¡Pide presupuesto en 2 min! ✓
LOPDGDD & RGPDSanidad

Consentimiento de pacientes. ¿En qué consiste?

Antes de realizar una operación quirúrgica, llevar a cabo un procedimiento terapéutico invasor o cualquier otro tratamiento que pueda tener influencia en la salud del interesado, será necesario obtener el llamado consentimiento de pacientes o consentimiento informado. ¿En qué consiste y cómo deben proceder los profesionales médicos?

¿Qué es el consentimiento de pacientes o consentimiento informado?

La Ley de autonomía del paciente señala que los pacientes han de ser informados acerca de los tratamientos que se les van a aplicar, así como los riesgos, beneficios o alternativas de dicho tratamiento.

Esta obligación de informar culmina con la firma de un documento por parte del paciente, en el que otorga su consentimiento informado a que se le aplique dicho tratamiento. Este documento se incluirá dentro del historial clínico del paciente y se tratará de acuerdo a lo exigido por la ley respecto a la confidencialidad de los datos médicos.

El consentimiento de informado de pacientes ha de ser firmado de forma consciente y voluntaria por parte del interesado. La finalidad es que sea el propio paciente quien tenga la última palabra en cuestiones relacionadas con su salud, de ahí que exista la posibilidad de prestar o no su consentimiento.

Mediante el deber de información se confirma que el paciente ha recibido la información necesaria, que la ha entendido, y que otorga su consentimiento de forma voluntaria.

Este consentimiento también funciona como prueba ante posibles discrepancias o reclamaciones futuras. Sin embargo, en ningún caso supone una exoneración de la responsabilidad del médico en caso de mala praxis.

Requisitos para obtener el consentimiento del paciente

Para obtener el consentimiento de pacientes, en primer lugar se ha de informar sobre el tratamiento que se va a aplicar, los objetivos de dicho tratamiento, los riesgos asociados y riesgos probables o las alternativas médicas a dicho tratamiento.

Toda esta información se ha de presentar de forma clara e inteligible, de manera que el paciente pueda entender los beneficios, riesgos o contraindicaciones del tratamiento.

El punto anterior resulta fundamental para que el paciente otorgue el consentimiento de forma informada. Además, dicho consentimiento se ha de prestar de manera voluntaria, sin que exista ningún tipo de presión o coacción por parte del personal médico.

¿Cómo se ha de obtener el consentimiento informado?

Para obtener el consentimiento de datos personales en el caso de pacientes, se ha de tener en cuenta una serie de cuestiones.

Una de las más importantes es que este consentimiento informado será exigible por escrito siempre que se trate de intervenciones quirúrgicas, procedimientos o terapias invasoras, u otras actuaciones que puedan tener una repercusión notoria sobre la salud del paciente.

Del mismo modo, el consentimiento de los pacientes será más necesario cuanto más dudoso o imprevisible sea el resultado del tratamiento. En estos casos, obtener el consentimiento por escrito será obligatorio por su valor probatorio ante posibles futuras discrepancias.

Cabe destacar que este consentimiento no solo ha de ser firmado por el paciente, sino también por los profesionales médicos que participen en los tratamientos.

¿Qué información se la ha de dar al paciente?

Para que el consentimiento de pacientes sea otorgado de manera acorde a los estipulado en la Ley 41/2002 de autonomía del paciente, es necesario que se informe a los interesados acerca de:

  • El tratamiento que se va a aplicar.
  • Los objetivos que se pretenden conseguir.
  • Las consecuencias o riesgos asociados a dicho tratamiento.
  • Los riesgos probables, en relación al actual estado de la ciencia.
  • Las contraindicaciones que podría acarrear el tratamiento o intervención médica.
  • Posibles alternativas a dicho tratamiento.

¿En qué momento se ha de obtener el consentimiento del paciente?

Se debe informar al paciente con la suficiente antelación para que lea detenidamente la información y pueda prestar su consentimiento de forma voluntaria e informada.

Existen algunas excepciones a esta norma, por ejemplo en caso de que se trate de casos urgentes que requieran una intervención médica inminente.

5 consejos a la hora de obtener consentimiento informado de pacientes

El receptor de la información y el encargado de prestar el consentimiento siempre será el propio paciente, salvo en casos de incompetencia, en los que dicho consentimiento será remitido a la familia o a sus representantes legales.

En principio, es recomendable que el encargado de informar al paciente sea el médico responsable de su tratamiento, aunque es posible que existan varios profesionales que tomen parte en el proceso, especialmente en caso de tratamientos de cierta complejidad.

Se debe presentar la información de forma clara y fácilmente comprensible para el paciente, explicando de forma detallada el diagnóstico, procedimiento, riesgos, beneficios, contraindicaciones o alternativas.

Los profesionales médicos deben mostrar disponibilidad y una actitud cercana, de manera que el paciente puede plantear y resolver sus dudas antes de prestar su consentimiento.

Por último, la información se debe presentar de forma progresiva y huyendo de un tono alarmista.

En definitiva, estos son los aspectos más importantes que se han de tener en cuenta a la hora de solicitar el consentimiento de pacientes. En nuestra web puedes consultar más información relacionada, por ejemplo sobre cómo se debe solicitar el consentimiento informado para la vacuna.