¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
Glosario

¿Cómo puedo proteger mis obras a través de la propiedad intelectual?

13 Mins read

En esta entrada vamos a explicar cómo podemos proteger nuestras obras a través de la propiedad intelectual.

¿Qué es la propiedad intelectual?

La propiedad intelectual engloba el conjunto de derechos morales y patrimoniales que corresponden a los autores y a otros titulares sobre las creaciones de obras.

Las creaciones literarias, artísticas o científicas, expresadas a través de cualquier medio o soporte, tangible o intangible, son objeto de propiedad intelectual.

No solo se protege a los autores, sino que también se protege a artistas, intérpretes, ejecutantes, productores y entidades de radiodifusión.

¿En qué se diferencia de la propiedad intelectual?

La propiedad intelectual se divide principalmente en dos ramas: la propiedad industrial y los derechos de autor.

Hay tres puntos clave que distinguen la propiedad intelectual de la propiedad industrial.

En primer lugar, la normativa que recoge la propiedad intelectual y la propiedad industrial son totalmente independientes.

  • Propiedad intelectual: se regula en el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, regularizando, aclarando y armonizando las disposiciones legales vigentes sobre la materia.
  • Propiedad industrial: su regulación se divide en varias normativas: Ley 24/2015, de 24 de julio, de Patentes; Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas; Ley 20/2003, de 7 de julio, de Protección Jurídica del Diseño Industrial.

En segundo lugar, la Oficina Española de Patentes y Marcas, en adelante OEPM, define la propiedad industrial como el mecanismo de protección de las creaciones relacionadas con patentes, marcas, diseños industriales e indicaciones geográficas.

En cambio, la propiedad intelectual está reservada para garantizar los derechos derivados de la creación de novelas, poemas, libros, obras de teatro, películas, música, dibujos, pinturas, fotografías, planos, programas informáticos etc.

En tercer lugar, los organismos que se ocupan de cada materia también son distintos. Las obras susceptibles de propiedad intelectual se inscriben en el Registro de la Propiedad Intelectual, mientras que la propiedad industrial se hace valer en la OEPM.

En este sentido, es importante destacar que se trata de protecciones complementarias, es decir, un mismo objeto o creación puede ser susceptible de protección por ambas vías, si bien en el caso de derechos de propiedad industrial, es necesario registrarlas para obtener el derecho. El registro de obras en materia de propiedad intelectual, es potestativo, el derecho se adquiere sin necesidad de inscribir las obras.

Sujetos de derechos

Dentro de los sujetos de propiedad intelectual podemos diferencias entre sujetos de derechos de autor, y sujetos de derechos afines, conexos o vecinos.

Los sujetos de derechos de autor

Los derechos de autor se aplican única y exclusivamente a las personas que han creado la obra.

La propiedad intelectual es inherente al autor por el mero hecho de haber creado la obra. Está formada por derechos de carácter personal y patrimonial, que atribuyen al autor plena disposición y el derecho de explotación de la obra, sin más limitaciones que las establecidas en la legislación.

La condición de autor tiene un carácter irrenunciable; no puede transmitirse “inter vivos” ni “mortis causa”, no se extingue con el transcurso del tiempo, así como tampoco entra en el dominio público.

Además, aunque con carácter general se entiende por autor a la persona física que ha creado la obra, en determinados supuestos, la titularidad de derechos podría corresponder también a una persona jurídica o empresa (es el caso de las denominadas obras colectivas).

Los sujetos de derechos afines, conexos o vecinos

Se consideran sujetos de derechos afines, conexos o vecinos a:

  • Artistas, intérpretes y ejecutantes. Definidos como las personas que representen, cantes, lean, reciten, interpreten o ejecuten en cualquier forma la obra.
  • Productores de fonogramas. Persona física o jurídica bajo cuya iniciativa y responsabilidad se realiza por primera vez la fijación, exclusivamente sonora de la ejecución de una obra o de otros sonidos.
  • Productores de las grabaciones audiovisuales. Persona física y jurídica que tenga la iniciativa y asuma la responsabilidad de las fijaciones de un plano o secuencia de imágenes, con o sin sonido, sean o no susceptibles de ser calificadas como obras audiovisuales.
  • Entidades de radiofusión. Personas jurídicas bajo cuya responsabilidad organizativa y económica se difunden emisiones o transmisiones.
  • Creadores de meras fotografías. Persona que realice una fotografía u otra reproducción obtenida por procedimiento análogo a aquélla, cuando ni una ni otra tengan el carácter de obras protegidas por los derechos de autor.
  • Protección de determinadas producciones editoriales. Se refiere a las obras inéditas en dominio público y a determinadas obras que no se encuentren protegidas por los derechos de autor.

Derechos de la propiedad intelectual: morales y patrimoniales

Los derechos que forman la propiedad intelectual son de dos tipos: derechos morales y derechos patrimoniales.

Derechos morales

Los derechos morales se conceden de manera exclusiva a los autores y le permiten tomar decisiones con la finalidad de proteger los vínculos y relaciones que mantienen con sus obras.

Son inalienables e irrenunciables (no se pueden transmitir ni ceder a terceros, al margen de su ejercicio por parte de herederos una vez ha fallecido el autor originario).

Tipos

  • Derecho de divulgación:

La decisión de si la obra será divulgada, en qué forma y si ha de hacerse bajo su nombre, un seudónimo o anónimamente, corresponde única y exclusivamente al autor.

  • Derecho de paternidad:

El autor puede exigir el reconocimiento de su condición de autor de la obra firmada con su nombre, firma o signo que lo identifique.

  • Derecho a la integridad de la obra:

Se reconoce al autor el derecho a exigir el respeto a la integridad de la obra e impedir cualquier deformación, modificación, alteración o atentado contra ella que suponga perjuicio o sus legítimos intereses o menoscabo a su reputación.

  • Derecho de modificación:

El autor tiene el derecho de modificar la obra. Dicha modificación debe realizarse siempre atendiendo y respetando los derechos adquiridos por terceros y las exigencias de protección de bienes de interés cultural.

  • Derecho de retirada:

La obra puede ser retirada del comercio por el autor, cuando éste cambie sus convicciones intelectuales o morales. Para ello deberá abonar, de forma previa, una indemnización de daños y perjuicios a los titulares de derechos de explotación.

De la firma manera, si el autor posteriormente decide reemprender la explotación de la obra, deberá ofrecer preferentemente los correspondientes derechos al anterior titular y en condiciones análogas a las originarias.

  • Derecho de acceso al ejemplar único:

El autor tiene derecho a acceder al ejemplar único o raro de la obra, cuando éste se halle en poder de un tercero, con el objetivo de ejercitar el derecho de divulgación o cualquier otro derecho que le corresponda.

La obra no podrá ser desplazada y el acceso se llevará a efecto en el lugar y forma que ocasionen menos incomodidades al poseedor de la misma, a quién deberá indemnizar por daños y perjuicios que le pueda ocasionar.

Duración

Los derechos morales del autor le acompañan durante toda su vida, si bien, revisten particularidades a partir de la muerte o declaración de fallecimiento del autor:

  • El derecho de divulgación tiene una duración de 70 años, tras el fallecimiento del autor, pudiendo ser ejercitado por sus herederos o personas designadas al efecto.
  • El ejercicio de los derechos de paternidad e integridad no tiene límite de tiempo (a perpetuidad).
  • Los derechos de modificación, retirada y acceso al ejemplar único, se extinguen con la muerte del autor.

El ejercicio de estos derechos le corresponde a la persona que el autor haya designado expresamente en su última voluntad. Si el autor no ha designado a nadie de forma expresa, el ejercicio de los derechos corresponde a los herederos. En caso de que las personas anteriormente mencionadas no existan o se ignore su paradero, los derechos podrán ser ejercidos por el Estado, las CCAA, las Corporaciones locales y las instituciones públicas de carácter cultural.

Derechos patrimoniales

Los derechos patrimoniales, conocidos también como derechos de explotación o económicos, permiten al autor obtener beneficios económicos por el uso de terceros de su obra.

Tipos

Se deben distinguir entre los derechos patrimoniales exclusivos de explotación y los derechos patrimoniales de remuneración.

Por un lado, los derechos patrimoniales exclusivos de explotación corresponden al autor y pueden ser cedidos a terceros, de forma exclusiva o no. Los derechos de explotación son independientes entre sí y son:

Derechos exclusivos

  • Derecho de reproducción:

Consiste en la fijación directa o indirecta, provisional o permanente, por cualquier medio y, de cualquier forma, de toda la obra o parte de ella, que permita su comunicación o la obtención de copias.

  • Derecho de distribución:

Se entiende como la puesta a disposición al público del original o de copias de la obra, en su soporte tangible, mediante su venta, alquiler, préstamo o cualquier otra forma.

  • Derecho de comunicación pública:

Una comunicación pública es todo acto por el cual una pluralidad de personas pueda tener acceso a la obra sin previa distribución de ejemplares a cada una de ellas. Incluye también el denominado derecho de puesta a disposición, que incluiría la comunicación pública de obras a través de Internet.

  • Derecho de transformación:

La transformación engloba la traducción, adaptación y cualquier otra modificación de la que se derive una obra diferente.

En el caso de base de datos, se considerará una transformación, la reordenación de esta.

  • Derecho de colección:

El autor puede publicar sus obras, en colección escogida o completa, con independencia de que exista una cesión de los derechos de explotación.

Por otro lado, los derechos patrimoniales de remuneración son derechos que reportan una compensación económica al autor por determinados usos que se realicen sobre su obra, sin que medie la necesidad de una autorización y atendiendo a los límites establecidos en la ley.

Derechos de mera remuneración

  • Compensación equitativa por copia privada:

La reproducción de obras divulgadas en forma de libros o publicaciones que a estos efectos se asimilen, así como fonogramas, videogramas o de otros soportes sonoros, visuales o audiovisuales, realizada mediante aparatos o instrumentos técnicos no tipográficos, exclusivamente para uso privado, no profesional ni empresarial, sin fines directa ni indirectamente comerciales, originará una compensación equitativa y única al autor.

  • Derecho de participación del autor en la reventa de obras plásticas:

Los autores de obras de arte gráficas o plásticas, tales como los cuadros, collages, pinturas, dibujos, grabados, estampas, litografías, esculturas, tapices, cerámicas, objetos de cristal, fotografías y piezas de vídeo arte, tendrán derecho a percibir del vendedor una participación en el precio de toda reventa que de las mismas se realice tras la primera cesión realizada por el autor. Este derecho de participación se reconoce al autor de la obra y a sus derechohabientes tras la muerte o declaración de fallecimiento.

Duración

Los derechos de explotación durarán toda la vida del autor y setenta años después de su muerte o declaración de fallecimiento.

Para obras anónimas o bajo seudónimo los derechos de explotación tienen una vigencia de setenta años desde la divulgación lícita.

El derecho de explotación de las obras compuestas por varios autores tendrá vigencia durante toda la vida de los coautores y setenta años después de la muerte o declaración de fallecimiento del último coautor superviviente.

En el caso de que sea una obra colectiva, y los autores no hayan sido identificados, la explotación podrá realizarse durante setenta años desde que se haya divulgado lícitamente.

Transcurrido este periodo de tiempo, la obra pasará a ser de dominio público.

Acciones del autor o titular de derechos

La Ley de Propiedad Intelectual protege los derechos de autor a través de varias acciones conferidas o a realizar por el mismo, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Solicitar el cese de las actividades ilícitas del infractor:

El cese de actividad ilícita puede suponer la suspensión de esta; la prohibición de reanudarla; la retirada del comercio de los ejemplares ilícitos y su destrucción; precintado de los instrumentos usados para las comunicaciones públicas no autorizadas; suspensión de servicio prestados por intermediarios o terceros que se valgan de ellos para infringir la ley…

  • Exigir indemnización por daños materiales y morales causados:

La cantidad indemnizatoria comprenderá el valor de la pérdida que haya sufrido y el de la ganancia que se haya dejado de obtener a causa de la violación de su derecho.

También se podrán sumar los gastos de investigación generados para la obtención de las pruebas de la comisión de la infracción.

El daño moral será valorado con independencia de que no haya sido probado el perjuicio económico.

El autor cuenta con un plazo de cinco años para ejercer la reclamación de indemnización.

  • Solicitar la adopción de medidas cautelares contra el infractor y contra los intermediarios a cuyos servicios recurra un tercero para infringir los derechos de propiedad intelectual:

Las medidas cautelares podrán ser solicitadas cuando exista temor racional y fundado de que va a producirse una infracción y quedarán sin efecto si no se presentase demanda en el plazo correspondiente. Las medidas cautelares más habituales suelen ser las siguientes:

  • Intervención y depósito de los ingresos obtenidos por la actividad ilícita.
  • Suspensión de la actividad de reproducción, distribución y comunicación pública.
  • Secuestro de los ejemplares producidos o utilizados y el del material empleado para la reproducción o comunicación pública.
  • Embargo de los equipos, aparatos y soportes para la reproducción de copias privadas.
  • Suspensión de los servicios prestados por intermediarios a terceros que se valgan de ellos para infringir los derechos.

Además, el autor podrá instar a la publicación o difusión, ya sea total o parcial, de la resolución judicial o arbitral en los medios de comunicación. Dicha publicación estará sufragada por el infractor.

Sistemas de protección

Por otra parte, con carácter general, los sistemas de protección más conocidos a través de los cuales el autor puede determinar las condiciones en las que los terceros podrán o no hacer uso de su obra, son esencialmente:

Copyright, Copyleft y Licencias de Creative Commons.

Copyright

La Real Academia Española define el término Copyright como “derechos de autor”.

El Copyright es un sistema de protección sobre las obras, que les concede derechos exclusivos sobre el uso de estas a los autores o a los cesionarios, en su caso. Se trata del sistema más restrictivo.

El símbolo de Copyright supone una protección absoluta de la propiedad intelectual y además indica que la obra se encuentra sujeta a derechos de autor.

Por lo tanto, si una persona distinta al autor desea reproducir la obra y esta se encuentra sujeta a Copyright se debe contar con una autorización previa del autor y pagar por su uso.

Copyleft

El Copyleft permite la distribución de una obra bajo las particularidades estipuladas por el propio autor. El tercero que disponga de la obra puede distribuirla, copiarla o incluso hacer usos comerciales, si el autor así lo ha especificado.

Busca fomentar el uso libre de la obra, así como su distribución. Es, por tanto, el sistema de protección más abierto.

Creative Commons (licencias)

Son licencias que reconocen el derecho de autor y permiten poder tomar decisiones sobre la distribución de sus obras.

Hay cuatro tipos de Creative Commons:

  • Atribución. Supone el reconocimiento de la autoría.
  • Supone que se puedan crear obras derivadas bajo una licencia similar o incluso la misma.
  • No uso comercial. La obra no podrá ser utilizada con fines comerciales.
  • No obra derivada. Este tipo de licencia no permite la transformación de la obra.

Es el sistema de protección intermedio. Estas licencias se pueden combinar entre sí.

También existen licencias aplicables al dominio público, con el fin de que las obras puedan distribuirse de forma totalmente libre.

  • Dedicación a dominio público.
  • Etiqueta de dominio público.

Breve referencia a entidades de gestión colectiva (SGAE, AISGE, EGEDA,AGEDI, AIE, CEDRO, VEGAP y DAMA)

La legislación define a las entidades de gestión colectivas como organizaciones, sin ánimo de lucro, que se dedican a la gestión de los derechos patrimoniales, en nombre propio o ajeno, y por cuenta e interés de varios autores u otros titulares de derechos de propiedad intelectual.

Requieren de una autorización por parte del Ministerio de Cultura y entre sus funciones destacan las siguientes:

  • Permitir hacer efectivos los derechos de naturaleza compensatoria
  • Realizar el reparto de la recaudación neta correspondiente a los titulares de derechos
  • Proteger y defender los derechos de propiedad intelectual contra las infracciones que se cometan
  • Administrar los derechos de propiedad intelectual conferidos
  • Celebrar contratos generales con asociaciones de usuarios y fijar tarifas generales

Las entidades de gestión colectiva que existen en España son las siguientes:

Entidades de gestión de derechos de propiedad intelectual de autores

  • SOCIEDAD GENERAL DE AUTORES Y EDITORES (SGAE).

Agrupa a los autores de obras literarias, musicales, teatrales, coreográficas, pantomímicas, cinematográficas y cualesquiera otras audiovisuales, así como a los editores musicales.

  • CENTRO ESPAÑOL DE DERECHOS REPROGRÁFICOS (CEDRO)

Agrupa a autores y editores de obras literarias.

  • VISUAL ENTIDAD DE GESTIÓN DE ARTISTAS PLASTICOS (VEGAP)

Agrupa a los autores de obras de las artes plásticas, de las obras de creación gráfica y diseño, y de las obras fotográficas.

  • ASOCIACIÓN DERECHOS DE AUTOR DE MEDIOS AUDIOVISUALES (DAMA)

Agrupa a los guionistas y directores-realizadores de medios audiovisuales.

Entidades de gestión de derechos de propiedad intelectual de artistas intérpretes o ejecutantes

  • SOCIEDAD DE ARTISTAS INTÉRPRETES O EJECUTANTES (AIE)

Agrupa a los artistas de obras musicales (músicos, cantantes, instrumentistas…)

  • ARTISTAS INTÉRPRETES SOCIEDAD DE GESTIÓN (AISGE).

Agrupa a los artistas intérpretes de obras y grabaciones audiovisuales (actores).

Entidades de gestión de derechos de propiedad intelectual de productores

  • ENTIDAD DE GESTIÓN DE DERECHOS DE LOS PRODUCTORES AUDIOVISUALES (EGEDA)

Agrupa a los productores de obras y grabaciones audiovisuales.

  • ASOCIACIÓN DE GESTIÓN DE DERECHOS INTELECTUALES (AGEDI)

Agrupa a los productores de fonogramas.

Registro de Propiedad Intelectual (RPI)

¿Qué es?

La legislación determina que “el Registro General de la Propiedad Intelectual tiene por objeto la inscripción o anotación de los derechos relativos a las obras, actuaciones o producciones protegidas por el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual” así como “la inscripción o anotación de los actos y contratos de constitución, trasmisión, modificación o extinción de derechos reales y cualesquiera otros hechos, actos y títulos”.

El Registro General de la Propiedad Intelectual se regula en el Real Decreto 281/2003, de 7 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento del Registro General de la Propiedad Intelectual.

Es único en todo el territorio nacional y está formado por el Registro Central y por los Registros Territoriales.

El Ministerio de Cultura es quién determina la organización y las funciones del Registro Central y las normas comunes de inscripción y medidas de coordinación, mientras que las CCAA determinan la estructura y funcionamiento del registro de su territorio.

Las CCAA que cuentan con Registros Territoriales son las siguientes:

  • Andalucía
  • Aragón
  • Asturias
  • Cataluña
  • Extremadura
  • Galicia
  • La Rioja
  • Madrid
  • Murcia
  • País Vasco
  • Valencia

¿Para qué sirve?

La inscripción de los derechos en el registro es voluntaria. El hecho generador de la propiedad intelectual es la mera creación de la obra. La inscripción en el registro sirve como medio de prueba ante terceros.

Los derechos inscritos en el Registro General de Propiedad Intelectual se presumen que corresponden a su titular, en la forma determinada en los asientos. Los asientos registrales son públicos, y dicha publicidad se realiza a través de la expedición de un certificado o por nota simple.

La finalidad del registro es dar publicidad a los derechos que se encuentran inscritos en él.

Si necesitas ayuda para registrar tu obra o quieres saber cómo puedes proteger tus creaciones intelectuales, contacta con nuestros expertos.

Related posts
Glosario

Cesión de datos a terceros

12 Mins read
Te explicamos con todo detalle cómo afecta la LOPDGDD en el acceso y la cesión de datos de terceros. ✅
Glosario

Publicidad Activa y Pasiva - Ley de Transparencia 19/2013 - ¿Qué es?

6 Mins read
La publicidad activa y el derecho de acceso a la información pública de los ciudadanos son dos conceptos íntimamente relacionados que configuran…
Glosario

K-anonimidad - ¿Qué es? ¿Métodos? ¿En qué consiste?

5 Mins read
Vivimos en un mundo en el que resulta cada vez más difícil mantener el anonimato. Nuestra información personal está en los ficheros…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.