Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
Compliance

Due Diligence: ¿Qué es y para qué sirve?

Dentro del mundo empresarial, el proceso de due diligence o diligencia debida es fundamental para llevar a cabo diferentes operaciones, especialmente aquellas relacionadas con compras o inversiones de otros negocios. En este artículo explicamos qué es y para qué sirve la due diligence y cómo llevarla a cabo en la empresa.

¿Qué es la Due Diligence y para qué sirve?

En el ámbito empresarial, la due diligence es el proceso de investigación y análisis de la información sobre una empresa, que realiza un potencial comprador o inversor para determinar el estado real de la empresa, así como los riesgos que presenta en diferentes áreas, especialmente en la financiera, fiscal y laboral.

Generalmente, aunque también se puede aplicar en empresas de menor tamaño, el proceso de due diligence se asocia con inversiones a gran escala, reestructuraciones de una empresa, fusiones o adquisiciones. El proceso de due diligence en las empresas es extenso, ya que necesita cubrir muchos aspectos de un negocio, desde los estados financieros y registros contables, hasta miembros clave del personal y los contratos. Normalmente, los aspectos de una empresa cubiertos por la diligencia debida se dividen en cinco áreas amplias:

  • Finanzas
  • Desempeño comercial
  • Cumplimiento legal
  • Operaciones
  • Impacto ambiental

Cabe señalar que no existe un modelo de due diligence oficial, por lo que generalmente se adapta a cada operación específica, pero siempre teniendo como principal objetivo verificar la valoración de los activos y pasivos de la empresa, evaluar los riesgos dentro de un negocio e identificar áreas para una investigación adicional. Esto permite a un inversor o comprador tomar decisiones de inversión bien formadas.

Dependiendo de la empresa y el tipo de actividad a la que se dedique y su tamaño, así como de la naturaleza de la transacción, las necesidades e intereses del comprador o inversor y del nivel de riesgo percibido, la duración, la profundidad y el alcance de la investigación de un proceso de due diligence puede variar significativamente, aunque siempre se busca que sea lo más rápido posible (entre uno y dos meses).

Para que la due diligence tenga valor para el comprador o inversor, es necesario que el vendedor aporte toda la información necesaria y pertinente que se le requiera y que esta sea veraz y no esté manipulada, porque en caso de que así fuera y la operación se hubiese cerrado de acuerdo a esa información, podrá significar la nulidad del contrato e incluso acarrear el pago de una indemnización por los daños y perjuicios causados.

Al final, el informe de due diligence que obtiene el comprador, debe ser una herramienta que le permita tomar decisiones comerciales acertadas y meditadas, consciente de la situación real y los riesgos que puedan existir o no de la empresa que va a comprar o en la que va a invertir.

tarifas compliance

Tipos de Due Diligence

Existen diferentes tipos de due diligence, tantos como áreas de una empresa se quieran analizar en detalle, sin embargo, los más habituales por su carácter general y que pueden englobar otros tipos más específicos son la legal, la laboral y la fiscal.

Due diligence legal

La due diligence legal se ocupa de analizar todos los aspectos legales y jurídicos de la empresa y que afectan a la empresa, se analiza toda la documentación corporativa, así como los procedimientos administrativos y judiciales en curso, entre otros aspectos. Se trata de comprobar el estado legal de la empresa y sus operaciones, así como su nivel de cumplimiento normativo en aquellas materias o ámbitos que le sean de aplicación.

Due diligence laboral

Por su parte, la due diligence laboral se focaliza en analizar los contratos laborales, el cumplimiento de la normativa laboral, la prevención de riesgos, los accidentes de trabajo sufridos y el nivel de siniestralidad de la empresa, los posibles procesos judiciales laborales, la tasa de rotación de empleados, los costes salariales, cómo se estructura el organigrama, etc.

Due diligence financiero y fiscal

En cuanto la due diligence financiera y fiscal, esta se centra en analizar libros contables, estados financieros, situación fiscal, proyección de beneficios y pérdidas, estado patrimonial, plan de negocios, planificación fiscal, posibles irregularidades o infracciones fiscales, etc. Se trata de determinar la sanidad financiera y fiscal de la empresa.

¿Cómo hacer una Due Diligence en una empresa? Proceso paso a paso

Ahora que ya tenemos claro qué es la due diligence, veamos cómo se puede poner en práctica.

Vaya por delante que la mejor forma de realizar una due diligence de una empresa es contratar los servicios de una consultoría especializada, puesto que estamos ante un proceso complejo y largo, en el que será necesario estudiar y analizar gran cantidad de información y documentación.

Pero para que os hagáis una idea de cómo hacer un due diligence en una empresa privada, a continuación os explicamos cada una de las partes y fases en las que se puede dividir.

Fases Due Diligence

  1. Evaluar los objetivos del proyecto: Como con cualquier proyecto, el primer paso es delinear los objetivos corporativos. Esto ayuda a identificar los recursos necesarios, lo que necesita obtener y, en última instancia, asegura la alineación con la estrategia general de la empresa. Esto implica preguntas introspectivas que giran en torno a lo que necesita obtener de esta investigación.
  2. Análisis de las finanzas del negocio: Este paso es una auditoría exhaustiva de los registros financieros. Asegura que los documentos representados en el Memorando de Información de Confidencialidad (CIM) no fueron inflados. Además, ayuda a evaluar el estado de los activos de la empresa, evalúa el rendimiento financiero general y la estabilidad, y detecta cualquier señal de alerta. Los artículos inspeccionados aquí incluyen:
    • Balances y estados de resultados
    • Horarios de inventario
    • Pronósticos y proyecciones futuras
    • Ingresos, ganancias y tendencias de crecimiento
    • Historial de acciones y opciones
    • Deudas a corto y largo plazo
    • Formularios y documentos fiscales
    • Múltiples y proporciones de valoración en comparación con competidores y puntos de referencia de la industria
  3. Inspección exhaustiva de documentos: Este paso de diligencia debida comienza como una conversación bidireccional entre el comprador y el vendedor. El comprador solicita los documentos respectivos para auditar, realiza entrevistas o encuestas con el vendedor y realiza visitas al sitio. La capacidad de respuesta y la organización por parte del vendedor son clave para acelerar este proceso. De lo contrario, puede crear una experiencia ardua para el comprador. A continuación, el comprador examina la información recopilada para garantizar prácticas comerciales adecuadas, así como el cumplimiento legal y ambiental. Esta es la parte principal del proceso de diligencia debida. En general, el comprador obtiene una mejor comprensión de la empresa en su conjunto y puede evaluar mejor el valor a largo plazo.
  4. Plan de negocios y análisis del modelo: Aquí, el comprador observa específicamente los planes y el modelo de negocios de la compañía objetivo. Esto es para evaluar si es viable y qué tan bien se integraría el modelo de la empresa con el suyo.
  5. Formación de la oferta final: Después de reunir y examinar la información y los documentos, las personas y los equipos colaboran para compartir y evaluar sus hallazgos. Los analistas utilizan la información recopilada para realizar técnicas y métodos de valoración. Esto confirma el precio final que está dispuesto a ofrecer durante la negociación.
  6. Gestión de riesgos: La gestión de riesgos analiza a la empresa objetivo de manera integral y pronostica los riesgos que pueden estar asociados con la transacción.

due diligence

Ejemplo de Due Diligence

Para ilustrar este artículo, os dejamos una due diligence de ejemplo; se trata de un ejemplo de la estructura e ítems que debe tener y abordar una due diligence legal y financiera:

  • Recopilar la debida diligencia legal es un proceso meticuloso. Los riesgos legales se recopilan y evalúan para obtener información sobre la legitimidad y la viabilidad de una empresa. Todos y cada uno de los litigios, permisos, licencias y acuerdos se consideran durante este aspecto del proceso de diligencia.
  • Por su parte, la diligencia debida financiera incluye los ingresos, beneficios, activos financieros y riesgos de una empresa objetivo. Este aspecto de la diligencia debida brinda a los compradores potenciales una visión clara del valor de mercado de una empresa. También ofrece a los compradores potenciales una visión de la estabilidad financiera y la capacidad de crecimiento de la compañía.

Ejemplo de due diligence legal y financiera de una empresa

Organización corporativa
  • Organigrama que muestra la estructura corporativa del objetivo, subsidiarias y afiliadas.
  • Empresa conjunta, asociación y otros acuerdos que implican la distribución de beneficios o tecnología.
  • Documentos de gobierno para la empresa objetivo, subsidiarias y afiliadas.
  • Lista de todas las jurisdicciones en las que la empresa objetivo tiene licencia para hacer negocios.
  • Información para todas las reuniones de junta, accionistas y miembros.
  • Contratos relacionados con adquisiciones materiales, desinversiones de capital, activos.
Administración
  • Todas las transacciones con partes relacionadas, incluidos los procedimientos de revisión / aprobación aplicables a las mismas.
  • Biografía profesional para cada miembro del equipo y cualquier otro empleado clave.
  • Biografía profesional para cada miembro de la junta.
Estructura capital
  • Análisis que muestra el número de acciones en circulación.
  • Documentación que acredite cada emisión de capital privado.
  • Resumen de warrants, pagarés convertibles y cualquier derecho que otorgue al titular el derecho de obtener capital.
  • Copia de los instrumentos de deuda pendientes.
  • Acciones propiedad de cada accionista para el objetivo, sucursales y filiales.
Legal
  • Resumen de litigios materiales.
  • Resumen de permisos, licencias y otras autorizaciones, incluidas las licencias de control de exportación requeridas.
  • Copias de contratos importantes que pueden rescindirse por un cambio de control u otra transacción corporativa.
  • Copias de acuerdos o instrumentos que imponen restricciones o gravámenes a los activos.
  • Contratos que restringen el derecho del objetivo a realizar sus negocios.
  • Contratos con obligaciones tales como convenios e indemnizaciones.
  • Acuerdos de indemnización entre el objetivo y cualquier funcionario, director o agente del mismo.
  • Resumen del programa de cumplimiento del objetivo y copias de todas las políticas, procedimientos y otra documentación relacionada.
  • Los funcionarios confirmados o los accionistas importantes están sujetos a cualquiera de las descalificaciones de Bad Actor.
  • Confirma que la empresa no tiene restricciones para hacer negocios.
  • Confirma si el objetivo tiene presencia directa o indirecta y/u otros compromisos.
  • Resumen de la normativa aplicable y/o su negocio, y cambios anticipados
  • Copias de cartas con agencias reguladoras o autoridades.
  • Resumen de retiros de productos realizados y todos los reclamos de garantía material presentados.
Bienes raíces
  • Lista de la dirección y descripción de cada desarrollo de propiedad, oficina, almacén u otra instalación operada o mantenida por el objetivo.
  • Resumen de las escrituras con respecto a todos los bienes inmuebles de propiedad. Incluye copias de todos los documentos de título relacionados, pólizas de seguro de título, evaluaciones y encuestas.
  • Contratos de arrendamiento y acuerdos relacionados con la compra o venta de bienes inmuebles.
Contabilidad
  • Estados financieros del objetivo y sucursales.
  • Descripción de partidas, pasivos u obligaciones fuera de balance / estado de situación financiera de cualquier naturaleza.
  • Programa de cualquier pasivo contingente no revelado o mencionado en los estados financieros.
  • Calendario detallado de los componentes de todos los gastos, prepagos y depósitos.
  • Copias de cualquier carta relacionada con los controles contables del objetivo, incluidas todas las cartas de representación de la gerencia.
  • Políticas contables clave necesarias para la comprensión de los estados financieros.
  • Cambios materiales a las políticas contables adoptadas.
  • Presupuestos y planes operativos, y proyecciones financieras preparadas.
  • Estados financieros no auditados.
Finanzas
  • Resumen de los controles y prácticas de gestión de efectivo.
  • Políticas de inversión.
  • Políticas de cobertura, incluidas copias de contratos o instrumentos relacionados.
  • Informe que refleje todos los saldos de prueba de cuentas por cobrar antiguas para el objetivo.
  • Resumen del sistema de costeo de inventario del objetivo y otros procedimientos y políticas relacionadas con el inventario.
  • Deudas, acuerdos o arreglos que se espera que resulten en una pérdida para el objetivo.
  • Listado actual de cartas de crédito standby, bonos de rendimiento, garantías de rendimiento.
  • Copias de conciliaciones bancarias y extractos bancarios recientes.
Operaciones
  • Resumen de todos los proyectos de gastos de capital material.
  • Resumen de todos los gastos de capital planificados en los próximos 12 meses.
  • Registro de activos y/o copia del último inventario físico de equipos y activos.
  • Programa de equipo dividido por capital vs. arrendamiento operativo.
Seguro
  • Resumen de todas las coberturas de seguro actuales y copias de todos los documentos de póliza relacionados con las mismas.
  • Resumen de reclamos realizados contra cualquier póliza de seguro.

¿Cuándo y cómo finaliza el proceso de Due Diligence?

El proceso de due diligence termina con la emisión del informe de diligencia debida en el que se recogen las conclusiones de todos los aspectos analizados en el proceso y en el que se describen los riesgos e incumplimientos detectados.

Si existen esos riesgos e incumplimientos, se abren diferentes escenarios:

  • Por un lado, el vendedor o el comprador o inversor pueden solicitar una reducción proporcional de la valoración de la empresa.
  • Por otro lado, el comprador o inversor puede esperar a que los problemas detectados se solucionen antes de cerrar la operación.
  • También se puede llevar a cabo la operación incluyendo cláusulas de garantía en el contrato sobre estos problemas y las consecuencias que pueden derivarse de ello, que serán responsabilidad del vendedor (por ejemplo, este se haría cargo de las posibles sanciones que pudieran ocasionarse en el futuro).

Evidentemente, si la valoración resultante del informe de due diligence no es satisfactoria para el comprador o inversor, este puede retirarse de la negociación y finalizar el proceso de compra o inversión.

¿Quién realiza el due diligence?

La due diligence la llevará a cabo la empresa interesada en la compra o adquisición de otra empresa o en invertir en ella, si bien, esta segunda deberá colaborar en el proceso, aportando toda la información requerida y necesaria.

Cómo dijimos más arriba, realizar una due diligence es un proceso complejo que requiere de la contratación de una consultora especializada, que será quien se encargue de evaluar cada área y aspecto de la empresa que se vaya a adquirir o en la que se tenga interés en invertir.

Generalmente, la consultora pondrá a realizar la due diligence a un equipo multidisciplinar formado por abogados, auditores contables y otros expertos técnicos para aspectos más específicos. También es posible que cuente con consultores de perfil integral, que puedan analizar diferentes áreas de la empresa.

En definitiva, el proceso de due diligence nunca es fácil, pero eso no significa que deba ser ineficiente y desorganizado. Con el software y los flujos de trabajo adecuados, la diligencia puede ser sencilla y productiva. Después de todo, la información que se descubre durante la diligencia es crítica para el éxito de un acuerdo.

¿Necesitas un presupuesto? Escríbenos o llámanos al 914 896 419

He leído y acepto la política de privacidad.