Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
Ciberseguridad

Prevención de pérdida de datos (DLP) y su relación con la ciberseguridad y la protección de datos

La pérdida de datos es una de las principales amenazas que enfrentan las empresas, no solo pueden ser perjudiciales para su reputación, sino también costarles grandes pérdidas económicas, que, además, pueden incluir sanciones. Para evitar estos incidentes, las empresas pueden recurrir a la prevención de pérdida de datos o DLP.

En este artículo explicaremos qué es la DLP, cómo funciona y cómo implementarla en la empresa.

¿Qué es la prevención de pérdida de datos?

La prevención de pérdida de datos (data loss prevention) es la estrategia que deben aplicar las organizaciones para evitar que personas no autorizadas puedan acceder a la información confidencial o sensible que posee dicha organización, esté esta en sus equipos corporativos, en su red interna, en sus servidores, en equipos portátiles o en la nube. Así mismo, también garantiza que los miembros de la organización no puedan enviar o sacar dicha información fuera de la red interna o de los dispositivos autorizados.

Así, podemos decir que la pérdida de prevención de datos es la política y buenas prácticas diseñadas por la organización (normalmente por su departamento de IT o su CISO) para evitar que, bien por descuidos o errores humanos, o bien por acciones malintencionadas, se produzcan brechas de seguridad que dejen expuestos los diferentes datos e información confidencial o crítica que maneja y posee la organización.

¿Qué es un sistema DLP?

Por lo tanto, un sistema de prevención de pérdida de datos es el conjunto de herramientas informáticas dedicadas a evitar que la información sensible y confidencial de la empresa, como pueden ser datos identificativos (de clientes, empleados, socios, etc.) o información sobre propiedad intelectual, se filtre fuera de esta.

Podemos hablar tanto de software DLP como de soluciones DLP, en tanto en cuanto no se trata de una única herramienta de seguridad, sino de varias complementarias entre sí, que, a través de reglas y políticas, así como machine learning, monitorean, clasifican y controlan los flujos de datos de la organización allí donde estos se encuentren.

¿Cómo funciona la prevención de pérdida de datos?

Ahora que ya sabemos qué significa DLP, tanto en una como en otra variante, veamos cómo funcionan estos sistemas para prevenir la pérdida de datos, ya sea debida a errores de los empleados o por intentos de ciberataques.

Como decíamos, un sistema DLP está formado por varias herramientas que se encargan de supervisar, detectar y bloquear los datos o la información sensible o confidencial para que no salga de la red o sistema de la empresa.

Para llevar a cabo estas acciones, dependiendo del tipo de solución DLP utilizada, se diseñan políticas y normas para reconocer los datos e información delicados y qué puede o no puede hacerse con ellos.

Es decir, las herramientas del DLP analizan los datos e información que posee la empresa, los categorizan y los monitorean, pudiendo evitar que sean enviados por correo electrónico, copiados a memorias externas o enviados a una nube externa a la empresa, en función de su grado de confidencialidad y del nivel de acceso de los empleados que quieran manejarlos.

La solución DLP también identifica en las bandejas de correo, emails sospechosos que puedan apuntar a ataques de phishing, para bloquearlos o, como mínimo, marcarlos como posibles amenazas.

De forma general, una solución DLP se basa en el análisis de palabras y su contexto y emplea diferentes estrategias para detectar posibles intentos de filtración o robo de datos. Estrategias como:

  • Coincidencia de expresiones regulares (como cadenas de dígitos que pueden apuntar a números de tarjetas, de teléfono, de la Seguridad Social, etc.), para comprobar si la comunicación, por ejemplo, un email, contiene datos personales o sensibles.
  • Análisis de los datos estructurados en bases de datos para localizar datos sensibles y comprobar si están debidamente protegidos.
  • Coincidencias de léxico para analizar datos no estructurados.
  • Categorizar los datos para determinar si los datos confidenciales están debidamente protegidos y se cumple la normativa pertinente.

Cuanto más sofisticadas sean las herramientas que emplea el software DLP a utilizar, más filtraciones de datos serán capaces de detectar y evitar.

prevención de pérdida de datos

¿Qué tipos de DLP existen?

Los datos se encuentran siempre en tres estados distintos: en reposo (por ejemplo, en bases de datos), en movimiento (cuando se transfieren) y en uso. Las soluciones DLP deben protegerlos en cada uno de estos tres estados, empleando para ello diferentes herramientas y técnicas.

Pero hablando propiamente de tipos de DLP, podemos diferenciar entre:

  • DLP de red: Su finalidad es proteger los datos en movimiento y se utilizan para bloquear filtraciones por correo electrónico, aplicaciones web, subidas a nubes comerciales, etc. Estos DLP son fáciles de implementar, pero como contrapartida solo protegen los datos de aquellos equipos conectados a la red interna y no bloquean la transferencia de datos a dispositivos portátiles.
  • DLP de punto final: Aparte de la red, estas soluciones abarcan también los dispositivos de punto final o endpoint, de manera que puede evitar la transferencia de datos a memorias USB, discos duros externos, portátiles o teléfonos móviles no autorizados.
  • DLP dedicado: Se trata de una solución que conjuga varias herramientas integrales, diseñadas específicamente para prevenir la fuga y robo de datos. Cubren la protección de los datos en reposo, en uso y en movimiento. Así mismo cuentan con opciones de escaneo contextual, control de dispositivos y de cifrado. Además, cuentan con perfiles predefinidos para identificar datos confidenciales, pero también se pueden crear plantillas o políticas propias en función de las necesidades de la empresa.
  • DLP integrados: Son soluciones DLP que vienen integradas en otra herramienta de seguridad, con la finalidad de facilitar su instalación en redes a gran escala. Sin embargo, suelen tener opciones de personalización y capacidades muy limitadas.

¿Cómo implementar un sistema DLP en la empresa?

Para implementar un sistema o política DLP en la empresa es necesario realizar estas acciones previas (algunas de ellas, como hemos visto, podría llevarlas a cabo la solución DLP escogida):

  • Hacer un inventario de los datos e información confidencial de la empresa, puesto que no se puede proteger aquello que se desconoce.
  • Auditar las infraestructuras, es decir, conocer dónde se almacenan los datos y a dónde se transfieren, de manera que la solución DLP pueda controlar los puntos de contacto y los puntos de almacenamiento de datos.
  • Clasificar los datos para determinar el nivel de protección que necesitan en función de diferentes categorías, que pueden responder al tipo de datos (información personal identificable, datos financieros, información de propiedad intelectual, etc.).
  • Crear políticas para la gestión y uso de datos, especialmente para aquellos datos cuya protección está regulada, como ocurre con los datos personales.
  • Educar y concienciar a los empleados para evitar errores humanos. Algunas de las soluciones DLP notifican al usuario cuando está intentando copiar o enviar un archivo delicado.
  • Implementar una solución o sistema DLP centralizado para toda la organización y no uno para cada área o departamento.
  • Definir responsabilidades entre los miembros de IT e informar y formar a todos en políticas DLP y las herramientas utilizadas.
  • Documentar todos los cambios y eventos relacionados con los datos a proteger y la propia solución DLP.

¿Por qué implementar un sistema de prevención de pérdida de datos?

Hay varias razones para adoptar un sistema de prevención de pérdida de datos, tanto para mejorar la ciberseguridad como para garantizar la protección de datos e información confidencial que maneja la organización. Entre ellas destacamos:

  • Ayudan a cumplir con normativas, como la ley de protección de datos, puesto que evitan la filtración o robo de datos personales almacenados por la empresa y constituyen una medida de seguridad que mitigará las consecuencias de una brecha de seguridad.
  • Reducen las amenazas internas, ya que las pérdidas de datos no solo se producen mediante ataques externos o la instalación de algún tipo de malware, sino también (y en muchos casos) por empleados descuidados, que pueden perder datos accidentalmente, o con malas intenciones, que roban datos e información confidencial para venderla al mejor postor.
  • Protege los datos de los clientes y socios, lo que repercute en la confiabilidad de la organización y en su buena reputación, lo que atraerá a nuevos clientes y socios.
  • Protege la propiedad intelectual, fundamental para que muchas organizaciones puedan mantener su competitividad en el mercado.

Herramientas para la prevención de la pérdida de datos

En el mercado existen diferentes herramientas y soluciones DLP para la ciberseguridad y la protección de datos, por lo que a la hora de elegir una u otra, es necesario saber qué necesita nuestra organización, qué tipo de datos maneja, qué obligaciones legales debemos cumplir o la propia infraestructura de la empresa y su red.

Estas son algunas de las soluciones y herramientas DLP que podéis consultar para ver cuál se ajusta más a las necesidades de vuestra empresa:

Todas estas soluciones combinan diferentes herramientas para prevenir la pérdida de datos (monitoreo, autorización, protección, etc.) y ofrecen demos gratuitas, con las que podrás comprobar si es lo que tu empresa necesita y cómo funcionan.