Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
LOPDGDD & RGPD

Delitos contra la protección de los datos personales (lista actualizada)

¿Podemos hablar de delitos contra la protección de datos? ¿Cuándo el uso de datos personales es delito? En este artículo respondamos a estas cuestiones.

¿Cuáles son los delitos contra la protección de datos personales?

Los delitos contra la protección de datos son aquellas acciones en las que el uso indebido de información o datos personales puede vulnerar la privacidad, el honor o la imagen de una persona, bien porque se revele información privada, bien porque se atente contra su reputación e imagen.

Más allá de vulneraciones de la Protección de datos y de las infracciones del RGPD y la LOPDGDD, hay ciertos delitos que «requieren» del uso de datos o información personal para cometerse, son aquellos delitos relacionados con el derecho a la intimidad, el honor y la propia imagen.

Por lo tanto, podemos calificar de delito contra la protección de datos aquellos delitos contra la privacidad, el honor y la imagen de las personas, castigados con penas de prisión y/o multa en función de su gravedad y de la intencionalidad con la que fue cometido.

Lista de delitos en la protección de datos

Lista de delitos en la protección de datos

Para evitar que podáis cometer un delito por uso de datos personales sin daros cuenta, así como para que seáis conscientes de cuándo sois víctimas de uno, a continuación detallamos el listado de delitos contra la protección de datos que contiene el Código Penal español:

Delitos contra la intimidad

Cuando hablamos de delitos contra la intimidad, hablamos tanto del delito de descubrimiento y revelación de secretos como del delito contra la integridad moral.

Difundir datos personales sin consentimiento, tanto si estos datos se han conseguido de forma lícita como de forma ilegal, es un delito de privacidad de datos, que está recogido y regulado en el artículo 197 del CP, el ya citado delito de descubrimiento y revelación de secretos, que además tiene una mención propia al acceso, utilización o modificación no autorizada a datos de carácter personal o familiar contenidos en ficheros o soportes informáticos, electrónicos o telemáticos.

Aquí debemos entender datos personales como cualquier tipo de información mediante la cual se puede identificar a una persona (nombre y apellidos, imágenes, perfil en redes sociales, etc.).

Acceder a este tipo de información personal sin estar autorizado, así como hacer un uso indebido de la misma o divulgarla públicamente sin consentimiento, se considera delito, cuyas penas, en función de la gravedad, están comprendidas entre 1 a 4 años de prisión y multa de 12 a 24 meses para el acceso, modificación o apropiamiento, y penas de 2 a 5 años de prisión para quienes revelen dicha información.

También se castiga con penas de 1 a 3 años de prisión y multa de 12 a 24 meses a quienes, aun conociendo el origen ilícito de la información, la difunde o sigue difundiendo (es decir, que incluso si esa persona no es la que originariamente ha accedido a la información personal, la ha recibido a través de otra persona y la sigue compartiendo o la hace pública, también está cometiendo un delito).

Así mismo, utilizar información personal para acosar alguien (hostigamiento, humillaciones o someterle a actos hostiles), especialmente cuando hablamos de datos sensibles, también puede acabar en delito, en concreto en un delito contra la integridad moral, recogido en el artículo 173.1 del CP y castigado con pena prisión de 6 meses a 2 años.

Suplantación de identidad

La información y datos personales también pueden emplearse para suplantar la identidad de una persona en internet con diferentes fines; por ejemplo, en redes sociales un perfil falso que quiere hacerse pasar por otra persona puede hacerlo para dañar la reputación de esa persona o para engañar a terceros y llevar a cabo alguna estafa. Otro ejemplo sería suplantar la identidad de otra persona para contratar servicios a su nombre (especialmente si se consiguen los datos del DNI).

Aunque el Código Penal no habla de suplantación de identidad, sino del delito de usurpación de identidad (art. 401), las acciones y conductas que se lleven a cabo suplantando la identidad de otra persona sí pueden considerarse delitos; por ejemplo, serán delitos de estafa, delito de acceso a información privada (si se logran sustraer las contraseñas de cuentas) o delitos de acoso o de grooming (hacerse pasar por otra persona, muchas veces menor de edad, para acercarse a otro menor con el fin último de mantener un contacto sexual).

En estos casos, las penas impuestas dependerán del fin de la suplantación de identidad y del delito que se haya cometido.

tarifas proteccion datos

Amenazas, coacciones y acoso

Emplear información o datos personales para llevar a cabo amenazas, coacciones y acoso se puede considerar delito, si se cumplen los requisitos contemplados en los artículos 169 a 172 quater del CP o el ya citado artículo 173.1 contra la integridad moral, que está relacionado con las conductas de acoso.

Las penas para quien amenace con revelar información privada, que no sea públicamente conocida, que pueda afectar a su fama, crédito o interés, son de 2 a 4 años de prisión, si se ha conseguido todo o parte de lo que se pedía a cambio de no revelar la información, y de 4 meses a 2 años, si no lo hubiese conseguido.

En este caso, debemos tener en cuenta que cierta información personal y privada puede utilizarse para amenazar a las personas para conseguir que hagan algo o que paguen un dinero, a cambio de que la información se haga pública.

Amenazas, coacciones y acoso son conductas que están muchas veces vinculadas entre sí y, no en pocas ocasiones, con los delitos contra la libertad e indemnidad sexual (de los que hablaremos más adelante).

Delitos de calumnias e injurias

Aunque en el caso de las calumnias e injurias no se usa información real, ya que estos delitos consisten en atribuir la comisión de delitos a una persona, a sabiendas de que la información es falsa, y difamar con información falsa a una persona respectivamente, en la comisión de estos delitos se emplea información y datos personales, puesto que dichas afirmaciones falsas se dirigen contra una persona en concreto, difundiéndose a través de medios de comunicación, tanto convencionales, como a través de internet, siendo una de las principales plataformas para ello las redes sociales.

Los delitos de injurias (art. 208, 209 y 210) y calumnias (art. 205, 206 y 207) son delitos contra el honor y están castigados con penas de multa de 6 a 14 meses si fueron hechas con publicidad, y de 3 a 7 meses si no para las injurias, y pena de prisión de 6 meses a 2 años o multa de 12 a 24 meses para la calumnia (la multa será de 6 a 12 meses si no hubo publicidad).

delitos protección de datos

Daños informáticos

Los delitos de daños informáticos, regulados en el artículo 264 del Código Penal, están también muy relacionados con la protección de datos, puesto que consisten en el daño, borrado, deterioro, supresión o conversión de los datos guardados en sistemas informáticos, lo que incluye a los datos personales.

Además, para considerar que se ha cometido este delito, es necesario que el acceso a los datos se haya producido sin autorización.

Las penas varían en función de la gravedad y el perjuicio causado, pero hablamos de pena de prisión de 6 meses a tres años, o de 2 a 5 años en el tipo agravado, además de una multa del tanto al décuplo del perjuicio causado.

Estafas y fraudes

Son múltiples las estafas y fraudes que se pueden llevar a cabo en internet usando datos personales robados. Además, para conseguir estos datos se puede recurrir a su vez a fraudes o estafas online, como los intentos de phishing, smishing o las páginas web fraudulentas, en las que se nos pide introducir nuestros datos personales, haciéndonos creer que estamos en la página oficial.

Proteger los datos personales, tanto a nivel de empresas como a nivel de usuario, es fundamental para evitar que las personas se conviertan en objetivo de este tipo de delitos.

Delitos contra la libertad e indemnidad sexual

Ya lo hemos adelantado más arriba, pero determinada información personal, que a veces compartimos nosotros mismos sin ser muy conscientes de las consecuencias que puede tener en el futuro, puede emplearse para chantajearnos o para llevar a cabo prácticas de grooming o sextorsión. Hablamos sobre todo de imágenes íntimas o de índole sexual, compartidas de forma voluntaria o sin consentimiento.

Y, cómo hemos visto, amenazar con difundir este tipo de información personal es un delito, que se agrava cuando hay o habido una relación de pareja entre quien difunde las imágenes y la víctima, o cuando la víctima es menor de 16 años.

Delitos de odio

Los delitos de odio también se cometen en base a información de carácter personal, y por su intención de fomentar y promover el odio hacia determinados grupos y colectivos, implican el uso de datos de categorías especiales (etnia, ideología, orientación sexual, etc.). Si, además, se comparte información personal de personas pertenecientes a esos grupos o colectivos, que no fuera conocida públicamente, también hablamos de delitos contra la intimidad.

Los delitos de odio están recogidos en el artículo 510 del Código Penal y están castigados con pena de prisión de 6 meses a 2 años y multa de 6 a 12 meses y, en el caso de que se promueva un clima de violencia, hostilidad, odio o discriminación, las penas serán de prisión de 1 a 4 años y multa de 6 a 12 meses.

Tabla resumen

Delitos Artículo en el Código Penal Penas
Descubrimiento y revelación de secretos
  • 197
  • Acceso, modificación o apropiamiento: Entre 1 a 4 años de prisión y multas de 12 a 24 meses
  • Publicación o difusión: Entre 2 a 5 años de prisión
  • Difusión a sabiendas del origen ilícito: Entre 1 a 3 años de prisión y multa de 12 a 24 meses
Contra la integridad moral
  • 173.1
  • Entre 6 meses a 2 años de prisión
Suplantación de identidad (como medio para cometer otros delitos)
  • 172 (Acoso)
  • 401 (Usurpación de identidad)
  • 248 (estafa)
  • 181, 183.1, 183.2 y 189 (grooming y ciberacoso sexual a menores)
  • 197 (Descubrimiento y revelación de secretos)
  • Dependen del tipo de delito cometido a través de la suplantación de identidad y su gravedad
Amenazas, coacciones y acoso
  • 169 a 172 quarter
  • 173.1
  • Amenaza con revelar información privada: Entre 2 a 4 años de prisión, si se ha conseguido todo o parte de lo que se pretendía. O de 4 meses a 2 años, si no se hubiese conseguido
Contra el honor (injurias y calumnias)
  • 208, 209 y 210 (injurias)
  • 205, 206 y 297 (calumnias)
  • Injurias: Multa de 6 a 14 meses (con publicidad) o multa de 3 a 7 meses (sin publicidad)
  • Calumnias: Prisión de 6 meses a 2 años o multa de 14 a 24 meses, o multa de 6 a 12 meses si no hubo publicidad
Daños informáticos
  • 264
  • De entre 6 meses a 3 años de prisión
  • De entre 2 a 5 años de prisión en el tipo agravado
  • Y multa del tanto al décuplo del perjuicio causado
Estafas y fraudes
  • 248
  • Multa de 1 a 3 meses cuando la cantidad no supere los 400 euros
  • Entre 6 meses a 3 años de prisión, en función del importe defraudado
  • Entre 1 a 6 años de prisión y multa de 6 a 12 meses para el tipo agravado
  • Entre 1 a 4 años de prisión para estafa impropia
Contra la libertad e indemnidad sexual
  • 181, 183.1, 183.2 y 189 (grooming y ciberacoso sexual a menores)
  • 197 (revelación de secretos)
  • 173.1
  • Dependen de la gravedad del delito cometido
De odio
  • 510
  • Entre 6 meses a 2 años de prisión y multa de 6 a 12 meses
  • Entre 1 a 4 años de prisión y multa de 6 a 12 meses, si se promueve violencia, hostilidad, odio o discriminación

¿Cómo prevenir la comisión de delitos contra la protección de datos?

Para prevenir la comisión de delitos relacionados con la protección de datos, debemos tener claro:

  • Que no debemos usar o difundir información personal de terceros sin su consentimiento, incluso si hemos obtenido dicha información con su consentimiento, eso no nos da la potestad de usarla sin su autorización.
  • Entender que de cualquier información personal que se publica en internet, perdemos su control y no podemos predecir ni hasta dónde ni a quiénes llegará, ni las consecuencias que tendrá su difusión para las personas afectadas.
  • Que ninguna publicación es realmente anónima y que dejamos un rastro o huella digital, que permite que estos delitos puedan perseguirse hasta quien los ha cometido.

¿Dónde denunciar los delitos contra la protección de datos?

Cualquier delito contra la protección de datos se puede denunciar tanto ante la policía como ante el juzgado; hay que tener en cuenta que en los delitos contra el honor, la intimidad y la imagen, quien presente la denuncia debe ser el propio perjudicado, puesto que hablamos de delitos privados.

También podremos denunciarlos ante la Agencia Española de Protección de Datos, pero no como delitos, sino como infracciones de la LOPDGDD y del RGPD, por lo que si queréis que estos delitos sean perseguidos por la vía penal, debéis acudir a la policía o al juzgado.

¿Necesitas un presupuesto? Escríbenos o llámanos al 914 896 419

He leído y acepto la política de privacidad.