¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
EmpresaIgualdad

Plan de actuación para garantizar la igualdad en las sociedades cooperativas

Cualquier empresa u organización que quiera construir y mejorar su responsabilidad social empresarial (RSE), debe contemplar entre las medidas a adoptar, la elaboración y aplicación de un plan de igualdad, que garantice la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres dentro de la organización. Esto incluye también a las cooperativas interesadas en mejorar su RSE; las siguientes líneas las vamos a dedicar a explicar por qué el plan de igualdad en cooperativas es también necesario.

La igualdad de género forma parte de la cultura cooperativa

Dada la forma en que se gestionan las sociedades cooperativas, cabe pensar que el principio de igualdad de género debe formar parte de su cultura, especialmente porque en ellas todos los socios están llamados a participar en la toma de decisiones importantes de manera igualitaria y eso debe incluir tanto a los socios como a las socias, sin ningún tipo de discriminación.

La cultura y el funcionamiento interno de estas organizaciones deberían facilitar la integración de un plan de igualdad, con el que no solo se asegure que se cumple con el principio de igualdad en las cooperativas, sino que sirva también para mostrar el compromiso de la entidad con el mismo y ayude a construir y mejorar su RSE de cara a la sociedad.

Integración de la Ley 3/2007 en las cooperativas de trabajo

Para cumplir con este principio de igualdad, las cooperativas de trabajo deben mirar a la Ley 3/2007, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, que entre sus primeros artículos recoge importantes conceptos que se deben conocer y tener en cuenta, como la eliminación de cualquier tipo de discriminación directa o indirecta por razón de sexo, la necesidad de llevar a cabo acciones positivas que corrijan claras situaciones de desigualdad entre mujeres y hombres dentro de la organización, la aplicación del plan de igualdad y comprender qué son la segregación vertical y la segregación horizontal en el empleo y cómo las cooperativas pueden ayudar a su eliminación.

Planes de igualdad en cooperativas

Como decíamos, una forma de asegurar la igualdad en la cooperativa es a través de la elaboración y aplicación de un plan de igualdad. Veamos las particularidades que deben tener en cuenta las cooperativas que consideren llevarlos a cabo.

¿Están las sociedades cooperativas obligadas a elaborar planes de igualdad?

Sí, las cooperativas están obligadas a elaborar planes de igualdad siempre que tengan trabajadores por cuenta ajena prestando servicios dentro de las mismas.

Como ocurre con las empresas, están obligadas a realizar y aplicar el plan de igualdad de la cooperativa aquellas que tengan más de 50 trabajadores, con los siguientes plazos:

  • Entre 50 y 100 trabajadores, tienen hasta el 7 de marzo de 2022.
  • Entre 101 y 150 trabajadores, su plazo finalizó el 7 de marzo de 2021, si no tienen en marcha ya la elaboración del plan de igualdad, pueden enfrentar sanciones de hasta 225.018 euros.
  • Más de 150 trabajadores deberían tener ya implementado el plan de igualdad, si no podrían enfrentar importantes sanciones, que pueden alcanzar los 225.018 euros para las infracciones más graves.

¿Los socios de una cooperativa computan como plantilla a efectos de la obligatoriedad de negociar el Plan de Igualdad?

No, puesto que la relación que se establece entre los socios y socias dentro de la cooperativa es una relación societaria y no una relación laboral.

Ahora, lo que sí se aplica tanto a socias y socios trabajadores son todas las leyes, normas y reglamentos que desarrollan, amparan y promueven la prohibición de cualquier tipo de discriminación directa o indirecta por razón de sexo, empezando en el propio artículo 14 de la Constitución Española, hasta la Ley 3/2007 e incluyendo también las normas autonómicas.

Ventajas de que una cooperativa de trabajo incorpore un plan de igualdad

Incorporar un plan de igualdad puede suponer varias ventajas para una cooperativa, más allá de cumplir con la ley cuando tiene la obligación de hacerlo.

Ventajas plan de igualdad en una cooperativa

Ventajas plan de igualdad en una cooperativa

Aumenta el valor añadido

Contar con un plan de igualdad aporta valor añadido tanto a la propia organización como a la sociedad, puesto que promueve desde ella los valores en materia de igualdad, que son necesarios para llevar a cabo el cambio social en aspectos como los roles y estereotipos de género.

Incorporar todas las garantías laborales y sociales

El principio de igualdad es un principio transversal, por tanto, el plan de igualdad ayuda a incorporar garantías laborales y sociales para las mujeres trabajadoras, como la no discriminación por maternidad, por ejemplo, pero también para los hombres trabajadores, garantizando para ellos el derecho a la conciliación laboral y familiar.

RSE

Para alcanzar una correcta política de responsabilidad social empresarial, cooperativa e igualdad de género deben ir de la mano, puesto que para ello es necesario abordar los posibles problemas en materia de igualdad de género que puedan existir o producirse en la cooperativa. A través de los planes de igualdad es posible encontrar esos problemas y ponerles solución mediante acciones destinadas a corregirlos.

Alcanzar la excelencia

Realizar y aplicar un plan de igualdad en la cooperativa, seguirlo y cumplir sus objetivos, es una forma de alcanzar la excelencia y obtener el distintivo que conceden las Administraciones Públicas a aquellas empresas comprometidas de forma real con la igualdad de género.

Mejorar comportamientos y procedimientos de gestión

Contar con un plan de igualdad ayudará también tanto mejorar posibles comportamientos discriminatorios en la cooperativa, como a mejorar los procedimientos de gestión de la misma, puesto que el Plan implica llevar a cabo evaluaciones y análisis periódicos sobre la situación de igualdad en la cooperativa, detectando aquellas áreas en las que sea posible mejorar o se estén produciendo situaciones discriminatorias.

Es un punto de unión entre los diferentes estatus dentro de la cooperativa

El plan de igualdad afecta a todos los miembros de la cooperativa, con independencia de su estatus dentro de la misma, lo que lo convierte en un punto de unión entre ellos, asegurando igual valor cooperativo para todos ellos en esta materia.

Fases de implantación de un plan de igualdad en una cooperativa

Elaborar e implantar un plan de igualdad dentro de una cooperativa sigue varias fases (que no se diferencian mucho de las fases para una empresa).

Plan de igualdad en cooperativas

A continuación vamos a ver qué implica cada una de ellas, pero se debe tener en cuenta que llevar a cabo todo el plan de igualdad, desde su fase de diagnóstico, hasta su seguimiento y evaluación, puede resultar sumamente complejo y por ello en muchos casos es mejor recurrir a una consultoría de igualdad que no solo asesore a la cooperativa, sino que le ayude al diseño e implantación del Plan.

Hay que tener en cuenta que para elaborar el Plan, es necesario tener suficientes conocimientos en materia de igualdad, en algunos casos, incluso, tenerlos acreditados.

Compromiso de la cooperativa y creación del comité o comisión permanente de igualdad

La primera fase recoge el compromiso de la cooperativa para realizar el plan de igualdad. Este compromiso se plasmará en un documento expreso o en la propia documentación relativa a sus órganos de gobierno, como por ejemplo, el acta de la reunión donde se haya decidido adoptar dicho compromiso.

Este compromiso debe ponerse, además, en conocimiento de toda la plantilla.

En esta primera fase también se debe crear el Comité o Comisión Permanente de Igualdad, que será la encargada de elaborar el Plan y llevar a cabo todas las funciones relacionadas con su puesta en marcha y seguimiento.

En las cooperativas, la Comisión puede crearse de cero, en cuyo caso se deben especificar la responsabilidad a asumir por el mismo y la forma en que se puede acceder a dicho Comité. O el Consejo Rector o un grupo más reducido dentro de este puede ocuparse de estas funciones.

Diagnóstico en materia de igualdad entre mujeres y hombres en la cooperativa

La segunda fase nos lleva al diagnóstico en materia de igualdad dentro de la cooperativa; el objetivo aquí es determinar hasta qué grado la cooperativa cumple con el principio de igualdad, para lo que se debe reunir información de todos los elementos que pueden generar discriminación dentro de ella; económicos, humanos, materiales, etc., así como los recursos con los que se cuenta para poder aplicar las medidas correctoras necesarias para su cambio.

En esta fase se deben, pues, recoger y analizar datos de diferentes áreas y materias, diferenciados entre mujeres y hombres, siguiendo esta estructura:

  • Cultura cooperativa
  • Acceso a la cooperativa y promoción
    • Evolución de la plantilla en los últimos 5 años
    • Incorporaciones del último año
    • Solicitudes presentadas
    • Nuevos socios/as
    • Promociones del último año
    • Cambios de categoría o grupo profesional
    • Promociones salariales
    • Promociones vinculadas a movilidad geográfica
  • Características de la plantilla
    • Distribución por grupos de edad
    • Distribución por categorías o grupos profesionales y por antigüedad
    • Distribución por categorías o grupos profesionales y por nivel de estudios
  • Registro salarial
    • Distribución por horas semanales de trabajo y categoría o grupo profesional
    • Retribución media de los anticipos laborales (si existen)
    • Retribución media para cada una de las categorías respecto a componentes de carácter variable
  • Formación continua
  • Medidas de conciliación adoptadas por trabajadores/as

Elaboración de un plan de igualdad adaptado a las necesidades de la cooperativa

Del análisis de los datos e información obtenidos en la fase anterior, pasaremos a elaborar el propio plan de igualdad, estableciendo las medidas y acciones que es necesario llevar a cabo para corregir las posibles deficiencias o problemas en materia de igualdad detectados.

Aunque las cooperativas cuentan con instrumentos donde recoger estas medidas con las que garantizar el principio de igualdad, como el Reglamento de Régimen Interno, esto no quiere decir que el Plan de Igualdad no deba recogerse en un documento independiente, especialmente para aquellas cooperativas obligadas por la ley a tener un Plan.

Las medidas y acciones que sea necesario llevar a cabo, deben estar hechas sobre la misma estructura que empleamos para hacer el diagnóstico.

El Plan debe contar además con un cronograma o calendario en el que se especifiquen tiempos para alcanzar los objetivos propuestos en él.

Aplicación del plan de igualdad

Redactado el Plan de Igualdad, la siguiente fase es aplicarlo, es decir, poner en marcha las medidas y acciones diseñadas en él, de acuerdo al cronograma establecido para cada objetivo. Lo normal es empezar por la implantación de aquellas medidas que puedan tener carácter prioritario (y que habremos detectado como tales en la fase de diagnóstico).

Además, para que la implantación del Plan sea adecuada, es necesario tener en cuenta estos puntos:

  1. Llevar a cabo acciones de información y/o comunicación sobre el Plan dirigidas a todas las personas que trabajan y forman parte de la cooperativa.
  2. Fomentar la participación de todos los miembros y trabajadores de la cooperativa.
  3. Revisar los indicadores de seguimiento para asegurar que la implantación del Plan se hace de forma correcta. De esta función se puede encargar el Comité Permanente de Igualdad o el Consejo Rector.

Seguimiento de las medidas implantadas

Finalmente, la última fase del Plan de Igualdad en cooperativas consiste en llevar a cabo un seguimiento y evaluación de las medidas y acciones propuestas en él y llevadas a cabo. Para ello es necesario contar con herramientas dedicadas a la recogida de información, que se debe hacer de forma regular y sistemática.

Aparte de las herramientas de recogida de información, es necesario tener en cuenta qué indicadores de género se van a emplear para evaluar la situación (de resultados, de impacto, de desempleo, de evaluación, de gestión, etc.). Los indicadores no son más que medidas numéricas o valores que nos ayudan a describir una situación particular dentro de un período de tiempo y lugar determinados.

Algunos puntos que podemos considerar para llevar a cabo el seguimiento y evaluación del Plan de Igualdad en la cooperativa son:

  • Informar por escrito a la plantilla del compromiso y el plan de igualdad
  • Formalización por escrito del compromiso de igualdad
  • Grado de ejecución del Plan en un año
  • Consecución de los objetivos marcados en el Plan
  • Sugerencias y necesidades surgidas en materia de igualdad y su cobertura
  • Problemas en la aplicación de medidas o acciones del Plan y posibles soluciones

Otras medidas a implantar en cooperativas en materia de igualdad

Aparte del compromiso de igualdad y el propio Plan de Igualdad, las cooperativas también pueden implementar otras medidas en materia de igualdad para promoverla y lograrla de forma efectiva, entre ellas la elaboración de un protocolo para la prevención del acoso sexual o por razón de sexo (que además es obligatorio para todo tipo de empresas).

Medidas para la prevención del acoso sexual

El acoso sexual o por razón de sexo es la mayor muestra de desigualdad entre hombres y mujeres en la sociedad, y por ello, la Ley 3/2007 insiste en la necesidad de prevenirlo, de manera que los planes de igualdad deben contemplar este tema. El artículo 48 de la Ley recoge las medidas específicas para prevenirlo, así como la obligación que tienen las empresas de ponerlas en marcha.

Estas medidas comprenden:

  • Elaboración y difusión de códigos de buenas prácticas, la realización de campañas informativas y/o acciones de formación.
  • Promover condiciones que eviten el acoso sexual y el acoso por razón de sexo y la creación de procedimientos específicos para su prevención y para su denuncia.
  • Establecer un protocolo de acción ante casos de acoso sexual y acoso por razón de sexo.
  • Designar a la persona que gestionará estos casos de acoso. El nombramiento debe haber sido aceptado por los órganos sociales de la cooperativa.
  • Especificar los pasos que deben seguir las víctimas de acoso:
    • Actuaciones previas a la denuncia
    • Procedimiento de denuncia
    • Mediación en el caso
    • Seguimiento de incidentes de acoso
  • Establecer medidas disciplinarias y medidas para garantizar la intimidad de ambas partes.
  • Implantación y difusión del protocolo.
  • Establecer plazos de tramitación y resolución para que el proceso no se alargue en el tiempo.

¿Necesitas elaborar un Plan de igualdad para tu Sociedad cooperativa?

Como hemos visto, realizar un Plan de Igualdad para una sociedad cooperativa es una forma de fomentar no solo la igualdad dentro de la propia cooperativa (algo que se alinea con la propia naturaleza de este tipo de sociedades), sino también en la sociedad, promoviendo acciones y medidas para alcanzar la igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

Además, si tu cooperativa tiene contratados más de 50 trabajadores, la ley obliga a tener un Plan de Igualdad. Pero aunque no se llegue a ese número, contar con este Plan puede abrir puertas a subvenciones y concursos públicos que le pueden interesar a tu cooperativa.

Solicita presupuesto

Así que si necesitas elaborar un Plan de Igualdad para tu cooperativa y no sabes por dónde empezar, en Grupo Atico34 te podemos ayudar. Ponte en contacto con nosotros y solicita un presupuesto.

¿Necesitas un presupuesto? Escríbenos o llámanos al 914 896 419

He leído y acepto la política de privacidad.