¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
Laboral

Síndrome de la abeja reina. ¿En qué consiste?

9 Mins read

Con el aumento constante y las llamadas a la igualdad en el lugar de trabajo, se han planteado algunas preguntas. ¿Existe realmente el llamado “Síndrome de la abeja reina“? ¿O simplemente estamos tan predispuestos que hacemos suposiciones sobre las mujeres que no trabajan juntas tan armoniosamente como los hombres? Aquí te contamos en qué consiste el síndrome de la abeja reina, sus causas, consecuencias y ejemplos.

¿Qué es el síndrome de la abeja reina?

El Síndrome de la abeja reina o Queen bee no es un fenómeno nuevo, pero aún parece tener un impacto en el lugar de trabajo. Se define como una situación en la que las mujeres de alto rango en puestos de autoridad tratan a las mujeres que trabajan por debajo de ellas de manera más crítica que a sus homólogos masculinos.

Se han realizado muchos estudios para determinar la causa de la abeja reina. Después de evaluar la investigación sobre el tema, un artículo del Wall Street Journal informó que “las mujeres que lograron el éxito en entornos dominados por hombres a veces se oponían al ascenso de otras mujeres. Esto ocurrió en gran parte porque la cultura patriarcal del trabajo alentó a las pocas mujeres que llegaron a la cima para obsesionarse con mantener su autoridad”.

Ha habido mucho debate sobre si el Síndrome de la abeja reina es una forma de discriminación laboral de género. Podría ser simplemente el efecto de la discriminación de género en el lugar de trabajo. En la mayoría de los casos, en un esfuerzo por ser socialmente más aceptables dentro de puestos autorizados en el lugar de trabajo, las mujeres tienden a exhibir rasgos de liderazgo “masculinos”. Como vivimos en un mundo donde los rasgos “femeninos” son vistos como una debilidad, que las mujeres ejecutivas reaccionen de esta manera no es sorprendente.

Si el Síndrome de la abeja reina existe y las mujeres se ven obligadas a despojarse de su feminidad para no solo ascender en la escala corporativa, sino para quedarse allí, ¿hay una solución a la vista?

En un mundo corporativo que continúa presionando por la igualdad, las mujeres que compiten por posiciones de liderazgo deben aprender a competir de manera saludable. Este concepto puede ser muy extraño para nosotros, cuando nos han enseñado a ser “buenas chicas” desde la infancia. La implicación para la mayoría de nosotros es que la competencia es mala. La competencia nos hace ser malos, ya que no se percibe como agradable.

Un fenómeno que empieza en la adolescencia

Los orígenes del comportamiento de la abeja reina en las mujeres adultas se remontan a la adolescencia, cuando las niñas forman amistades con otras niñas. La abeja reina adulta es alguien que se ha mantenido como una “niña asustada que está muy sola”.

Cuando las niñas no logran conectarse con sus pares, aprenden patrones relacionales poco saludables que pueden durar hasta la edad adulta. Las niñas que tienen habilidades de afrontamiento saludables se convierten en mujeres que no tienen estos problemas. Aprenden desde el principio a superar las heridas, por lo que el comportamiento agresivo no se convierte en parte de sus vidas.

Las interacciones de estas mujeres están marcadas por la insensibilidad y la humillación o la denigración de los demás, a menudo disfrazadas de broma.

Los preadolescentes en general (niñas y niños) se encuentran en un punto vulnerable del desarrollo. Esta etapa previa a la pubertad los prepara para los cambios corporales que están en el horizonte. Las hormonas sirven como catalizador de estos cambios físicos.

Estas hormonas pueden crear estragos emocionales. La súper sensibilidad a menudo observada en los preadolescentes es inimaginable. En un momento, una adolescente puede estar riendo y bromeando, al siguiente puede estar llorando y ansiosa. Este estado emocional prepara el escenario para las abejas reinas que codician el caos que esta mezcla emocional puede crear.

Quizás la descripción de cómo una abeja reina practica su oficio suena un poco diabólica. Para el mundo fuera de su ámbito social, las abejas reinas pueden parecer amables y afectuosas. Se presentan como encantadores y, a menudo, bastante modestas. Estas chicas parecen particularmente bien versados ​​en mantener las apariencias. Dentro de su propio grupo exudan confianza e importancia. Son rápidas para dirigir y redirigir a otros miembros del grupo. Sus críticas pueden ser cortantes.

El síndrome de la abeja reina en el trabajo

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Arizona confirma que las mujeres se comportan peor en el ámbito laboral entre sí que con sus colegas masculinos.

La investigación encontró que las empleadas que quieren llegar a la cima profesional tienden a apuntar a otras mujeres que actúan de manera dominante.

Los expertos encontraron que las mujeres se dirigen a otras mujeres que son asertivas y dominantes, subvirtiendo los estereotipos de género tradicionales.

Los hombres, sin embargo, fueron más educados con otros hombres.

Esto sugiere que los hombres realmente obtienen un crédito social por desviarse parcialmente de sus estereotipos de género, un beneficio que las mujeres no tienen.

El síndrome de la abeja reina describe a una mujer en una posición de autoridad que ve o trata a sus colegas y subordinados de manera más crítica si son mujeres.

El significado de Queen bee abarca comportamientos que van desde mujeres que menosprecian rasgos típicamente femeninos hasta que no apoyan los movimientos para abordar la desigualdad de género.

Ese comportamiento de las abejas reinas puede ser desarrollado por mujeres que hayan alcanzado altos puestos de trabajo en sus respectivos campos como una forma de defenderse contra cualquier sesgo de género que se encuentren en sus culturas. Al oponerse a los intentos de los subordinados de su propio sexo para avanzar en las carreras profesionales, las mujeres que muestran un comportamiento de abeja reina intentan adaptarse a sus homólogos masculinos adhiriéndose a los estigmas culturales que se imponen al género en el lugar de trabajo.

Distanciarse de las subordinadas femeninas puede permitir la oportunidad de mostrar cualidades más masculinas, vistas estereotípicamente como más valiosas y profesionales desde el punto de vista cultural.

Causas para este comportamiento en (algunas) mujeres con cargos directivos

Una de las ideas que proporciona un contexto para explicar las causas de la emancipación de las mujeres es el concepto de meritocracia, que rechaza el enfoque del esencialismo biológico que habla sobre el impacto de las diferencias biológicas como el sexo o la raza en los logros educativos y sociales. La meritocracia, en sus supuestos, omite el significado del sexo como criterio para definir las posibilidades del individuo en términos de éxito socioprofesional

Existen varios mecanismos sociológicos y psicológicos de excluir a las mujeres del éxito (por ejemplo, estereotipos de género en escuela), la promoción de la igualdad como base de la vida social jugó un papel clave en la situación social y educativa de las mujeres.

La meritocracia, por lo tanto, creó una base para la emancipación de la mujer en nuevas áreas, y la igualdad potencial de las mujeres se convirtió en un elemento de la vida cotidiana. Hoy en día, las mujeres reciben educación superior y se están convirtiendo en doctoras, abogadas o universitarias. También realizan muchas funciones en política, a veces
ocupando los puestos más altos: primeros ministros, presidentes o jueces.

Otra causa se manifiesta en las desproporciones con respecto a la remuneración de hombres y mujeres por el mismo trabajo, y en el acceso de las mujeres a puestos directivos. Sería incorrecto decir que en la sociedad contemporánea, existe una igualdad plena y real de mujeres en relación con los hombres, especialmente considerando la situación general de las mujeres en el mercado laboral.

El síndrome de abeja reina entre mujeres en puestos altos no debe buscarse en sus rasgos de carácter, sino en la continua discriminación de las mujeres en el lugar de trabajo debido a su sexo. Los investigadores señalan que el fenómeno de la abeja reina es una consecuencia de las experiencias en el lugar de trabajo, es decir, la discriminación de género que experimentan las mujeres durante su carrera y el comportamiento de la abeja reina es una respuesta a la amenaza de identidad social.

Cómo detectar a una mujer son síndrome de la abeja reina

Observando el comportamiento de una mujer podemos detectar si tiene el síndrome de la abeja reina. En un principio, podemos pensar que es una mujer muy competitiva, que tiene un gran ego o que es muy envidiosa. Pero, si observamos con más detenimiento, veremos que hay más:

  • Estará siempre hablando mal de otras mujeres y todo lo que dice es negativo y humillante.
  • Perderá a sus amigos y tendrá un comportamiento pasivo-agresivo debido a su afán por ser el centro de atención y estar por encima de los demás a cualquier precio.
  • Para hacerse más fuerte, intentará que otras mujeres se conviertan en sus súbditas. Para ello, irá minando la autoestima de las mujeres que considera sus rivales.

Mantener esta actitud causa importantes daños a las personas que coincidan con ellas y es muy perjudicial.

Consecuencias negativas de este comportamiento

El síndrome de la abeja reina puede tener un impacto negativo en el desempeño organizacional y en los resultados finales, así como en los individuos.

Las abejas reina son versiones adultas de las chicas malas de la escuela, pero ahora han crecido y son más calculadoras. Estos comportamientos socialmente agresivos incluyen chismes, exclusión social, aislamiento social, alienación social, hablar sobre alguien y robar amigos o parejas.

En un entorno empresarial, una “abeja reina” a menudo ve a otras mujeres, generalmente más jóvenes, como rivales y se niega a ayudarlas a avanzar dentro de una empresa, prefiriendo ser mentores de un hombre sobre una empleada. Algunas de estas “abejas reinas” pueden tomar medidas para obstaculizar el avance laboral de otra mujer, ya que son vistas como competidoras directas.

A menudo carecen del apoyo necesario para ser promovidas debido a su comportamiento negativo. El liderazgo deficiente afecta el rendimiento y la rentabilidad de la organización.

El síndrome de la abeja reina puede ser la razón por la cual a las mujeres les resulta más estresante trabajar para mujeres administradoras. Al final del día, las abejas reina son matones y, como todos sabemos, las víctimas de estos matones están sujetas a daño emocional y presión psicológica. Los estudios demuestran que las mujeres que tienen que lidiar con una abeja reina en el trabajo tienen más probabilidades de desarrollar estrés que termina influyendo tanto en su trabajo como en su vida privada.

Ejemplos del síndrome de la abeja reina

Para entender mejor lo que es el síndrome de la abeja reina, veamos algunos ejemplos típicos que se dan diversas situaciones.

Divulgar rumores negativos

Conseguir que una persona adquiera mala fama hablando mal de ella a sus espaldas es bastante fácil, y las consecuencias pueden ser muy dolorosas. No necesitamos tener información fidedigna: el morbo por las historias de inmoralidades y la ambigüedad pueden hacer que se cree todo un relato totalmente inventado o muy exagerado.

Además, el sexismo y el machismo creado muchos motivos por los que criticar a una mujer, son cuestionados aspectos de su vida que no se cuestionan en el caso de los hombres.

Luchar por sobresalir a cualquier precio

Algunas mujeres que tienen el síndrome de la abeja reina y que tienen también una personalidad extrovertida se sienten mal si no destacan sobre sus compañeras. Es por eso, por ejemplo, que cuando llega una nueva compañera de trabajo, la reciben de manera fría y con actitudes pasivo-agresivas.

En casos extremos, pueden lograr el despido de una compañera, al entender que por el simple hecho de ser mujer, en caso de existir una plaza libre a la que ascender, la competición será entre personas del mismo sexo.

Reprochar el aspecto físico

El aspecto físico es por lo que se ataca constantemente a las mujeres. Es algo que todos pueden ver y que ocasiona todo tipo de comentarios comprensibles sin necesidad de conocer el contexto personal de quien está siendo juzgado. Como las mujeres durante mucho tiempo se han valorado por sus propiedades reproductivas, las críticas y burlas referidas a su atractivo pueden ser muy humillantes.

¿Qué hacer ante una compañera de trabajo que se cree abeja reina?

Si quieres razonar con una mujer que está causando angustia, es importante saber a qué tipo de personalidad te enfrentas. Si tienes una jefa que es narcisista, no puedes desafiarla directamente. Nunca vas a ganar. Tienes que conseguir un patrocinador de nivel superior que pueda ayudar … ir a RRHH o cambiarte de departamento si puedes.

Y si es una compañera con la que tendrá que trabajar a menudo en un proyecto, debes hablar con ella directamente sobre los problemas entre vosotras y cómo se pueden resolver.

La comunicación directa, clara y constructiva sobre expectativas, tareas, roles, metas y áreas que necesitan mejorarse es una gran mejora sobre las tácticas de miedo, la manipulación emocional y las declaraciones pasivo-agresivas o veladas.

Cuando todos conocen su papel y saben lo que se espera de ellos, y cuando tienen las herramientas y la autoridad para ejecutar realmente, las cosas funcionan mucho mejor.

Related posts
Laboral

Alta médica. Procedimientos e impugnaciones

9 Mins read
Ante las continuas preguntas que nuestros clientes nos hacen sobre las situaciones de incapacidad temporal y las altas médicas, vamos a dedicar…
Laboral

Cómo diseñar una política de regalos en la empresa

10 Mins read
¿Has oído hablar alguna vez de la política de regalos en las empresas? Es importante estrechar vínculos con los empleados y obsequiarles…
EmpresaLaboralSanidad

¿Qué debe hacer una empresa cuando detecta casos positivos de Covid-19 entre sus empleados?

6 Mins read
Con muchos centros de trabajo reincorporando a parte de su plantilla, es importante saber qué debemos hacer si detectamos un caso positivo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.