Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
Videovigilancia

Videovigilancia laboral ¿es legal esta forma de control del trabajador?

La videovigilancia laboral sigue suscitando dudas, ¿puede la empresa poner cámaras de videovigilancia en el centro de trabajo?, ¿esas cámaras solo pueden tener como fin la seguridad o pueden emplearse para controlar el cumplimiento de las obligaciones laborales de los trabajadores? Hemos escrito este artículo para resolver estas y otras dudas relacionadas con la videovigilancia en el trabajo.

¿Es legal la videovigilancia en el trabajo?

Sí, es legal la videovigilancia en el trabajo, siempre y cuando se cumpla con los límites y obligaciones establecidas por la normativa sobre videovigilancia, como veremos a lo largo de los siguientes puntos.

En cuanto a esa normativa que regula el uso de cámaras de videovigilancia en los centros de trabajo, debemos atender al RGPD y la LOPDGDD (especialmente al artículo 89 de esta última, que regula el uso de dispositivos de videovigilancia y de grabación de sonidos en el trabajo) y al Estatuto de los Trabajadores, así como al artículo 18.1 de la Constitución Española.

Así mismo, debemos entender que la videovigilancia en el trabajo puede tener dos finalidades: la seguridad de personas, bienes e inmuebles, y el control del cumplimiento de las obligaciones laborales de los trabajadores. Estas dos finalidades pueden darse al mismo tiempo, es decir, que las cámaras de seguridad pueden también emplearse para la videovigilancia de los trabajadores y el cumplimiento de sus obligaciones.

¿Se pueden usar cámaras de videovigilancia para el control laboral?

Como ya hemos adelantado en el punto anterior, se pueden emplear las cámaras de videovigilancia para el control laboral, puesto que está amparado por el artículo 20.3 del Estatuto de los Trabajadores:

El empresario podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales […].

Además, la instalación de estos sistemas de videovigilancia no requieren del consentimiento de los trabajadores.

Ahora bien, dicha capacidad de vigilancia y control mediante el uso de cámaras en el trabajo tiene límites legales establecidos en las citadas normativas y en especial, en el respeto del derecho a la intimidad de los trabajadores.

Requisitos para la videovigilancia laboral

Para considerar lícito el uso de la videovigilancia laboral, la empresa debe cumplir con los siguientes requisitos:

  • Se debe informar a los empleados de la presencia de las cámaras de videovigilancia, mediante el correspondiente cartel de zona videovigilada. Este cartel debe estar tanto en los accesos como en el interior del centro de trabajo.
  • Así mismo, se informará a la plantilla y a su representación legal de que la finalidad de las cámaras es la seguridad y la vigilancia y control del cumplimiento de las obligaciones laborales.
  • Se debe respetar la intimidad de los empleados, por lo que cámaras no se instalarán en zonas en las que se presuma intimidad, salvo que concurra una causa de seguridad que lo justifique.
  • El uso de cámaras debe cumplir con los principios de idoneidad, necesidad y proporcionalidad, lo que en la práctica se traduce en que si hay métodos menos invasivos para realizar el control y vigilancia de las obligaciones laborales, deberá optarse por ellos frente a las cámaras.
  • Las cámaras no pueden grabar conversaciones.
  • Se debe facilitar a los trabajadores la información respectiva a cómo y dónde pueden ejercer sus derechos de acceso, rectificación y supresión de datos.
  • Las imágenes captadas por los sistemas de videovigilancia solo se conservarán durante un mes.
  • El acceso a las imágenes de las cámaras de videovigilancia será limitado y restringido al personal autorizado.

tarifas proteccion datos

¿Qué ocurre con las cámaras que graban audio?

Tal y como hemos señalado en los requisitos para la videovigilancia laboral, las cámaras no pueden grabar audio, puesto que la jurisprudencia la considera una medida desproporcionada y muy intrusiva en el derecho a la intimidad de los empleados, ya que estos sistemas pueden grabar conversaciones de forma indiscriminada y que no tengan relación con la actividad laboral.

Por lo que si las cámaras que se emplean en la empresa, tienen la capacidad de grabar audio, hay que desconectar esta función.

¿Y las cámaras ocultas?

El empleo de cámaras ocultas para la videovigilancia laboral no está permitido.

Una empresa solo puede instalar cámaras ocultas de manera puntual y limitada en el tiempo, cuando tenga sospechas claras y fundadas de que un empleado está cometiendo un acto ilícito, sea este de carácter penal, laboral o administrativo, para recabar las correspondientes pruebas. Pero en ningún caso, la cámara oculta puede grabar de manera continuada en el tiempo.

¿Dónde no se pueden poner cámaras de videovigilancia en el trabajo?

Como decíamos más arriba, las cámaras de videovigilancia en el trabajo no pueden instalarse en aquellas zonas en las que se presuma intimidad, esto es en:

  • Zonas de descanso
  • Comedores
  • Vestuarios
  • Aseos
  • Vía pública (salvo la franja indispensable en los accesos, y por razones justificadas de seguridad si la cámara enfoca una porción más grande de la calle)

¿Quién está autorizado a ver las grabaciones de la videovigilancia laboral?

Solo está autorizado a ver las grabaciones de videovigilancia laboral el empleador.

En el caso de que la empresa haya contratado a una compañía de seguridad para la instalación y supervisión de las cámaras, también podrá acceder el personal de seguridad autorizado.

En cualquier caso, las imágenes captadas por los sistemas de videovigilancia no podrán hacerse públicas ni compartirse o cederse con terceros, salvo en el caso de que se presenten como pruebas en procesos de investigación policial o judicial o en un procedimiento judicial.

¿Las imágenes de las cámaras de videovigilancia se pueden usar para despedir a un trabajador?

Siempre que las cámaras de videovigilancia instaladas en la empresa cumplan con los requisitos legales que establece la normativa, sí, las imágenes captadas por ellas podrán ser usadas como prueba para un despido por motivos disciplinarios o por el incumplimiento de las obligaciones laborales del trabajador.

Dónde denunciar cámaras de videovigilancia que vulneren mis derechos

El uso ilícito de cámaras de videovigilancia en el trabajo puede denunciarse tanto ante la AEPD (Agencia Española de Protección de Datos) como ante la jurisdicción social, si las imágenes de las cámaras se han usado como prueba para el despido.

Cabe señalar que, antes de llegar a la denuncia, como empleados podemos solicitar que se retiren aquellas cámaras que vulneren nuestro derecho a la intimidad o que sean una clara infracción de la Ley de Protección de Datos.

En cualquier caso, la AEPD abrirá un proceso de investigación y si determina que las cámaras de videovigilancia contravienen el RGPD y la LOPDGDD, podrá imponer algunas de las sanciones por cámaras de videovigilancia que se contemplan en la normativa. Además, solicitará también la retirada de las cámaras.

En el caso de que las grabaciones de las cámaras pudieran habernos causado un perjuicio material o moral, podremos reclamar una indemnización por la vía Civil.

En definitiva, para que la videovigilancia laboral se considere legal, es necesario cumplir con los requisitos vistos en este artículo, especialmente con el deber de informar de la presencia de las cámaras y su finalidad, y no colocar las cámaras en aquellas zonas donde se presuma intimidad.

¿Necesitas un presupuesto? Escríbenos o llámanos al 914 896 419

He leído y acepto la política de privacidad.