¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
ComplianceGlosario

El delito de cohecho en la empresa privada

El delito de cohecho en el ordenamiento jurídico español se refiere a prácticas ilícitas llevadas a cabo por autoridades o funcionarios públicos. Sin embargo, en los últimos tiempos también se empieza a hablar de cohecho en el sector privado. En este artículo te explicamos en qué consiste este delito y las penas que puede acarrear.

¿Qué es un delito de cohecho?

El delito de cohecho en el Código Penal está regulado en el Título XIX (delitos contra la Administración Pública), Capítulo V, en concreto entre los artículos 419 y 427.

La normativa indica que incurre en cohecho aquella autoridad o funcionario público que:

En provecho propio o de un tercero, recibiere o solicitare, por sí o por persona interpuesta, dádiva, favor o retribución de cualquier clase o aceptare ofrecimiento o promesa para realizar en el ejercicio de su cargo un acto propio de su cargo, contrario a los deberes inherentes al mismo o para no realizar o retrasar injustificadamente el que debiera practicar.

Por tanto, este delito es aplicable a autoridades y funcionarios públicos, incluyendo a jurados, mediadores, peritos, administradores, interventores, administradores concursales o cualquier otra persona que ostente un cargo relacionado con el ejercicio de funciones públicas.

Requisitos para incurrir en delitos de cohecho

En la propia definición de cohecho vienen implícitos los elementos necesarios para que se produzca este tipo de delito:

  • Ha de ser cometido por un funcionario o autoridad pública.
  • El acto cometido debe guardar relación con su cargo o función.
  • Implica la solicitud, recepción u ofrecimiento de una dádiva, presente o promesa.

El cohecho en la empresa privada

Aunque hemos visto que una de las principales características del delito de cohecho es que ha de ser cometido por un funcionario o autoridad pública, lo cierto es que ya se empieza a hablar de cohecho en la empresa privada.

Generalmente, se establecía una separación entre cohecho y soborno para diferenciar entre estas conductas cuando los infractores pertenecían al sector público o privado. Sin embargo, en los últimos años esto ha comenzado a cambiar.

Los primeros pasos se dieron en el Convenio del Consejo de Europa sobre corrupción de 1998. En este convenio se empieza a hablar de cohecho en el sector privado. Más adelante, en la Convención de las Naciones Unidas contra la corrupción de 2003 se alude al “soborno en el sector privado“.

El ordenamiento jurídico español, por su parte, también ha adaptado la normativa para la incorporación de este tipo de delitos en el sector privado. En concreto, la Ley Orgánica 5/2010 impulsó una importante modificación del Código Penal. En ella se añade el artículo 286 bis, el cual señala lo siguiente:

El directivo, administrador, empleado o colaborador de una empresa mercantil o de una sociedad que, por sí o por persona interpuesta, reciba, solicite o acepte un beneficio o ventaja no justificados de cualquier naturaleza, u ofrecimiento o promesa de obtenerlo, para sí o para un tercero, como contraprestación para favorecer indebidamente a otro en la adquisición o venta de mercancías, o en la contratación de servicios o en las relaciones comerciales, será castigado con la pena de prisión de seis meses a cuatro años, inhabilitación especial para el ejercicio de industria o comercio por tiempo de uno a seis años y multa del tanto al triplo del valor del beneficio o ventaja“.

Tipos de cohecho

Existen diferentes tipos de delito de cohecho, en función de quién es el instigador del delito o el momento en que se produce la conducta ilícita.

Activo

El delito de cohecho activo lo comete aquel particular que entrega u ofrece una dádiva, regalo o promesa a un funcionario o autoridad pública con el objetivo de que éste realice un acto a su favor.

Pasivo

El delito de cohecho pasivo lo comete aquel funcionario o autoridad pública que acepta un regalo o dádiva para sí mismo o para un tercero. Tiene dos vertientes, el cohecho propio y el impropio.

Propio

Se produce cuando un funcionario o autoridad pública acepta una dádiva o regalo a cambio de realizar un acto contrario a su cargo, o de retrasar sin justificación un acto propio de su cargo.

Impropio

Por su parte, el delito de cohecho pasivo impropio es produce cuando el funcionario público acepta la dádiva o regalo a cambio de realizar un acto propio de su cargo o no prohibido, pero por el que no debería recibir retribución alguna.

Antecedente

Se habla de cohecho antecedente cuando la dádiva o regalo se obtiene antes de realizar el acto administrativo. Es decir el soborno se produce con anterioridad a la acción del funcionario o autoridad.

Subsiguiente

Por contra, el cohecho subsiguiente se produce cuando el funcionario o autoridad recibe la dádiva o regalo una vez que ya ha realizado el acto propio.

Penas por delitos de cohecho

El delito de cohecho en España acarrea pena de prisión, multa económica o la imposibilidad de ejercer como cargo público, entre otras.

En concreto, la pena por delito de cohecho por omisión o retraso del acto propio en razón de un beneficio propio o de un tercero será castigado con prisión de tres a seis años, multa de doce a veinticuatro meses y supresión del derecho para ejercer como cargo público por un período de entre nueve y doce años.

Si la acción tuviese relación con un proceso de contratación de subvenciones o subastas, se le impondrá al particular y, si procediera, a la sociedad, una pena de inhabilitación de cinco a diez años para obtener subvenciones o ayudas públicas, para realizar contratos con entes públicos o para obtener ayudas fiscales.

En caso de que el soborno tuviera como objetivo la mediación en una causa criminal a favor del reo por parte del cónyuge o por otra persona ligada a él por razones familiares o de afectividad, se le impondrá al sobornador una pena de prisión de seis meses a un año.

Por otro lado, la responsabilidad de los delitos de cohecho también puede ser de las personas jurídicas. En estos casos se impondrán las siguientes penas:

  • Si la persona física es sancionada con más de cinco años de prisión, la persona jurídica será sancionada con multa de dos a cinco años, o entre el triple y el quíntuple del beneficio obtenido.
  • En caso de que la persona física sea sancionada con más de dos años de prisión, a la persona jurídica se le impondrá una multa de uno a tres años, o entre el doble y el cuádruple del beneficio obtenido.
  • En el resto de supuestos, multa de seis meses a dos años, o entre el doble y el triple del beneficio obtenido.

Exenciones

La normativa señala que quedará exento del delito de cohecho aquel particular que haciendo aceptado o recibido la solicitud de soborno por parte de un funcionario o autoridad pública, lo comunique a las autoridades antes de la apertura del procedimiento. Para ello, la denuncia se debe realizar en un período máximo de dos meses desde que se produjeron los hechos.

Consejos para prevenir el cohecho en empresas

Para prevenir sobornos en la empresa privada y este tipo de conductas delictivas es necesario establecer unas pautas para el cumplimiento normativo en la empresa. Para ello, es fundamental la adopción de normas internas de compliance que garanticen que los comportamiento de la organización y sus miembros siempre están dentro de la legalidad.

Una medida imprescindible es reforzar el compromiso y la concienciación de todos los miembros de la empresa, desde los altos directivos hasta el último empleado. Todos ellos deben tener claro que la corrupción nunca es una opción. Aunque se puedan obtener importantes contratos o beneficios a través de prácticas ilícitas, a la larga será perjudicial para la empresa, ya que será objetivo de sanciones y comprometerá su imagen pública.

También es necesario establecer una pautas de actuación claras y transparentes. Dicho de otro modo, la empresa debe informar a sus miembros sobre cómo proceder en caso de intento de soborno, y crear un canal de denuncias interno adecuado.