¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
GlosarioInternet

Trolls en Internet: los tipos de trolling que encontrarás en la red

7 Mins read

Proliferan por la Red gracias al anonimato que les brinda Internet; los trolls han dejado atrás sus puentes para sembrar la controversia y el enfrentamiento allí donde haya una plataforma pública en la que puedan dejar sus comentarios. Nada ni nadie que tenga una mínima notoriedad en redes sociales o foros se libra de ellos. En este artículo hablaremos de los trolls en Internet, cuál es su MO y qué tipos existen.

¿Qué es un Troll en Internet? Concepto

Un troll en Internet, o troll si usamos la acepción en castellano, es una persona que aprovecha cualquier lugar en la Red en el que se puedan hacer comentarios para crear controversia y fomentar el enfrentamiento entre otros usuarios. Su objetivo es llamar la atención y molestar.

Aunque el concepto de troll, tal y como lo usamos ahora en Internet, tiene que ver con estos personajes que siembran, o intentan sembrar, el conflicto allí por donde dejan comentarios, lo cierto es que su origen tenía una finalidad mucho menos incendiaria.

A principios de los años 90, la práctica del «trolling for newbies» se empleaba en el grupo de noticias y precursor de los foros actuales de Usenet, alt.folklore.urban, para detectar a usuarios novatos; los veteranos proponían temas que ya habían sido discutidos con anterioridad para detectar a los nuevos usuarios. Entonces el troleo tenía más intención de broma.

Esa concepción cambia cuando surge el concepto de flame o «flameo», la práctica de hacer comentarios provocativos para conseguir respuestas incendiarias, y se cruza con el troll. Así, del troll graciosillo pasamos al troll hiriente, que es el que abunda actualmente en redes sociales, foros, páginas web y en cualquier lugar donde puedan hacerse comentarios, y en el que estamos centrando este artículo.

¿Qué hace un Troll en Internet?

El objetivo del troll en Internet es sembrar la discordia, crear enfrentamientos y, en general, molestar desviando la conversación del resto de usuarios y atrayendo la atención hacia él. ¿Cómo lo hace?

Dejando comentarios allí donde quiere crear conflicto; puede ser en redes sociales, páginas web o blogs que admiten comentarios, foros, etc., cualquier sitio online donde puedan hacer un comentario o incluso chatear en directo (como en un juego online), es el campo de juego del troll. Lo único que tiene que hacer es hacer un comentario lo suficientemente provocativo como para que otro usuario le conteste en un tono similar y seguir la «conversación» en esa línea. Al final, el tema queda desvirtuado y el troll ha conseguido su objetivo, que es haber sido el centro de atención y provocado una discusión.

¿Qué es el trolling?

Trolling es lo que hace el troll y que podemos «traducir» como «trolear», es decir, comenzar todo el proceso de controversia y conflicto en una sección de comentarios, publicando una respuesta provocativa, para atraer la atención sobre él y comenzar una discusión que, a veces, nada tiene que ver con el tema original.

El trolling o troleo es, básicamente, molestar al resto de participantes, inflamando un intercambio de comentarios para conseguir que estos se enfrenten a él o entre ellos. Además, el insulto y los comentarios hirientes nunca estarán fuera de su arsenal.

En ocasiones, el trolling puede estar más dirigido hacia una entidad (como una empresa o compañía o marca) o hacia una persona en concreto, en este último caso, si el troll persiste en atacar a esa persona día tras día, podríamos estar hablando de un tipo de ciberbullying en el que la víctima es acosada por el troll y aquellos que le siguen el juego en redes sociales o foros donde tenga presencia.

Perfiles típicos de troll y tipos de trolling que te puedes encontrar navegando por Internet

Aunque el perfil básico de troll es el de una persona que quiere llamar la atención y alimentar su ego, es posible diferenciar entre diferentes trolls en Internet, en función del tipo de troleo que lleven a cabo.

A continuación vemos los tipos de troll más habituales en Internet.

Troll en internet

Trolls sádicos

El objetivo de los trolls sádicos es humillar y hacer daño, para ello centran su ataque sobre una persona o unas pocas, sacando de contexto cualquier respuesta que les den a sus comentarios y tratando de hacerles quedar a ellos como los malos, para que otros usuarios les ataquen también.

Da igual cómo se responda a este tipo de troll, siempre tratará de volver la conversación y al resto de usuarios contra ti, por lo que lo mejor que puedes hacer es directamente ignorarlos.

Trolls zombies

El troll zombie es aquel cuyo mensaje siempre insiste sobre el mismo tema, repitiendo los mismos mensajes una y otra vez, sin contraargumentar realmente, machaca la misma idea continuamente, como si la conversación no avanzará para él.

No es el tipo de troll más brillante, pero resulta igual de molesto que los demás.

Trolls vampiro

El troll vampiro es uno con el que hay que tener cuidado, porque se trata de un ciberacosador. Este troll se obsesiona con algunas de sus víctimas y comienza a seguirlas y rastrearlas por Internet, irá allí donde estas tengan presencia y las atacará continuamente.

Su MO es hostigar sin descanso a su víctima, haciéndole daño, incitando a otros a atacarla en Internet, intimidándola, etc. Son muy persistentes y en muchas ocasiones, agresivos.

Trolls disruptivos

Los trolls disruptivos son aquellos que interrumpen la conversación y comentan algo que nada tiene que ver con el tema que se está tratando. Emplean diferentes técnicas, desde usar imágenes grandes en sus respuestas que puedan llegar a ocultar otros comentarios, publicar comentarios ofensivos o insultantes, realizar spam, etc., cualquier cosa que acabe desvirtuando la sección de comentarios.

En cierto sentido, podemos decir que todos los trolls son disruptivos, si bien algunos tienen objetivos más concretos.

Trolling de otros trolls

Sí, también existen los trolls que trolean a otros trolls. Este tipo de troll lo que hace es usar los mismos métodos para molestar y humillar, en muchos casos, al troll que empezó el conflicto en primer lugar.

Trolls eruditos

El troll erudito es fácil de reconocer, porque emplea sus comentarios con un tono superior y condescendiente para demostrar sus conocimientos sobre un tema o temas en concreto. Lo que no quiere decir que dichos conocimientos y comentarios sean útiles o tengan sentido dentro de la propia conversación, porque lo que este tipo de troll quiere es dejar claro que sabe mucho sobre algo.

Es habitual que «suelten» largas parrafadas en la sección de comentarios de los artículos de webs y blogs para mostrar claramente todo lo que saben. Y por supuesto, ellos siempre tendrán la razón sobre todo. Suelen rematar con «hay que leer más» o «infórmate mejor» o frases por el estilo.

Haters (es otro tipo de trolling)

Los haters son un tipo de troll bastante habitual en Internet, de hecho tenemos por ahí la expresión «haters gonna hate» por algo. A los haters les mueve el odio hacia cualquier cosa, persona o entidad con la que no estén de acuerdo, no les guste, no comparten puntos de vista o por el simple hecho de odiarlo.

Sus ataques son muy agresivos y se basan en el insulto y la mentira, siempre queriendo quedar por encima de quienes les contestan, a quienes contestarán con desprecio y más insultos.

Los haters abundan en todo sitio de Internet donde puedan soltar sus ataques.

Trolls novatos o despistados

Para convertirse en algo, todo es empezar, y con el trolling pasa igual; por ello también podemos encontrar trolls novatos o despistados. Este tipo de troll se está iniciando en su carrera de troleo y no suele ser muy efectivo, de hecho, lo habitual es que sus primeros intentos pasen desapercibidos o sean completamente ignorados. Si es persistente, con el tiempo acabará encontrando su «rol como troll» y qué tipo de ataques llevar a cabo.

Troll «buscafollows»

El troll «buscafollows» no suele tener una opinión o ideología concreta sobre nada y lo único que persigue es conseguir nuevos seguidores con sus comentarios, por lo tanto, defenderá una posición u otra en función de aquello que él crea que le puede conseguir más seguidores.

Su táctica se basa en generar ruido y controversia de cualquier tipo, para lograr esos seguidores.

Trolls sarcásticos

El troll sarcástico usa la ironía y los comentarios mordaces para crear enfrentamientos. Emplea también memes más o menos divertidos y aunque es molesto como el resto, muestra tener bastante más ingenio que el resto de tipos de trolls para sembrar el conflicto en la sección de comentarios. Aunque también es cierto que no todos los trolls sarcásticos consiguen los mismos resultados ni están al mismo nivel.

Trolls suplantadores de identidad

La suplantación de identidad es otra práctica habitual para cierto tipo de trolls. Los suplantadores bien se hacen pasar por otra persona para perjudicarla publicando en su nombre o creando un perfil paródico de esta para humillarla y atacarla. O bien crean perfiles falsos para engañar a otros usuarios, ganarse su confianza y después exponerlos en redes públicas para humillarlos.

Ejemplos de cómo empresas han desarmado a trolls malintencionados

Tras ese repaso a los tipos de trolls más habituales que pueblan Internet y que seguro que ya habéis encontrado en más de una ocasión, incluso habréis discutido con alguno infructuosamente, veamos algunos ejemplos de cómo algunas empresas han conseguido callar al troll o devolverle el ataque.

Y es que los community managers llevan ya un tiempo defendiéndose de los trolls, a veces consiguiendo un efecto viral para su propia marca bastante positivo.

Aquí podéis ver 10 ejemplos de cómo contestaron los community managers de diferentes empresas a sus trolls.

Es cierto que muchas veces se dice que lo mejor para acabar con un troll es ignorarlo, no alimentar su ego (recordamos que buscan atención), de ahí la expresión «don’t feed the troll», puesto que contestarles es darles ya parte de esa atención que buscan. Pero también es cierto que devolverles la jugada puede sentar muy bien y para las empresas y marcas, como ya hemos dicho, tener un efecto positivo.

Y en el caso de que un troll pase de las actitudes molestas a los ataques agresivos y que puedan suponer un delito (ojo con la difamación o los delitos de odio), siempre puedes denunciarlos tanto en la plataforma o red social en la que haya ocurrido el ataque, como a las autoridades.

Helena Ramírez

About author
Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Redactora de contenidos informativos, jurídicos y empresariales, Internet, nuevas tecnologías, entorno digital, ciberseguridad y protección de datos.
Articles
Related posts
CiberseguridadInternet

Configura tu privacidad en Windows 10

10 Mins read
Por defecto y a no ser que nosotros mismos hagamos cambios, Windows 10 no se caracteriza por ofrecer una gran privacidad; el…
GlosarioNuevas tecnologias

MiCA, la propuesta de la UE para la regulación del mercado de criptoactivos

6 Mins read
Criptoactivos, criptomonedas, NFT, tokens…, cada día se habla más de estos conceptos tan vinculados al mundo digital y financiero, sin embargo, todavía…
GlosarioIgualdad

Una introducción a la Perspectiva de género en empresas

8 Mins read
Pese a la existencia de leyes nacionales y tratados internacionales sobre la igualdad de género y los avances que estos han traído…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.