Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
Denuncias & SancionesGlosario

¿Qué es un delito contra la intimidad y cómo se sanciona?

Un delito contra la intimidad supone la invasión de la privacidad de otra persona, puede cometerse de diferentes formas, aunque en la actualidad, las nuevas tecnologías, internet y las redes sociales se han convertido en la herramienta y el medio donde más se comete este tipo de delito. En este artículo explicamos qué son los delitos contra la intimidad y cómo se regulan en el Código Penal.

¿Qué es un delito contra la intimidad?

El delito contra la intimidad es una infracción penal que vulnera el derecho fundamental a la intimidad, a través del apoderamiento, la alteración, el uso o la revelación de datos, comunicaciones o imágenes de una persona.

Los delitos contra la intimidad se cometen al llevar a cabo acciones que permitan invadir la privacidad de las personas, vulnerando su derecho fundamental a la intimidad. Es decir, conocer aquello que una persona quiere mantener privado o reservar su conocimiento para un determinado grupo de personas. Así, el también llamado delito contra la privacidad comprende, en realidad, dos tipos de delito: el descubrimiento y la revelación de secretos, ambos se pueden cometer de forma independiente o de manera conjunta.

Asimismo, el derecho a la intimidad se desarrolla en dos ámbitos:

  • Derecho a impedir que terceros accedan al ámbito privado. Cualquier ataque a la intimidad constituye un ataque al mantenimiento intacto de determinados ámbitos de privacidad de una persona. Se reconoce ese espacio de libertad sin la presencia de terceros para el libre desarrollo de la personalidad.
  • Derecho de protección frente a terceros. El desarrollo del derecho de la intimidad y de las nuevas tecnologías, ha originado otro ámbito en el que el sujeto tiene facultades positivas a la hora de actuar. Es el derecho a solicitar permiso para utilizar información personal.

El delito contra la intimidad en el Código Penal

El delito contra la intimidad en el Código Penal está regulado entre los artículos 197 a 201.

El artículo 197.1 sanciona a quienes se apoderen de papeles, cartas, emails u otros documentos para descubrir secretos o infringir la intimidad de otra persona sin su consentimiento.

También se regula aquí el delito de interceptación de las comunicaciones que pongan en riesgo la intimidad digital y castiga el uso de artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación.

Cuando se produce una vulneración de la privacidad de los datos y estos se encuentran en un soporte electrónico, se cometerá el delito recogido en el artículo 197.2. Se trata del apoderamiento, uso o alteración sin autorización de datos reservados, personales o familiares, que estén registrados en soportes o ficheros informáticos para utilizarlos en perjuicio del titular o de un tercero. También se lo considera un delito contra el honor y la intimidad.

El artículo 197.3 del Código penal regula dos tipos agravados de los delitos anteriores. El delito de revelación de secretos se produce si, además de cometer alguno de esos delitos contra la intimidad, se difunden, revelan o ceden a terceros los datos descubiertos. El segundo es un tipo atenuado de la modalidad agravada, que consiste en la misma conducta, pero en este caso el autor no ha participado en el descubrimiento de la información, pero sí conoce su origen ilícito.

Además, el artículo 197.4 señala como especialmente grave los delitos de descubrimiento y revelación de secretos cuando se dé alguno de estos supuestos:

  • Cuando quien cometa el delito, sea el responsable o encargado de los registros o ficheros informáticos.
  • Si el delito se comete a través de la utilización de datos personales de la víctima sin su consentimiento.
  • Si se trata de datos de categorías especiales (según el artículo 9 del RGPD).
  • Si los datos afectan a menores de edad o personas con discapacidad necesitada de especial protección.
  • Cuando hay ánimo de lucro.

El artículo 197.7 recoge los delitos contra el honor y la intimidad para la difusión de imágenes o grabaciones sin consentimiento, aun cuando estas se hubieran obtenido con el consentimiento de la persona en un ámbito privado, cuando el fin de la difusión es menoscabar gravemente la intimidad personal.

El artículo 199 regula la revelación de secretos ajenos por personas que, por razón de su oficio o sus relaciones laborales, tengan acceso a ellos.

Sanciones por cometer delitos contra la intimidad de las personas

  • El delito de descubrimiento de secretos (art. 197.1 y 197.2) está castigado con penas de prisión de uno a cuatro años y multa de 12 a 24 meses.
  • Cuando al descubrimiento se suma la revelación de secretos, es decir, la difusión (art.197.3), se castiga con pena de prisión de dos a cinco años, para quien haya descubierto y revelado la información privada o confidencial.
  • Mientras que para el que difunde secretos que no ha descubierto él, pero conoce su origen ilícito, la pena es de uno a tres años de prisión y multa de 12 a 24 meses.
  • Cuando el delito contra la intimidad se produzca de forma especialmente grave, las penas serán de prisión de tres a cinco años (art.197.4).
  • Para la difusión de imágenes o vídeos sin consentimiento, pero obtenidos con él, las penas son de tres meses a un año o multa de seis a 12 meses.
  • La revelación de secretos conocidos por parte del infractor debido a su profesión o relación laboral, está castigada con pena de uno a tres años de prisión. Si, además, quien revela esta información, lo hace incumpliendo su obligación de guardar sigilo o reserva sobre la información, las penas serán de uno a cuatro años de prisión, multa de uno a dos años e inhabilitación especial para ejercer la profesión por un período de dos a seis años.

delito contra la intimidad

Ejemplos de delitos contra la intimidad

Estas son algunas conductas que constituyen ejemplos de delitos contra la intimidad:

  • Interceptación de documentación o comunicaciones privadas, como puede ser acceder a las conversaciones de WhatsApp de otra persona (incluidos familiares o parejas).
  • Instalación de cámaras de videovigilancia ocultas en el centro de trabajo.
  • Revelación de datos personales a terceros no autorizados.
  • Publicación de conversaciones privadas sin el consentimiento de uno de los participantes, especialmente cuando el tema de la conversación tiene que ver con la esfera más íntima de las personas.
  • Publicación de vídeos privados sin consentimiento de una de las partes en redes sociales.
  • Grabación y difusión de videos privados sin consentimiento de una de las partes.
  • Utilizar medios informáticos maliciosos para acceder a información confidencial.

Casos conocidos de delitos contra la intimidad

Existen muchos casos en las noticias de delitos contra la intimidad personal. Veamos algunos de ellos.

Caso de «la manada»

Uno de los usuarios que publicó la foto de la víctima de «la manada» en internet, fue condenado a dos años y un día de cárcel por este hecho. De acuerdo al CP y a la jurisprudencia, se consideró un delito contra la intimidad.

A esa persona se le atribuye un delito de revelación de secretos junto con un delito contra la integridad moral. También se le ha impuesto una multa de 4.680 euros y debe indemnizar a la víctima con 6.000 euros.

Caso de la empleada de Iveco

El suicidio de una empleada de Iveco tras hacerse viral un vídeo de contenido sexual que pudo haber sido remitido por su expareja, es otro ejemplo de delito contra la intimidad que pone de relieve la gravedad de determinadas conductas en redes sociales.

El sexting, o difusión de imágenes y vídeos íntimos sin el consentimiento de su protagonista, atenta directamente contra la intimidad de las personas.

En este caso, parece, además, que el posible delito se ha cometido por la expareja de la víctima, por lo que sería de aplicación la agravación de penas prevista en el artículo 197 del Código penal.

Divulgación de fotos íntimas de estudiantes de la Universidad de México

Estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) denunciaron violencia digital y delito contra la intimidad por divulgar fotos íntimas ante la Fiscalía General de Justicia de la CDMX.

Son 150 mujeres estudiantes las que se vieron afectadas tras la circulación de un enlace de Dropbox con sus imágenes íntimas; hay casos en los que las carpetas con información de las víctimas llevaban casi 3 años y con más de 100 imágenes.

tarifas proteccion datos

Diferencias entre derecho a la intimidad y secreto profesional

El derecho a la intimidad y el secreto profesional están muy relacionados y, cómo hemos visto arriba, vulnerar el secreto profesional se considera un delito contra la intimidad. ¿Entonces, en qué se diferencian?

Como su nombre indica, el derecho a la intimidad es un derecho de las personas, en el que la intimidad se define como esa esfera íntima y reservada de una persona o de un grupo, especialmente de una familia. Mientras que el secreto profesional es el deber que tienen los miembros de ciertas profesiones, como los profesionales sanitarios, los abogados, los notarios, etc., de no revelar los hechos que han conocido en el ejercicio de su profesión.

Por lo tanto, el secreto profesional es una protección del derecho a la intimidad de las personas, ya que tiene como finalidad evitar que aquellos profesionales que acceden a información personal de sus clientes o pacientes, puedan divulgarla sin consecuencias.

2 Comments

Comments are closed.