Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
Videovigilancia

Videovigilancia para taxis ¿Es legal poner una cámara?

La videovigilancia en los taxis es legal, siempre que se cumpla con las obligaciones y requisitos de la normativa de protección de datos. En este artículo te explicamos cómo instalar cámaras para taxis cumpliendo con la legalidad vigente.

¿Es legal grabar dentro de un taxi??

Es legal grabar dentro de un taxi cuando se cumplen las condiciones y requisitos de la normativa de protección de datos, así como las indicaciones desarrolladas en resoluciones y guías de la AEPD sobre videovigilancia.

Cabe señalar que cuando hablamos de grabar dentro de un taxi, nos estamos refiriendo al uso de cámaras de vigilancia para taxis y no a grabaciones hechas por los propios taxistas con sus móviles u otros dispositivos de grabación o grabaciones hechas por los pasajeros. En el primer caso, no es legal y en el segundo, dependerá de si el taxista da o no su consentimiento para ello, ya que podemos considerar el taxi un espacio privado.

Por lo tanto, en este artículo estamos hablando de desarrollar una actividad de videovigilancia en el interior del taxi (a diferencia de lo que sería poner una cámara en el coche que grabe el exterior en caso de accidente).

Requisitos para la videovigilancia en los taxis de acuerdo a la ley

Los requisitos para la videovigilancia en los taxis derivan directamente de la aplicación de la protección de datos para taxistas, por lo que debemos acudir a esta normativa para que la instalación de cámaras de seguridad en el taxi se haga cumpliendo la ley.

tarifas proteccion datos

Legitimación de las cámaras para taxis

La legitimación para instalar cámaras de seguridad en taxis se puede basar en el artículo 6.1.f), el interés legítimo del responsable del tratamiento o de terceros, que en este caso es la seguridad y la obtención de pruebas ante posibles agresiones y delitos cometidos en el taxi. También como medida disuasoria de este tipo de conductas.

Es importante señalar aquí que en un dictamen publicado por la Agencia de Protección de Datos Catalana (APDCAT) en abril de 2024 sobre este tema, se requería que para poder basar la instalación de un sistema de videovigilancia en el taxi basado en el interés legítimo, se debería poder acreditar la existencia de este. Dadas las agresiones y otros delitos cometidos contra taxistas y denunciados por estos, podemos decir que ese interés legítimo queda debidamente acreditado.

Condiciones de la grabación en el taxi

Para considerar lícita la instalación de una cámara de seguridad en el taxi, también es necesario cumplir con una serie de condiciones relativas, en su mayoría, a cumplir con el juicio de idoneidad, necesidad y proporcionalidad de la medida y para asegurar que no se vulneran los derechos fundamentales de los interesados (es decir, los usuarios del taxi o los propios empleados).

En ese sentido, las condiciones que debería cumplir cualquier sistema de videovigilancia en los taxis serían las siguientes:

  • La cámara debe estar colocada en una zona que no sea fácilmente accesible por el conductor, de manera que no pueda manipularla.
  • La grabación se activará solo cuando el conductor pulse un «botón del pánico», de manera que solo se grabarían imágenes de los momentos en los que se produce una situación de peligro para el conductor. Es decir, no se realiza una grabación continuada y sistemática del interior del taxi.
  • Idealmente, la cámara del taxi estará conectada a una central de alarma, supervisada y gestionada por una empresa de seguridad, de forma que las grabaciones no se almacenan de manera local en el taxi ni el conductor tiene acceso directo a ellas.
  • Se instalará el correspondiente cartel de zona videovigilada en el exterior del taxi, en una zona visible para los usuarios, normalmente las puertas o ventanillas traseras. También puede colocarse un cartel en el interior.
  • En el cartel debe figurar la información básica sobre protección de datos, dónde ejercer los derechos de acceso, supresión y limitación e indicar dónde puede consultarse la información detallada respecto al tratamiento de datos (se puede facilitar una dirección URL).
  • Realizar el correspondiente análisis de riesgos y asegurarse de que la empresa de seguridad contratada cumple con la normativa de protección de datos.

Plazo de conservación de las grabaciones

El plazo de conservación de las grabaciones realizadas por la cámara del taxi es de 30 días, es decir, el mismo plazo que para cualquier grabación de sistemas de videovigilancia. Cumplido ese plazo, las grabaciones deben suprimirse, salvo que hayan sido solicitadas para denunciar una agresión.

Así mismo, tampoco se suprimirán las grabaciones que hayan captado la comisión de un delito, en cuyo caso deberán facilitarse a la policía.

Acceso a las grabaciones

El acceso a las grabaciones quedará limitado a cuando sea necesario utilizarlas como prueba para la denuncia de una agresión o delito ocurrido en el taxi.

Solo podrán acceder a las grabaciones el personal autorizado de la empresa de seguridad, el responsable del tratamiento y, en su caso, la policía o el juzgado en el transcurso de una investigación.

Contratar la videovigilancia con una empresa de seguridad

Para evitar problemas legales futuros relativos a las grabaciones realizadas en el interior del taxi, es recomendable contratar la instalación y supervisión de las cámaras con una empresa de seguridad autorizada por el Ministerio del Interior.

De esa forma, las cámaras estarán conectadas a una central de alarma y las grabaciones estarán en poder de la empresa de seguridad, que deberá contar con las medidas de seguridad necesarias para evitar accesos no autorizados o robos de las imágenes. En caso de una agresión o delito sufrido por un taxista, este o su empresa pueden solicitar las imágenes a la empresa de seguridad.

Además, algunas de estas empresas de seguridad comercializan un servicio de videovigilancia para taxis, cuyas cámaras funcionan mediante la activación de la grabación por parte del conductor en situaciones de peligro.

tarifas proteccion datos autonomos

¿Quién es el responsable del tratamiento en la videovigilancia de un taxi?

El responsable del tratamiento en la videovigilancia de un taxi será el titular de la licencia del taxi, sea este una persona física o una persona jurídica. De modo que si se contrata el sistema de videovigilancia con una empresa de seguridad, esta será la encargada del tratamiento, con la que se deberá firmar el correspondiente contrato de encargo de tratamiento.

En definitiva, la videovigilancia en taxis es legal y ya hay ciudades en las que los taxistas han instalado este sistema de seguridad en sus coches (es el caso, por ejemplo, de la ciudad de Alcalá de Henares), pero siempre deben tenerse en cuenta las condiciones, obligaciones y requisitos de la normativa de protección de datos, para no vulnerar los derechos fundamentales de los usuarios del taxi, por ello el uso de un sistema que no grabe continuamente, sino que se active solo en el momento del incidente, es lo más adecuado para cumplir con la legalidad.

Si tienes un taxi o una empresa dedicada a ello y estás valorando instalar un sistema de videovigilancia en los vehículos, Grupo Atico34 puede ayudarte a solucionar tus dudas relativas a la videovigilancia y cualquier otra duda relativa a la Ley de Protección de Datos.

¿Necesitas un presupuesto? Escríbenos o llámanos al 914 896 419

He leído y acepto la política de privacidad.