Conoce Atico34 - Solicita presupuesto
Compliance

Los beneficios del compliance en las pymes

Más conocidos y aplicados entre las grandes empresas, las pymes también pueden beneficiarse de implementar un programa de compliance para prevenir la comisión de aquellos delitos a los que las expone su actividad y sector. En este artículo veremos los principales beneficios del compliance para las pymes.

¿Deben las pymes implementar un programa de compliance?

Implantar un programa o plan de compliance puede resultar una labor compleja para cualquier empresa, pero en las pymes, además, se puede tener la idea de que un programa de cumplimiento normativo es un coste extra que bien podrían ahorrarse. Sin embargo, la realidad es que el compliance para empresas no debería verse como un gasto más, sino como una forma de evitar incurrir en otros costes adicionales, que bien podrían acabar con la viabilidad de la empresa.

No en vano, contar con un programa de prevención de delitos (que es, básicamente, en lo que consisten la mayoría de programas de compliance para pymes), podría evitar la imposición de cuantiosas multas u la adopción de otras penas, entre ellas, la disolución de la entidad.

Por este motivo y otras ventajas, las pymes deberían considerar adoptar un plan o protocolo de compliance.

Beneficios de la implementación del compliance en las pymes

Teniendo en cuenta que la legislación aplica el principio de proporcionalidad a la hora tener en cuenta ciertos requisitos y obligaciones para la implementación de un programa de compliance en las pymes, veamos qué beneficios aportan estos a las pequeñas y medianas empresas.

tarifas compliance

Reduce el riesgo de la comisión de delitos

Los objetivos del compliance son la detección de riesgos de cumplimiento normativo y la prevención de la comisión de delitos dentro del seno de la empresa o en nombre de ella, tanto por sus empleados como por sus directivos o representantes legales.

Por lo tanto, adoptar un pan de compliance en las pymes reduce el riesgo de la comisión de los delitos derivados de los riesgos de cumplimiento a los que pueda estar expuesta en su sector de actividad, tanto si hablamos de infracciones cometidas por descuido o desconocimiento de las leyes, como si se trata de delitos cometidos de forma consciente por miembros de la empresa.

Conocer los riesgos de cumplimiento, hará más «fácil» su prevención y la implantación de medidas de control para ello.

Además, con un programa de compliance implementado en la empresa, todos sus miembros conocen el código ético y las normas internas que deben cumplir, así como el sistema disciplinario interno aplicable (es decir, las sanciones que pueden recibir por parte de la empresa por no cumplir con la normativa interna).

Atenuar o exonerar la responsabilidad penal de la pyme

Tal y como recoge el artículo 31 bis.5 del Código Penal, contar con un plan de compliance en las pymes podría atenuar o eximir de responsabilidad penal de estas empresas, en el supuesto de que uno de sus miembros cometa un delito.

Recordamos que desde la modificación del Código Penal en 2010, las personas jurídicas tienen responsabilidad penal de una serie de delitos cometidos por sus miembros, cuando estos puedan beneficiarla en algún sentido. Con la revisión de 2015, se añadió al C.P. que las empresas que pudieran demostrar el contar con las medidas de control y prevención necesarias para evitar la comisión de esos delitos, es decir, un plan de compliance, podrían reducir o exonerar su responsabilidad penal.

Ahorro de costes

En relación directa con el punto anterior, la atenuación o exoneración de la responsabilidad penal de la pyme, se traduce en un ahorro de los costes derivados de las multas que la justicia pudiera imponer a la empresa, sanciones que son proporcionales o superiores (en ocasiones) al beneficio obtenido por el delito cometido y que para algunas pymes podrían suponer el final de su viabilidad.

Las penas que se pueden imponer a las pymes también incluyen la suspensión de actividades o el cierre de locales por un máximo de 5 años, lo que también implica serias pérdidas económicas que, nuevamente, pueden abocar a este tipo de empresas al cierre y disolución.

Ventajas en la contratación pública

Para aquellas pymes que quieran optar a contratar con el sector público, contar con un plan de compliance implementado no solo será valorado positivamente en el concurso, sino que para contratar con las Administraciones Públicas es necesario haber adoptado un programa de prevención de delitos (tal y como recoge el artículo 31 bis del C.P.).

Puede ayudar en la contratación con terceros

Actualmente, la mayoría de grandes empresas contratan o subcontratan servicios con pymes. Muchas de estas grandes empresas, que ya cuentan con su propio programa de compliance, extienden esta obligación a esas pymes con las que tienen pensado contratar o subcontratar, es decir, se preocupan que sus socios tengan implementado sus propios programas de cumplimiento normativo, para, en caso de la comisión de un delito, no verse salpicadas por ello.

Así, a la hora de contratar con otras grandes empresas, las pymes que cuenten con algún plan de compliance, tendrán una ventaja competitiva frente a las que no. Algo que puede marcar la diferencia para pymes dedicadas al suministro de servicios a otras empresas.

Facilita la obtención de financiación

De cara a obtener financiación, tanto de entidades financieras como de posibles subvenciones, las pymes que cuenten con plan de compliance tendrán más facilidades, puesto que podrán dar más garantías en cuanto cumplimiento fiscal y la prevención de delitos como el blanqueo de capitales.

Respecto a la obtención de subvenciones, tener un plan de compliance dará ventaja a las pymes sobre aquellas que no lo tengan. Por ejemplo, es uno de los requisitos para la obtención de los fondos Next Generation de la UE.

Mejora la imagen y la reputación corporativa

Finalmente, pero no menos importante, las pymes que tengan implementado un plan de compliance mostrarán una mejor imagen y reputación corporativa tanto de cara a sus clientes como a una sociedad cada vez más preocupada con la sostenibilidad, el respeto de los derechos de los trabajadores o la igualdad.

Los planes de compliance muestran el compromiso de las pymes con el cumplimiento de la ley y las normas y su cero tolerancia hacia irregularidades en el desempeño de su actividad. Dos elementos que favorecen la imagen de las pymes y ayudan a prevenir la pérdida de reputación que sufren las empresas en cuyo seno se ha cometido algún delito.

La buena imagen y reputación corporativa son esenciales a la hora de diferenciarse de los competidores y, por lo tanto, suponen una ventaja competitiva.

En definitiva, el compliance debe ser visto por las pymes como una herramienta para evitar la comisión de delitos que puedan repercutir en su viabilidad, pero también como una oportunidad de mejorar su imagen y reputación y ganar una ventaja competitiva frente a otras pymes de su sector.

¿Necesitas un presupuesto? Escríbenos o llámanos al 914 896 419

He leído y acepto la política de privacidad.