemplo, el derecho digital y un abogado especializado en el mismo entran en juego ante el caso de una persona que haya estado practicando sexting y que posteriormente se enfrenta al chantaje de una expareja para evitar que esos mensajes (que pueden incluir imágenes sexualmente explícitas) se publiquen en Internet. El abogado no solo aconsejará a la víctima el mejor curso de acción a seguir, también sabrá cómo y qué pruebas reunir y qué delito o delitos exactamente denunciar y perseguir.

En el caso de una empresa que haya visto suplantada su identidad, empleándola para cometer otras estafas (como ya hemos podido ver algunos ejemplos que han llegado a las noticias), el papel del abogado especializado en derecho digital es incuestionable, porque hablamos de delitos llevados a cabo a través de medios y técnicas digitales y que suponen tanto pérdidas económicas como pérdidas de reputación para la empresa, por no mencionar el periplo judicial correspondiente.

Pero esto son solo unos ejemplos de por qué el derecho digital es cada vez más importante. En un mundo donde la tecnología y, en especial, la digitalización siguen avanzando a un ritmo muy rápido, es primordial que el desarrollo de leyes y normas que lo regulen consigan ir a la par o, al menos, no quedar muy detrás, así como que haya expertos formados no solo en interpretar y aplicar dichas leyes, sino también en conocer de manera práctica las nuevas tecnologías y los usos y abusos que se llevan a cabo a través de ella.

Derecho digital, derecho informático, derecho tecnológico, derecho virtual…, independientemente del nombre con que nos refiramos a él, esta rama transversal y multidisciplinar del Derecho es una realidad necesaria y una especialización cada vez más demandada en un mundo interconectado en el que también hay que prevenir y combatir delitos.

Y, hablando de prevención, el derecho digital es también una herramienta indispensable para ello, puesto que conocer las leyes y normas aplicables al mundo digital y el uso de las nuevas tecnologías, ayuda a evitar que empresas cometan delitos o infracciones debido al desconocimiento de unas normativas que cambian, evolucionan y se adaptan a las nuevas realidades que surgen del uso de estas nuevas tecnologías.

¿Qué relación hay entre el derecho digital y la protección de datos?

Ya hemos visto más arriba que la protección de datos es una de las especialidades del derecho digital.

También podemos decir que en gran medida, el derecho digital actualmente está sobre todo relacionado con la protección de datos personales y la privacidad, tanto desde el punto de vista del cumplimiento de la normativa de protección de datos por parte de las organizaciones privadas y públicas, así como desde el punto de vista de la defensa de los derechos de los ciudadanos respecto al uso y tratamiento de sus datos por parte de dichas organizaciones.

En cierto sentido, la protección de datos está presente en la mayoría de las áreas que abarca el derecho digital, puesto que el valor de los datos se ha vuelto incuestionable en los últimos años para las empresas, pero también para quienes promueven la creación o actualización de leyes para proteger la privacidad de las personas y que estas puedan tener un mayor control sobre sus datos personales.

Por lo tanto, cualquier empresa que no quiera vulnerar la normativa de protección de datos, necesita recurrir al asesoramiento de expertos en derecho digital, tanto para la prevención de la comisión de infracciones como para la defensa ante reclamaciones de la AEPD.

Además, hay obligaciones que la ley impone a las empresas de determinados sectores de actividad, como es la designación de un Delegado de Protección de Datos (DPO), cuya formación es la de un abogado con conocimientos en nuevas tecnologías y especializado en protección de datos.

tarifas proteccion datos

¿Qué formación deben tener los abogados expertos en derecho digital?

Aparte de su formación en Derecho, los abogados expertos en derecho digital deben tener conocimientos prácticos en nuevas tecnologías, es decir, no es necesario que tengan conocimientos técnicos exhaustivos sobre ellas, pero sí que sepan cómo funcionan y qué usos se hacen de ellas por parte de la sociedad, además de las responsabilidades derivadas de ellas para organizaciones y particulares.

Aunque, como dijimos, el derecho digital no es una especialidad del Derecho que se enseñe en la universidad, sí que existen ya diferentes másteres en derecho digital y legaltech (que es la aplicación de las nuevas tecnologías al Derecho) en los que se imparten las materias y conocimientos que requiere un abogado especializado en este ámbito.

En cualquier caso, entre otros, un abogado experto en derecho digital debe tener conocimientos en:

  • Protección de datos
  • Derechos digitales
  • Ciberseguridad
  • Blockchain
  • Normativa aplicable a la sociedad de la información y la comunicación y el comercio digital
  • Propiedad intelectual y propiedad industrial
  • Delitos informáticos
  • Cloud computing

No es necesario que tenga conocimientos sobre todos estos ámbitos, puesto que se puede especializar en uno o varios de ellos.

En definitiva, los usos derivados de las nuevas tecnologías han hecho necesario el surgimiento de este llamado derecho digital, que seguirá cobrando protagonismo y actualizándose de manera paralela al desarrollo de las nuevas tecnologías.

¿Necesitas un presupuesto? Escríbenos o llámanos al 914 896 419

He leído y acepto la política de privacidad.