¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
Compliance

Compliance tributario ¿Qué beneficios aporta a las empresas?

Contar con un sistema de gestión compliance en la empresa es cada vez más habitual, no solo ayuda a prevenir la comisión de posibles delitos o servir como medio de prueba ante posibles procedimientos judiciales y atenuante para la responsabilidad penal de las personas jurídicas, sino también como herramienta de control interno y de mejora de la reputación e imagen de la propia organización. El compliance tributario se ha convertido, en ese sentido, en uno de los pilares básicos para la identificación, prevención y detección de riesgos fiscales y comisión de delitos contra la Hacienda Pública.

En este artículo analizaremos qué es el compliance tributario, sus elementos clave y qué beneficios aporta a la empresa.

¿Qué es el compliance tributario?

El compliance tributario es una parte más del sistema de gestión de compliance que las empresas pueden implantar para asegurar el cumplimiento normativo en materia fiscal.

De la misma forma que hablamos de compliance penal, el compliance fiscal o tributario se basa en una serie de medidas y protocolos que servirán para minimizar o eliminar por completo la posible comisión de delitos fiscales por parte de cualquier miembro de la organización, tanto por desconocimiento o negligencia como si se cometen con intencionalidad.

Los sistemas de gestión de compliance tributario tienen como objetivo prevenir y reducir los riesgos tributarios en cualquier tipo de organización, desde una pyme hasta una gran corporación, independientemente de su actividad económica. Además, también buscan mejorar la relación y cooperación entre las empresas y la Administración tributaria (la AEAT en el caso de España).

Y como cualquier otro plan de compliance, debe ser comunicado a la totalidad de los miembros de la empresa, desde altos directivos a empleados.

La norma UNE 19602

La forma en que muchas veces las empresas demuestran su cumplimiento normativo, es a través de las certificaciones que diferentes organismos y organizaciones conceden al aplicar sus normas.

En el caso del compliance tributario, en 2019 se publicó la norma UNE 19602 Sistemas de gestión de compliance tributario. Requisitos con orientación para su uso. La organización que certifica en España el cumplimiento de los requisitos de esta norma de compliance tributario es AENOR.

Partiendo de las normas ISO 19600:2015 de sistemas de gestión de compliance e ISO 37001:2017 de sistemas de gestión antisoborno, la norma UNE 19602 ayuda a las empresas a implementar un sistema de gestión de compliance tributario enfocado a evitar la comisión de delitos fiscales a través de una serie de elementos clave.

Elementos clave para implantar un sistema de compliance tributario

A través de la implantación de los elementos clave que vamos a ver en los siguientes puntos, cualquier empresa comprometida con el cumplimiento normativo en general y el fiscal en particular, podrá reducir notablemente los riesgos de comisión de delitos contra la Hacienda pública.

Pero antes, uno de los pilares fundamentales de cualquier sistema de gestión de compliance tributario es la creación de un órgano de compliance tributario, que se encargará de la supervisión, vigilancia y control de todo el sistema. Este órgano debe ser designado por el órgano directivo o administrativo de la empresa y contar con los recursos y medios suficientes para poder llevar a cabo sus funciones, además de contar con la independencia suficiente para que la implantación del programa de compliance tributario sea eficiente.

Los integrantes del órgano de compliance tributario deben tener claramente definidos sus roles, responsabilidades y competencias y contar con los conocimientos necesarios para poder desempeñarlos. Encontramos aquí la figura del tax compliance officer, un responsable designado por la empresa para supervisar y coordinar al órgano de compliance tributario y el resto de órganos y departamentos. Este profesional especializado en materia fiscal puede ser un miembro de la empresa o una persona externa contratada para ocupar este puesto.

Como con cualquier otro sistema o programa de compliance, será necesario también establecer un compromiso y definir unos objetivos a cumplir, que se recogerán en una política de compliance tributario para la empresa, que deberá ser aprobada por los órganos de gobierno de la misma. Esta política debe ser comunicada tanto de forma interna como de forma externa.

compliance tributario y fiscal

Identificación de riesgos tributarios

Para poder prevenir cualquier clase de riesgo de incumplimiento normativo, es necesario poder identificar dichos riesgos antes de que ocurran. En el caso de los riesgos tributarios la norma UNE 19602 clasifica estos riesgos en dos:

  • Riesgos de procedimiento: Son aquellos que pueden producirse por una mala gestión y control de las obligaciones tributarias de la empresa (por ejemplo, no comprobar y cotejar con los proveedores y clientes los resultados del modelo 347 de operaciones con terceros).
  • Riesgos de interpretación: Se producen cuando la empresa interpreta una norma de forma diferente a la Agencia Tributaria y los tribunales de justicia.

El análisis de riesgos tributarios, además, debe hacerse siempre teniendo en cuenta el contexto que rodea a cada empresa, es decir, el lugar donde opera, las actividades a las que se dedica, las partes que se pueden ver afectadas por el programa de compliance tributario (administradores, accionistas, inversores, clientes, empleados, Hacienda, etc.), las leyes, etc.

Identificados los riesgos tributarios, es necesario evaluarlos a través de una metodología definida, que debe tener en cuenta tanto las probabilidades de que los riesgos se materialicen como las consecuencias económicas, legales o administrativas que pueden tener de llegar a ocurrir.

La evaluación de los riesgos tributarios servirá para determinar el nivel de tolerancia de la empresa respecto a estos y las medidas y controles que se deben implantar para reducirlos.

Establecer medidas de due diligence

Otro de los elementos clave en un sistema de gestión de compliance tributario es la implantación de medidas de due diligence (o diligencia debida), tanto con el personal de la propia empresa como con los elementos externos, como pueden ser socios de negocios, proyectos a realizar, proveedores, etc., que puedan estar más expuestos al riesgo tributario.

De cara al personal de la empresa, la comunicación de la política de compliance tributario, la formación y concienciación en materia de cumplimiento fiscal, así como la denuncia de comportamientos ilícitos o sospechosos son medidas fundamentales.

Respecto a los elementos externos, se debe contar con formas para poder recabar información sobre el comportamiento fiscal de los mismos, de manera que se puedan evaluar desde un punto de vista de cumplimiento normativo tributario y determinar la idoneidad o no de contar o trabajar con ellos.

Crear canales de denuncia

La creación de canales de denuncia es un elemento fundamental de cualquier programa de compliance, además de necesario.

En lo que respecta al compliance tributario, se deben implantar estos canales de denuncia o aprovechar los ya existentes para ello, comunicando este propósito, facilitando así la denuncia anónima y la denuncia confidencial.

Pero el canal de denuncias obligatorio por sí solo no es suficiente y debe acompañarse de un protocolo de investigación interna y un sistema disciplinario que castigue los incumplimientos del compliance tributario, respetando, eso sí, la legislación laboral.

Beneficios de aplicar un sistema de compliance tributario

Aparte de poder obtener un certificado de compliance tributario, el cumplimiento normativo fiscal aporta una serie de beneficios a la empresa que merece la pena citar.

Reduce el riesgo de cometer delitos fiscales

Una de las principales ventajas del compliance tributario es la reducción del riesgo de cometer delitos fiscales en cualquiera de los departamentos de la empresa, puesto que un personal mejor informado de sus obligaciones en cumplimiento normativo, tenderá a caer menos en comportamientos ilícitos, especialmente aquellos que tienen más que ver con el desconocimiento que con la intencionalidad.

La reducción de este riesgo además reducirá los costes asociados a ello, como las sanciones o los intereses de demora al abonar los correspondientes impuestos fuera de plazo.

Seguridad jurídica

Implantar un programa de compliance tributario aporta también seguridad jurídica, especialmente de cara a las inspecciones de la Administración tributaria, cuyos resultados serán más predecibles.

Cuando existe una transparencia fiscal en la relación entre la empresa y la Agencia tributaria, las inspecciones pueden llegar incluso a desaparecer.

Mejora de la imagen y reputación de la empresa

Relacionado con la transparencia, un sistema de gestión de compliance tributario ayuda a mejorar tanto la imagen como la reputación corporativa de la empresa, puesto que de cara al público y sus stakeholders, la empresa está comprometida con el cumplimiento de sus obligaciones fiscales y con la prevención de la comisión de delitos contra la Hacienda pública. Cuenta con mecanismos y herramientas no solo para prevenirlos, sino también para perseguirlos e investigarlos de forma interna, además de cooperar con la justicia.

Mejor gestión empresarial

El sistema de compliance tributario también ayuda a mejorar la gestión empresarial, puesto que permite a diferentes miembros de la empresa disponer de información en material fiscal y económica prácticamente en cualquier momento, de manera que se puede emplear en los procesos de toma de decisiones de la empresa, no solo los de carácter más significativo y puntual, sino también en los procesos del día a día.

Ejemplos de compliance tributario en empresas

Aunque el compliance tributario es un concepto reciente en España y la Norma UNE 19602 que certifica AENOR solo lleva dos años publicada, ya existen algunas empresas que han visto certificado su sistema de gestión de compliance tributario, como Iberdrola, Siemens Gamesa, Endesa o Securitas Direct.

Como ejemplo de compliance tributario os dejamos este enlace a la Transparencia fiscal de Endesa, donde la compañía explica su compromiso con el cumplimiento normativo en materia fiscal y desde donde descargar sus informes anuales correspondientes.

En definitiva, contar con un sistema de gestión de compliance tributario integrado en el programa de compliance no solo reduce los riesgos de comisión de delitos fiscales, sino que mejora la relación con la Administración tributaria, ayuda a llevar una mejor gestión de la empresa y mejora su imagen y reputación. Además, servirá como medio de prueba ante eventuales procedimientos judiciales de que la empresa ha tomado todas las medidas debidas para minimizar los riesgos fiscales y los delitos relacionados con ellos, cometidos por miembros de la organización.