¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
Empresa

Capital intelectual. Concepto, tipos y dimensión empresarial

9 Mins read

El capital intelectual tiende a ser un recurso importante y un contribuyente clave para el éxito económico y la creación de valor en un negocio. El capital intelectual es un impulsor de valor intangible en una organización que genera beneficios futuros. La supervivencia de muchas empresas depende de su disposición y capacidad de adaptarse a dichos cambios. A través del capital intelectual, las empresas pueden adaptarse rápidamente a los cambios y seguir siendo competitivas en los mercados. El capital intelectual se ha convertido cada vez más en una fuente de ventaja competitiva debido a la innovación. Veamos el concepto de capital intelectual, sus tipos, características y cómo se mide.

¿Qué es el capital intelectual de una empresa?

El capital intelectual es el valor del conocimiento de los empleados de una empresa u organización, habilidades, capacitación empresarial o cualquier información de propiedad que pueda proporcionar a la empresa una ventaja competitiva .

El capital intelectual, según varios autores, se considera un activo, y puede definirse en términos generales como la recopilación de todos los recursos informativos que una empresa tiene a su disposición que pueden utilizarse para generar ganancias, ganar nuevos clientes, crear nuevos productos o mejorar el negocio. Es la suma de la experiencia de los empleados, los procesos organizativos y otros intangibles que contribuyen al resultado final de una empresa.

Es un activo comercial, aunque medirlo es una tarea muy subjetiva. Este activo para una empresa no se registra en el balance como “capital intelectual”; en cambio, en la medida de lo posible, se integra en la propiedad intelectual (como parte de los intangibles y la buena voluntad en el balance general), lo que en sí mismo es difícil de medir.

Las empresas dedican mucho tiempo y recursos a desarrollar experiencia en gestión y capacitar a sus empleados en áreas específicas del negocio para aumentar la “capacidad mental” de su empresa.

¿Cómo se divide el capital intelectual?

Estos son los tipos de capital intelectual existentes en las empresas:

Cómo se divide el capital intelectual de la empresa

Capital humano

Esto es lo que aportan los empleados al negocio, incluida su creatividad, conocimiento, habilidades, ética de trabajo e impulso. Si tu empresa tiene un trabajador que todos consideran irremplazable, este es un valioso capital humano. Esto te incluye a ti, el dueño del negocio.

Cualquier comprador querrá asegurarse de que este tipo de empleado continuará con la compañía después de una venta. Como tal, una empresa que depende del propietario tendrá un precio más bajo en el mercado porque los compradores sentirán que la empresa no será tan rentable cuando el propietario se retire.

La motivación de los empleados tiende a jugar un papel importante en una organización. Los empleados motivados están más dispuestos y comprometidos a asumir tareas. Tal disposición para realizar conduce a una mayor productividad en una organización.

Las empresas invierten en motivar a los empleados a través de diversos métodos, como ofrecer una compensación justa, involucrar a los empleados en la toma de decisiones, ofrecer bonos, comisiones, oportunidades de promoción y libertad para tomar decisiones.

La capacidad de liderazgo también es un componente del capital intelectual dentro del capital humano. Los líderes con alta capacidad de liderazgo son aquellos que pueden realizar sus tareas administrativas de manera fluida. Además, la capacidad de liderazgo incluye la capacidad de desarrollar y comunicar la estrategia y la visión, así como implementarla.

Capital estructural

El capital estructural incluye innovación de productos, cultura corporativa, instrumentos de gestión, TI y conocimiento explícito, cooperación interna y optimización de procesos.

A diferencia del capital humano que recae en los empleados dentro de la organización, el capital estructural es el conocimiento que es propiedad de la organización. El conocimiento estructural permanece en la organización incluso cuando los empleados abandonan la organización.

El capital humano se aplica en la organización para generar el capital estructural que utiliza una organización para aumentar la ventaja competitiva y crear valor. El capital estructural tiende a hacer que las personas trabajen mejor y de manera más inteligente.

Organizacional

Es el producto del trabajo intelectual y de la experiencia en el funcionamiento para lograr los objetivos organizacionales y como tales son una fuente de valor. Los procesos se explicitan en doctrina y procedimientos y se implementan en la infraestructura que se utiliza en las operaciones diarias para producir resultados.Lo importante no son los manuales o los sistemas informáticos, sino el modo en que la organización hace uso de ellos.

Innovación

La innovación de productos trae un mejor futuro para una organización. Esto se debe a que la innovación garantiza la creación de nuevos productos, lo que mejora la competitividad y la supervivencia de la organización. La innovación de productos da lugar a patentes y derechos de autor, entre otros.

Procesos

Una empresa con procedimientos y sistemas establecidos puede sobrevivir más fácilmente a la pérdida de varios empleados, incluso a los buenos.

La optimización de procesos se relaciona con la mejora continua de los procedimientos y procesos internos. La cooperación interna se refiere a cómo los trabajadores de la organización pueden cooperar e intercambiar información.

Clientes

La calidad y sostenibilidad de la base de clientes de una empresa y su potencialidad para generar nuevos clientes en el futuro, son aspectos clave para su éxito. Igualmente lo es el conocimiento que puede lograrse de la relación con otros factores del entorno como son los proveedores, aliados y socios, entre otros.

Capital relacional

El capital relacional incluye relaciones con los clientes, las relaciones con los proveedores, las relaciones públicas y las relaciones con los inversores. Las relaciones con los clientes se refieren a la relación entre la organización y sus clientes. Aspectos como el buen servicio al cliente mejoran la buena relación con los clientes. Las relaciones con los proveedores se relacionan con la relación con los proveedores, incluidos los proveedores actuales y potenciales.

Gestionar las relaciones con los proveedores implica realizar actividades que mejoren las relaciones durante la compra. Las empresas toman medidas que mejoran las relaciones con los inversores, como las que proporcionan información precisa a los inversores para ayudarlos en la toma de decisiones.

El capital relacional, por ejemplo, tiende a estar determinado por la comunicación entre la organización y los clientes; Algunos de los elementos en el capital del cliente incluyen la participación en el mercado, las ganancias obtenidas por cliente y la tasa de retención de clientes. El capital relacional implica el conocimiento que está disponible en varias relaciones dentro de la organización.

La cultura corporativa también es parte del capital estructural. La cultura corporativa se relaciona con los valores y las normas que influyen en la transferencia de conocimiento y las interacciones laborales. Una buena cultura corporativa garantiza el cumplimiento de las políticas y establece el hábito de la innovación y las mejoras. Los instrumentos de gestión tienden a apoyar el esfuerzo de los líderes e influyen en la forma en que se toman las decisiones, e incluye los canales de comunicación utilizados durante la toma de decisiones.

Características del capital intelectual

Estas son las cinco características principales del capital intelectual:

  1. Habilidades, calificaciones y educación. La productividad de los trabajadores está estrechamente vinculada a sus habilidades, educación y calificaciones. Así como las fábricas invierten capital en maquinaria que aumenta la productividad, los trabajadores o las empresas invierten en educación y capacitación que aumentan la productividad. Este es especialmente el caso en negocios que se especializan en servicios, tecnología o productos intangibles donde el valor es creado por la innovación y la creatividad en lugar de trabajar con materiales físicos.
  2. Experiencia laboral. Los empleados más experimentados son los que crean más valor. Los empleados pueden tardar entre tres meses y un año en volverse productivos. Cada vez que una empresa pierde a un empleado ante un competidor, necesita invertir en reclutar y capacitar personal nuevo, algo que es tan costoso como reemplazar maquinaria en una planta de fabricación. Por lo tanto, la experiencia laboral puede verse como una forma de capital que genera ingresos.
  3. Habilidades sociales y de comunicación. No importa cuánto sepan los empleados o cuánto hayan desarrollado experiencia en una cultura y prácticas corporativas, ese conocimiento es de poca utilidad si no pueden comunicarse de manera efectiva o trabajar bien con otros empleados. Las habilidades sociales y de comunicación de los empleados son aún más importantes en áreas de negocios que implican tratar con clientes, ya que un buen servicio al cliente puede afectar la forma en que los clientes responden a una marca.
  4. Hábitos y rasgos de personalidad. Para los empleados individuales, los hábitos y los rasgos de personalidad pueden ser una fuente de valor. El trabajador que es disciplinado, puntual, cumple con los plazos, tiene una perspectiva positiva genera más valor que uno que puede tener las mismas habilidades técnicas pero que carece de estos rasgos y hábitos personales.
  5. Fama individual e imagen de marca. La imagen de marca es lo que hace que un negocio sea inmediatamente reconocible para los clientes potenciales. Las empresas que fabrican artículos deportivos, empresas de moda y negocios minoristas a menudo confían en la marca personal y los portavoces de celebridades para atraer clientes. Tener los mejores empleados y las marcas más reconocidas puede aumentar la productividad y las ganancias.

¿Cómo se mide el capital intelectual?

Existen varios métodos para medir el capital intelectual, pero no hay una consistencia o estándar uniforme aceptado en la industria. Por ejemplo, el Balanced Scorecard mide cuatro perspectivas de un empleado como parte de sus esfuerzos para cuantificar el capital intelectual. Las perspectivas son financieras, de clientes, procesos internos y capacidad de organización.

El conocimiento organizativo se mide en base al capital intelectual y algunos autores han definido su valor como la diferencia entre la valoración contable de los activos tangibles en una empresa y su valor en el mercado y otros, utilizan mediciones mucho más sofisticadas en base a estimación de rendimientos futuros, valores de cotización, etc.

A continuación se exponen algunos de los modelos más utilizados:

Esquema Skandia de valor

Este método distingue capital humano y capital estructural, que a su vez subdivide en capital organizativo y capital de cliente.

Ha desarrollado sistemas de apreciación del capital humano, simulaciones de procesos de decisión, métodos de gestión que permiten transferir aportaciones del capital humano al capital organizativo, sistema Dolphin de control empresarial, etc.

Monitor de activos intangibles

Distingue entre activos de estructura externa, activos de estructura interna y activos de capacidad humana.

Han elaborado un sistema de simulación de la organización del conocimiento que permite identificar los activos intangibles que son claves para la empresa y también permite medirlos y gestionarlos.

Technology broker

Identifica cuatro categorías en el capital intelectual: recursos humanos, activos de mercado, activos de propiedad intelectual y activos de infraestructura. Se caracteriza por el análisis de cuestiones cualitativas como elemento básico de investigación del capital intelectual.

Cómo mantener el capital intelectual

La riqueza y el valor de las organizaciones se basan cada vez más en el capital intelectual, y puede tener un impacto directo en el desempeño financiero de una empresa.

Para muchas empresas, eso será evidencia suficiente para que consideren la importancia del capital intelectual para sus negocios. Sin embargo, lo que una empresa considera importante, puede no ser importante para otra cuando se habla de capital intelectual. No es un proceso único para todos.

En primer lugar, es crucial establecer la infraestructura para que los empleados puedan compartir conocimientos. La gerencia tiene la tarea de reunir a los empleados con experiencia para que puedan establecer sus miras hacia la creación de mejoras e innovación. Algunas cosas a tener en cuenta al hacer esto:

  • Describe por qué reúnes a empleados de diferentes departamentos
  • Informa a tus empleados que te esfuerzas por lograr un entorno más transparente y compartido para maximizar el valor del capital intelectual de la empresa.
  • Ten un proceso claro: ¿quién está tomando la iniciativa? ¿Qué herramientas o software se requieren?
  • Ten las medidas establecidas para seguir el progreso de la colaboración de manera efectiva, por ejemplo, ¿grabará reuniones, resúmenes o pedirá a los empleados que tomen notas?

La gestión del conocimiento existe para garantizar que los empleados con experiencia puedan transferir su conocimiento a la empresa en general antes de irse.

Del mismo modo, cuando se incorporan nuevos empleados, tienen la oportunidad de absorber el conocimiento. Esto generalmente se logra a través de actividades como:

  • Orientación del empleado
  • Un programa de tutoría para graduados o aprendices.
  • Mapeo eficiente de roles y responsabilidades

Ejemplos de capital intelectual

Ejemplos simples de capital intelectual incluyen el conocimiento que un trabajador de línea de fábrica ha desarrollado durante muchos años, una forma específica de comercializar un producto, un método para reducir el tiempo en un proyecto de investigación crítico o una formulación misteriosa y secreta (por ejemplo, la de Coca-Cola).

Una empresa también puede reforzar su capital intelectual mediante la contratación de personas calificadas y expertos en procesos que contribuyan a sus resultados.

Por ejemplo, el reconocimiento de marca y la reputación de Amazon son críticamente importantes. Su legado de increíble servicio al cliente los distingue de sus competidores. Sin embargo, sin su red de distribución eficiente, procesos internos sólidos y sólidas relaciones con los proveedores, sería difícil para los departamentos intercambiar información sobre clientes entre ellos sin problemas. Sin la capacidad de tener información que impregne a toda la organización, los bloqueos se acumularían y Amazon perdería su ventaja. Eventualmente, se desvanecería rápidamente y dejaría de existir porque fue reemplazada por una organización más ágil.

A medida que las mejoras tecnológicas y de procesos se vuelven más un factor diferenciador dentro de las empresas modernas, el capital intelectual se convierte en un factor más importante para lograr el éxito en un mercado competitivo.

Related posts
EmpresaLOPDGDD & RGPD

Tras la anulación del acuerdo Privacy Shield, los profesionales de la privacidad serán claves

3 Mins read
El TJUE ha anulado finalmente el acuerdo Privacy Shield; las empresas ya no podrán transferir datos personales de usuarios europeos a servidores…
EmpresaIgualdad

Informe de impacto de género: claves para elaborarlo

15 Mins read
Las políticas, así como otras intervenciones y la forma en que son diseñadas e implementadas por las organizaciones y a través de…
EmpresaIgualdad

Explicación de la brecha de género en el ámbito laboral

12 Mins read
A pesar del progreso lento pero constante realizado hacia la igualdad de género en la última década, aún no ha sido un…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.