¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
AdministraciónIgualdad

¿Cómo elaborar un plan municipal de igualdad de oportunidades?

12 Mins read

Las empresas no son las únicas entidades que deben elaborar planes de igualdad, los ayuntamientos también tienen el deber de desarrollar un Plan Municipal de Igualdad con el objetivo de alcanzar la igualdad real y efectiva de cara a la ciudadanía del municipio, por lo que todas las áreas y concejalías deben implicarse en su creación, implantación y seguimiento.

En este artículo explicaremos en qué consiste el plan de igualdad municipal, quiénes son los encargados de elaborarlo y ponerlo en marcha y las fases que debe contemplar.

¿Qué es un Plan de Igualdad Municipal o PMIO?

El Plan de Igualdad Municipal, también llamado Plan Municipal de Igualdad de Oportunidades o PMIO, es un plan de acciones destinadas a la ciudadanía (a diferencia de lo que ocurre con el plan de igualdad de una empresa o del propio ayuntamiento a nivel interno). Es un documento que recoge las acciones y medidas que se deben aplicar en las diferentes áreas del municipio, con el objetivo de alcanzar la igualdad de trato y oportunidades efectiva entre mujeres y hombres.

El Plan de Igualdad Municipal supone el compromiso de toda la corporación local y debe, en base a la información obtenida en una primera fase de diagnóstico, concretar unos objetivos y acciones a llevar a cabo, dentro de un período de tiempo acotado y, además, estar dotado de un presupuesto que englobe los medios y recursos necesarios para su consecución.

¿Es obligatorio que un Ayuntamiento o entidad local desarrolle un Plan de Igualdad?

Sí, un Ayuntamiento o entidad local debe desarrollar un Plan de Igualdad a nivel externo, puesto que así lo recoge el artículo 15 de la Ley de Igualdad de Género 3/2007, que dice textualmente que «las Administraciones públicas integrarán el principio de igualdad en la definición y presupuestación de políticas en todos los ámbitos y en el desarrollo del conjunto de todas sus actividades».

Además, no debemos olvidar que el artículo 9.2 de la Constitución Española dice que los poderes públicos son los encargados de «promover las condiciones para que la igualdad de las personas y de los grupos en que se integran sean reales y efectivas».

Por lo tanto, en lo que respecta al plan de igualdad el Ayuntamiento tiene la obligación de elaborarlo, ponerlo en marcha y evaluar la consecución de los objetivos propuestos.

¿Quién puede elaborar el Plan de Igualdad Municipal?

Como hemos dicho, la elaboración del Plan de Igualdad Municipal parte del compromiso de toda la corporación para crearlo e implementarlo y para ellos se hace necesaria la constitución de una comisión de igualdad, que será la encargada de velar por el cumplimiento del principio de igualdad.

Todas las áreas y concejalías del Ayuntamiento formarán, pues, parte de este compromiso, aplicando el concepto de transversalidad de género en el desarrollo del plan de igualdad (es decir, engloba a todos los implicados y se aplica un enfoque de género sobre todas las acciones y medidas que se vayan a llevar a cabo).

Trabajadores/as municipales

Así, se seleccionará de entre los trabajadores y trabajadoras municipales a quienes formarán la comisión de de igualdad. Lo ideal es que sean personas con conocimientos en materia de igualdad, con las capacidades y herramientas suficientes para evaluar, analizar, proponer acciones y medidas y evaluar su consecución a lo largo del tiempo.

En caso necesario, no se descarta el impartir formación previa en materia de igualdad de género a estos trabajadores, por ejemplo, recurriendo a los servicios de expertos en igualdad.

Consultora externa de igualdad

En ese sentido, también el ayuntamiento también puede recurrir a los servicios de una consultora externa especializada en igualdad de género, que podrá proporcionarle los recursos formativos y humanos para preparar a los trabajadores que formarán parte de la comisión de igualdad, además de asesorarles en aquellas materias o áreas que necesiten, por ejemplo, a través de un agente de igualdad.

Fases de elaboración Plan de acción municipal de igualdad de oportunidades

Fases plan municipal de igualdad

Un Plan de Igualdad Municipal se compone de 6 fases diferentes, que comienzan con los compromisos y finalizan en la implantación, seguimiento y evaluación del plan. A continuación veremos cada una de estas fases de forma más detallada.

Compromisos que debe adquirir la entidad local

Como ya hemos señalado, el plan municipal de igualdad debe implicar el compromiso de toda la corporación, tanto en su elaboración como para su puesta en marcha y consecución. Este plan de igualdad debe ser un trabajo consensuado, que ha de contar con la participación y colaboración también de agentes sociales, las asociaciones locales, empresarios, la sociedad civil, etc.

Este compromiso queda reflejado en los siguientes puntos:

  • Incorporación de la perspectiva de género en todas las políticas locales.
  • Transmisión de valores y actitudes igualitarias que favorezcan la integración sociolaboral de las mujeres.
  • Promover iniciativas que faciliten la conciliación de la vida personal, familiar y laboral.
  • Promoción del emprendimiento femenino.
  • Promover políticas educativas y culturales en clave de igualdad.
  • Participación de las mujeres en la toma de decisiones sobre asuntos que interesen a toda la ciudadanía.
  • Impulsar políticas destinadas a mujeres con mayor riesgo de vulnerabilidad social.
  • Promocionar el tratamiento no discriminatorio de las mujeres en los medios de comunicación.
  • Luchar contra la violencia de género.
  • Defender la igualdad a través de la cooperación con las asociaciones locales.
  • Potenciar el tejido asociativo femenino, con el fin a de aumentar la participación de las mujeres en todos los ámbitos de la vida.

Fase de Diagnóstico: Investigar la situación de igualdad de la ciudadanía

La siguiente fase es la elaboración de un diagnóstico de la situación de la igualdad entre la ciudadanía en el municipio. Para esto no existe un método estándar, pero, como es evidente es fundamental conocer el municipio y la situación en materia de igualdad del mismo.

A través del diagnóstico se podrá conocer y comprender el estado del municipio e identificar aquellos problemas y situaciones de desigualdad que sea necesario corregir. Para ello se recopilarán datos tanto cuantitativos como cualitativos y se procederá a su análisis para poder llegar a las conclusiones que se plasmarán en el correspondiente informe.

Existen diferentes técnicas cuantitativas para recoger datos que pueden ayudar a determinar los aspectos característicos del grupo que se esté analizando, sus variables y la relación entre ellas, las diferencias entre grupos, etc.

Pero los números por sí solos no son suficientes y por ello es también necesario aplicar técnicas cualitativas, tanto a través de fuentes de observación directas como indirectas, para dar contexto a esos datos y poder extraer un correcto análisis de los mismos.

Es necesario analizar la realidad del municipio; lugares más utilizados, el estado de las instalaciones públicas, cómo se utilizan los espacios, cuáles son las principales actividades económicas, etc. La información recogida debe analizarse siempre aplicando la perspectiva de género, para obtener un diagnóstico que permita ver la situación real del municipio. Dicho diagnóstico puede tener la siguiente estructura:

  • Contexto territorial
  • Características socioeconómicas
  • Análisis DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades), a través del cuál se puede hacer un resumen esquemático de todo lo recogido en el diagnóstico, que facilite la visión general de la realidad municipal en materia de igualdad.

Esta fase de diagnóstico debe servir para determinar si existen desigualdades y qué acciones se pueden tomar para acabar con ellas, es decir, debe generar objetivos y propuestas de actuación que incluir en el PMIO.

Definición de la áreas de actuación

En el plan municipal de igualdad oportunidades se deben definir aquellas áreas de actuación, es decir, dónde es necesario intervenir para acabar con la brecha de género que se ha detectado en la fase diagnóstico.

Aunque a continuación vamos a ver las principales áreas de actuación que suelen presentarse en los municipios, esto debe tomarse más como una guía que como una realidad absoluta, es decir, cada municipio es único y tiene su propia realidad, por lo tanto, no es obligatorio que en el plan de igualdad municipal aparezcan todas estas áreas o estas mismas áreas, pero sí se pueden tener en cuenta a la hora de estructurar el plan.

Evidentemente, será necesario en muchos casos priorizar ciertas áreas y acciones a tomar en ellas, tanto en función de la situación de desigualdad que se presente, como en función de los recursos y medios de los que disponga el ayuntamiento para llevarlas a cabo.

Área de empoderamiento

El empoderamiento de las mujeres es un factor fundamental en el camino hacia la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Y una forma de lograr ese empoderamiento es a través de la autonomía e independencia económica de las mujeres, algo que se consigue a través del empleo, por lo tanto, el fomento del empleo femenino debe formar parte del plan de igualdad municipal si en la fase de diagnóstico se detecta algún tipo de desigualdad en el municipio en ese sentido.

Dar voz a las mujeres es también una forma de empoderamiento; el hecho de que puedan participar en la toma de decisiones y la solución de los problemas del municipio debe tomarse en consideración. Para ello se debe promover el asociacionismo femenino, especialmente encaminado en dar voz a las mujeres y promover a través de él la igualdad.

Área de corresponsabilidad

Facilitar la corresponsabilidad debe ser un objetivo de toda administración y poder público; para ello, un primer paso (o primeros pasos) pasa por eliminar todos aquellos estereotipos y roles de género asociados tanto a mujeres como a hombres. Fomentar el reparto de tareas domésticas y de cuidado entre ambos para facilitar a su vez la conciliación laboral, familiar y personal.

Área de cultura y educación

Aunque pueda no parecerlo, todavía a día de hoy, sobre todo en determinadas zonas y colectivos vulnerables, las mujeres no tienen el mismo acceso a la cultura y educación y por ello, el plan de igualdad municipal debe contemplar:

  • Medidas como promover el acercamiento de las mujeres a las manifestaciones culturales y artísticas.
  • Fomentar una educación que sea inclusiva e igualitaria.
  • Fomentar la participación igualitaria en el ocio, el deporte y la actividad física.

Área de medios de comunicación

Las administraciones públicas deben velar por que el discurso mediático no reproduzca ningún tipo de discriminación sexista, sino que promueva la rotura con estereotipos de género y se comprometa con el impulso de la igualdad.

Evidentemente, no se trata de ejercer ningún tipo de censura, pero sí de evitar la reproducción de determinado mensajes machistas o sexistas a través de los medios.

Área de salud e inclusión social

La salud de la población es uno de los indicadores que sirven para determinar la calidad de vida en el municipio. Abordar esta área desde una perspectiva de género es también fundamental y debe hacer, además, desde un perspectiva multidisciplinar que tenga en cuenta la salud física, psíquica y social de toda la población en las diferentes etapas de la vida de una persona. Así mismo, es necesario crear campañas de sensibilización, formación y prevención.

En cuando a la inclusión, es importante entender el concepto de interseccionalidad, puesto que las mujeres muchas veces corren riesgo de sufrir una doble exclusión, especialmente aquellas que pertenecen a colectivos vulnerables, por ejemplo, por el hecho de ser mujer e inmigrante o ser mujer y tener una discapacidad.

Área de Violencia de Género

Como manifestación más grave de la desigualdad entre mujeres y hombres, es imperativo que las administraciones promuevan medidas y acciones para luchar contra la violencia de género. A nivel estatal y autonómico existen leyes y normativas concretas para combatirla y prevenirla, pero los ayuntamientos también deben incluir esta área en sus planes de igualdad municipal, especialmente si durante la fase de diagnóstico se detectan problemas en ella.

Las acciones a llevar a cabo deben partir desde la sensibilización contra la violencia de género y todo lo que supone, hasta aquellas medidas más concretas destinadas a su prevención, el trato a las víctimas, la protección y la asistencia.

Área de medio ambiente y urbanismo

Se debe fomentar las voces de las mujeres en las áreas de medio ambiente y urbanismo, fomentar su presencia tanto en la planificación como en la toma dediciones relacionadas con los recursos, los espacios naturales y urbanos, el transporte público o el uso de los espacios en el municipio.

Valoración y aprobación por el Pleno

El pan municipal de igualdad debe ser valorado y aprobado por el Pleno Municipal, puesto que debe contar con el mayor compromiso posible para garantizar su cumplimiento.

Para ello, antes se presentará un borrador del plan, con las acciones planteadas y los plazos para ello, a parte de los agentes sociales, partidos políticos, equipo técnico municipal, etc., que podrán revisarlo y hacer las aportaciones y sugerencias que crean necesarias.

Finalmente, se pasará al Pleno la versión definitiva del plan para su aprobación.

Implantación del plan

Las aprobación del plan municipal de igualdad en el Pleno, el siguiente paso es un implantación, es decir, la puesta en marcha del mismo a través de la ejecución de las acciones y medidas planteadas en el plan dentro del calendario fijado, para poder alcanzar los objetivos planteados. Sin olvidarnos de la necesidad de llevar a cabo un seguimiento y una evaluación posterior, para aplicar las correcciones que pueda ser necesario.

De esto se encargará la propia comisión de igualdad de la corporación, que tendrá que coordinar y gestionar a todos los departamentos implicados para llevar a cabo la implantación del PMIO. Así, son funciones de la comisión de igualdad a ese respecto:

  • El impulso y coordinación del PMIO. Interlocución con los agentes participantes (equipo de gobierno, agentes sociales, asociaciones, sociedad civil, empresas, etc.).
  • Dotar al plan de igualdad de la mayor transversalidad posible. Información y comunicación con todas las partes implicadas.
  • Identificación e implicación de los departamentos encargado de cada acción, siempre de acuerdo al calendario previsto. Asesoramiento y formación a las partes implicadas.
  • Seguimiento y evaluación. Coordinación y seguimiento de las acciones previstas y el cumplimiento de los plazos.

Seguimiento y Evaluación (intermedia y final)

El seguimiento de la implantación del plan de igualdad municipal es fundamental para poder detectar si se producen desviaciones de lo planeado y es o no necesario aplicar medidas correctoras.

Este seguimiento se puede llevar a cabo a través de la solicitud de información a las partes implicadas (cuestionarios, entrevistas, etc.), para poder recopilar datos sobre las medidas llevadas a cabo o en proceso de realización y ver si es necesario aplicar ajustes.

El seguimiento debe ser regular y hacerse cada dos o tres meses. Además, es importante entender que el plan de igualdad es algo flexible y dinámico, es decir, que se puede modificar y adaptar sobre la marcha en función de la propia realidad del municipio y sus necesidades. A través del seguimiento es como podemos aplicar esa adaptabilidad.

Tan importante como el seguimiento, es la evaluación de todo el proceso, para comprobar si se han conseguido los objetivos propuestos en el plan, para lo que será necesario recoger datos cuantitativos y cualitativos con los que poder realizar un correcto análisis de la situación resultante.

La evaluación, que también llevará a cabo la comisión de igualdad, puede centrarse en tres pilares:

  • Los resultados obtenidos: ¿Se han alcanzado los objetivos propuestos en el plan? ¿En qué medida? ¿Dentro del plazo establecido? Etc.
  • Proceso: Se deben valorar los recursos humanos y materiales empleados, así como el cumplimiento del calendario previsto.
  • Impacto de género: Valoración de los resultados obtenidos, comparando la situación de partida con la situación actual.

La evaluación se hace en dos fases diferentes, una anual y otra final.

Las evaluaciones anuales se llevan a cabo al final de cada uno de los años de vigencia del plan de igualdad municipal, como una medida ce control para determinar si se están logrando o no los objetivos previstos en el calendario de se año. Y en caso de no ser así, llevar a cabo una redefinición de las acciones a tomar y ajustarlas a la nueva situación.

Por su parte, la evaluación final se lleva a cabo cuando finaliza la vigencia del Plan. De las conclusiones de esta evaluación se podrá determinar si el Plan y las acciones llevadas a cabo han sido acertados y han ayudado a mejorar la situación desde la que se partida o, por el contrario, es necesario redefinir los métodos y las acciones para poder seguir mejorando cada área en material de igualdad.

En cualquier caso, hay que entender que, como ocurre con los planes de igualdad de las empresas, los planes de igualdad municipales son circulares, es decir, una vez finaliza su vigencia, volveremos al punto de partida, la fase de diagnóstico, para evaluar la situación y ver en qué áreas sigue siendo necesario actuar o reforzar políticas y acciones encaminadas a la consecución de la igualdad real entre mujeres y hombres.

¿Necesitas elaborar un Plan de igualdad para tu ayuntamiento o entidad local?

Ya hemos visto en esta entrada que es obligación de los ayuntamientos elaborar e implantar un plan de igualdad municipal para promover y alcanzar la igualdad efectiva y real entre mujeres y hombres en el municipio.

Aunque existen guías de cómo elaborar un plan de igualdad municipal (como la que de INVASSAT, que hemos seguido para la creación de este artículo), realizar un Plan de Igualdad puede ser complejo y necesitar del asesoramiento de expertos en materia de igualdad. En Grupo Ático34 contamos con profesionales especializados que podrán ayudarte a diseñar el plan de igualdad municipal más adecuado para tu municipio.

Helena Ramírez

About author
Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Redactora de contenidos informativos, jurídicos y empresariales, Internet, nuevas tecnologías, entorno digital, ciberseguridad y protección de datos.
Articles
Related posts
EmpresaIgualdadLaboral

Plan de Igualdad Empresas: Guía práctica 2021 y Presupuesto

17 Mins read
El gobierno ha modificado la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, añadiendo nuevos requisitos…
IgualdadLaboral

Auditoría retributiva. Guía práctica 2021

11 Mins read
El Gobierno ha actualizado el Real Decreto 902/2020 de los Planes de Igualdad, con el objetivo de establecer medidas que garanticen la…
EmpresaIgualdad

Registro y depósito de Planes de Igualdad

6 Mins read
Con la entrada en vigor del Real Decreto 901/2020 el 14 de enero de 2021, todas las empresas que realicen el Plan…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.