¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
CiberseguridadSoftware

Jailbreak, ventajas y peligros de liberar nuestro iPhone

¿Quién no ha pensado alguna vez en que le gustaría poder tener iconos más personalizados en su iPhone o acceso a aplicaciones que no están disponibles en la Apple Store o para iOS? Hay usuarios que han ido más lejos de pensarlo y han decidido «liberar» sus iPhone a través del denominado jailbreak.

En este artículo explicaremos qué es el jailbreak, para qué sirve y qué peligros puede suponer para nuestros dispositivos iOS.

¿Qué es el jailbreak?

El jailbreak es el proceso mediante el cual, aprovechando alguna vulnerabilidad de un dispositivo electrónico, se desbloquea el software instalado por el fabricante para poder instalar otro software distinto a este en dicho dispositivo.

El término jailbreak se asocia principalmente con dispositivos de Apple, en concreto con el iPhone, aunque también puede hacerse en iPads y otros dispositivos iOS, además de en cualquier otro dispositivo electrónico (como consolas). Técnicamente hablando, consiste en utilizar parches de kernel (que es el elemento fundamental del sistema operativo) para acceder a la raíz (root) de un sistema iOS, permitiendo gracias a ello la descarga e instalación de aplicaciones, extensiones y temas adicionales no disponibles en tiendas oficiales.

Relacionamos jailbreak con iPhone porque es uno de los dispositivos más bloqueados que se venden actualmente y, además, sus primeras versiones ni siquiera contaban con tienda de aplicaciones, lo que limitaba bastante la personalización del dispositivo. Además, cuando se comercializó por primera vez en EE. UU., solo estaba disponible en la red de AT&T, lo que obligaba a usuarios que quisieran acceder a otros operadores a recurrir al jailbreak.

Los parches o código de jailbreak pueden encontrarse en foros y páginas web dedicadas a esta práctica, habitualmente de forma gratuita y acompañado de instrucciones para descargar e instalar el jailbreak, así como de las herramientas de escritorio necesarias para aplicar el código.

Tipos de jailbreak

Dependiendo del tipo de herramientas y exploits que utilicen, podemos hablar de dos tipos de jailbreak distintos:

  • Tethered jailbreak: Para que el jailbreak no se pierda al reiniciar el dispositivo, es necesario que este esté conectado a un ordenador cuando se vuelve a encender (es una de las razones por la que encontraréis diferentes herramientas para ello si ponéis en el buscador «descargar jailbreak para Windows»).
  • Untethered jailbreak: No requiere conectar el dispositivo a un ordenador una vez aplicado el jailbreak, ni siquiera cuando se reinicia, ya que el dispositivo permanece en este estado aunque se apague y vuelva a encender. Como contrapartida, es poco común encontrar este tipo de código, ya que requiere de un gran esfuerzo crearlo, además, no suele ser compatible con las versiones más recientes de iOS.

¿Para qué sirve el jailbreak?

Como ya hemos adelantado, el jailbreak sirve para poder instalar y usar aplicaciones no aprobadas por Apple o de terceros en un dispositivo iOS, ampliándose así el catálogo de aplicaciones disponibles para el terminal, por ejemplo, si queremos usar un navegador diferente a Safari, así como para personalizar la interfaz del mismo, puesto que da al usuario un mayor control sobre su dispositivo.

El jailbreaking también se practica para poder utilizar aplicaciones y juegos pirateados, que de otra forma no funcionarían en el dispositivo.

Si bien, un iPhone al que se le haya practicado jailbreaking seguirá teniendo acceso a la App Store de Apple y podrá comprar aplicaciones en ella, también tienen acceso a tiendas no oficiales de apps, como Cydia, quizás la más popular, que suele instalarse durante el proceso de jailbreaking.

Hay un uso más oscuro del jailbreaking, cuando este se emplea para espiar un móvil y, por tanto, a su usuario. Desbloquear un iPhone puede crear una puerta trasera dentro del dispositivo, dejándolo expuesto a cualquier tipo de malware, incluido el stalkerware.

Cabe señalar que, aunque a día de hoy todavía se practica el jailbreaking y podemos encontrar sitios donde se facilita el código de jailbreak para descargar, los dispositivos iOS cuentan con muchas más aplicaciones, funcionalidades y nivel de personalización, que, además, se van ampliando por parte de Apple, lo que hace que salvo para quienes quieran instalar apps de terceros no autorizadas o fuera del ecosistema iOS, no resulte una idea muy atractiva.

Además, las nuevas versiones de iOS y sus consecuentes actualizaciones de seguridad hacen que sea cada vez más complicado aplicar el jailbreaking a estos dispositivos.

¿Es legal hacer jailbreaking a un dispositivo iOS?

Sí, es legal hacer jailbreaking a un dispositivo iOS, siempre y cuando no se realice con fines lucrativos, es decir, si el jailbreaking lo realiza el propio usuario en su dispositivo, es una práctica completamente legal, pero si se hace en una tienda cobrando por ello, se considera ilegal.

Consecuentemente, utilizar un iPhone o iPad al que se le haya aplicado jailbreaking no es ilegal, pero sí lo es descargar aplicaciones, juegos y contenidos pirateados.

Aparte de la legalidad, otra cosa es lo que Apple opina del jailbreak y en este caso, no aprueba esta práctica, aunque la haya «aprovechado» para mejorar la seguridad de su sistema operativo y parchear las vulnerabilidades que explota el jailbreaking.

Herramientas para hacer jailbreaking

En Internet existen muchas herramientas para hacer jailbreaking, pero hay que ser cuidadoso con qué nos descargamos, porque igual lo que estamos instalando en nuestro iPhone es un malware o una puerta trasera. Además, hay que tener en cuenta la versión de iOS que se tiene instalada, ya que no todos los códigos de jailbreak sirven para todas ellas (de hecho, cuanto más reciente sea la versión de iOS, más difícil será encontrar un jailbreak que funcione).

Entre las herramientas más actuales de jailbreak están Unc0ver, Chimera y Checkra1n, aunque es posible encontrar otras que también permiten hacer jailbreak a iOS 14 y 15.

Como dijimos, la mayoría de estas herramientas permiten hacer tethered jailbreak, por lo que es necesario descargar el código para el jailbreak al PC e instalarlo desde ahí.

Aunque no es necesario tener grandes conocimientos técnicos para instalar un código de jailbreak, sí que es recomendable tener una ligera idea de lo que se está haciendo, ya que el peligro de dejar el iPhone inservible es muy real.

Instalar un código de jailbreak

Ventajas y desventajas de hacer jailbreak

El jailbreak tiene tanto ventajas como desventajas que merece la pena conocer, si estáis valorando aplicarlo a vuestro iPhone.

Entre las ventajas del jailbreak tenemos:

  • Más control sobre el dispositivo y más posibilidades de personalización de la interfaz.
  • Instalación de aplicaciones no autorizadas o de terceros.
  • Poder eliminar aplicaciones preinstaladas que de otra manera no se pueden borrar.

Mientras que entre las desventajas de practicar jailbreaking a dispositivo iOS encontramos:

  • Pérdida de la garantía del terminal.
  • Dejar de recibir actualizaciones automáticas.
  • Es posible que no se puedan aplicar algunas actualizaciones de software oficial.
  • Puede provocar que la batería se gaste antes.
  • Puede provocar el bloqueo del iPhone.
  • Puede provocar que el dispositivo de más fallos.
  • Puede provocar conexiones de datos más lentas o pérdida de calidad en las llamadas.
  • Puede bloquear el acceso a determinados servicios y contenido oficial.
  • Supone un peligro para la seguridad del dispositivo y lo que guardamos en él (cómo vamos a detallar en el siguiente punto).

¿Qué peligros tiene el jailbreaking?

Cuando os hemos hablado de seguridad en aplicaciones móviles, lo hemos hecho prácticamente refiriéndonos solo a las apps para Android y eso es porque iOS es uno de los sistemas operativos más seguros, precisamente por su naturaleza cerrada

Sin embargo, cuando se aplica jailbreaking a un dispositivo iOS, esa seguridad se pierde, lo que pone en peligro tanto el terminal como nuestra privacidad, ya que abrimos la puerta a instalar todo tipo de aplicaciones, incluidas aquellas que no están disponibles en tiendas oficiales y que pueden convertirse en un punto de entrada a diferentes tipos de malware.

Así, un iPhone al que se le haya aplicado jailbreaking es más susceptible de ser atacado por los cibercriminales, que podrían tener acceso a nuestros datos, incluida información sensible como las credenciales bancarias y de otras cuentas de usuario, acceso a la cámara o el micrófono, etc. Además, como ya comentamos más arriba, hay herramientas de jailbreak que pueden instalar malware directamente en el dispositivo. Y no hablamos hipotéticamente, KeyRaider, un malware de jailbreaking, robó 225.000 ID de Apple en 2015.

Si, además, nuestra empresa permite una política BYOD, usar un iPhone al que se le haya aplicado jailbreaking podría poner en peligro la seguridad de toda la compañía, si con él nos conectamos a la red interna y manejamos información confidencial.

¿Es posible reparar un iPhone tras hacerle jailbreaking?

Sí, es posible reparar un iPhone al que se le haya aplicado jailbreaking, lo único que hay que hacer es restaurar el iPhone a su estado de fábrica, esto hará que todas aplicaciones de jailbreak instaladas en el dispositivo sean eliminadas, devolviéndole a su configuración inicial. Lo único que debes recordar antes de proceder con la restauración, es hacer una copia de seguridad de aquellos contenidos que no quieras perder.

Jailbreak vs. rooting ¿son lo mismo?

¿Es el rooting lo mismo que el jailbreaking? La respuesta es sí, son lo mismo o, mejor dicho, son técnicas que permiten hacer lo mismo, desbloquear el software de un dispositivo móvil. La «diferencia» está en que cuando hablamos de rooting, nos referimos a dispositivos Android.

Aparte de eso, la otra diferencia que tiene el rooting (no confundir con rootkit, aunque están relacionados) respecto al jailbreaking, es que mientras que este es universal y sirve para todos los modelos de iPhone o iPad (no así todas las versiones de iOS), el rooting puede variar de un modelo y fabricante a otro.