¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
IgualdadLaboral

Gamificación en la empresa e Igualdad

El concepto de gamificación o ludificación está cada vez más de moda en el ámbito empresarial. Las compañías buscan nuevas maneras de motivar a sus empleados y de aumentar la productividad, en este caso, apoyándose en recursos lúdicos. Sin embargo, ¿cómo puede ayudar la gamificación a fomentar la igualdad en la empresa? ¿Cómo implementar un buen sistema de gamificación que motive al personal? En este artículo abordamos estas y otras cuestiones.

¿Qué es la gamificación?

La gamificación o gamification en inglés, consiste en el uso de técnicas, elementos, dinámicas o mecánicas propias de los juegos en ámbitos que no son necesariamente lúdicos. Por ejemplo, la utilización de los juegos en el ámbito educativo o empresarial.

El origen de este concepto tal y como hoy lo conocemos data del año 2003. El término fue acuñado por un desarrollador y programador de software llamado Nick Pelling, quien observó que la cultura del juego estaba proyectando un nuevo escenario con la capacidad de transformar a la sociedad.

La gamificación tiene muchos otros objetivos además del meramente lúdico. De hecho, este aspecto lúdico es solo una excusa para fomentar otros aspectos como la motivación del individuo, el refuerzo de conductas positivas, el fomento del aprendizaje o el aumento de la productividad.​

¿Para qué se usa la gamificación en las empresas?

Cuando hablamos de la gamificación en la empresa, nos referimos al uso de elementos o dinámicas propias de los juegos en el entorno laboral y en el trabajo del día a día.

Se trata de un concepto relativamente novedoso pero que cada vez gana más fuerza en compañías de todos los sectores. La principal razón es la efectividad que tienen estas dinámicas a la hora de conseguir determinados objetivos.

Entre los objetivos de la gamificación en la empresa están fomentar la motivación o implicación de los trabajadores y trabajadoras en las tareas diarias, favorecer su implicación en la organización o incluso proyectar una imagen de empresa innovadora de cara al exterior, entre muchas otras.

Asimismo, la gamificación ofrece muchas otras posibilidades, como la de analizar el comportamiento de los empleados de la empresa, su reacción ante estímulos o nuevas iniciativas, o fomentar la igualdad laboral.

Precisamente, nos queremos detener en el aspecto de cómo la gamificación puede fomentar la igualdad, principalmente en el ámbito laboral y empresarial.

¿Qué relación tiene la gamificación con la igualdad laboral?

Con la entrada en vigor del Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, todas las empresas con más de 50 empleados y empleadas han de elaborar un Plan de Igualdad de manera obligatoria.

Este plan de igualdad esté encaminado a detectar desigualdades dentro de la empresa y a poner en marcha las acciones necesarias para subsanarlas. Sin embargo, la elaboración de este plan no es un impedimento para que se pueden incorporar nuevas iniciativas o políticas dentro de la empresa, como puede ser la implementación de la gamificación.

La gamificación es un instrumento muy poderoso a la hora de estimular cambios que ayuden a fomentar la igualdad de género dentro de la empresa. Aunque la igualdad laboral es algo en lo que se está avanzando, siguen siendo necesarias nuevas técnicas o aproximaciones que contribuyan a que desaparezcan los tradicionales roles, estereotipos o prejuicios de género en el ámbito laboral.

En este sentido la gamificación de la empresa se puede aplicar de diversas maneras:

  • Por un lado, desarrollando juegos o actividades cuyo objetivo central sea la sensibilización y concienciación del personal acerca de la igualdad de género. Por ejemplo, un juego de cartas que fomente el debate y la participación de los empleados sobre el papel de mujeres y hombres en la empresa y las desigualdades existentes.
  • Por otro, una gamificación con una orientación puramente laboral, en la que se premie a los mejores “jugadores”, sin importar su género, edad, departamento o categoría profesional. Es decir, fomentando la igualdad a través de la meritocracia y a los resultados obtenidos en los “juegos”.

De esta manera, los conceptos de gamificación e igualdad se pueden relacionar para conseguir el objetivo de la equidad laboral.

Ventajas de la gamificación para fomentar la igualdad

Unir los conceptos de gamificación e igualdad en la empresa puede ofrecer numerosos beneficios. Por un lado, a través de estas dinámicas de juego se pueden establecer métodos de control y recompensa más efectivos, que otorgan recompensas exclusivamente en base a los resultados obtenidos, eliminando favoritismos o sesgos de género.

A su vez, la gamificación a través de los juegos en grupo es un buen método para favorecer la cooperación entre los empleados y empleadas, fomentando un mejor ambiente en el entorno de trabajo y permitiendo conocer mejor las aptitudes de los compañeros y compañeras de trabajo, creando así un clima de colaboración e igualdad.

Ventajas de la gamificación para fomentar la igualdad

Por otro lado, la gamificación se puede orientar de forma exclusiva a tratar problemas de desigualdad detectados en la empresa en función del género. Por ejemplo, encaminando los juegos al debate acerca de las causas o consecuencias de la discriminación laboral.

Además, la gamificación ofrece muchas otras ventajas para las empresas a nivel general, como pueden ser:

  • Fomentar la competitividad bien entendida.
  • Descubrir líderes o personal con alto potencial de liderazgo.
  • Motivar a los empleados y empleadas.
  • Aumentar la implicación con las tareas asignadas.
  • Favorecer la identificación del personal con la empresa.
  • Desarrollar la creatividad y otras muchas habilidades concretas.
  • Proporcionar una retroalimentación constante a los trabajadores y trabajadoras.

En definitiva, las ventajas de la gamificación en la empresa son muchas y muy variadas, y puede ser una gran aliada a la hora de abogar por la igualdad laboral.

¿Cómo implementar la gamificación en la empresa?

A la hora de implementar la gamificación en la empresa es necesario prestar atención a una serie de cuestiones. A continuación te contamos cómo implementar un buen sistema de gamificación en 5 sencillos pasos.

Paso 1: Detectar las necesidades de la empresa

La gamificación ha de estar impulsada por uno o varios objetivos concretos. Estos pueden ser muy variados. Por ejemplo, se ha detectado una bajada de productividad de los empleados, no se han acostumbrado a usar alguna nueva herramienta o programa, o la fase de diagnóstico del Plan de Igualdad ha detectado desigualdades entre hombres y mujeres en algún área.

Sean cuales sean los objetivos, han de determinarse de manera previa para que la dinámica de juego pueda encaminarse a alcanzar determinadas metas.

Paso 2: Decidir el tipo de juego a implementar

Hay innumerables tipos de juego que se pueden aplicar a la gamificación en la empresa: juegos de cartas, trivials, juegos móviles, de tablero, en la propia web de la empresa, juegos sociales, por grupos, etc. De nuevo, lo importante es que el tipo de juego se adapte a las necesidades de la empresa.

Por ejemplo, si se ha detectado que el personal apenas utiliza una nueva plataforma online que ha implementado la empresa, se podría incluir en dicha plataforma una serie de logros y recompensas para aquellos usuarios que más interactúen con ella.

O si lo que se busca es mejorar el clima laboral, se puede implementar un juego de cartas o de roles ocultos en clave de humor en el que los empleados y empleadas puedan conocerse más a fondo.

En general, los juegos más recomendables para gamificación son los que cuentan con algunas de estas mecánicas:

  • Recolección: el usuario consigue recompensas que puede guardar y que fomenta al afán coleccionista del ser humano.
  • Puntos: el trabajador acumula puntos o prestigio que podría, por ejemplo, canjear por determinados premios o bonificaciones.
  • Clasificaciones: ¿a quién no le gusta estar en lo más alto de una clasificación? Un juego que incluya este elemento contribuye a fomentar la participación y la motivación.
  • Niveles: con este sistema, los empleados y empleadas que vayan subiendo de nivel podrían acceder a nuevas y mejores recompensas.

Paso 3: Definir el contenido del juego

Esta puede ser la parte más complicada, porque se trata de la creación del juego en sí, lo que requiere de altas dosis de creatividad. En este punto no nos explayaremos mucho, pero como recomendación, si se quiere que esta parte sea más sencilla, se puede contratar a empresas especializadas en gamificación, o recurrir a juegos ya existentes.

Paso 4: Elegir el sistema de puntuación

¿Cómo se va a decidir qué usuarios son los que mejor están jugando al juego? Hay infinidad de maneras para hacerlo, por ejemplo a través de sistemas de puntos, logros, hitos, metas, insignias, vidas, y un largo etcétera.

Lo primordial en este punto es que sea un sistema justo y que realmente premie a los usuarios más destacados. También es básico que los usuarios, en este caso los trabajadores y trabajadoras de la empresa, puedan consultar en cualquier momento la clasificación o leaderboard.

Paso 5: Los premios

Obviamente, se tiene que ofrecer alguna recompensa para los empleados y empleadas que hayan llegado a lo más alto en el ranking. Estos premios pueden ser semanales o mensuales, e incluso que puedan optar a un gran premio final a quien haya sido el mejor durante el año.

Las recompensas pueden ser de muy variada índole, y no tienen por qué ser puramente monetarias. Además de premios en metálico se podría optar por conceder artículos de regalo a elección del empleado (dentro de un presupuesto), entradas a conciertos u otras actividades, aumentar los días de vacaciones, o incluso conseguir promoción interna dentro de la empresa. Estos son solo algunos ejemplos, pero se podría elegir entre una enorme variedad de recompensas.

Ejemplos de gamificación en empresas

Una de las mejores maneras de entender la gamificación en el ámbito laboral es ver algunos ejemplos de empresas que la han implementado de forma exitosa.

Correos

La empresa de mensajería se vio en la situación de tener que renovar su página web. Para ello se hacía imprescindible revisar cada una de las 150.000 páginas que contenía su sitio web en apenas 13 días. Entonces, a la compañía se le ocurrió decirle a sus propios empleados que revisaran las páginas, y que propusieran las mejoras que creyeran oportunas. Para aquellas propuestas que obtuvieran el visto bueno (alrededor del 20%) se ofrecieron diversos premios, desde llaveros hasta tablets. En total, Correos entregó alrededor de 50.000 premios a sus empleados y empleadas, y aún así, el ahorro de costes se estimó en un 70%.

Deloitte

La consultora implantó una plataforma de formación continua destinada a sus altos directivos. Sin embargo, debido lo ajetreado del día a día de los directivos, esta nueva herramienta no estaba obteniendo los resultados esperados.

Entonces, Deloitte modificó su plataforma de formación ofreciendo elementos típicos de la gamificación como misiones, subidas de nivel, logros, recompensas virtuales, etc. El resultado fue que el porcentaje de usuarios que regresaron cada día a la plataforma se incrementó casi un 50%.

Galderma

Galderma es una empresa dedicada a los productos dermatológicos que descubrió ciertos problemas con sus comerciales. En concreto, que no prestaban la suficiente atención al aprendizaje acerca de los productos del catálogo, en especial a los más recientes.

Para solventar este problema, la compañía decidió crear un juego de preguntas y respuestas en el que los comerciales debían responder correctamente a situaciones relacionadas con las ventas y con los productos de su catálogo. En función del número de preguntas acertadas, podían obtener recompensas y beneficios. Aunque se trataba de un juego voluntario, participó el 92% de los comerciales de la empresa.

BBVA

Este ejemplo de BBVA también sirve para ilustrar cómo la gamificación en la empresa puede estar orientada a los clientes, pero a su vez resultar beneficiosa para la compañía.

Esta entidad bancaria descubrió que su página web tenía una gran cantidad de ofertas de productos financieros, los cuáles muchos de ellos pasaban desapercibidos para el usuario en medio de ese océano de opciones.

Entonces, decidieron crear el juego BBVA Online. En él, los usuarios acumulaban puntos cada vez que realizaban alguna operación dentro de su página web, como consultar su saldo o movimientos, o ver vídeos donde se explicaba el funcionamiento de productos financieros o de la banca online.

Por supuesto, los puntos acumulados se podían canjear por premios, descuentos o sorteos. La iniciativa tuvo tanto éxito que se creó la llamada Liga BBVA, que llegó a tener más de 270.000 usuarios registrados.

En definitiva, la gamificación en la empresa ofrece numerosos beneficios, y puede ser un instrumento que contribuya en gran medida al fomento de la igualdad laboral entre mujeres y hombres, proponiendo un sistema basado en los méritos y recompensas y no en sesgos de género, prejuicios o estereotipos.