Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
CiberseguridadVideoconferencias

Riesgos de las videollamadas con desconocidos

Las videollamadas con desconocidos son una actividad más habitual de lo que podríamos llegar a pensar, que además vio crecer su popularidad durante la pandemia de Covid-19. Sin embargo, hacer una videollamada con un desconocido puede entrañar riesgos que debemos conocer para poder minimizarlos. En este artículo analizamos cuáles son los riesgos de hacer una videollamada con extraños y cómo prevenirlos.

¿Qué riesgos tienen las videollamadas con extraños?

Los principales riesgos de hablar con personas desconocidas por internet a través de una videollamada son:

  • No saber quién es realmente la persona con la que hablas: La ventaja y el problema que supone el anonimato en internet, también lo encontramos en estas videollamadas con desconocidos; nunca sabemos con seguridad que la persona al otro lado de la pantalla es quien dice ser, como tampoco podemos saber cuáles son sus intenciones reales al usar este tipo de servicios. Incluso podríamos estar ante una grabación. Este primer riesgo nos expone directamente a los siguientes.
  • Pueden grabar la videollamada sin que tú lo sepas: Muchas de las plataformas de videochat no avisan si nuestro interlocutor está grabando la conversación (además, es posible grabar la pantalla usando herramientas o aplicaciones que nos pasarán desapercibidas), por lo que nunca podremos estar seguros de si la videollamada se está grabando y de si esa grabación se usará con algún fin, como publicarla en internet o para usar nuestra imagen con fines fraudulentos, como suplantar nuestra identidad para cometer otras estafas. Aunque es delito grabar a una persona sin su consentimiento, descubrir que hemos sido víctima de ello puede llevarnos mucho tiempo, cuando el daño a nuestra imagen y reputación ya esté hecho.
  • Robo de información personal: Es posible que durante una videollamada con gente desconocida compartamos más información personal de la que debiéramos. Es cierto que estas plataformas recomiendan mantenernos anónimos, pero en el momento en el que nos sintamos a gusto charlando con alguien, empezaremos a compartir detalles de nuestra vida sin que seamos plenamente conscientes de ello. Incluso la localización que capta la cámara puede dar pistas sobre nosotros (fotos, intereses, nivel económico, etc.). Esta información se puede usar para realizar ataques personalizados y dirigidos, como el spear phishing, usarse para suplantar nuestra identidad, etc.
  • Puedes ser víctima de suplantación de identidad: Ya lo hemos mencionado, pero en una videollamada con desconocidos no solo podemos revelar información para que se suplante nuestra identidad, sino que también podemos ser víctimas de una estafa o fraude de suplantación de identidad, cuando al otro lado de la pantalla hay una grabación hecha con deepfake, para ganarse nuestra confianza e inducirnos a caer en una estafa o chantaje.
  • Bombardeo de publicidad y posibles descargas de malware: Estas plataformas, al ser gratuitas, se financian con la publicidad, por lo que al usarlas estaremos expuestos al bombardeo publicitario no deseado, así como a posibles descargas de malware a través de enlaces que nos recomienda y comparte el desconocido con quien estemos chateando en ese momento. El malware que se descargue en nuestro equipo puede tener diferentes objetivos, entre ellos podría tratar de tomar el control de nuestra webcam y conectarla para grabarnos sin que nos demos cuenta, con las consecuencias que eso implica.
  • Ser objeto de futuros chantajes: No solo por haber compartido imágenes íntimas con nuestro interlocutor (nunca deberías compartir imágenes íntimas por internet y menos con desconocidos), sino también por los temas hablados en la conversación, opiniones o ideas que hayamos podido compartir con ese desconocido y que no queremos que se hagan públicas por cualquier motivo. Como dijimos más arriba, nuestro interlocutor podría estar grabando nuestra conversación.
  • Sufrir acoso: Es posible que en una videollamada con un desconocido, pensemos que hemos conectado y este o nosotros propongamos compartir otra información para conectar fuera del videochat, generalmente, nuestro perfil de usuario en otra red social. Aunque no siempre ocurra, podríamos acabar siendo víctima de acoso en redes sociales por parte de una persona que no deja de ser un desconocido y que en realidad no se comporta igual a como lo hacía en el chat. Dependiendo de la información personal que hubiéramos compartido o esa persona hubiera conseguido, ese acoso incluso podría traspasar la barrera de lo digital.

Todos estos riesgos también son de aplicación a una videollamada grupal con desconocidos, como las que se pueden llevar a cabo a través de WhatsApp o Telegram.

Aunque en muchos casos, entrar en un videochat y comenzar una videollamada con un desconocido no tiene por qué suponer un peligro, podemos entablar conversaciones con personas que solo buscan pasar el rato y conocer gente con intereses similares, no podemos ignorar que también existen actores maliciosos con intenciones nada éticas y lícitas.

¿Qué pasa si contesto una videollamada de un desconocido?

Si estás utilizando una plataforma de videochat con desconocidos, como Omegle o Chatroulette (por citar dos de los más conocidos, aunque hay muchos más), contestar a una videollamada no tiene por qué entrañar ningún riesgo, no es muy diferente a lo que era responder a un mensaje privado en las antiguas salas de chat textual o de alguna red social actual si permites la recepción de mensajes privados de cualquier usuario. Aunque debes mantener presentes los riesgos que citamos en el punto anterior.

Pero si recibes una videollamada de un desconocido a través de WhatsApp (u otra aplicación que uses para mensajería o videollamadas), sí que debes tener más cuidado y plantearte no contestar, especialmente si se trata de un número internacional, puesto que podrías encontrarte ante un intento de estafa o un intento de hacerse con tu imagen o tus datos para utilizarlos en otras estafas o intentos de chantaje.

Nuestra recomendación es que no contestes a videollamadas de números que no conozcas y así evitar posibles problemas.

¿Cómo evitar los riesgos de la videollamada con extraños?

Evidentemente, la mejor forma de evitar los riesgos de la videollamada con extraños es no usar las plataformas de videochats. Pero si quieres seguir usándolas, aquí te dejamos algunos consejos para minimizar los riesgos que hemos visto en el punto anterior:

  • Antes de usar una plataforma de videochat y hacer tu primera videollamada con un desconocido, infórmate de los términos y condiciones del servicio, así sabrás cómo funciona, cuáles son las normas de comportamiento, o si se hace o no un tratamiento de datos personales.
  • También debes consultar las medidas de seguridad que utiliza la plataforma durante las videollamadas (especialmente importante para apps de videollamada descargadas e instaladas en el móvil).
  • Sé consciente de la información personal que puedes dar y limítala lo máximo posible, estas plataformas son anónimas, así que ni siquiera hace falta que des tu nombre real. Si tu interlocutor trata de hacerte revelar información personal o te pide imágenes íntimas, lo más recomendable es poner fin a la videollamada.
  • Procura que el entorno desde el que haces la videollamada no revele información personal sobre ti.
  • No pulses en enlaces que te haya pasado tu interlocutor (si tienes curiosidad, opta por usar un buscador antes).
  • Y sobre todo aplica el sentido común, ten precaución y sé consciente en todo momento que realmente no puedes estar cien por cien seguro de quién está al otro lado de la cámara.