¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
EmpresaLaboral

Ética profesional. Definición, funciones y ejemplos

Al desempeñar una actividad profesional es imprescindible actuar bajo una serie de normas y premisas éticas y morales que garanticen la diligencia en el ejercicio de dicha profesión. Es lo que se conoce como ética profesional. En este artículo vemos en qué consiste y por qué es tan importante para el cumplimiento normativo o compliance en las empresas.

¿Qué es la ética profesional?

La ética profesional se define como un conjunto de normas y valores morales que los profesionales de un determinado sector deben respetar durante el ejercicio de su profesión.

Se traduce en una serie de comportamientos y pautas de actuación encaminadas a fomentar las buenas prácticas laborales y la armonía social. Entre estos principios éticos están la responsabilidad, el respeto, la diligencia, la constancia, la puntualidad, la justicia o la honestidad.

Es habitual que los distintos sectores profesionales recojan estos principios en un código deontológico que incluya los criterios que deben ser puestos en práctica en el ejercicio de su profesión. Por ejemplo, existe un código deontológico para profesionales de la salud, para periodistas, para abogados, etc.

Características de la ética profesional

La ética profesional y deontología tiene como objetivo determinar los valores que han de ser puestos en práctica en una determinada profesión.

Se trata de valores que los profesionales han de aplicar de manera individual, pero que tienen un beneficio colectivo, tanto para su profesión como en el ámbito social.

En algunas profesiones estas normas y pautas de conducta están reflejadas en un código de ética profesional o código deontológico.

Son pautas de comportamiento que el profesional ha de cumplir por voluntad propia. Su incumplimiento no conlleva sanciones o castigos, más allá de la mala imagen personal o profesional. En el caso de que exista un código deontológico, su incumplimiento sí puede ser sancionable.

 

Se fundamenta en la aplicación en el ámbito profesional de determinados principios y deberes, y en la defensa de derechos. No es, por tanto, una norma con rango jurídico, sino pautas y valores morales de sentido común.

 

¿Para que sirve la deontología profesional?

La ética profesional o deontología sirve para determinar las pautas de actuación que debe seguir un trabajador ante una determinada situación.

Durante el desarrollo de su actividad, los profesionales pueden enfrentarse a situaciones que implican decisiones morales. La ética profesional contribuye a saber qué es lo que está bien y lo que está mal en el ejercicio de la profesión.

Además, la ética profesional persigue un bien común, es decir, contribuye a que el profesional entienda que el beneficio colectivo, tanto social como de la empresa, está por encima de su interés personal.

¿Por qué es tan importante?

La deontología y ética profesional es importante porque permite arraigar en el profesional una serie de valores y comportamientos que contribuyen a la armonía laboral y social.

Hay que tener en cuenta que hay profesiones que repercuten en uno u otro sentido en la vida de las personas, como es el caso de los médicos, abogados o periodistas. Por tanto, contar con un código ético es imprescindible para que ejerzan su actividad dentro de unos parámetros de justicia, equidad, veracidad, honestidad y responsabilidad.

Por otro lado, la ética profesional contribuye a mejorar el ambiente dentro de una organización. La aplicación del código ético permite armonizar las relaciones laborales entre los trabajadores y aumentar la confianza entre los clientes y el entorno empresarial.

Para que la aplicación de la ética profesional sea realmente efectiva, estas normas y valores han de ser conocidos por todos los miembros de una organización, para que se apliquen de forma homogénea.

En definitiva, el valor de la ética profesional responde a la creación de un escenario común en un determinado sector profesional, en el que todos los trabajadores conozcan las pautas de actuación y respeten las normas para beneficio del ambiente laboral y la armonía social.

Diferencias entre ética profesional, personal y empresarial

La ética personal hace referencia a los valores, actitudes y comportamientos que rigen la vida diaria de un individuo y sus relaciones personales.

La ética personal está relacionada con la profesional, en el sentido de que las personas pueden aplicar sus principios y valores personales durante el ejercicio de su profesión, lo que llevaría a la ética profesional.

Por otro lado, la ética empresarial se refiere a las decisiones éticas de las organizaciones en un contexto comercial. Aquí entraría el cumplimiento normativo, las relaciones con clientes, trabajadores, proveedores o competencia, el buen gobierno corporativo, etc.

Como vemos, son tres conceptos diferentes porque se aplican a tres niveles distintos: personal, profesional y empresarial. Sin embargo, también están íntimamente relacionados, ya que la ética personal puede influir en el comportamiento profesional, y ambas, a su vez, en los valores de una organización.

La ética profesional por sectores: Aspectos mas importantes

Existen distintos tipos de códigos deontológicos, en función de las necesidades morales y éticas que implica cada actividad profesional. Así, existen diferentes códigos éticos para profesionales de la medicina, la abogacía o el periodismo, entre otros.

Enfermería

Entre los principios básicos de la ética profesional sanitaria está el respeto a la vida y a los derechos humanos, la conducta honesta durante el cuidado de las personas y la protección de su integridad ante cualquier problema de salud y bajo prácticas sanitarias libres de riesgos.

Psicología

El código ético de los psicólogos ha de respetar los principios de probidad, justicia, deber de secreto y respeto por los pacientes. Asimismo, ha de evitar cualquier comportamiento que pueda poner en duda su honestidad o que pueda afectar negativamente a la imagen de la profesión.

Abogados

El código deontológico de la abogacía señala que estos profesionales han de ejercer su actividad con independencia, integridad y lealtad hacia el cliente. También señala su derecho a la libertad de defensa y expresión, y al deber del secreto profesional.

Ingenieros

Los ingenieros han de prestar especial importancia a la seguridad, el bienestar público y al fomento del desarrollo sostenible. Solo pueden prestar servicios en áreas de su competencia y sus declaraciones públicas han de ser veraces y objetivas. Deben tener tolerancia cero ante fraudes, sobornos o intentos de corrupción.

Periodismo

La ética profesional de los periodistas les obliga a ofrecer información bajo su derecho a la libertad de expresión y el respeto a las libertades de los ciudadanos. Durante el ejercicio de su profesión han de respetar los valores de veracidad, precisión en la información, honestidad, pluralismo, tolerancia y respeto del secreto profesional.

Ejemplos prácticos en la aplicación de la ética profesional

Veamos algunos ejemplos de ética profesional:

  • Respeto del secreto profesional: esto es, no revelar las fuentes que han proporcionado determinada información. Es un código que deben cumplir profesionales como los periodistas o abogados.
  • Derechos individuales en la difusión de información: por ejemplo, no difundir información que pueda poner en peligro la integridad de un individuo o que atente contra sus derechos al honor, la intimidad o la propia imagen.
  • Respeto profesional: tratar a los compañeros de profesión de forma respetuosa y fomentar un ambiente de armonía y respeto.
  • Fomentar la inclusión laboral: adoptar prácticas cotidianas que contribuyan a erradicar cualquier tipo de discriminación profesional por razón de edad, sexo o grupo social.
  • Responsabilidad social: poner en marcha actitudes y comportamientos que permitan aportar un granito de arena para mejorar la calidad de vida o el bienestar de la comunidad.

La ética profesional en el marco del Compliance

El compliance consiste en todos aquellos principios, normas y pautas de conducta que rigen el comportamiento interno de una organización. El objetivo del compliance es adoptar buenas prácticas en el ejercicio de la actividad empresarial para garantizar el cumplimiento normativo y evitar responsabilidades legales o penales.

Es decir, el compliance se aplica como un conjunto de normas internas que afectan a todos los trabajadores de la empresa. Para el cumplimiento de estas pautas de comportamiento será fundamental que los miembros de la organización actúen de acuerdo a la ética profesional y que conozcan el código deontológico de su profesión (en caso de haberlo).

Por decirlo de otro modo, la ética profesional permite implantar las normas de compliance de una manera más eficaz. Si los trabajadores de una empresa son conscientes de los principios y valores morales que rigen su profesión, podrán aplicar las normas de cumplimiento normativo interno de forma más efectiva.