Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
Denuncias & Sanciones

¿Espiar el móvil de tu pareja es delito?

El móvil se ha convertido en prácticamente una extensión de nuestra vida, integrado en muchas de las actividades que realizamos, se ha convertido también en dispositivo que contiene mucha de nuestra información privada. Eso ha hecho que algunas personas lo vean como la forma de acceder a esa información, como es el caso de las parejas, donde uno de sus miembros puede sentirse tentado de coger el móvil de su pareja y acceder a él para espiar sus conversaciones, fotos, correos, etc. Quizás esas personas nunca se hayan parado a preguntarse si espiar el móvil de tu pareja es delito y qué consecuencias podría tener.

En este artículo vamos, precisamente, a dar respuesta a esa pregunta, entre otras cuestiones relacionadas.

¿Es legal espiar el móvil de tu pareja?

Empecemos por responder directamente, no, espiar el móvil de tu pareja no es legal (de hecho, el propio concepto de espiar ya debería indicarte que estás haciendo algo que, como mínimo, es éticamente cuestionable, especialmente dentro de una relación, donde debería regir la confianza mutua).

Sin embargo, ante a la vista de los resultados relacionados con el móvil, espiar y pareja («¿cómo saber con quién chatea mi pareja desde mi celular gratis?», «¿qué pasa si miro el móvil de mi pareja», «¿cómo se puede leer los mensajes de otro celular?», «cómo ver mensajes de tu pareja sin que sé de cuenta», por citar algunos), parece que hay personas que ni siquiera se plantean la ilegalidad de lo que están haciendo o tienen intención de hacer.

Además, de acuerdo a diferentes estudios, cuanto más jóvenes, más «normal» ven el hecho de acceder al móvil de la pareja (especialmente, si piensan que esta les puede estar engañando).

Cabe señalar, además, que da igual si el acceso al móvil de tu pareja es puntual, acceder a su contenido y mirar conversaciones de WhatsApp, correos electrónicos, SMS, fotos o cualquier otra información contenido en el móvil, es ilegal, en concreto, espiar el móvil de tu pareja es un delito contemplado en el Código Penal.

Delito que se agrava (como veremos más adelante) si, aparte de espiar el contenido del móvil, lo compartimos con otros o lo difundimos públicamente.

Es clave entender que el móvil forma parte de nuestra esfera privada y que puede contener una gran cantidad de información privada, y que estamos en todo nuestro derecho de no tener que compartir con nuestra pareja. El derecho a la intimidad y el secreto de nuestras comunicaciones, es un derecho fundamental recogido en la Constitución Española y se aplica también a nuestros teléfonos móviles.

Espiar el móvil de tu pareja es delito

Espiar el móvil de tu pareja es delito cuando para poder acceder a su contenido empleamos algún método para hacernos con la contraseña o pin del terminal o instalamos alguna aplicación que nos permita conocer su contenido (por ejemplo, una app espía o un spyware).

En concreto, este delito está amparado en el artículo 197.1 del Código Penal, establece que se ha cometido un delito cuando quien «para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales, intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación».

La AEPD también señala que acceder al correo electrónico o al teléfono móvil de otra persona, incluida la pareja, sin su consentimiento para conocer datos, conversaciones y/o mensajes de carácter privado y particular puede ser constitutivo de uno o varios delitos (el ya citado 197 de revelación de secretos y contra la integridad moral).

Cabe señalar que para que se considere delito, es necesario demostrar que nuestra pareja accedió a nuestro móvil o instaló en él un software o aplicación espía para poder acceder a nuestra información y que esa información era de carácter privado (por ejemplo, si las fotos de nuestro móvil las tenemos compartidas públicamente en nuestro perfil de una red social, podría no considerar información confidencial).

Así mismo, demostrar que nuestra pareja ha accedido a nuestro móvil y espiado nuestras conversaciones o correo electrónico, puede ser difícil de probar, puesto que realmente no va a dejar un rastro en el terminal. Así que si no lo admite o hace referencia a algo que no debería saber, demostrar este delito es complicado. E incluso conseguir que lo admita debe hacerse respetando la ley (es decir, que no podemos conducirle hacia esa admisión).

espiar el móvil de tu pareja es delito

¿Cuál es la pena por espiar el móvil de tu pareja?

El artículo 197 establece las siguientes penas por espiar el móvil de tu pareja:

  • 197.1: Pena de prisión de uno a cuatro años y multa de 12 a 24 meses.
  • 197.3: Pena de dos a cinco años en el caso de que se revele o difunda a terceros los datos o información descubierta en el móvil.
  • Así mismo, el CP dice que las penas citadas se impondrán en su mitad superior, cuando los hechos los haya cometido la pareja (cónyuge o persona que esté o haya estado unida a la víctima por análoga relación de afectividad, incluso sin convivencia).

¿Espiar el móvil de tu pareja es violencia de género?

Cómo habéis visto en el punto anterior, el hecho de espiar el móvil de nuestra pareja se considera una agravante y la pena por ello es mayor. Por lo que cabe preguntarse si espiar el móvil de tu pareja es violencia de género.

Y la respuesta es que espiar el móvil de la pareja si se considera como violencia de género, en concreto, y de acuerdo a la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, está incluida dentro de la denominada violencia de género digital, que comprende comportamientos de violencia de género ejercidos en el entorno digital y/o mediante el uso de nuevas tecnología.

Espiar el móvil de otras personas también es delito

Lo cierto es que el artículo 197, salvo para la agravante que hemos señalado en los dos apartados anteriores, hace referencia a la revelación de secretos en cualquier ámbito y llevada a cabo por cualquier persona. Es decir, que espiar el móvil de un amigo, de un empleado, de una familiar, etc., es constitutivo de delito.

La única «excepción» de la que podemos hablar, es la del monitoreo del móvil de los hijos menores de edad. En este caso, la ley es algo más flexible respecto al uso de este tipo de apps y la invasión de la privacidad del menor, puesto que los padres tienen la obligación de velar por la seguridad y bienestar de sus hijos. Sin embargo, se debe tener en cuenta la edad del menor, ya que cuanto mayor sea, más limitará la ley este tipo de control.

¿Cómo saber si me están espiando el móvil?

Generalmente, es complicado saber si no están espiando el móvil, especialmente si quien lo hace, accede al mismo porque conoce nuestro pin o nuestro patrón de desbloqueo.

Si se usan apps espías o spyware, puede resultar algo más «fácil» saber si no están espiando el móvil, puesto que este podría señales de ello, como una duración menor de la batería, sobrecalentamiento del terminal, un uso de datos mayor o apps que no reconocemos, por citar algunas de esas señales. En estos casos, lo mejor es restablecer el terminal a su modo de fábrica para deshacernos del software espía (aunque antes documéntalo como prueba).

También podemos usar algunas soluciones de seguridad para móviles, como aplicaciones anti spyware, que son capaces de detectar este tipo de aplicaciones maliciosas.

¿Qué hacer si te están espiando el móvil?

En el caso de que hayas descubierto que tu pareja (u otra persona) está espiando tu móvil, lo que debes hacer es reunir todas las pruebas que puedas (siempre de acuerdo a los límites que establece la ley, para que estas no se declaren nulas), para lo que también puede ayudar contar con la ayuda de un perito informático, que analice tu móvil, y acudir posteriormente a la policía o el juzgado a presentar la denuncia.

Este delito requiere la denuncia de la víctima (salvo en el caso de menores o personas con discapacidad).

Así mismo, es un delito que con el perdón del ofendido se extingue la vía penal.

En conclusión, espiar el móvil de tu pareja no solo es una invasión de su privacidad y no clara muestra de desconfianza, sino que también es un delito, por el que pueden imponerte una pena de hasta cinco años de prisión.

2 Comments

Comments are closed.