Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
Glosario

El delito de suplantación de identidad

¿Qué se considera delito de suplantación de identidad en España? ¿Cuándo una suplantación de identidad puede constituir un delito? ¿Cuál es la pena para el delito de suplantación de identidad? En este artículo vamos a responder a estas y otras cuestiones relativas al delito de suplantación de identidad.

¿Cuál es el delito de suplantación de identidad?

Lo que se tipifica como delito de suplantación de identidad en el Código Penal español es, en realidad, el delito de usurpación de estado civil.

En concreto, este delito está tipificado como tal en el Título XVIII, de las falsedades, en el artículo 401, que dice:

El que usurpare el estado civil de otro será castigado con la pena de prisión de seis meses a tres años.

La usurpación de identidad también se contempla como parte de otros delitos tipificados en los Títulos X (delitos contra la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio), XI (delitos contra el honor) y XII (delitos contra las relaciones familiares), en tanto cuanto a la suplantación de identidad se usa para como medio para realizar algunos de estos delitos.

Los bienes jurídicos protegidos en el delito de suplantación de identidad son:

  • El estado civil
  • Falseamiento de la realidad sobre el estado civil
  • Relaciones familiares (puesto que general el estado civil de las personas)
  • Seguridad del tráfico jurídico

En cuanto a los perjudicados, son, como mínimo, dos víctimas: la persona cuya identidad ha sido usurpada y la persona que ha sido engañada.

El delito por suplantación de identidad tiene un elemento subjetivo, que es el dolo directo, puesto que a través de la suplantación se pretende usar y disfrutar de los derechos de la persona cuya identidad se ha usurpado. Normalmente, este delito tiene como fin obtener alguna clase de beneficio económico.

Los medios utilizados para llevar a cabo la usurpación del estado civil van desde el engaño, hasta la falsificación de documentación variada, incluidos documentos oficiales, certificaciones o tarjetas de crédito.

Características del delito de suplantación de identidad

Aparte de lo ya visto, el delito de suplantación de identidad tiene las siguientes características:

  • La persona cuya identidad es suplantada debe ser real (incluidas personas fallecidas), es decir, que usar una identidad ficticia no cuenta como delito de suplantación de identidad como tal.
  • No es necesario que de la suplantación de identidad se obtengan los beneficios económicos (u otros) perseguidos, es decir, se trata de un delito de mera actividad, el solo hecho de usurpar el estado civil de una persona es ya un delito.
  • Es un delito de falsedad personal.
  • Para considerarlo delito, la suplantación debe producirse durante un periodo prolongado de tiempo e inducir a confusión a terceros.
  • Recae sobre todos los elementos que conforman el estado civil de una persona, es decir, nombre, profesión, nacionalidad, estado civil, etc.
  • La finalidad es obtener un beneficio o causar un daño, aunque, como hemos dicho, no es necesario que esto se materialice, ya que basta con que esa sea la intención.

Cabe señalar que muchas de estas características se han ido recopilando a través de la diversa y abundante jurisprudencia sobre el delito de usurpación de identidad.

¿Cuándo se considera que se ha cometido un delito de suplantación de identidad?

Por lo tanto, se considera que se ha cometido un delito de suplantación de identidad cuando se usurpa el estado civil de la persona completamente (el usurpador se hace pasar por la persona cuya identidad ha usurpado al usar toda la información que conforma su identidad personal) y de manera continuada en el tiempo, engañando a otros y obteniendo (o tratando de obtener) un beneficio económico o causar (o intentar causar) un daño a la persona cuya identidad está siendo suplantada (como puede ser cometer en su nombre un delito de calumnias).

Cuando no se dan estas condiciones, no podemos hablar realmente del delito de usurpación de identidad que recoge el Código Penal, aunque sí que podría ser parte o medio para cometer otros delitos, como son la estafa, el fraude, delitos de injurias o calumnias, la revelación de secretos, el acoso, etc.

Penas para el delito de usurpación de identidad

Como hemos visto, la pena para el delito de usurpación de identidad es de seis meses a tres años de prisión; dependerá de la gravedad del delito y de los derechos afectados que se imponga la parte superior o inferior de la pena.

En caso de que la víctima de la suplantación de identidad quiera solicitar una indemnización por los daños o perjuicios ocasionados, deberá acudir a la vía Civil.

En los delitos donde la suplantación de identidad es parte necesaria para su comisión, las penas varían en función del delito cometido de los citados Títulos X, XI y XII del Código Penal, si bien las condenas habituales son de uno y cuatro años de prisión, aparte de multas.

¿La suplantación de identidad en internet es un delito?

La suplantación de identidad en internet, per sé, no es un delito (el Código Penal no lo contempla), salvo que concurran las características y condiciones que hemos visto más arriba para tipificarlo como un delito de usurpación del estado civil.

Pero, normalmente, cuando hablamos de suplantación de identidad en internet, nos referimos sobre todo a la suplantación de identidad en redes sociales, bien a través de perfiles falsos o robo de perfiles de otros usuarios, o delitos de robo de datos personales, para llevar a cabo algún tipo de fraude o estafa usando la identidad de la víctima (como, por ejemplo, la contratación de préstamos online).

En estos casos, como hemos visto, se trata de usar la suplantación de identidad para cometer otro delito, por lo que exactamente no podemos hablar de delito de suplantación de identidad en redes sociales u otros sitios de internet. Lo que sí podríamos decir es que la suplantación de identidad es un delito informático que se emplea como medio para cometer otro tipo de delitos.

¿Cómo denunciar el delito de suplantación de identidad?

Para denunciar el delito de suplantación de identidad que recoge el artículo 401 del Código Penal, tendremos que reunir las pruebas que lo acrediten y acudir a la Policía Nacional o la Guardia Civil o el Juzgado de Instrucción para poner una denuncia por usurpación del estado civil.

En el caso de que alguien haya usado nuestros datos personales para cometer alguna estafa o fraude, también deberemos reunir las pruebas necesarias y presentar la correspondiente denuncia ante la policía o el Juzgado. Lo mismo se aplica a delitos de injurias y calumnias cometidos usando nuestra identidad.

También puedes denunciar ante la AEPD (Agencia Española de Protección de Datos) cualquier trato indebido de tus datos personales, como el que se produce durante la suplantación de identidad (en este caso, se trata de la vía administrativa, en vez de la penal).

Finalmente, si alguien ha creado un perfil falso en una red social, haciéndose pasar por ti, deberás denunciar en la propia red social, usando para ello los medios que estas plataformas ponen a disposición de los usuarios.