Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
GlosarioNuevas tecnologias

Sistemas biométricos, tipos y ejemplos

Los sistemas biométricos se han convertido en un elemento habitual en nuestras vidas, especialmente empleados como medida de seguridad. En este artículo explicamos qué son y cuáles son los tipos de sistemas biométricos más usados.

¿Qué son los sistemas biométricos?

Los sistemas biométricos son un sistema de reconocimiento de los rasgos físicos o del comportamiento de una persona, para poder autenticar y/o identificar su identidad.

En otras palabras, un sistema biométrico es una tecnología capaz de recoger, registrar y comparar los datos biométricos programados en el sistema para poder reconocerlos en los individuos y proceder a su autenticación o identificación.

Se trata, por lo tanto, de una combinación de hardware (por ejemplo, un lector de huellas y un ordenador conectado al mismo) y un software a través del cual operar para poder autenticar o identificar la identidad de una persona usando sus rasgos biométricos (por ejemplo, la huella dactilar o el iris).

Actualmente, el uso más extendido de los sistemas biométricos es la identificación biométrica, ya que las características y funcionamiento de estos y los datos que se emplean, son prácticamente imposibles de alterar y se mantienen iguales en el tiempo, lo que la convierten en uno de los métodos más fiables y seguros para identificar o verificar personas.

¿Cómo funciona un sistema biométrico?

Para funcionar, un sistema biométrico necesita primero registrar el rasgo o rasgos biológicos que se usarán en el proceso de identificación y/o autenticación. Mediante la aplicación de un algoritmo, estos rasgos se «traducen» a un patrón digital (o plantilla biométrica), que se almacena en una base de datos.

Una vez creada la base de datos, el sistema biométrico deberá capturar nuevamente el rasgo biométrico y compararlo con los guardados en la base de datos. Si encuentra una coincidencia, el sistema verifica la identidad de la persona. Dependiendo de si estamos ante un sistema de autenticación o uno de identificación, esa comparación se hará de uno-a-uno (1:1, autenticación) o de uno-a-muchos (1:N, identificación), la diferencia reside en que en el primero se verifica que una persona es quien dice ser y en el segundo se puede identificar de manera positiva a una persona desconocida.

Cabe señalar que los sistemas biométricos actuales se basan en dos tipos de biometría básica:

  • Biometría física: Es aquella que se basa en una característica física como la huella dactilar, la forma de la cara, el iris, la voz, etc. En este tipo de identificación biométrica se emplean escáneres, sensores y lectores para capturar, registrar y leer el rasgo físico.
  • Biometría del comportamiento: También llamada biometría conductual o biometría pasiva, en este tipo la identificación se basa en las características dinámicas o del comportamiento de una persona, como la forma de andar, la forma de escribir, la forma de firmar, etc.

tarifas proteccion datos

Los sistemas biométricos más utilizados

Los sistemas biométricos se emplean, sobre todo, en el ámbito de la seguridad para la identificación o autenticación de las personas, puesto que los rasgos físicos o del comportamiento son elementos que cambian poco o nada a lo largo del tiempo. Entre estos, los tipos de sistemas biométricos más utilizados son los siguientes:

Escaneo de huellas dactilares

En este tipo de sistema biométrico se escanean y registran los patrones de las huellas dactilares (de una o varias ellas) y se usan para autenticar a la persona. Los podemos encontrar en los controles de acceso de diferentes lugares, pero también en nuestros móviles. Es posiblemente el sistema biométrico más utilizado.

Existen diferentes tipos de escáner de huellas en función del sensor empleado, óptico, capacitivo o térmico, aunque en la práctica los usuarios finales apenas notan diferencia entre unos y otros, más allá de cómo deben colocar el dedo para

Escáner del iris

Menos extendido que el anterior, el escáner del iris es un sistema biométrico basado en las características fisiológicas del ojo para reconocer a la persona y verificar su identidad. Se considera uno de los sistemas biométricos más efectivos, puesto que el patrón del iris es único en cada persona (teóricamente, no hay dos personas con el mismo patrón)

Se emplea para el control de accesos y requiere de un sensor especial, lo que ha hecho que su uso esté menos extendido, aunque el desarrollo de tecnología más asequible está cambiando esta tendencia.

Reconocimiento facial

A través del uso de cámaras biométricas se captura, analiza y crea una plantilla biométrica del rostro, de sus rasgos únicos y definitorios. Se emplea tanto en el control de acceso como en la identificación de individuos.

Cabe señalar que el reconocimiento facial puede realizarse tanto con imágenes en tiempo real como con fotografías o instantáneas extraídas de una grabación.

Geometría de la mano

Este sistema biométrico escanea la palma de la mano para crear la plantilla biométrica. Sin embargo, dado que los parámetros individuales de la forma de la mano no son únicos, se requiere utilizar varias características, como la curva de los dedos, su longitud y grosor, el ancho y grosor de la parte posterior de la mano, la estructura de los huesos, etc.

Este tipo de identificación biométrica tiene como contrapartida que cualquier cambio en la mano, puede generar errores (por ejemplo, un golpe, un hueso roto o si se sufre de artritis).

Reconocimiento de voz

En este sistema biométrico se genera una plantilla de la voz, ya que cada voz es diferente y tiene rasgos únicos, especialmente el tono. Se emplea no en el control de acceso, sino en sistemas que se operan mediante comandos de voz.

Ejemplo de sistemas biométricos

Reconocimiento de escritura

Utilizando algoritmos de reconocimiento de patrones, así como de análisis de curvas, es posible llevar a cabo el reconocimiento y verificación de la escritura de las personas, en especial, de las firmas. Al escribir cada persona ejerce un tipo diferente de presión, emplea rasgos distintivos para determinadas letras, etc., todos estos rasgos pueden ser analizados y verificados utilizando la tecnología.

Control de retina

El escáner de retina es muy similar al escáner de iris, salvo que se centra en «leer» el patrón de la retina, utilizando una luz infrarroja proyectada a través de la pupila, para resaltar los vasos sanguíneos y ver el patrón que crean en el fondo del ojo. Este patrón se convierte en código para poder almacenarlo en una base de datos.

Este sistema biométrico es muy preciso, pero también muy costoso por la tecnología empleada.

Reconocimiento de venas

El reconocimiento de venas de la mano es un sistema biométrico reciente; el sistema escanea la palma de la mano con una luz infrarroja para crear un reflejo del patrón de las venas de la mano. Este patrón se convierte en código y se almacena en la base de datos. Cuando es necesario identificar a una persona, esta solo tiene que poner la palma frente al escáner (sin necesidad de tocarlo) y esperar la autenticación o identificación.

Ejemplos de sistemas biométricos

Algunos ejemplos de sistemas biométricos los podemos encontrar con facilidad:

  • El escáner de huellas que usan los smartphones actuales, con los que podemos, una vez registrada nuestra huella en el dispositivo, usarla para desbloquearlo, así como para operar en diferentes apps, como la de banca online, no solo para desbloquear el acceso, sino también para autorizar operaciones.
  • Las cámaras de reconocimiento facial se emplean en aeropuertos o estaciones de tren y metro por motivos de seguridad. También pueden emplearse para identificar y seguir a individuos sospechosos.
  • Cuando nos hacemos o renovamos el DNI, actualmente se emplea un escáner de huellas digital para registrarlas en su chip.
  • Las aplicaciones de fotografía de los móviles cuentan con funciones de reconocimiento facial, que se pueden emplear para agrupar fotos y crear álbumes de forma automática.
  • Lugares donde el acceso es restringido por razones de seguridad, pueden tener instalados escáneres de huella o iris para asegurar que solo el personal autorizado accede a ellos.
  • Asistentes virtuales como Siri o Cortana utilizan el reconocimiento de voz para atender las solicitudes de sus usuarios.

En definitiva, los sistemas biométricos están muy extendidos y casi todos nosotros los usamos en nuestro día a día (¿cuántos desbloqueáis el móvil con la huella?), sin embargo, cuando son las empresas u organizaciones las que quieren usarlos, deben tener en cuenta que van a realizar un tratamiento de datos personales especialmente protegidos y, por tanto, deben cumplir con las obligaciones que establece el RGPD al respecto.

¿Necesitas un presupuesto? Escríbenos o llámanos al 914 896 419

He leído y acepto la política de privacidad.