Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
Videovigilancia

La importancia del borrado en videovigilancia

La importancia del borrado en videovigilancia está relacionada directamente con la normativa de protección de datos y el cumplimiento del principio de limitación del plazo de conservación del RGPD.

¿Por qué se deben borrar las grabaciones de videovigilancia?

Las grabaciones de videovigilancia se deben borrar porque es un mandato legal, establecido tanto en la Ley de Seguridad Privada como en la Ley de Protección de Datos, por lo que no borrarlas puede ser motivo de sanción, como veremos más adelante.

En lo que respecta a la ley de videovigilancia privada, el artículo 42.2 establece que las grabaciones de las cámaras de seguridad no podrán destinarse a un uso distinto al de su finalidad y que en caso de que se hayan captado a través de ellas hechos delictivos que afecten a la seguridad ciudadana, las grabaciones se deberán aportar a la policía, tanto de forma voluntaria como en respuesta a un requerimiento de estas.

Por su parte, la normativa de protección de datos, cómo hemos dicho en la introducción, establece el principio de limitación del plazo de conservación, que dice que los datos solo se conservarán el tiempo necesario para cumplir con la finalidad del tratamiento. En el caso de las grabaciones de videovigilancia, y de acuerdo al artículo 22.3 de la LOPDGDD, ese plazo es de un mes desde la captación de las imágenes, que puede prolongarse si se han grabado actos que atenten contra la integridad de personas, bienes o instalaciones.

Por lo tanto, el borrado en videovigilancia es una obligación legal cuyo objetivo es evitar que las imágenes se conversen durante más tiempo del necesario tras haber cumplido con la finalidad por las que fueron grabadas.

Así mismo, el borrado de las grabaciones de cámaras de seguridad también es una medida de seguridad con el fin de evitar el robo y/o el uso ilícito de las imágenes (por ejemplo, para realizar chantajes o para difundirlas públicamente), protegiendo así el derecho al honor y la propia imagen de las personas grabadas.

tarifas proteccion datos

¿Cuándo debe procederse al borrado en videovigilancia?

Se debe proceder a borrar las grabaciones de videovigilancia pasado un mes desde que se hicieron (por ejemplo, las grabaciones hechas el 1 de enero se deben borrar el 1 febrero).

Cómo hemos visto, en España el plazo máximo de conservación para las grabaciones de cámaras de seguridad es de un mes.

Cómo borrar las grabaciones en videovigilancia

El borrado de las grabaciones de videovigilancia puede hacerse tanto de forma manual como de forma automática.

Para proceder al borrado manual es necesario acceder al sistema de gestión de la cámara de seguridad desde el ordenador en el que esté instalado y proceder a seleccionar las grabaciones que se desea borrar (este proceso puede variar entre los diferentes modelos de cámaras de seguridad y sus aplicaciones, pero está habilitado en todas ellas).

El borrado automático es una función con la cuenta la mayoría de sistemas de gestión de las cámaras de seguridad, por lo que se puede configurar para que pasado un mes desde la grabación, esta se borre automáticamente (en la práctica significa que la grabación se sobrescribirá por otra). Con esta función los vídeos de las cámaras de seguridad se borran solos una vez cumplido el mes, lo que hace que sea la opción más recomendable y la que suelen usar las empresas de seguridad.

Cabe señalar que las grabaciones de cámaras de seguridad que se archiven en discos duros deben borrarse siguiendo los criterios del Esquema Nacional de Seguridad, utilizando un software que realice un borrado seguro y que registre la fecha, el dispositivo, el estándar de borrado y el administrador autorizado para el tratamiento de las imágenes (lo habitual es que quien puede visionar cámaras de seguridad pueda también proceder al borrado de las grabaciones).

¿Cuándo no se deben borrar las grabaciones de las cámaras de seguridad?

Las grabaciones de las cámaras de seguridad no deben borrarse cuando en ellas se haya registrado un acto delictivo o que haya puesto en riesgo la seguridad de personas, bienes o instalaciones, tal y como establece el ya citado artículo 22.3 de la LOPDGDD y la propia Ley de Seguridad Privada.

En este supuesto, el responsable de las cámaras deberá entregar las grabaciones a la autoridad competente en un plazo máximo de 72 horas desde el momento en que tuviera conocimiento de la grabación del hecho.

Tampoco deberán borrarse aquellas grabaciones que la policía o el juzgado hayan solicitado en el curso de una investigación.

Ni las grabaciones sobre las que se haya solicitado el derecho de acceso por una causa justificada.

En estos casos las grabaciones se conservarán con las debidas medidas de seguridad para garantizar su confidencialidad e integridad.

Sanciones por no borrar las grabaciones de videovigilancia

No borrar las grabaciones de videovigilancia cuando se haya cumplido el mes desde su captación, es motivo de sanción por parte de la AEPD. Si bien, la LOPDGDD no contempla explícitamente el no borrado en videovigilancia entre sus infracciones, sí que la falta de este puede comprenderse como diferentes infracciones de la normativa (por ejemplo, es una vulneración del principio de limitación del plazo de conservación y un incumplimiento de las obligaciones del responsable o encargado del tratamiento).

Por lo tanto, la cuantía de la sanción dependerá de la gravedad de la infracción, pudiendo alcanzar los 20 millones de euros (o el 4% de la facturación anual) en los casos más graves.

Tenemos un ejemplo de empresa sancionada por no borrar las grabaciones de seguridad (aparte de otras infracciones cometidas al respecto), con la sanción de 100.000 euros impuesta a Eroski por la filtración de las grabaciones de las cámaras de seguridad en las que aparecía Cristina Cifuentes. Estas grabaciones eran de 2011 y se filtraron en 2018, por lo que no fueron borradas debidamente.

En definitiva, el borrado en videovigilancia es una obligación legal y, salvo que las grabaciones hayan captado un acto delictivo, deben ser suprimidas pasado un mes desde que se grabaron.

Si tienes cualquier duda respecto a videovigilancia o sobre cómo aplicar la normativa de protección de datos en el uso de cámaras de seguridad, en Grupo Atico34 podemos ayudarte a cumplir con las obligaciones relativas al tratamiento de datos personales derivado de los sistemas de videovigilancia. No lo dudes y ponte en contacto con nosotros.

¿Necesitas un presupuesto? Escríbenos o llámanos al 914 896 419

He leído y acepto la política de privacidad.